Aniversario 60 de la Campaña Nacional de Alfabetización: Un tiempo joven que no muere

Aniversario 60 de la Campaña Nacional de Alfabetización: Un tiempo joven que no muere

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

El 22 de diciembre de 1961, en la Plaza de la Re­volución, había llegado el final feliz. Concluida la Campaña Nacional de Alfabetización y ante el monumento a José Martí, Fidel profunda­mente conmovido frente a los miles de jóvenes, protagonistas fundamentales del hecho históri­co, izó la bandera que dejaba constancia de que Cuba era Territorio Libre de Analfabetismo. Los presentes en la enorme explanada saltaban y repetían a toda voz: “Fidel, Fidel, dinos qué otra cosa tenemos que hacer…”. Y Fidel respon­dió: “¡Estudiar!”.

Foto: José R. Rodríguez Robleda
Foto: José R. Rodríguez Robleda

No era el final. Era la continuidad de una obra que nunca termina. Cada nueva genera­ción tendría ante sí la obra educacional que les permitiría ser mejores y engrandecer la patria.

Simultáneamente se crearían 10 mil aulas, de las cuales 9 mil ubicadas en las zonas rurales, cientos de ellas donde nunca habían tenido la presencia de un maestro y una escuela. Era en el campo donde se encontraba la mayor parte de los 800 mil niños sin escuelas.

“En enero de 1959, luego de un recorrido que Fidel realizó por la Sierra Maestra, se pu­blicó una nota en el periódico Revolución, en la que se convocaba a jóvenes graduados de las Escuelas Normales (actualmente escuelas pe­dagógicas) para ocupar las aulas que se ubica­rían en las zonas rurales fundamentalmente. Los que acudimos a aquel llamado integramos el Departamento de Asistencia Técnica, Mate­rial y Cultural al Campesinado, perteneciente al entonces Ministerio de Defensa.

“Vestidos de verde olivo viajamos a nuestro destino y en Victoria de Las Tunas se nos unió un grupo de brigadistas, también sin escuelas. Los graduados de la Normal se encargarían de la docencia y las ‘hogaristas’ de labores y tareas en la comunidad.

“Lo primero fue ocuparse de encontrar un local para impartir las clases, en lo que nos ayudaron los vecinos. La matrícula fue nutrida (más de 30). Las madres de los alumnos recibi­rían sus clases con otra maestra. Y por la noche, los que sabían leer mejoraban su nivel y los que no empezaron su aprendizaje”.

Las escuelas creadas al inicio de la Revolución fueron la “semilla” de lo que sería la Campaña Nacional de Alfabetización. Meses después, en abril de 1960, Fidel convocó a jóvenes, fueran o no graduados de bachillerato, escuelas norma­les, del hogar, de artes y oficios, y de maestros agrícolas, dispuestos a estar tres meses en cam­pamentos en la Sierra Maestra. Sería su prepa­ración profesional para incorporarse a las aulas en llanos y montañas.

El 22 de abril 3 mil jóvenes ya se habían su­mado a ese movimiento y en septiembre ocu­paron una parte de las 10 mil aulas creadas en 1959. Fidel los denominó Maestros Voluntarios y los definió como los primeros maestros que estuvieron dispuestos a trabajar en las monta­ñas y en los campos. Al año siguiente los jó­venes alfabetizadores ocuparon el lugar al que fueron designados, se cumplió una de las tareas claves del Programa del Moncada.

El maestro voluntario Conrado Benítez, asesi­nado en el Escambray por bandas contrarrevolu­cionarias, se multiplicó por 120 mil alfabetizadores para asumir su labor en la campaña por el país.

Dificultades de todo tipo se levantaron frente a la decisión y la valentía del pueblo, y en abril de 1961, justo el día 15 cuando los merce­narios desembarcaban por Bahía de Cochinos, pretendiendo dar al traste con nuestra Revolu­ción, los jóvenes llegaban a Varadero decididos a hacerse maestros, sin temor a lo que ocurría.

Las fuerzas que integraron este “ejército” ar­mado de lápices, cartillas, manuales y faroles para acompañar la luz de la verdad eran más de 100 mil estudiantes, 43 mil maestros profesionales y 120 mil alfabetizadores populares, con lo cual se cubrió el país.

Los que formaron filas en estas fuerzas di­ferentes enseñaron a leer y a escribir a más de 700 mil 200 analfabetos que de 23,6 % disminu­yeron a 3,9 por ciento. Fue un período de vida, trabajo, pasión y convicción de que estábamos a las puertas de eliminar el atraso de siglos, que debíamos barrer definitivamente de nuestro territorio. Es lo que no nos han perdonado en estos más de 60 años.

Mientras me alejo de la Plaza de la Revolu­ción sigo escuchando la canción Despertar, de Eduardo Saborit. ¡Qué maravilla! ¡Qué tiempo para no olvidar, para multiplicar!

Un comentario en Aniversario 60 de la Campaña Nacional de Alfabetización: Un tiempo joven que no muere

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu