Innovadores por la vida

Innovadores por la vida

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Entre los muchos soldados que en Holguín participaron en la fuerte batalla contra la COVID-19 en el 2021 ,no pueden dejar de mencionarse a los trabajadores del Departamento de Electromedicina del Hospital Clínico Quirúrgico Lucía, que desplegaron todo su potencial innovador para mantener con vitalidad a diferentes equipos médicos imprescindibles para preservar vidas.

Félix Antonio afirma que su colectivo hizo todo lo que estuvo en sus manos para salvar vidas. Fotos: Lianne Fonseca

Félix Antonio Rodríguez Mederos, especialista principal de esa oficina, relató que sus 16 compañeros electromédicos, quienes forman parte también de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir), no tuvieron descanso durante el período de mayor transmisión del virus en el territorio, pero “eso nos gratifica porque ayudamos con nuestro granito de arena a salvar vidas”.

“Tuvimos dos meses, durante el pico de la pandemia, que prácticamente dormíamos en el departamento, dándole solución a los problemas que se presentaban con ventiladores pulmonares, monitores, oxímetros de pulso, etc.

La difícil situación sanitaria, exacerbada por la carencia de piezas de repuesto y otras limitaciones, conllevó a que el equipo holguinero realizara diferentes innovaciones para que el mayor hospital habilitado para la COVID-19 en el país respondiera a la crisis pandémica dentro del contexto bien difícil que vivió la provincia.

Según Félix Antonio se dieron “a la tarea de innovar mucho. Varios compañeros recuperaron alrededor de 20 flumíteres y manómetros de balón. El flumíter es el que le da oxígeno al paciente. Eran equipos viejos, muy antiguos, que con el paso del tiempo se tostaron por el agua dura que le echan para que el oxígeno se humedifique, lo cual crea como un sarro que los tupe. Hace poco nos llegaron nuevos pero totalmente diferentes a los que teníamos, y algunos se rompen, y mi grupo de trabajo ha logrado innovar entre los dos tipos y tratar de sacar uno”.

“Eso la dirección del Hospital nos lo reconoció porque estamos con una escasez grande de flumiteres. Producto a ello demandamos una serie de reguladores de oxígeno y varias empresas nos suministraron unos grandes, y se me ocurrió la idea de adaptarle  varias tomas, hasta ocho o10, lo cual no se puede hacer con los reguladores normales. Y así resolvimos parte de las carencias.

“En estos momentos producto al Bloqueo estadounidense es muy difícil dar un mantenimiento a los equipos como se debe hacer. Lo que hacemos es lubricar, limpiar, nos vemos apretados con muchos insumos, carencias de estaño, herramientas, baterías para equipos, pero a todos les gusta su trabajo y están comprometidos y aportan todo lo que pueden para cumplir las tareas.

Un ejemplo de ello es el joven ingeniero biomédico Luis Arturo Domínguez Pérez, graduado de la Universidad de Oriente, quien con solo un año de graduado fue capaz de mantenerse a la altura de las difíciles circunstancias. Al respecto comentó: “Ha sido bastante duro, llevo solo un año de graduado y me ha tocado enfrentarme y aprender sobre la marcha. Me dedico a todo lo que tenga que ver con ventilación. Muchos equipos de donación no tienen piezas de repuesto y se requiere innovar, pero lo hacemos”.

Carlos Bravo Martínez, Rolando Alberteris, Luis Carlos Soto y Vladimir Torres Correa son otros de los electromédicos aniristas que contribuyeron diariamente a mantener en forma a los equipos dentro de las salas de terapia, corriendo riesgos y con el corazón oprimido por los muchos contagiados.

Sus hojas de trabajo, sin embargo, indican que su actuar sacrificado antecede a los tiempos de COVID-19. De acuerdo con Félix Antonio, el colectivo ha sido capaz, con el acompañamiento del Centro Provincial de Electromedicina, de entre otros muchos logros, arreglar del teclado del Rayos X del hospital y los tres gasómetros  de la institución y mantenerse al tanto diariamente de todo el complejo de imaginología, rayos X, tomógrafo, resonancia, mobiliario clínico, microscopios quirúrgicos, ópticos, y todo el equipamiento médico de alta tecnología.

Comentó también que “en servicios de hemodiálisis los muchachos lograron recuperar unas bombas de flujo que estaban en desuso y al país le cuestan caras, y con láminas de cobre ellos consiguieron la conectividad de esas bombas y las máquinas de hemodiálisis de los pacientes enfermos de COVID-19 pudieron trabajar.

“Diariamente se actualiza el parte de equipamiento roto, las causas, las demanda de piezas. Me voy con ellos para donde quiera que haya un problema. Hay veces que nos coge las 7 de la noche porque no podemos dejar un equipo parado del que depende la vida de una persona y hasta que no lo sacamos no nos vamos”.

 

 

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu