Las mujeres siguen en desventaja laboral por ser madres

Las mujeres siguen en desventaja laboral por ser madres

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…
Una de las principales desigualdades en el mundo del trabajo es la desigualdad entre hombres y mujeres. Las mujeres tienen menos acceso al mercado laboral, tienen salarios más bajos, y, como ha demostrado la pandemia de la COVID-19, siguen asumiendo una gran parte de las tareas del hogar, unas horas de trabajo no remunerado que pesan mucho en su día a día.

 

Foto: Tomada de OIT

Rosalía Vázquez-Alvarez, especialista de la OIT en el tema de salarios, nos explica las razones de esta desigualdad, que persiste pese a las medidas que intentan paliar sus efectos, y cómo las mujeres siguen en desventaja laboral por ser madres y ocuparse de sus familias.

 

Existe desigualdad dentro del mercado laboral, como son en los ingresos entre hombres y mujeres, entre productividad de empresas, pero también hay desigualdades en otros ámbitos de la vida y fuera del mercado laboral.

Notablemente cuando estamos hablando de desigualdades de oportunidades, como, por ejemplo, el acceso a la educación que en sí ya conlleva a una desigualdad dentro del mercado laboral.

Si nos fijamos en la OIT y su constitución en realidad lo que vemos es que… en la Declaración de Filadelfia de 1944 ya se dijo que la paz duradera solo es posible si se consigue a través de la justicia social, lo cual puede llegar si el mercado laboral permite una justa distribución de la riqueza. Esto es lo que lleva a conseguir que haya un nivel de desigualdad que no sea perjudicial para el crecimiento sostenible y la cohesión social.

La desigualdad más importantes dentro del mercado del trabajo, es la desigualdad entre hombres y mujeres.

La pandemia en este sentido ha sido especialmente dura con las mujeres, sobre todo porque estaba en los sectores más afectados o en los trabajos de primera línea, como profesionales de la salud o de la hostelería.

Hay muchas mujeres que tuvieron que dejar el trabajo. Muchas no han regresado al mercado laboral, no siendo así con los hombres.

Esta pandemia lo que ha hecho en comparación, sobre todo a crisis anteriores, como la del 2008, la crisis financiera, es que ha tenido un impacto más fuerte en aquellos sectores que se llaman presenciales, como, por ejemplo, el comercio, la hostelería. En estos sectores, que suelen ser sectores donde se acumula una gran masa de asalariados de bajo ingreso, las mujeres son mucho más visibles, hay muchísimas más mujeres que hombres. Por lo tanto, el impacto de la pandemia, si pensamos, por ejemplo, en servicios como peluquería que han tenido que cerrar las puertas de la noche a la mañana, son sectores que se han visto efectivamente muchísimo más afectados por la pandemia.

Esto ha repercutido en que las mujeres han tenido que quedarse en casa con mayor probabilidad que los hombres.

Todos aquellos avances que se habían conseguido, que eran poquitos, pero que se habían conseguido antes de la pandemia, estos avances seguramente se ven retrocedidos por culpa de la pandemia.

Digamos que si miramos a los países de alto ingreso y miramos la participación de la mujer según el corte de edad, entre los jóvenes vemos que no hay una diferencia muy alta, pero una vez la mujer llega a la época reproductiva, a los 30, 35 años, lo que observamos es que la participación de la mujer baja en relación con la participación del hombre.

Esto se observa en todos los países, de alto ingreso, de bajo ingreso, de medio ingreso.

Por supuesto, una vez dejas el mercado laboral porque tienes que cuidar a tus niños, la probabilidad de volver al mercado laboral es muchísimo más baja.

En cierto grado por un estereotipo que hay en el que… cuando comienzas a tener críos entre mujeres y hombres, es la mujer que decide dejar el mercado laboral, pero también es por causa de la brecha salarial. Por ejemplo, si hay un hogar donde una mujer y un hombre participan en el mercado laboral y llega un bebé, por supuesto, porque hay una brecha salarial, la probabilidad de que la mujer sea la que recibe el salario más bajo es mucho más alta que la probabilidad que sea el hombre.

Esta situación de desventaja no se explica porque las mujeres sean menos productivas o estén menos educadas. Se explica por prácticas discriminatorias, normas sociales y patrones de conducta que las conducen a oficios peor remunerados y a menos progresos en su trayectoria laboral. Las normas sociales también imponen  mayores responsabilidades domésticas a la mujer.

Valiosos experimentos muestran que las mujeres son más adversas al riesgo, tienen menor preferencia por ambientes competitivos  y son menos dadas a sobre estimar sus habilidades que los hombres.

Es evidente que la desigualdad entre géneros será cada vez mayor si no se toman medidas al respecto para acabar con el desequilibrio producido en el mercado laboral.

(Con información de OIT)

 

2 comentarios en Las mujeres siguen en desventaja laboral por ser madres

  1. En lo que estoy de acuerdo es en la parte de proporcionar mas accesibilidad a el empleo a la mujer cuando culmina su etapa materna y quiere reincorporarce a la vida laboral y tambien cuando esta embarazada y no puede cumplir su trabajo a totalidad pero en la parte de que existe una brecha salarial es una estadistica que esta fuera de contexto porque se toman todos los salarios de la mujer y todos los de los hombres y se saca un promedio pero se obvia el puesto de trabajo que realizan cada uno, ejemplo: las mujeres por genética prefieren carreras universitarias y empleos que tengan que ver mas con letras (que son menos remunerados) y que sean trabajos que no la alejen del tanto tiempo de hogar y por su parte los hombres prefieren mas las carreras y empleos de ciencias exactas o que tengan que ver mas con números(que generalmente son empleos mas remunerados)o generalmente empleos de alto riesgo y fuerza fisica y no tienen problemas con viajar a otros sitios por temas de trabajos, ¨recalcando que no existe ningun impedimento a la mujer para que opte por carreras de ciencias exactas o elija el empleo que desee siempre y cuando cumpla con los conocimientos necesarios para desempeñarlo¨; una mujer y un hombre en el mismo puesto laboral y trabajando la misma cantidad de horas cobran lo mismo y en caso de no ser así la empresa a la que pertenecen esta incumpliendo la ley y debe ser sancionada por la misma.

  2. Las mujer pone en un altar la dedicación amorosa de dar continuidad consagrada en ara de la especie humana.
    Su sacrificio sin límite pone en desventaja denigrante a las administraciones que no le ofenden las ventajas laborales que la sociedad les debe por ser madres, algo que nadie puede suplantar en su naturalidad biológica.

    Compadezcamos, cuestionemos y sustityamos a quien administra y organiza entidades e instituciones que renegando pongan a la mujer trabajadora en desventaja o intente suplantarla por esa razón tan noble de engendrar vida.

    Gracias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu