Cuba: Situación epidemiológica, la variante ómicron y la campaña de vacunación de refuerzo (+ Video)

Cuba: Situación epidemiológica, la variante ómicron y la campaña de vacunación de refuerzo (+ Video)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (20 puntos, 4 votos)
Cargando…

Cuba diseña vacunas específicas para la nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2 denominada ómicron, informó este martes en Twitter el Dr. Eduardo Martínez Díaz, presidente del Grupo Empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica de Cuba (BioCubaFarma)

 

 

En su cuenta oficial en esa red social, Martínez Díaz precisó que estudian con detenimiento el comportamiento de la nueva variante, detectada hace solo días en Sudáfrica y ya reportada en varios países, y enfatizó que, de ser necesario, se desarrollará en poco tiempo un nuevo inmunógeno contra ella..

Para informar sobre el proceso de vacunación contra la COVID-19 en el país, las medidas sanitarias en la nueva etapa y la continuidad en la investigación y desarrollo de vacunas, comparecen este martes en la Mesa Redonda la directora de Ciencia e Innovación Tecnológica y el director de Epidemiología del Minsap, el director general del Instituto Finlay de Vacunas (IFV) y la directora de Investigaciones Clínicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

 

¿Cuál es la situación epidemeológica de Cuba al cierre de noviembre?

“Lo que ha acontecido en Cuba en relación con los indicadores de transmisión de la covid-19 es la mejor demostración de la eficacia y eficiencia de las vacunas”, dijo el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Minsap, en el inicio del espacio televisivo.

Al referirse a cómo ha ido disminuyendo el número de casos, el epidemiólogo recordó lo que representaron los meses de julio, agosto y septiembre en términos de incidencia de la enfermedad en Cuba por la presencia de la variante delta, muy contagiosa, y cómo ha ido disminuyendo posteriormente hasta llegar a los indicadores actuales.

“Si se analiza este comportamiento por semanas, se puede apreciar una reducción importante, incluso la semana que concluyó el pasado sábado 27 de noviembre, cerró con 1 418 casos, con un promedio de 203 casos, lo cual demuestra una disminución significativa de los contagios”, destacó Durán García.

Pero –añadió–, “si importante es la reducción en el número total de casos, es útil diferenciar los casos que obedecen a la transmisión propia de nuestro territorio, los casos autóctonos, en los cuales también se evidencia una marcada disminución por semanas”.

Asimismo, los casos importados también bajan, aunque el peso mayor en la transmisión lo han tenido siempre los casos autóctonos, que han representado más del 99% del total. En la última semana, los importados han tenido un discreto aumento.

Sobre los casos activos, aquellas personas que se mantienen ingresadas en los centros asistenciales, el doctor Durán García mostró la notable reducción de los números, y enfatizó que ello determina que el 99% de todos los casos que se han diagnosticado en el país desde marzo de 2020 se han recuperado, un indicador muy favorable para el resultado del control de la epidemia en el país en comparación con los indicadores en otras naciones del mundo..

Esta disminución –sostuvo el especialista– es consecuencia, “indiscutiblemente, del efecto de la vacunación, pues a pesar de toda la información, aún no se ha logrado que toda la población cumpla disciplinadamente con las medidas de autorresponsabilidad”.

Recordó que la pasada semana fue la primera vez, en todo 2021, en que se logró bajar de los 1 000 casos activos en un día. Ello significa holgura para el sistema de salud, mejor atención y condiciones para el seguimiento de los pacientes, y menos tensión.

“Los casos pediátricos, que representaron una gran preocupación, llegando a diagnosticarse hasta cinco o siete recién nacidos en un solo día, también han ido disminuyendo”, resaltó.

Señaló que en esta reducción se aprecia cómo coincide exactamente el inicio en la caída del número de casos con el efecto de la vacunación en este grupo poblacional.

Comentó que, además de las bondades de la vacuna, fue enorme la satisfacción que sintieron todos los cubanos el día en que los niños comenzaron el curso escolar, y destacó que no ha habido ningún incidente hasta ahora.

Hasta este lunes, la tasa de incidencia de covid-19 en Cuba es de 30.4 por cada 1000 000 habitantes. “No podemos olvidar que tuvimos tasas de hasta 4 000, y hoy estamos hablando, en los últimos 15 días, de una tasa de 30.4”, dijo Durán García.

Precisó que Camagüey, Sancti Spíritus y Holguín son las provincias con las tasas más elevadas; le siguen Las Tunas, Villa Clara, Pinar del Río y Ciego de Ávila, pero con tasas inferiores a 50, que es un indicador muy favorable. Con tasas inferiores a 30 está el resto de los territorios del país.

“El de fallecidos es un indicador que todos agradecemos cuando disminuye, y se lamenta cada muerte”, dijo el especialista, y presentó el comportamiento del número de decesos por semana, ya recientemente con menos de un fallecimiento por día. En este sentido, el impacto de la vacunación también ha sido decisivo, como lo ha sido en los indicadores resúmenes de toda la pandemia desde el año 2020.

Si bien en 2020 el país acumuló 12 056 casos y 146 fallecidos, el 2021 fue totalmente diferente en el alza de casos desde inicios de año, pero hubo una disminución sostenida desde octubre hasta los indicadores más bajos de noviembre, y la vacunación marcó el control.

Al presentar el promedio de casos y  fallecidos por semanas, Durán García destacó el importante papel de la velocidad en la vacunación de la población. “No es lo mismo cuando se va lentamente y se queda parte de la población sin vacunar, que cuando se logra que sea un proceso rápido”.

Por encima de la línea discontinua del gráfico aparecen los países con alto índice de desarrollo humano; por debajo, aquellos con un índice de desarrollo no muy alto, y entre ellos aparece Cuba, con una de las velocidades de vacunación más altas del mundo.

El director de Epidemiología del Minsap colocó como ejemplo el caso de la provincia de La Habana, donde se observa cómo en la medida en que fue aumentando la cobertura de inmunización, fueron disminuyendo el riesgo de enfermar y el número de casos.

 

Lo mismo ocurrió con la relación entre la  incidencia, la mortalidad y la cobertura de vacunación, donde incluso con la introducción de la variante delta (representada en el gráfico con una línea negra vertical) se aprecia la disminución en ambos indicadores a raíz de la vacunación, que comenzó a ser masiva en el momento en que comenzaba la dispersión de delta, una de las cinco variantes que están circulando en el mundo (incluida la ómicron), y la más contagiosa entre ellas hasta el momento.

“El ejemplo del comportamiento de estos indicadores, en la provincia de Matanzas, una de las provincias de mayor complejidad durante la epidemia, con una transmisión extremadamente elevada y donde se llegaron a  confirmar 3 500 casos en un solo día, también demuestra el impacto de las vacunas.

“Similar ocurrió en las provincias de Cienfuegos, Santiago de Cuba y en el municipio especial isla de la Juventud, este último un laboratorio donde, entre las fuertes medidas de restricción y la elevada cobertura de vacunación, se logró controlar rápidamente la incidencia de casos”.

Omicrón: No hay datos suficientes que indiquen que los síntomas sean más severos

Al referirse a la variante omicrón del SARS-CoV-2, detectada este mes de noviembre en Sudáfrica, refirió que se ha ido extendiendo a un grupo de países. “Inmediatamente, la Organización Mundial de la Salud (OM) la clasificó como variante de preocupación, de las que hay cinco hasta ahora: la alfa (detectada en Reino Unido), beta (en Sudáfrica), gamma (en Brasil), delta (en India) y ahora ómicron (también en Sudáfrica).

“¿Qué podemos decir de ómicron en este momento? Es una variante muy reciente, el mundo está atento y aún se investiga. Todavía no está claro si con respecto a otras variantes como la delta, omicrón es más transmisible, es decir, si se propaga con mayor facilidad.

“También se desconoce todavía si el cuadro clínico de la infección por ómicron es más grave que el ocasionado por otras variantes, incluida la delta”, aclaró.

Precisó que los primeros casos se vieron en personas jóvenes con sintomatología leve, y reiteró que aún no hay datos suficientes que indiquen que los síntomas asociados a esta variante sean más severos que los ocasionados por el resto.

Sobre la eficacia de las vacunas ante ómicron, dijo que la OMS trabaja con sus asociados técnicos para conocer los efectos que puede tener el elevado número de mutaciones de esta variante en las medidas adoptadas para combatir la enfermedad, incluidas las vacunas.

“Se estudian también los medicamentos que sean más efectivos, pero todos los elementos son muy nuevos”, afirmó.

 

¿Qué dictan las nuevas medidas para el control de viajeros internacionales?

Ante esta situación, Cuba decidió aplicar un grupo de medidas de reforzamiento del control de viajeros internacionales en frontera, divulgadas esta semana, que entran en vigor el sábado 4 de diciembre. Aclaró que “esto continuamente va cambiando”.

El director nacional de Epidemiología precisó que en el país ya se están estudiando, para descartar la presencia de esta variante, todos los casos que han arribado al territorio nacional y que han sido positivos en el mes de noviembre.

“En estos últimos tres días bajamos de 150 casos diarios y es realmente satisfactorio lo que se ha venido logrando, y reitero que es la mejor prueba de la eficacia de las vacunas. Cuba ha logrado en un corto periodo de tiempo casi inmunizar al 100% de la población vacunable del país, y eso es extraordinario”, concluyó.

Ya más del 97% de los niños vacunables tienen sus tres dosis aplicadas

Al intervenir en la Mesa Redonda, la doctora Ileana Morales Suárez, directora de Ciencia e Innovación Tecnólogica del Minsap, recordó que las premisas del modelo cubano de enfrentamiento a la covid-19 han sido que las personas no enfermen; que, si enferman, no lleguen al agravamiento, y que si se agravan, no fallezcan. Respecto a los convalecientes, se trata de que las secuelas sean mínimas. 

“La consigna en los últimos meses ha sido vacunar, vacunar y vacunar, y ya toda la población sana está inmunizada. La velocidad de vacunación en poblaciones completas y grupos de riesgo nos ha permitido alcanzar los resultados que tenemos hoy. No dejamos personas atrás, porque eso, desde el punto de vista epidemiológico, no da tantos resultados.

“Luego, además de las medidas preventivas para la nueva etapa y de pasar a la nueva normalidad con toda la apertura, hay que escalonar dosis de refuerzo, con la misma lógica y estrategia que hemos usado para la vacunación inicial”, afirmó.

Explicó que los resultados que Cuba exhibe hoy en términos de resultados y en el control de la epidemia tienen que ver, primero, con la calidad de las vacunas, y segundo, con la estructuración de la estrategia de vacunación. “Una estrategia arriesgada, pensada, pero que tenía todos los argumentos científicos, metodológicos y éticos para llevarse a cabo”.

 

Analizando los datos, la doctora Morales explicó que a partir del 25 a 26% de cobertura de vacunación, el país inicia una alta meseta de casos positivos, y luego, en el porciento de cobertura de 38%, comenzó a bajar la positividad. A partir de ahí, ha habido una escalera descendente en la incidencia.

“Influyó, además, el hecho de que la población y las autoridades locales entendieran que al proceso de vacunación había que apoyarlo. La vacuna sola, por muy buena que fuera, tenía que estar acompañada de la disciplina del pueblo y de otras medidas que estuvieron acompañadas tanto por organismos de los Gobiernos provinciales y territoriales como por el Grupo de Trabajo Temporal Nacional”.

Sobre la vacunación, apuntó que, debido a la distribución desigual de las vacunas en el mundo, muchos países no logran salir de esa meseta en la que están. 

“Cuba sigue marcando la pauta en la velocidad de vacunación, aunque en los últimos días no hemos crecido tan extraordinariamente, porque se está agotando la cifra de personas que necesitan dosis”. Hoy, Cuba muestra un porcentaje de 2.5 dosis por habitante, muy cerca de tener las tres dosis.

“Desde el día en que iniciamos la estrategia de vacunación, no hemos parado. El trabajo ha sido constante y eso nos ha reportado estos resultados”, destacó.

La directora de Ciencia e Innovación Tecnólogica del Minsap recordó que la estrategia cubana de vacunación tiene carácter nacional, con vacunas de producción nacional y una cobertura total, y está organizada por etapas, desde la fase de ensayos clínicos hasta la vacunación masiva. Ahora, en la estrategia de refuerzo se repiten esas mismas características.

“Hemos construido una metodología de vacunación que ya está validada y se volverá a implementar en este nuevo ciclo”, subrayó.

“Al total de dosis administradas, se suman las dosis de refuerzo (ahora al 2.9%). Este dato no interviene en el porciento de totalidad vacunada, pero si en la cifra de dosis aplicadas. Los datos sobre dosis aplicadas muestran el trabajo gigantesco de la industria para producir vacunas, y el trabajo del Ministerio de Salud para administrarlas. Son 28.5 millones de dosis aplicadas”, destacó. 

Sobre la vacunación en edades pediátricas, que se ha realizado en un tiempo récord, Morales dijo que ya más del 97% de los niños vacunables tienen sus tres dosis aplicadas. “En el porcentaje que falta entran los niños convalecientes, que no se han podido vacunar y están a punto de comenzar, niños con otras enfermedades agudas, y los menores de dos años”, precisó.

¿Qué elementos sustentaron la decisión de aplicar una dosis de refuerzo?

¿Qué elementos sustentaron la decisión de aplicar una dosis de refuerzo? Sobre este tema, la doctora Morales apuntó que estos han sido:

  • Datos de eficacia, seguridad y efectividad de las vacunas cubanas.
  • Datos de duración de la respuesta inmune (disminución de los títulos a partir de los seis meses).
  • Evidencias preliminares de incremento de la respuesta inmune con una dosis de refuerzo con las vacunas Abdala y Soberana Plus, y los candidatos vacunales Soberana 01 y Mambisa.
  • Más del 90% de la población cubana vacunable ya tiene la primera dosis.
  • Riesgo de aparición de nuevas variantes de preocupación.
  • Flexibilización de las medidas de cierre.
  • Varios países han aprobado las dosis de refuerzo, como Alemania, Bahrein, Canadá, Chile, China, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos de América, Francia, Hungría, Israel, Italia, Reino Unido, República Dominicana, Rusia y Uruguay.
  • Decisión del Gobierno cubano de continuar el refuerzo inmunológico en la población como garantía de protección para la apertura económica y social del país.

Entre las acciones desarrolladas para la aplicación de un dosis de refuerzo, señaló que en un primer momento se constituyó un subgrupo del Comité de Innovación para el desarrollo de las ideas conceptuales, la presentación de la racionalidad científica y la elaboración de propuestas de estudio, ensayos e intervenciones.

Después de la evaluación por el Cecmed de los resultados de los ensayos clínicos realizados con las vacunas Abdala y Soberana Plus, y de los expedientes presentados para los estudios clínicos con los candidatos vacunales Mambisa y Soberana 01, se obtuvo el dictamen favorable de la entidad regulatoria para desarrollar la vacunación de refuerzo.

Sobre este tema, la doctora Morales apuntó que estos han sido:

  • Datos de eficacia, seguridad y efectividad de las vacunas cubanas.
  • Datos de duración de la respuesta inmune (disminución de los títulos a partir de los seis meses).
  • Evidencias preliminares de incremento de la respuesta inmune con una dosis de refuerzo con las vacunas Abdala y Soberana Plus, y los candidatos vacunales Soberana 01 y Mambisa.
  • Más del 90% de la población cubana vacunable ya tiene la primera dosis.
  • Riesgo de aparición de nuevas variantes de preocupación.
  • Flexibilización de las medidas de cierre.
  • Varios países han aprobado las dosis de refuerzo, como Alemania, Bahrein, Canadá, Chile, China, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos de América, Francia, Hungría, Israel, Italia, Reino Unido, República Dominicana, Rusia y Uruguay.
  • Decisión del Gobierno cubano de continuar el refuerzo inmunológico en la población como garantía de protección para la apertura económica y social del país.

Entre las acciones desarrolladas para la aplicación de un dosis de refuerzo, señaló que en un primer momento se constituyó un subgrupo del Comité de Innovación para el desarrollo de las ideas conceptuales, la presentación de la racionalidad científica y la elaboración de propuestas de estudio, ensayos e intervenciones.

Después de la evaluación por el Cecmed de los resultados de los ensayos clínicos realizados con las vacunas Abdala y Soberana Plus, y de los expedientes presentados para los estudios clínicos con los candidatos vacunales Mambisa y Soberana 01, se obtuvo el dictamen favorable de la entidad regulatoria para desarrollar la vacunación de refuerzo.

Posteriormente, se analizaron los elementos logísticos y técnicos, y fueron aprobados los estudios y ensayos clínicos con los candidatos Soberana 01 y Mambisa como dosis de refuerzo. Finalmente, se aprobó la estrategia de vacunación con dosis de refuerzo para la población adulta en Cuba.

“Hasta este momento, solo se vacunará a la población mayor de 19 años, según el cronograma establecido. Se avanzará como la vez anterior: en grupos y territorios de riesgo inicialmente y luego población general, en formato de intervención sanitaria y luego como intervención masiva”, informó.

Añadió que las premisas en esta estrategia son la garantía que ofrecen las vacunas de producción nacional, el cumplimiento de los requisitos regulatorios y éticos, y el avance de manera escalonada y de forma progresiva. “Las dosis de refuerzo estimulan la memoria inmunológica e incrementan la inmunidad contra la enfermedad.

“La aplicación de la dosis de refuerzo se propone realizar a partir de los seis meses de completado el esquema de vacunación, con aprobación de la agencia regulatoria. No obstante, los investigadores han dicho, y ya lo hemos evaluado, que en grupos de riesgo y personas inmunocomprometidas, una vez evaluados o por interés de salud pública, y a partir de evidencias científicas, se puede acortar ese periodo a menos de seis meses.

“Se propone escalonar la estrategia de aplicación de dosis de refuerzo a partir de la identificación de grupos y territorios de riesgo. Las vacunas seleccionadas inicialmente para la vacunación de refuerzo son Abdala y Soberana Plus, vacunas ya aprobadas, pero ya iniciamos estudios con los candidatos Soberana 01 y Mambisa. 

“En la etapa 1, el primer grupo de riesgo son los trabajadores de la salud y de BioCubaFarma. En el grupo de riesgo número 2 están los trabajadores de turismo, fronteras y otros, pacientes de riesgo por condición clínica (inmunocomprometidos), y territorios de riesgo. En el tercer grupo se incluye a la población, de forma escalonada a partir de este 29 de noviembre, casi con el mismo esquema en que fue avanzando la vacunación masiva, por provincias y municipios.

“En resumen, hay garantías organizativas y de evidencia científica, hay vacunas y ya arrancó el proceso. Marchamos con la vacunación masiva, ya en fase final, y comenzamos un nuevo ciclo. Todo esto nos está dando los resultados que exponía antes el Dr. Durán”, apuntó la directora de Ciencia e Innovación Tecnólogica del Minsap.

 

¿Cuál es la duración de la respuesta inmune de los pacientes vacunados con Abdala?

Verena Muzio Gozález, directora de Investigaciones Clínicas del CIGB, comenzó su intervención en la Mesa Redonda explicando que en octubre se obtuvo el autorizo del uso de emergencia para la aplicación de la vacuna Abdala en la población pediátrica.

“En la estrategia de desarrollo de Abdala nos concentramos, en una primera instancia, en vacunación adulta, aunque también hicimos un programa de desarrollo clínico para uso en población pediátrica, como parte obligada del registro posterior de la vacuna.

“En el caso de los niños y adolescentes, de entre dos y 18 años de edad, nosotros realizamos dos ensayos clínicos: el primero en la provincia de Camagüey, el estudio clínico Ismaelillo.

“Este estudio fue la base para demostrar no solamente el satisfactorio perfil de seguridad que tiene la vacuna en esta población, que corrobora lo que ya anteriormente conocíamos de los adultos, sino también que se evidenció la elevada inmunogenicidad en esta población”.

Otro estudio, Meñique, que se desarrolló en La Habana, complementa la información en este grupo etario.

“Si bien el uso masivo, después del autorizo de uso de emergencia de Abdala en población pediátrica, no ha tenido la intensidad ni la extensión que en adultos, sí tenemos datos de población pediátrica en el país con los jóvenes en grados terminales, donde hemos aplicado más de 300 000 dosis.

“Gracias al autorizo de uso de emergencia, en otros países ya se está vacunando población pediátrica con Abdala”, afirmó.

Al comentar los resultados de la efectividad de la vacuna Abdala en la provincia de La Habana y también en otras regiones, dijo que “lo que queremos resaltar es que, en la medida en que se logran mayores coberturas de vacunación, se logra una disminución, en primer lugar, de la incidencia, y se muestran resultados en relación con la efectividad de la vacuna ante los casos graves y también con la muerte, ya no en las condiciones que evaluamos del estudio clínico de fase III, sino en las condiciones del mundo real de vacunación, con los individuos de todas las edades, las comorbilidades y otros aspectos.

“Se han ido acumulando resultados de otras provincias que corroboran la efectividad de la vacuna, y confirman los resultados que habíamos obtenido en la evaluación de la eficacia clínica”, destacó.

 

La directora de Investigaciones Clínicas del CIGB explicó que todos los productores de vacunas, como parte de la estrategia de evaluación clínica de sus productos, necesitan saber qué es lo que pasa en el tiempo con los individuos vacunados.

“Esto es lo que se llama evaluación de la duración de la respuesta inmune, es obligada y, además, exigida por las autoridades regulatorias. Eso fue lo que empezamos a hacer, más recientemente, con los primeros individuos que habían sido vacunados en Cuba con Abdala como parte de ensayos clínicos que fueron desarrollados en Santiago de Cuba, nuestros voluntarios de fase I, que básicamente fueron voluntarios de empresas de BiocubaFarma. Estos voluntarios se empezaron a seguir en el tiempo, y los estudios han mostrado cómo va disminuyendo la respuesta inmune en el tiempo.

“Aquí solo damos los datos de los títulos de anticuerpos, aunque se realizaron otras evaluaciones de la respuesta inmune en individuos de 19 a 54 años. Se percibe una reducción paulatina en el tiempo de la respuesta”.

Los resultados de estudios en un grupo de individuos mayores de 55 años, hasta 80, han mostrado una reducción más amplia a los 7.5 meses.

“Esto indicaba que, como ocurre con todas las vacunas, en el tiempo van disminuyendo los títulos de anticuerpos, y esto indica que en algún momento es necesario aplicar una dosis de refuerzo para incrementar estos niveles de anticuerpos, que son los que se correlacionan con la actividad efectora de los mismos y su capacidad neutralizante contra el virus.

“De esta forma nos dimos cuenta que era necesaria una dosis de refuerzo, y empezamos a hacer estrategias para evaluar el efecto de lo que ocurría antes de poner la dosis de refuerzo y después, y medir, no solo en los individuos que ya habían sido vacunados con Abdala, sino con otras vacunas también”, explicó.

En estudios con individuos que recibieron su esquema primario de vacunación con la combinación de Soberana 02 y Soberana Plus, o con Abdala, y que recibieron al cabo de seis meses el refuerzo con Abdala, se mostró cómo se incrementan los títulos de anticuerpos luego de la dosis de reactivación.

La Dra. Muzio destacó que “una de las ventajas y potencialidades de que Cuba disponga de varias vacunas, es que tenemos las opciones de hacer todas las combinaciones posibles y contar siempre con suministros para garantizar las estrategias de vacunación”.

En análisis de títulos de anticuerpos IgG anti-RBD en individuos menores y mayores de 60 años, vacunados con Soberana o con Abdala, y reforzados con Abdala, “se aprecia en todos los casos que en el tiempo cero en que se saca sangre antes de ponerse la dosis de refuerzo, los títulos son menores, pero se incrementan luego de la dosis de reactivación, tanto en los más jóvenes como en los de más edad.

“Tuvimos la oportunidad de evaluar esta dosis de refuerzo con Abdala en individuos que habían recibido otras vacunas, no cubanas, colaboradores de la salud que en otros países habían recibido los esquemas con esas vacunas.

“Se hizo el mismo trabajo: se tomó sangre antes y después de la dosis de refuerzo. Se vio incremento de los títulos de anticuerpos de individuos que habían recibido Sinopharm o Sputnik, como resultado de una vacunación fuera del país, y que se reactivó al regresar a Cuba con la vacuna Abdala.

“También se evaluó como parte de un ensayo clínico que se está ejecutando en el hospital Hermanos Ameijeiras en individuos convalecientes. Se demostró que la vacuna Abdala es capaz de reforzar la inmunidad natural producida por una infección por SARS-CoV-2. Hubo un incremento de los niveles de anticuerpos a nivel sérico y de la actividad funcional neutralizante de estos anticuerpos.

“De este modo, en relación con la dosis de refuerzo se ha demostrado la capacidad de la vacuna Abdala de estimular la respuesta inmunológica como dosis de refuerzo en individuos que previamente han sido vacunados con vacunas como Sinopharm y Sputnik, también en individuos que ya recibieron un esquema completo de dos dosis con Soberana 02 y una de Soberana Plus, y también en individuos que se inmunizaron hace cinco o seis meses con el esquema completo de la vacuna Abdala.

“Estos resultados en el caso de los refuerzos sobre las vacunas cubanas son similares tanto para reforzar las respuestas de las vacunas Soberanas como de la Abdala, y lo más importante es que este refuerzo es válido tanto en individuos menores como mayores de 60 años, algo relevante debido al envejecimiento de nuestra población”, destacó.

En cuanto a Mambisa, que todavía no ha llegado a ser una vacuna, pero ya está en ese camino, apuntó que es un candidato de administración nasal y es capaz de reforzar y estimular la respuesta inmunológica como dosis de refuerzo en individuos convalecientes.

“Tenemos un estudio muy fresco, Baconao, que evalúa el efecto y la seguridad de una dosis de refuerzo de Mambisa o Abdala contra la COVID-19 en individuos que previamente se vacunaron con Abdala. Este es un ensayo fase II que es multicéntrico y aleatorizado (la mitad de los sujetos recibe Abdala, y la otra, Mambisa).

“Se realiza en la provincia de Matanzas, entre 1 500 a 3 000 trabajadores de turismo y de la salud –que son poblaciones de riesgo y son los primeros expuestos a cualquier infección traída del extranjero–, vacunados con Abdala, como mínimo más de cinco meses después de haber recibido la última dosis”.

Este estudio fue aprobado por el Cecmed el 18 de noviembre y comenzó el 23 de noviembre. Consiste en dos etapas: una de vacunación y otra a más largo plazo, unos seis meses, cuyo objetivo es evaluar cuál sería la incidencia, si ocurre en individuos vacunados con Mambisa y Abdala, y si hay un efecto sobre la transmisión luego de aplicadas las dosis de refuerzo con estas vacunas.

“Pensamos que con los datos de ambos ensayos, tanto en individuos vacunados como en convalecientes, podamos tener todas las evidencias suficientes para que el candidato vacunal Mambisa sea refuerzo”, dijo.

Cuba empezó a elaborar una variante de Soberana Plus, teniendo la proteína RBD de ómicron

Al intervenir en la Mesa Redonda de este martes, Vicente Vérez Bencomo, director general del Instituto Finlay de Vacunas (IFV), comentó que ha habido una alarma internacional ante la aparición de ómicron, y también en Cuba.

“Hay una cosa clara hoy, las vacunas que se han aplicado tienen cierto nivel de protección contra esta nueva variante, no quiere decir que no protegen nada. Por tanto, una de las cosas que podemos hacer es seguir vacunando. Tener al mayor porciento de nuestra población en su óptimo nivel de inmunidad y, además, mantener las medidas que sabemos: el distanciamiento, el uso de nasobuco, entre otras. Esa es la primera barrera que cambia las reglas del juego.

Con respecto a ómicron, tenemos que conocer en primer lugar cuál es su transmisibilidad con respecto a la variante delta. Todo se decidirá en función de ello. Puede ser que sea menos transmisible y no se impondrá, puede que sea tan transmisible como delta y habrá competencia entre las dos, o puede que sea más transmisible y entonces se impondrá. Tendremos que ver cuántas veces más transmisible llega a ser.

“Las informaciones hasta hoy son contradictorias. Todavía no se puede hablar de una competencia en su capacidad de transmisión con respecto a delta. Lo sabremos en los próximos días o semanas y se irán ajustando los pronósticos sobre esta nueva variante”, explicó el especialista.

“Lo conversamos con el presidente Díaz-Canel esta tarde. Nuestra apreciación es que es una variante diferente de las anteriores, que pudiera tener ventajas con respecto a las anteriores en términos de transmisión o de escape a la respuesta inmune, que, repito, nunca sería total. Estar vacunado será una ventaja, y estar reforzado será una ventaja adicional.

“Evidentemente, tenemos que seguir la tendencia, pero las informaciones con respecto a las vacunas aún son muy preliminares. Nosotros decidimos, a partir de la semana pasada, empezar a elaborar una variante de Soberana Plus, teniendo la proteína RBD de ómicron. Ya la iniciamos, ya se está construyendo esa proteína y aceleradamente nos vamos a preparar para esta situación.

“Eso es parte de lo que estamos trabajando en este momento: los que hacemos vacunas vamos a estar delante de cualquier situación y vamos a tomar las medidas para poner a nuestro país en la delantera en ese esfuerzo”, aseguró.

(Tomado de Cubadebate)

 

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu