Echar a andar un país sobre rieles (+ Fotos y Video)

Echar a andar un país sobre rieles (+ Fotos y Video)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (14 puntos, 3 votos)
Cargando…

Tras sortear los más insospechados escollos del Norte, la solidaridad llega a puerto antillano y viaja sobre rieles –Cuba adentro- para aliviar los duros impactos del bloqueo estadounidense y la pandemia.

El pito del tren anuncia a Cárdenas, Villa Clara, Sancti-Spírtus, Ciego de Ávila, Camagüey y Holguín que la buena voluntad de países amigos llega del Mariel con los módulos alimenticios donados para todas las familias cubanas. Lo que quizás no sepan muchos de sus habitantes es que una joven empresa acerca estos gestos hermanos hasta la puerta de sus provincias: Ferromar S.A.

 

 

Transportaciones a todo tren

Ferromar, nacida solo hace 6 meses, es una Sociedad Mercantil 100% cubana, usuaria y concesionaria de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), cuyo objeto social consiste en la transportación de pasajeros y carga por ferrocarril, así como la reparación, el mantenimiento y conservación de la infraestructura y equipos ferroviarios.

Su recorrido comienza en la Estación de Almendares en La Habana y termina en la Estación Intermodal de Angosta. Esta infraestructura incluye 5 estaciones ferroviarias y una doble vía de reciente creación, construida cuando se edificó la terminal de contenedores del Mariel, explica su Director General, Eduardo Hernández Becerra.

Director General, Eduardo Hernández Becerra

«Empezamos transportando a los trabajadores de la ZEDM y a partir de que se inició la movilidad en esta nueva normalidad trasladamos también a la población. La cantidad de viajeros ha ido aumentando progresivamente. Ha tenido muy buena aceptación la apertura de nuestros servicios, pues se llevan personas desde Mariel, Guanajay, Bauta, Caimito, el Cano hasta Almendares y 19 de noviembre», repasa Hernández Becerra. Todo el recorrido dura 1 hora y 10 minutos exactamente.

El parque de transportación de pasajeros es de los antiguos coches nacionales con más de tres décadas de explotación y «gracias el esfuerzo de los trabajadores y técnicos se ha mantenido con vitalidad», resalta el directivo, quien informa sobre la reciente inclusión de un proyecto de Ferromar en la cartera de oportunidades para la inversión extranjera con vistas a mejorar la capacidad técnica de la empresa y la infraestructura ferroviaria en esta zona.

«Teniendo en cuenta las proyecciones estratégicas del país, va a aumentar el flujo de pasajeros de La Habana al Mariel, el cual no se podrá transportar totalmente por vía automotor porque sería muy costoso, por eso ambos destinos se enlazan con una doble vía. Una de las ideas es comprar unos coches tipo tripletas múltiples que tienen una capacidad de 400 pasajeros.

«El futuro de la empresa es que haya un tren suburbano entre el Mariel y La Habana, ese es uno de los objetivos para los cuales se creó», apunta el director general, quien resalta la moderna estación intermodal, que combina la trasportación ferroviaria y automotor, diseñada para que confluyan varios servicios en esa zona de interconexión.

 

Fotos: Cortesía Ferromar S.A

Con 10 locomotoras -7 de alto porte y tres de mediano porte-, actualmente trasladan en este recorrido más de 800 pasajeros, aproximadamente, en ambos sentidos.

Hernández Becerra se enorgullece de que con solo 386 trabajadores los niveles de productividad son altos. Resultado estrechamente ligado a su juicio a que se enfocan en potenciar la organización de los procesos productivos y en la atención a los recursos humanos, los más importantes que tiene la organización.

«En apenas un semestre tenemos los planes de transportaciones de carga sobrecumplidos a más de un 110%, subraya. Antes de crearse nuestra entidad, la transportación ferroviaria solo participaba en el 12% de extracción de  contenedores de la terminal. Hoy, ya el 22% de los contenedores salen por vía ferroviaria.

«Hemos operado más de 12 mil contenedores, como estimado. Por ello nuestras utilidades sobrepasan el 125% del plan y han aumentado los beneficios económicos de la empresa. Además logramos ajustar los esquemas de transportación a las necesidades de los clientes, lo cual ha disminuido los plazos de tiempo. Todo esto se debe a nuestros trabajadores que han demostrado un alto sentido de pertenencia».

Ferromar fue reconocida por el Sindicato Nacional de Trabajadores del Transporte por su labor en el traslado de las donaciones que entraron al país por el puerto del Mariel hasta 8 provincias cubanas en tiempo récord, fundamentalmente en los meses de agosto y septiembre. En las fotos el diploma que recientemente recibieron del Ministerio del ramo.

 

 

Igualmente, se ha potenciado la transportación de contenedores refrigerados, para el almacenaje de cárnicos. Anteriormente se trasladaban en camiones a los territorios con un alto gasto de combustible.

Hacer llegar rápidamente alimentos, insumos, materias primas y otros productos hasta sus destinos ha requerido que las tripulaciones estén de servicio continuo durante 15 días consecutivos, además de una estrategia bien sincronizada con el personal en los territorios y todos los actores que participan en la transportación.

 

 

El beneficio directo a toda la población cubana es palpable al hacer llegar importaciones a diversos sectores, como la industria alimentaria, la  construcción y el turismo. Igualmente, Ferromar lleva en sus vagones productos de exportación hasta el propio Mariel, como el carbón.

«Todos los días participamos en el traslado de la harina que se produce en La Habana y productos de la canasta básica, como el aceite, hacia el resto de las provincias», detalla Miguel Orlando Marrero Rodríguez, Director de Operaciones, área que planifica, dirige y controla todos los procesos productivos que permiten transportar carga y pasaje, sobre la base de procesos tecnológicos bien organizados para posibilitar el flujo operacional.

La dirección de operaciones lleva un proceso organizativo con las tripulaciones y las estaciones que constituyen el 50% de los trabajadores de la empresa y son la base de donde nace todo el sistema operacional del ferrocarril, además de un estrecho trabajo con el área comercial para planificar los itinerarios en dependencia de la formación y los destinos. «Nos encargamos de velar por su cumplimiento, además del consumo energético», puntualiza.

 

Locomotoras humanas

Solo el 18 % es personal de servicio y administrativos,  el 82% restante está directamente involucrado en los procesos productivos, de ahí la alta productividad que ha logrado esta empresa.

El trabajo del taller también es fundamental porque se encarga de la reparación y mantenimiento para la futura explotación de equipos tractivos y de arrastre, como conductoras, cabuses, planchas porta contenedores, locomotoras chinas y rusas.

 

 

Se hace difícil adquirir piezas de repuesto y hay que estar innovando constantemente, pero con la calidad requerida, comenta el jefe de esta área, Manolo Pacheco Darias, quien cuenta con entusiasmo sobre el nuevo prototipo de cabús (parte trasera del tren) en el que trabajan, con mayor confort para el auxiliar del conductor.

«Para ser ferroviario hay que llevarlo en la sangre, porque es un trabajo duro, tu rutina es caminar por la vía de hormigón, puedes golpearte con un hierro… Cuando no sacas la máquina, no duermes y a veces me despierto en medio de la noche con la solución, como hacen los poetas y quiero salir para el taller a esa hora. Cada vez que echas un tren a andar es como si fuera el primero.

«En este sector somos muy unidos, nos comunicamos hasta por rieles: cuando se presenta un problema, nos aconsejamos desde diferentes provincias hasta resolverlo. Otras empresas ferroviarias nos ayudan a rescatar muchas maquinarias», dice con orgullo quien también se sabe maestro y acoge en periodo de prácticas a estudiantes de último año que cursan diferentes especialidades ferroviarias.

En eso coincide Marrero Rodríguez: «Maquinistas, conductores, auxiliares y trabajadores de las estaciones tienen vasta experiencia, superior a 15 años en la mayoría de los casos. Todo nuestro personal está certificado con una licencia de movimiento de trenes, son personas calificadas por nuestras escuelas de formación ferroviaria y van escalando de acuerdo con su experiencia y trayectoria, todos tienen categoría A, que requiere 9 años para alcanzarla.  Anualmente se realizan exámenes que los recalifican para el puesto de trabajo que están desempeñando.

Foto: Cortesía Ferromar S.A.

«Los trenes tienen sus riesgos, se diferencian del automotor, por su distancia de frenado y otras características técnicas complejas. Por eso tenemos un reglamento de operaciones y un itinerario que son la base legal por la que se rigen los trabajadores de ferrocarriles. Su estricto cumplimiento garantiza la seguridad de los trabajadores y trenes durante todo su recorrido.

«Se realizan chequeos médicos a nuestro personal anualmente, pues están expuestos a ruidos fuertes que pueden afectar su capacidad auditiva. El sistema de frenos por aire, los vagones están conectados con presiones superiores a 90 lb, por lo que cualquier problema técnico requiere trabajar con seguridad, tener certeza que se cerraron las llaves intermedias, cuidado con lubricantes, combustibles y altas tensiones en la locomotora para evitar accidentes».

El Director General comenta que a partir del 1 de octubre entró en vigor la Resolución 78 del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, la cual establece un régimen salarial diferenciado para los trabajadores de la ZEDM, «hemos ido mejorando paulatinamente las condiciones de vida y de trabajo».

Asimismo, señala: «El ferrocarril siempre fue sinónimo de progreso.  Estamos tratando de potenciar la articulación con las comunidades, sobre todo en los municipios por los cuales atraviesa la vía férrea. Por ejemplo, generalmente nuestras brigadas de vías están conformadas por personas que residen en esos tramos que atienden, y de esa forma vamos creando nuevas fuentes de empleo y le damos participación a la población local, independientemente de los beneficios que trae el tren, que es incluso más económico para la población».

Sobre el carril de la inversión extranjera

La Dirección de Negocios de la empresa se constituyó con el objetivo de poder llevar a Ferromar a una de las modalidades de inversión extranjera, prevista en nuestra legislación actual, dígase una Sociedad Económica Internacional o una empresa mixta para la adquisición de equipos ferroviarios, rentables, pero de costos millonarios en el mercado.

También tiene el propósito de captar todo tipo de negocios que involucren a los usuarios y concesionarios de la zona para elevar las transportaciones de carga, fundamentalmente, explica Yarlenys del Río Díaz, Directora de Negocios, quien opina que además de mantener la infraestructura, es muy provechoso intercambiar sobre el flujo de transportación en otras naciones.

«Debido a los resultados obtenidos, la eficiencia que hemos demostrado y la organización que tiene la empresa, se nos ha aprobado presentar el expediente a la ventanilla única de la ZEDM para aprobarnos como operadores multimodales, lo que nos permitirá dedicarnos al tema de las transitarias, puerta a puerta como se hace en el mundo entero. Podemos establecer negociaciones con determinadas navieras y podremos abrirnos al mundo.

«Ferromar podría conocerse y posicionarse  a nivel internacional como una empresa transportista de reconocido prestigio, que implementa sistemas novedosos», señala esta joven jurista, quien con poco tiempo de graduada formó parte del equipo de constitución de la empresa.

«Empecé a buscar los estatutos, todo el legajo que existía en el país para la constitución de sociedades mercantiles. Ese fue mi primer reto y mi primer logro como profesional. Estuve 2 años en ese proceso y lo logramos el 1 de mayo de 2021.

«Vi mucho futuro en Ferromar, confiesa, aquí hay productividad, eficiencia, hay trabajo. Tener una empresa que fuera productiva para todo el sistema ferroviario era un sueño que estamos haciendo realidad.

«También las mujeres podemos aportar para lograr la eficiencia, el desarrollo, el posicionamiento del sistema ferroviario. En los últimos tiempos hemos empezado a ocupar puestos de dirección, hoy tenemos muchas despachadoras, quienes revisan el itinerario del tren y permiten el movimiento constante de los trenes. Tenemos técnicas en reparación de vías que aportan mucho», destaca.

 

Destino final

Sobre las proyecciones empresariales, su director enfatiza: “Estamos buscando negocios de transportaciones con empresas que puedan encadenar los procesos productivos, ya hemos empezado a trabajar con empresas mixtas radicadas en la Zona, para transportarles sus cargas por esas vías. Nuestro principal reto radica en encadenarnos con industrias altamente productivas, para ser sus transportistas, tanto de materias primas, como de productos terminados.

Miguel Orlando Marrero Rodríguez, Director de Operaciones

Se están haciendo los estudios para que todas nuestras instalaciones trabajen con energías limpias, casi el 50% de la electricidad que consumimos actualmente se produce por paneles solares fotovoltaicos en nuestras instalaciones».

Por su parte, entre las metas del área de operaciones, sobresalen «seguir capacitando a nuestro capital humano, usar las nuevas herramientas de comunicaciones que hoy tenemos, como el GPS, la informática para hacer procesos más viables y aumentar la eficiencia. Hemos logrado tener sensores de combustible que miden minuto a minuto el consumo en el viaje».

Miguelito, como algunos le llaman, no se quiere bajar del tren del trabajo: “Llevo 33 años laborando en el sector ferroviario, no he hecho otra cosa en mi vida. Es una gran satisfacción que, por ejemplo, allá en Holguín nuestros compatriotas reciban su canasta básica. Los trabajadores ferroviarios somos personas sencillas, de un tremendo sacrificio, no paramos nunca, trabajamos las 24 horas, los 365 días del año. Estoy atento a cualquier hora de la llamada por algún problema que surge, para que esos recursos tan necesarios lleguen a su destino y poder echar a andar al país”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu