El sinsabor de las utilidades

El sinsabor de las utilidades

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (29 puntos, 8 votos)
Cargando…
Ilustración: Elsy Frómeta

Hace saltar las alarmas que entidades comercializadoras, de servicios y financieras estén a la cabeza de las que más utilidades distribuyeron en el primer semestre del año y otras, de esferas decisivas, como por ejemplo, de la Unión Eléctrica, aparecieran en abril entre las menos beneficiadas.

Esa es la punta de un iceberg al que nuestra publicación decidió tener un primer acercamiento, en tanto tales resultados multicausales, registrados y ya evaluados, equidistan del ánimo que guió la aprobación de nuevas normativas legales para repartir las ganancias y su pago anticipado en el sector empresarial.

¿Preocupantes? ¿Aleccio­nadoras? Eso y mucho más resultan las controversias generadas por las inconformidades y dudas de los trabajadores en relación con tan polémico tema, cuyo desarrollo constituye motivo de análisis sistemático a nivel gubernamental y, especialmente, en la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), pues repercute de manera directa en el perfeccionamiento de la empresa estatal socialista, beneficiada con la puesta en vigor de decenas de medidas facilitadoras para incrementar su eficiencia económica.

De ahí que no nos tomó por sorpresa que antes de cerrar esta edición, viera la luz una nueva resolución, la No. 393, del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), que flexibiliza los requisitos en las entidades para tener derecho a la distribución de utilidades, los cuales responden a reclamaciones en los colectivos y a las tramitadas por la CTC.

Pero quedan otras inquietudes, acopladas con la falta de cultura económica y jurídica en los colectivos de trabajadores. Esa que Fidel siempre llamó a germinar, convertida hoy en una necesidad perentoria para entender y aportar en los procesos, y para razonar cuánto podrá ir o no a los bolsillos cada trimestre.

Se suman erróneas interpretaciones e incumplimientos de las disposiciones legales emitidas para distribuir las utilidades. En este punto vale preguntarse el papel que concierne a los dirigentes sindicales, que no es precisamente el de convidado de piedra. La Resolución No. 56/2021, del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social lo especifica: “Corresponde al director de la entidad, previo análisis en el consejo de dirección y de común acuerdo con la organización sindical a ese nivel, aprobar el procedimiento para la determinación del monto de las utilidades a distribuir (…)”

¿Están todo lo preparados que requieren para estos momentos? ¿Exigen en el lugar y momento adecuados?
Está claro que no, como también que en las asambleas no se discute como amerita el asunto. Y eso tiene su costo.

 

Un asunto de tanta trascendencia para el desarrollo del sistema empresarial y de impacto directo en los trabajadores, no ha tenido la atención requerida por las direcciones administrativas y sindicales en los diferentes niveles, principalmente en la base, afirma José Antonio Pérez, miembro del Secretariado Nacional de la CTC. Foto: Vivian Bustamante Molina

 

Sobre esto y mucho más conversamos con José Antonio Pérez Pérez, miembro del Secretariado Nacional de la CTC que atiende su esfera de Asuntos Económicos, quien abundó acerca de las principales irregularidades que se conjugaron en el primer y segundo trimestre del presente año, para que, lejos del beneplácito que debe concitar la distribución de las utilidades, esta no sea vista hoy con muy buenos ojos por sus potenciales beneficiarios.

Si nos ceñimos al contexto en el que “navega” la economía, no debía inquietar que se dejase de alcanzar el impacto esperado. El motivo fundamental: la inestabilidad en el suministro de recursos para respaldar los planes de producción y de servicios. Las consecuencias se reflejaron en empresas con bajos niveles de operación, otras cayeron en pérdidas o no pudieron pagar utilidades porque estas fueron ínfimas, o la calificación de la auditoría al control interno era de deficiente o mal.

 

 

Para los trabajadores debe quedar claro, subrayó el dirigente sindical, que la distribución está sujeta a la capacidad financiera de la empresa. Si los resultados económicos no se corresponden con la suficiente disponibilidad de liquidez, será imposible ejecutarla. Por eso es vital que los sindicatos y las direcciones administrativas informen y promuevan el análisis en las asambleas de afiliados y de representantes, a fin de buscar alternativas para incrementar los ingresos, a partir de: emplear de manera eficiente la partida de gastos, diversificar y aumentar las producciones y servicios a la población, encadenarse con el sector no estatal, e intensificar el control interno y la gestión de los cobros y pagos.

Esas siguen siendo reservas por explotar, aseguró, porque es imposible obviar el lastre que significan los efectos negativos en la economía por la situación epidemiológica producto de la pandemia y el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero que nos impone el gobierno de los Estados Unidos. Sumemos los bajos niveles de actividad y de explotación de las capacidades instaladas, así como problemas de control que atentan contra los buenos dividendos en no pocas entidades.

De sus comentarios se desprende que sin eficiencia no habrá utilidades o serán pocas en el sector empresarial. Tampoco habrá justeza en su distribución si siguen pesando elementos subjetivos, lamentablemente generalizados, que traspasaron la línea de lo permisible y generaron inconformidades en una cifra importante de trabajadores. Y peor aún, ha ocurrido que la desmotivación por el bajo salario provoca fluctuación de la fuerza técnica calificada. Un lujo que no podemos darnos.

 

Distribuir con justeza

Al cierre del primer semestre, en la mayoría de las oficinas centrales de las Osde se distribuyeron más utilidades, en ocasiones desmedidas, que en sus empresas y Unidades Empresariales de Base, incluso en lugares donde varias entidades subordinadas tuvieron resultados negativos.

Casos como estos llegados a la CTC por diversas vías han sido analizados para ir más allá de la autopsia, en tanto urge que organismos y sindicatos nacionales examinen con profundidad lo que ocurre y adopten las medidas para prevenir deformaciones de la política trazada y eliminar el descontento y desestímulo que conllevan las decisiones desacertadas, afirmó.

Otra nota discordante sigue sonando por los errores cometidos en la confección de los reglamentos, lo cual ha provocado que no siempre los que más aportan son los que más reciben.

“La fórmula utilizada en la mayoría de los casos parte de un Coeficiente de Distribución Salarial (CDS), que favorece a quienes perciben mayor salario escala y no a los trabajadores que más tributan a los resultados de la entidad.

“Hay que diferenciar los cargos claves dentro de la empresa y determinar los indicadores para medir el aporte individual. Lo contrario obliga a rectificar y discutir nuevamente el reglamento en las asambleas de afiliados con mayor profundidad”, nos explicó el dirigente sindical.

Ante tales situaciones “no puede ser justificación que el pago anticipado a cuenta de distribución de utilidades es una experiencia nueva que debe perfeccionarse, porque tampoco se actúa acorde con las indicaciones recogidas en las normas legales aprobadas al efecto.

“Es por eso que en estos momentos, los sindicatos nacionales llevan a cabo la revisión y corrección de los reglamentos para la distribución de utilidades, para posteriormente promover su análisis en asambleas con los trabajadores, y en las reuniones del Secretariado Nacional de la CTC”, precisó.

 

 

 

De tantos números y situaciones, el Secretariado Nacional de la CTC ha valorado que, un asunto de tanta trascendencia para el desarrollo del sistema empresarial y de impacto directo en los trabajadores, no ha tenido la atención requerida por parte de las direcciones administrativas y sindicales en los diferentes niveles principalmente en la base.

“La muestra está en la cantidad de quejas y reclamaciones recibidas y las opiniones negativas en las redes sociales”.
Se aprecian apuntó, deficiencias no solo económicas y financieras. Existe como tendencia que la prioridad en el uso y cuantía de las reservas voluntarias para el financiamiento de los diferentes destinos, solo se utiliza para el pago a los trabajadores, y no como establece la Resolución No. 124/MFP en sus artículos 26.1, 26.2 y 27.

“Tales faltas fueron identificadas en las recientes visitas realizadas a 90 empresas, como parte del sistema de trabajo de la esfera de Asuntos Económicos de la CTC y en la información recibida de los sindicatos y provincias”, puntualizó José Antonio.

En su opinión, las medidas adoptadas en las últimas semanas pueden y deben tener un efecto positivo en los próximos trimestres, siempre que sean implementadas como un sistema: desde el cambio de mentalidad hasta transformar las ventajas en eficiencia. Ganará entonces la economía y los trabajadores se sentirán más motivados y más favorecidos.

 

 

 

13 comentarios en El sinsabor de las utilidades

  1. Quisiera saber si el costo de una reparación o inversión en un centro laboral se le descuenta a los trabajadores de sus utilidades porque es lo q está pasando en palmares Este.

  2. Buenas noches controversial tema y como lei en anteriores comentarios el Secretario de la CTC hablo del papel importante de los formadores de riquezas pero mi pensamiento coincidente y me sumo a la pregunta. ¿ Hasta cuando y donde o interes de quién por mantener estructuras que nada controlan asisten y son los que mas beneficios y resultados obtienen los llamados miniministerios, de cerca en mi provincia hay una estructura sobre estructura y muchos decisores y pocos ejecutores que en realidad merecen una actualización . El resultado mejor del que produce y aporta al tan necesario desarrollo de nuestra necesitada Cuba.

  3. En la Empresa de Suministros Médicos de Holguín no se efectuó ningún pago por concepto de distribución de utilidades muy apesar de haberlas generado, pues al ser de subordinación Nacional el nivel central decidió que NO pues había que «asumir» las deficiencias de otras UEB y del propio nivel central…Súmele a esto que somos trabajadores de la salud, qué batallamos en la distribución de los insumos médicos durante la Pandemia sin embargo nuestro Ministerio no nos favoreció en la Circular No. 20 qué indica un pago monetario en estímulo a los trabajadores que se mantuvieron de forma permanente en esta tarea. Tramitamos la queja al Ministerio de Salud y al Sindicato Nacional de Salud y la respuesta fría y superficial fue : «son del sector empresarial, se supone que distribuyan utilidades»… Cómo una Empresa que distribuye a las instituciones de salud lo que el país compra con su presuspuesto va a estar sujeta a los mismos parámetros qué otras con diferente situación??. Cómo a trabajadores de la salud se les ha excluido de un pago qué que merecen tan sólo por ser del sector empresarial y porque » supuestamente» deben cobrar utilidades que nunca fueron cobradas. Muchos de nuestros trabajadores renunciaron a sus vacaciones, trabajaron desmontando y cargando los insumos en horarios irregulares, peron no «merecen ser estimulados». Las injusticias están de moda y las respuestas vacías también.

  4. Es sencillamente inmoral que la unidad central reparta más utilidades que las empresas subordinadas y más aún cuando muchas tienen perdidas. Deberian evaluar las entidades del gobierno pertinentes la capacidad y ejemplaridad de los dirigentes de esas OSDE y entidades centrales de liderar esos colectivos.

  5. Se perciben bastantes anomalías, descontrol, disparidades e injusticias en el reparto de utilidades. Sucede a lo interno de las OSDE, en empresas y se percibe que aquellos en el sector del comercio y algunos servicios  más propensos a obtener ganancias de corte especulativo en cuanto a precios elevados se benefician muchos más que otros sectores productivis que no pueden inflar tanto los precios y maximizar ganancias.

    Por otro lado queda nuevamente rezagado y en amplia desventaja el sector presupuesto, incluido, salud, educacion y algunos ministerios, que solo viven de su salario que con la inflación en pocos meses ha perdido varias veces su capacidad de compra. Como explicar que los que trabajan en una heladería estatal ganen de forma legal decenas de miles de pesos mensuales dadas las utilidades (sin contar el ingreso ilegal de algunos) y pueda vivir muy por encima que un médico, un maestro, por citar sólo un par de ejemplos.

    La pirámide está cada vez más invertida, lo demuestran estas situaciones, también el enriquecimiento de muchos revendedores y cuentapropistas a golpe de precios especulativos). Muchas medidas recién adoptadas en vez de ordenar esto lo que ha creado es más desorden y diferencias y no precisamente la pretendida productividad.

    Todo esto

  6. Es increíble como empresas comerciales y sus OSDE cobran, cobran y cobran y los transportistas solo podemos aspirar quizá a no tener pérdidas. Trabajo en TransCupet. Empresa primordial en el escenario. Lo hacemos las 24 horas los 365 días. Los transportistas siempre estamos ahí, donde haga falta. Excepto a la obtención de utilidad. ¿Causa? No la sabemos. Nadie habla claro, convincente. ¿Cómo es posible que las ECC de todo el país puedan cobrar altas utilidades y los transportistas nada o casi nada? Cuando digo nada es nada. Respeto a mis hermanos petroleros, pero hasta ellos están claro de que algo está pasando.

  7. jajajaaja, las entidades comercializadoras, de servicio y financieras son las que sostienen al pais y no las empresariales, una bodega, cafeteria para mas utilidad todos los trimestre que una termolectrica, que produce corriente que la compra y consume todo el pais, y las bodegas vende la canasta normada que es lo que le llevan al igual que una cafeteria y con la situacion que estamos transitando….., no digo que se la quiten o que se la bajen sino que se revise esto

  8. Todo está problemática parte del excesivo poder otorgado a las administraciones de las entidades en específico a los directores de empresas, de sus nuevas facultades muy mal otorgadas para definir escalas salariales de sus trabajadores y la triste incapacidad de los sindicatos y sus dirigentes y además de los integrantes de los consejos de dirección para analizar y definir sobre estos asuntos tan sensibles para la masa de trabajadores. Lo que era una conquista de los trabajadores de nuestro país y una protección que su salario fuera definido por una escala salarial centralizada que se fundamentaba en un estudio serio del Ministerio de Trabajo para cada ocupación de acuerdo a sus complejidades y demás aspectos a tener en cuenta, hoy se a convertido en la decisión unipersonal de un director al que si le caes mal pues peor para el trabajador sin importar lo que aportes a la empresa, esto de igual forma se refleja en la distribución de las utilidades donde a partir de ese salario mal definido por estos directivos la utilidad otorgada es en correspondencia peor distribuída siendo una de las distorsiones de esto que los más estimulados en las empresas sean el aparato administrativo que no produce que no genera más gastos y trabas burocráticas. De las OSDES o los llamados mini ministerios son otras de las malformaciones que cada día que pasa demuestran más su innecesaria existencia ya que ninguna produce o generan algún bien que fundamente la continuidad de su existencia en el sistema empresarial a no ser que lo mismo trabas y gastos innecesarios a las empresas.

  9. Buenas noches, este tema es bastante espinoso y más aún cuando toca el sustento familiar, tan deteriorado en estos tiempos, en mi empresa EMGEF adscrita a la UNE si se han distribuido pero a mi apreciación personal muy desacertado pues no responde al nivel de responsabilidad que tienen los trabajadores en esta, sin ir en detrimento de las demas entidades, y es lógico que así sea pues si partimos de una estructuración de salarios mal elaborada y continuamos con medidas aprobadas para tratar de enmendar esto, también no toralmente adecuadas, y terminando por el hecho de la distribucion según el coeficiente, abordado en el articulo, entonses no podemos pensar que salgan bien las cosas. Por otra parte esta la estructuración de la empresa que provoca que el flujo de información sea dilatado o nunca llegue y por ende la toma de decisiones no tenga en cuenta muchos elementos que se tratan en la base.
    Todo esto trae consigo la realidad que vivimos hoy con gran número de trabajadores descontentos y una fluctuación de trabajadores en un lugar donde es vital la especialización y la experiencia de los trabajadores, cosa esta que se ve más o menos según el lugar de residencia de cada quien. Por todo esto a mi modo de ver este tema debe tener un análisis muy riguroso y propio de cada entidad con el fin de lograr el bien deseado en la empresa socialista al que estamos llamados.
    Muchas gracias.

  10. No puede ser que las OSDE repartan utilidades superiores a los verdaderos creadores de riqueza,no puede ser que se reparta utilidades a costa de la inflación.

  11. Tema alto recurrente en el mundo empresarial de hoy en Cuba. Otra de las vías diseñadas para incentivar, con sus propias riquezas creadas, al trabajador. Desde esa perspectiva, es un paliativo a los ingresos insuficientes de la masa trabajadora, castigados por los altos precios de todo. Pero, cuando las utilidades son mal o no distribuidas ilegalmente, son el origen más directo de la desmotivación laboral.

  12. Ecxelente analisis.Este tipo de herramienta en los analisis debe estar presente en las decisiones más inmediatas para favorecer a las bases de la pirámide del mercado, al productor y al consumidor o usuario.

    La lógica no burocrática ni de involucramiento intermediario debe partir del principio de que hasta que los productos y servicios no se realicen en el usuario final de destino, no debe haber repartición de ganancias; a partir de ese momento debe comenzar a activarse la cadena de cobros que vayan correspondiendo, comenzando siempre por la base creadora de los valores, los productores. Tanto cuando se distribuyan las cantidades fijas así como las fluctuantes entre ellas las utilidades. Hacer valer el principio de navegación marinera, «el capitán es el primero en proteger su navio y personal que lo tripula, y el último en abandonarlo o cobrarle su prestación de servicios.

    Gracias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu