¿Cuánto más hacer desde la militancia? (Cobertura especial)

¿Cuánto más hacer desde la militancia? (Cobertura especial)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Por: Yaima Puig Meneses, René Tamayo León y Alina Perera Robbio

¿Cómo convertir el trabajo en soluciones y resultados concretos, que realmente impacten en el bienestar de Cuba? Es en tal inquietud, justo en esa interrogante, donde debe profundizarse si se trata de la labor de la militancia. Así razonó este sábado, desde el capitalino Palacio de Convenciones, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

 

Foto: Estudios Revolución

Hay que detenerse en ese tema, reflexionó el Jefe de Estado en la primera parte de la jornada del II Pleno del Comité Central del Partido Comunista, porque «todavía este esfuerzo y esta intensidad de trabajo no se concreta en resultados visibles para nuestra población, y ahí es donde tenemos que profundizar».

«¿Qué más nos queda por hacer; qué voy a hacer yo como militante, como revolucionario, como dirigente en el ámbito en que ocupo responsabilidades; cómo aportaré más y cómo dejo de mirar las cosas con complacencia, y con un sentido más crítico, de más inconformidad?», planteaba la interrogante el Jefe de Estado, a modo de camino para actuar de «una manera más enérgica, de una manera más eficaz, de una manera más efectiva para lograr mayor aporte».

Foto: Estudios Revolución

Es un desafío que entre otras premisas pasa —subrayó el dignatario— por el trabajo del Partido, por transformar «realmente la labor de las organizaciones de base y de todas las estructuras de la organización en todos los niveles». El éxito en tal sentido pasa, apuntó, «porque acentuemos el concepto de ejemplaridad de la militancia, y también porque fortalezcamos el concepto de unidad con nuestro pueblo».

Sobre la última idea, Díaz-Canel Bermúdez expresó que «nosotros somos mayoría defendiendo a la Revolución, no como militancia: nosotros somos mayoría defendiendo a la Revolución como pueblo, y dentro de ese pueblo hay una vanguardia que es la militancia, la militancia revolucionaria, la militancia comunista, que fue a la que llamamos a defender la Revolución cuando nos quisieron montar un show con la pretensión de que en una horas se caía la Revolución con hechos vandálicos».

El Primer Secretario del Partido Comunista destacó que ese día (el 11 de julio), «la repuesta fue de revolucionarios convocados a enfrentar esos hechos vandálicos que nunca fueron manifestaciones pacíficas —como tratan de mostrar ahora—; y el resultado fue que a las siete de la noche el país había recobrado su calma y la ha mantenido en todas estas semanas y meses».

En estos tiempos, denunció el mandatario, «no han cesado las provocaciones y los llamados desde el exterior —con una campaña vulgar, cargada de odio—, a manifestaciones, a crear incidentes, a buscar situaciones: un llamado permanente al vandalismo para provocar situaciones que atenten contra nuestro orden constitucional».

Como parte de su intervención en los primeros momentos del II Pleno del Comité Central, Díaz-Canel Bermúdez hizo referencia a cómo desde que tuvo lugar el 8vo Congreso del Partido hasta hoy, se ha estado procesando, e implementando, toda la información derivada del importante cónclave. Las provincias, apuntó, comenzaron a trabajar de inmediato, y entonces la praxis y lo ideado se fueron complementando. El trabajo de procesamiento, destacó, «dio lugar a un documento que a mi modo de ver yo creo que facilita el trabajo como una guía que es el de las Ideas, conceptos y directrices del Congreso».

Sobrevino después, como recordó el Presidente, la divulgación de las ideas derivadas de la magna cita partidista, en una labor que fue desde el Secretariado, pasando por las distintas estructuras de la organización, hasta la población misma. Las conceptualizaciones, reflexionó el Presidente cubano, «se han estado haciendo para implementar los acuerdos del Congreso».

Entre otros conceptos cardinales que forman parte de lo que ha ido incorporándose a la vida de la militancia y del pueblo, Díaz-Canel Bermúdez hizo alusión a tópicos estratégicos como el modo de «hacer política desde el Partido», algo que desde el 8vo Congreso «se ha compartido (…) con las estructuras de gobierno, con las estructuras del Estado, y con todo el sistema de trabajo institucional en nuestra sociedad».

«En función de eso, destacó, estamos incentivando también la interpretación (…) sobre la democracia socialista, con participación y control popular, que es lo que está refrendado en nuestra Constitución como elemento del poder popular».

En tal sentido el mandatario habló sobre la importancia de «defender el concepto del poder popular, la manera de hacer gobierno, de ejercer el poder del pueblo —que es donde descansa el concepto de nuestra soberanía—». Subrayó que Cuba ha pasado a «una estructura de gobierno diferente a la que tuvimos en otro momento, donde aparecen nuevas figuras, donde aparecen también nuevas estructuras, y donde desaparecieron estructuras como fueron las asambleas provinciales del Poder Popular».

Se ha estado insistiendo en esta etapa, destacó, en cómo el Partido Comunista debe centrarse en el aseguramiento político a los principales procesos: los ideológicos, los económicos, y los sociales. Esa, resaltó, «es la labor que le corresponde al Partido, para que entonces en función de ese aseguramiento político, el gobierno gobierne, y la administración administre; y entre todos, empujemos cada uno de los programas, cada una de las tareas, cada una de las proyecciones de la Revolución».

«Hemos estado también trabajando conceptualmente, recalcó, en cómo ir perfeccionando la manera de relacionar el trabajo del Partido con el trabajo de los órganos superiores del Estado, (…) para que de verdad se potencie ese concepto de poder popular, que lleva como un elemento fundamental —en lo cual también estamos insistiendo en ese debate que estamos alentando— el tema de la rendición de cuentas: todos tenemos que rendir cuentas a la población, todos tenemos que rendir cuentas a las estructuras que representan a esa población».

De la planeación estratégica diseñada por el Gobierno —la cual se expresa en macroprogramas, en los ejes estratégicos del plan nacional de desarrollo económico—social—, habló también el mandatario, quien hizo hincapié en cómo cada eje tiene vínculos con los Lineamientos partidistas; lo cual «es una manera tal vez más eficiente, más práctica de tener una sistematicidad en el cumplimiento» de esos Lineamientos asociados a los elementos que plantea el plan nacional de desarrollo económico y social.

El Primer Secretario expresó su insatisfacción referente a cómo todo lo que está claro a nivel nacional en cuanto a modos de ejercer gobierno debe trasladarse con éxito a los ámbitos de la provincia y el municipio. Y además habló sobre «un grupo de medidas económicas que se han seguido potenciando», pero que aún «no han tenido un impacto positivo en la satisfacción de las motivaciones, de las aspiraciones de nuestra población».

Todo lo visto desde la celebración del 8vo Congreso hasta el presente, según comentó el mandatario, ha llevado al trabajo enfocado en las vulnerabilidades, en «cómo atendemos diferenciadamente a las personas que están en más desventaja en nuestra sociedad, y en cómo abordamos de una manera diferente esa vulnerabilidad para ir atenuando las desigualdades sociales que lamentablemente, como parte de un grupo de medidas que hubo que aplicar en condiciones de período especial, como parte también de un grupo de medidas que hemos tenido que aplicar en estas condiciones de recrudecimiento del bloqueo, nos han marcado una mayor acentuación en desigualdades sociales que la población expresa con mucha insatisfacción».

El diálogo sostenido en estos tiempos entre la dirección del país y diversos sectores de la sociedad también motivó reflexiones de Díaz-Canel Bermúdez, quien afirmó que ese tipo de encuentro «llegó para quedarse; lo que pasa es que no puede ser el diálogo solo desde las estructuras superiores del Partido, o desde las estructuras superiores del gobierno: es un diálogo que yo creo hay que generalizar en toda nuestra sociedad y que hay que sistematizar».

Sobre intercambios futuros, el dignatario no obvió el que habrá que hacer con «un sector que hay que reconocer dignamente»: nuestros médicos, los que han lidiado con la COVID-19, los que tienen, dijo Díaz-Canel, muchas cosas que contar sobre cómo perfeccionar nuestro tema de Salud «que se puso a prueba en situaciones de tanta contingencia como la COVID-19». Ellos, afirmó el Presidente, han salvado al país mientras cerraron filas con nuestros científicos; hicieron posible «la respuesta que se ha logrado desde una Isla bloqueada, que con su propio esfuerzo, con su propio talento y sin muchos recursos materiales, ha dado una respuesta ejemplar».

La proeza de la vacunación —con vacunas propias—; ir acorralando la epidemia devastadora; el trabajo en los barrios como conquista humana que «también llegó para quedarse» y que aporta lecciones sobre cómo hacer política en la base; la atención a la población; la resistencia misma, desde la Isla y en la arena internacional. De esos temas conversó el mandatario. Y se detuvo con particular énfasis en «todo un grupo de acciones» desplegadas desde el Partido «para el fortalecimiento de la preparación para la defensa de nuestro pueblo».

«Aquí estamos claros —denunció— de que nos están aplicando una guerra no convencional con el objetivo de destruir la Revolución; y nuestra respuesta es la concepción de la guerra de todo el pueblo; (…) Y vamos a seguir, vamos a seguir profundizando en la preparación de la defensa».

Han sido tiempos, como resaltó el mandatario, de unir esfuerzos, de que las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior se hayan imbricado con otras entidades del país en tareas vitales. Algún día habrá que contar la historia de cómo se distribuyó el oxígeno medicinal, en un momento en que Cuba demandaba tres veces lo que estaba disponible, mientras la fábrica principal sufría una rotura. De heroico calificó el dignatario el esfuerzo que sacó al país de tal problema.

«Intenso ha sido también el trabajo político ideológico en función del enfrentamiento a la subversión política ideológica, los análisis que se han hecho para continuar fortaleciendo el papel de las organizaciones de masas, para reencontrar, para reactualizar cuáles son sus funciones en las condiciones actuales que vive el país», dijo el Primer Secretario, quien además reconoció el impulso «que se le ha estado dando a lo que hemos definido como pilares de la gestión del Gobierno» y que también asumió el Partido para su labor: la ciencia y la innovación, la comunicación social, y la informatización de la sociedad.

Del pórtico y otras voces 

El primer punto en la agenda del II Pleno del Comité Central versó sobre la implementación de los acuerdos derivados del 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba, definido como el cónclave de la unidad y la continuidad, y celebrado entre el 16 y el 19 de abril del presente año.

 

Foto: Estudios Revolución

 

La intervención sobre el tema estuvo a cargo del miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros, Roberto Morales Ojeda, quien hizo alusión al desarrollo de la economía nacional, junto a la lucha por la paz y la firmeza ideológica, como las misiones principales de la Organización de vanguardia en la actual coyuntura.

Tras largos meses de duro batallar —valoró— cabe destacar la capacidad de resistencia de nuestro pueblo, con la serena y firme conducción de la dirección del país. Y ese fue el punto de partida que dio lugar a varias reflexiones sobre el trabajo partidista en los territorios, sobre defender el trabajo político en la base, sobre intercambiar permanentemente con los jóvenes, y aprovechar al máximo cada enseñanza del trabajo en los barrios.

A propósito de incluir y de sumar, Yuniasky Crespo Vaquero, miembro del Buró provincial del Partido de La Habana, destacó el valor que hay en los modos de comunicar para el trabajo político; y esa, dijo, es una labor que debe emprenderse desde los medios de comunicación tradicionales, desde las redes virtuales, y también en los intercambios cara a cara. «Si hay más vida interna —recalcó en referencia al Partido Comunista y a su poder de irradiar— habrá más vida externa».

«Todavía estamos en el 8vo congreso del PCC; sin descanso se ha trabajado. Hay una articulación de todo lo que se propuso en el Congreso, como lo que se ha llevado al pueblo y el pueblo está viviendo, hay un gran ejercicio popular encabezado por el Partido», afirmó la viceprimera ministra, Inés María Chapman Waugh.

Estos tiempos de pandemia han dejado en claro las muchas potencialidades y reservas de resistencia y creación de Cuba. Ese ánimo resultó común en todas las intervenciones, desde la cuales afloró la inquietud militante, esa a la cual hizo referencia el Presidente Díaz-Canel, y que en algún momento compartió con los presentes la directora del periódico Granma, Yailin Orta Rivera: «¿Qué más nos queda por hacer a los militantes?», dijo la periodista en clara alusión a cómo todo lo que se ha diseñado tiene el desafío de calar en lo más profundo del pueblo, y en traducirse en beneficios concretos.

«Esto que se ha presentado al Pleno es el comienzo —subrayó Morales Ojeda—, preguntando cómo logramos mayor efectividad en las ideas, conceptos y directrices del Partido». Y a esa idea, sumó otras: dependerá de nuestros propios esfuerzos buscar solución a los problemas que nos limitan; habrá que desterrar el formalismo en los análisis del Partido; la ejemplaridad y hacer bien las cosas son los mejores modos de trabajar desde la militancia; y a los revolucionarios, será difícil que alguien, o alguna fría máquina de las guerra binaria, nos superen desde nuestras «emociones», desde nuestros «sentimientos».

(Tomado de granma.cu)

___________________________________________________________________________

Trabajo político-ideológico: tema estratégico que exige mucha sabiduría

Por: Yaima Puig Meneses, René Tamayo León y Alina Perera Robbio

Como una respuesta a las proyecciones emanadas del 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), el II Pleno de su Comité Central aprobó el Programa para la transformación del trabajo político-ideológico.

 

Foto: Estudios Revolución

Fue después de un enjundioso debate donde intervino alrededor de una decena de miembros del Comité Central, tomando como pauta las palabras en abril pasado del General de Ejército Raúl Castro Ruz en el Informe Central al cónclave, cuando expresó que «en el trabajo político-ideológico no es suficiente hacer más de lo mismo».

El Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, saludó la discusión sobre «un tema estratégico que debemos trabajar con mucha sabiduría»; sabiduría —reiteró— que quedó demostrada en el intercambio.

El Programa para la transformación del trabajo político-ideológico integra «el pensamiento estratégico de la Revolución cubana actualizado, elementos sustanciales de otros programas, planes y proyectos, así como el resultado de investigaciones y recomendaciones de varios grupos de trabajo del Partido y el Gobierno que tributan al cambio profundo de la labor político-ideológica, tomando como base las Ideas, Conceptos y Directrices, emanadas del 8vo. Congreso».

Rogelio Polanco Fuentes, miembros del Secretariado del Comité Central y jefe del Departamento Ideológico, tuvo a su cargo la presentación del documento, donde se fija que el objetivo general de la transformación busca dotar el trabajo «de la efectividad y creatividad que demanda la complejidad del escenario, dirigiéndolo a potenciar las esencias y valores de la Revolución para el éxito y sostenibilidad de la construcción del socialismo en Cuba».

Los objetivos específicos del Programa incluyen, entre otros, fortalecer la cultura política y antiimperialista de los cuadros y militantes del Partido para estar a la altura de las exigencias de la labor ideológica en el escenario actual.

Persigue emplear las herramientas teóricas y metodológicas necesarias para dar respuesta efectiva a los retos ideológicos de la sociedad cubana y forjar una cultura emancipadora contra toda forma de prejuicio y discriminación, en favor de la unidad nacional.

Otros objetivos específicos son revitalizar el funcionamiento del Partido, particularmente con los y las jóvenes y con las trabajadoras y trabajadores de todos los sectores; y alcanzar la articulación de todas las fuerzas revolucionarias, con los militantes al frente.

También se busca promover la participación activa y consciente de toda la sociedad, particularmente de las nuevas generaciones, en la implementación de la actualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista.

En este trabajo debe fortalecerse la unidad del pueblo en torno al Partido y contribuir a la formación de un militante comunista que asuma los principios de la Revolución y los defienda en cualquier escenario.

Entre otros principios, se define también que el trabajo político-ideológico considera la importancia de las familias y la comunidad como espacios fundamentales de formación y socialización de valores y patrones de conducta.

Sin camisas de fuerza

Yoerky Sánchez Cuellar, director del periódico Juventud Rebelde, recién electo en el II Pleno como presidente de la Comisión Ideológica del Comité Central y uno de los participantes en la elaboración del Programa para la transformación del trabajo político-ideológico, subrayó que su construcción fue una muestra, un ejercicio, del cambio que está teniendo lugar en el Partido Comunista de Cuba.

En el trabajo político ideológico —señaló el joven— no puede tenerse una camisa de fuerza; desde el Comité Central no puede decirse qué hay que hacer en un núcleo, en un centro de trabajo, qué tiene que hacer un militante. En esta labor debe tomarse en cuenta la heterogeneidad de la sociedad, debemos llegar a cada persona, y eso no puede hacerse desde «arriba».

Para la elaboración de este Programa —comentó— se consultaron expertos, a las universidades, a centros de investigación, buscamos para que todas las ideas que existieran sobre el trabajo político-ideológico pudieran sistematizarse; sin embargo, —agregó— no encontramos nada actualizado, lo más sistematizado se remonta a los año 90 del pasado siglo.

Esto nos dijo —añadió Yoerky— que el trabajo político-ideológico, como sistema, no existe, de ahí la propuesta de un programa nacional. ¿Qué es trabajo político-ideológico? —se preguntó—, entonces esta labor requiere estudio y sistematización a partir de la investigación científica.

En el Programa para la transformación del trabajo político-ideológico —expuso el presidente de la Comisión del Comité Central para este tema— no se dice «el cómo» (el cómo se debe desarrollar en la base), porque eso sería negar el mismo programa, que tiene que construirse desde abajo, articularse desde abajo hacia arriba.

Ejemplificó así que el trabajo político-ideológico no puede hacerse solo con lo que se publica en el periódico Granma; hay que hacerlo cuando sea necesario, pero no puede ser lo único; por eso tenemos que darle un vuelco total a la preparación política-ideológica.

Sánchez Cuellar también abordó el trabajo en las redes sociales, donde —señaló— debemos poner nuestros contenidos. Seis millones de cubanas y cubanos estamos conectados a Internet, y cuando un maestro en la montaña termina su clase y tiene un móvil conectado a la red de redes, por qué no puede poner allí la cotidianeidad de su escuelita. Ese es uno de nuestros mensajes para las redes sociales, expuso.

Las rectoras de la Universidad de La Habana y la Escuela Superior del Partido, Miriam Nicado García y Rosario Pentón Díaz, respectivamente, se refirieron a lo vital del estudio de la historia y la vuelta a ellas constantemente en el trabajo político-ideológico.

Las académicas se refirieron a la importancia de las ciencias sociales en esta labor, que también fue enfatizada por Elba Rosa Pérez Montoya, ministra de Ciencia, Tecnología y Medioambiente, quien calificó el Programa, por su carácter creativo e innovador, como un documento de innovación social.

El documento sobre el trabajo político-ideológico —sentenció— es transversal a todo lo que se está discutiendo en este Pleno, y se hizo y presentó sobre la base del método científico.

Defender y multiplicar el Congreso

La sesión vespertina dio inicio con la información ofrecida por Humberto Camilo Hernández Suárez, jefe de departamento de Organización y Política de Cuadros, sobre el proceso de balance en los comités distritales, municipales y provinciales del Partido, que se realizará entre noviembre de 2021 y febrero de 2022.

Este proceso, consideró el Primer Secretario del Comité Central del Partido, tiene que caracterizarse por tres elementos esenciales, entre los cuales resulta primordial la participación de la población: tenemos que dar a conocer los informes al pueblo y darle oportunidad de que opine, porque en las asambleas vamos a discutir los temas que más le importan. «No puede discutirse ningún tema que esté alejado de las inquietudes de la población», sentenció.

Subrayó, además, que el espíritu de las asambleas tiene que ser nuestra total capacidad para vencer, al tiempo que en ellas se tienen que concretar resultados y acciones, en función de lo debatido en el 8vo. Congreso. «Es el momento de concretar soluciones y definir insuficiencias», subrayó.

De tal manera ha sido definido en este proceso de balance que según detalló Jefe de departamento de Organización y Política de Cuadros, busca lograr un vínculo permanente con la población teniendo en cuenta la necesidad de involucrar cada vez más a los militantes, trabajadores y a toda la población en el impulso a la actividad económica y social del país.

El balance tiene dos objetivos esenciales —detalló— el primero de ellos está vinculado a evaluar el estado de implementación y cumplimiento de las Ideas, Conceptos y Directrices derivadas de lo aprobado en el 8vo. Congreso; así como elegir a los organismos intermedios de dirección del Partido.

Necesitamos que los análisis sean realmente aportadores, y ganar el tiempo perdido por el esquematismo y la rutina, enfatizó. «Tenemos que ganar en el vínculo con la base y el contacto con el pueblo», señaló.

Entre las acciones que se han ido realizando en función de avanzar en el proceso de balance comentó acerca de la creación de comisiones de trabajo, presididas por los miembros del Secretariado e integradas por cuadros de la estructura auxiliar del Comité Central del Partido; la preparación a los cuadros; la definición de los temas que se discutirán en las asambleas; y la conformación y aprobación de los proyectos de candidaturas.

Como parte de todo este proceso, destacó, se recogen opiniones que contribuyan a perfeccionar el informe. Para definir los temas a tratar, dijo, se han tenido en cuenta los principales problemas que afectan a los territorios tanto en la actividad económica y la ideológica.

Al dar inicio al debate, Susely Morfa González, miembro del Buró Provincial del Partido en Matanzas, consideró que este es un proceso muy importante para nuestro Partido, no se trata solo del 8vo. Congreso sino también del proceso de balance que vivieron nuestros núcleos el 2019 en el cual se adoptaron importantes acuerdos. En Matanzas nos hemos dado a la tarea —explicó— de que este proceso sea continuidad de aquel realizado en el 2019 y en tal sentido avanzamos en el fortalecimiento de los núcleos con seriedad, con la participación del cuadro, buscando una renovación generacional.

El proceso de balance, valoró, no es solo el día de la asamblea, es todo lo que tenemos que hacer antes de que llegue ese momento y en función de ello trabajamos. «El balance no es solo del Partido; el balance es del pueblo, de la comunidad, de la sociedad… y así tenemos que lograr que la población lo sienta».

Ariel Santana Santiesteban, primer Secretario del Comité Provincial del Partido en Camagüey, refirió cómo el trabajo comunitario ha permitido acercarse más a la población e identificar sus problemas. «La sensibilidad no se logra desde una oficina o desde un teatro, se logra cuando se va a la comunidad y se sabe de verdad cómo vive la población y cuáles son su problemas», aseveró.
Los cuadros tenemos que quitarnos de la mente «el no se puede», porque este es un momento de discusión política y análisis creador, señaló.

De manera particular sobre cómo ha vivido el proceso de balances la capital cubana, el primer Secretario del Comité Provincial, Luis Antonio Torres Iríbar, detalló que en el territorio se han ido preparando las condiciones y en cuatro municipios ya inició el proceso de discusión de las candidaturas. Teniendo en cuenta la experiencia que ya van teniendo en este sentido, llamó la atención sobre la importancia de, para potenciar la participación popular, tomar en cuenta las opiniones de los delegados para confeccionar los informes, lo cual tendrá un efecto positivo.

El proceso asambleario, puntualizó, tiene que ratificar conceptos claves en el actuar cotidiano como desarrollar la capacidad de escuchar a las personas, tomar sus ideas, discutirlas, analizarlas… «La unidad es lo que tiene que primar en este proceso asambleario».

En consideración de la primera Secretaria del Comité Provincial del Partido en Cienfuegos, Maridé Fernández López, la manera en que comuniquemos lo que queremos transmitir en nuestras asambleas de balance del Partido es esencial para poder llegar a los militantes y al pueblo con todo lo que hemos diseñado. Tenemos que lograr que toda la provincia esté en asamblea de balance.

La principal motivación es que vamos a llegar a este momento con la pandemia a una mínima expresión; con un proceso de vacunación efectivo; y con nuevos actores económicos en función de nuestra economía, argumentos para seguir ratificando que «el Partido es el alma de la Revolución».

En tal sentido, el Secretario de Organización y Política de Cuadros destacó la gran oportunidad que significó no haber hecho el balance antes del 8vo. Congreso y poder hacer una evaluación llena de optimismo y confianza de que seguiremos venciendo obstáculos y no solo permitirá mantener vivo el Congreso sino defenderlo y multiplicarlo.

«Mientras más personas participen en la consulta del informe, más se enriquecerá y más se parecerá al territorio», y para ello no puede faltar la consulta a los delegados del Poder Popular en las circunscripciones.

El reto de la transformación digital del Partido

La amplia agenda de trabajo de este sábado incluyo también la presentación del miembro del Comité Central, Walter Baluja García, de las principales acciones que definen el programa para la transformación digital del Partido, un elemento primordial para potenciar y fortalecer la labor de la Organización.

Entre las principales tareas definidas para llevar a cabo este proceso destacó la ampliación del acceso a internet y de los servicios de la Red de Gobierno; la mejora de la disponibilidad de equipamiento de cómputo; el rediseño de las redes y los servicios; la informatización de actividades fundamentales y entre ellas el sistema de Escuelas del Partido.

Asociado a este tema el Secretario de Organización y Política de Cuadros subrayó la importancia de reorganizar los procesos, «porque no hacemos nada con tener tecnología y equipos». Nos hemos propuesto que estas acciones se conviertan en una oportunidad para facilitar el trabajo, aseveró.

La miembro del Comité Central Mayra Arevich Marín, ministra de Comunicaciones, destacó la brevedad en que se ha hecho todo este programa.

Transformación digital no es informatización: es un eslabón superior, y nos va a dar mucha fortaleza para poder utilizar mejor la infraestructura que tenemos.

(Tomado de pcc.cu)

__________________________________________________________
El pueblo al centro de todo

Por: Yaima Puig Meneses, René Tamayo León y Alina Perera Robbio

Aprueban en el II Pleno del Comité Central del Partido un diagnóstico e ideas para perfeccionar el trabajo del Poder Popular en Cuba.

Una propuesta de diagnóstico y de plan para el fortalecimiento del Poder Popular en Cuba fue presentada, en la jornada de la tarde de este sábado, en el II Pleno del Comité Central del Partido cuyo primer día sesionó en el capitalino Palacio de Convenciones.

 

Foto: Estudios Revolución


Homero Acosta Álvarez, Secretario de la Asamblea Nacional del Poder Popular, ofreció una explicación detallada sobre ese tema que, dijo, tiene una trascendencia de esencia para el país porque contiene en sí el capital simbólico de la Revolución. «El Poder Popular, expresó, tiene una expresión muy concreta».

En sus palabras al Pleno, Homero Acosta enunció que la propuesta ha tenido como cimiento el estudio de documentos fundacionales, los cuales incluyen intervenciones del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, del General de Ejército Raúl Castro Ruz, y del compañero Blas Roca. También han sido útiles las resoluciones de los sucesivos congresos partidistas, y las diversas incursiones académicas acerca del Poder Popular y su expresión constitucional.

Entre las deficiencias que debilitan el alcance del Poder Popular, Homero Acosta hizo referencia a la no solución de problemáticas sociales y planteamientos reiterados de la población, a dificultades en el funcionamiento de las asambleas municipales, y a un despliegue a veces limitado de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

En estos tiempos, la epidemia de la COVID-19 y la difícil situación económica y social han sido, como reflexionaba Homero Acosta, factores muy adversos para el buen desempeño del Poder Popular. Llevamos dos años, ejemplificó Homero, sin poder hacer rendiciones de cuentas a causa del nuevo coronavirus.

 

Foto: Estudios Revolución


Otros elementos negativos han tenido que ver con las limitaciones que existen en lo concerniente al conocimiento de lo dispuesto en la Constitución y en las leyes. En 2019 se aprobó la Carta Magna, reflexionó Homero, pero no han podido desarrollarse actividades de capacitación en torno a tan importante texto. 

Por otra parte, subrayó, es muy importante todo cuanto pueda hacerse en función de potenciar al delegado de circunscripción, figura a la que no por casualidad el enemigo de la Revolución intenta quitar prestigio.

Entre los conceptos que propone el documento, está defender un sistema de organización estatal, basado «en el poder del pueblo como soberano que integra diversos tipos de órganos en las diferentes instancias».

El enfoque del pueblo como centro del sistema también fue compartido en la reunión, unido a la idea de que algo tan importante como las rendiciones de cuentas del delegado deben ser verdaderamente útiles.

El primer secretario del Partido en la provincia de Granma, Federico Hernández Hernández, apuntó que la sostenibilidad de cuanto hagamos dependerá de cómo funcione el Poder Popular. Por eso también alertó sobre la falta de calidad en las asambleas, en el trabajo comunitario, o ante realidades que deben ser transformadas con agilidad. Creo, afirmó, que estamos en el momento histórico excelente para cambiar esta situación.

El científico y diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, Yuri Valdés Balbín, llamó la atención sobre las maneras diferentes en que se están resolviendo los problemas en los barrios, y sobre cómo han fallado tantas veces los mecanismos de participación.

Nuestros delegados son admirables —destacó Yuri—, el camino natural es formarlos; y a continuación recordó cómo el municipio se ha convertido en un espacio decisorio para el funcionamiento del Poder Popular.

Incluir las ciencias sociales, y trabajar en la preparación de los líderes sociales, fueron premisas traídas a colación por la viceprimera ministra, Inés María Chapman Waugh, en una reflexión colectiva que analizó los caminos de mejorar el trabajo del Poder Popular.

Por su parte la Contralora General de la República, Gladys Bejerano Portela, aportó una mirada que no obvió la perversidad del bloqueo estadounidense, no obvió las carencias que enlentecen la solución de un problema tan recurrente en la población como el de la vivienda, y subrayó el tópico del municipio, espacio donde, en su entender, se impone apoyar con un grupo que complemente a la intendencia en el manejo organizado y controlado de los desafíos del territorio.

«Yo creo que los delegados del Poder Popular son unos héroes», afirmó Gladys, quien al describirlos habló de personas que deben darle la cara al pueblo y que muchas están desafiados por la realidad.

Hacia el final del encuentro, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández, subrayó que este tema tiene que ver, directamente, con la supervivencia de la Revolución, de nuestro sistema democrático, y del socialismo en la Isla.

El Poder Popular en Cuba, expresó, es un sistema totalmente novedoso y autóctono, basado en nuestras propias experiencias y en los pensamientos de Fidel y de Raúl.

Por la trascendencia de su funcionamiento, Lazo volvió al valor de capacitar a los artífices de ese poder que debe estar al centro de todo lo que mueva al país.

(Tomado de pcc.cu)

___________________________________________________________

Los cuadros: artífices de las transformaciones y garantía de continuidad de la obra de la Revolución

Por: Yaima Puig Meneses, René Tamayo León y Alina Perera Robbio

Aprueba II Pleno del Comité Central de Partido Estrategia general de implementación de la Política de Cuadros en el período 2021-2026 y Normas para el funcionamiento de sus comisiones permanentes

Dotar a la dirección del Partido Comunista de Cuba (PCC) de un diseño de trabajo sistémico para alcanzar resultados superiores en el trabajo con los cuadros, es el eje de la Estrategia general de implementación de la Política de Cuadros en el período 2021-2026.

Foto: Estudios Revolución

La estrategia fue aprobada en el II Pleno del Comité Central, que sesiona sábado y domingo en el Palacio de las Convenciones, encabezado por el Primer Secretario del PCC y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

El documento que la contiene fue presentado por Rosario del Pilar Pentón Díaz, rectora de la Escuela Superior del Partido Ñico López. La misma se adopta —se señaló— en momentos cruciales, cuando nuevas generaciones asumen la responsabilidad de conducir los destinos de la nación.

Se trata de una estrategia cuya pauta está en la visión estratégica de los líderes históricos de la Revolución cubana—en el orden teórico y práctico— para proyectar la continuidad de nuestra obra.

La estrategia es resultado de la labor realizada por la Comisión No. 3 del 8vo Congreso, que presentó al cónclave celebrado en abril pasado el documento Valoración acerca de la Política de Cuadros del Partido, la UJC, las organizaciones de masas, el Estado y el Gobierno. Papel del Partido para alcanzar resultados superiores.

Para la elaboración de la estrategia se tuvo en cuenta el diagnóstico realizado sobre el comportamiento de la aplicación de la Política de cuadros posterior al 7mo Congreso del PCC, sus aciertos, debilidades y desafíos, señaló Pentón Díaz.

Trascendió que los principios de esta política parten del pensamiento estratégico de los líderes históricos, quienes desde el triunfo de la Revolución trabajaron para contar con cuadros preparados, capaces de asumir complejas y transcendentales tareas en cada una de las etapas de desarrollo.

«El convencimiento de Fidel sobre la necesidad de contar con cuadros, no solo probados en la lucha revolucionaria sino también debidamente formados, se remonta a 1953, en el Presidio Modelo, con la creación de la Academia Abel Santamaría», recoge el informe.

Tras un recorrido histórico sobre la labor con los cuadros desde el inicio de la Revolución, y del papel de Fidel, Che y Raúl, se rememoró la creación en 2011 de la Escuela Superior de Cuadros del Estado y el Gobierno, para dar respuesta a las nuevas exigencias en el sistema empresarial y de la administración pública.

«En los documentos aprobados en el 6to y el 7mo congreso del PCC, se reconoció la importancia estratégica de los cuadros en el desarrollo de la nación», agrega el informe, que destaca que nuestros máximos líderes han sido enfáticos en la importancia de la preparación de los cuadros y sus reservas como artífices de las transformaciones en curso y garantía de continuidad de la obra transformadora de la Revolución.

Se enfatizó, además, que el Presidente de la nación, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, ha indicado como pilares fundamentales en el desarrollo de los cuadros y sus reservas,«el ejemplo, la vinculación, el debate y el diálogo permanente con la población; y la capacidad de utilizar como instrumentos de trabajo la comunicación social, la informatización y la innovación».

Los tiempos actúales —se ponderó— son a la vez «expresión de continuidad de las nuevas generaciones de cuadros, particularmente la juventud cubana, a cargo hoy de las principales tareas de su tiempo y comprometida con el legado de la dirección histórica del proceso revolucionario cubano».

Conducido por Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros del Comité Central, en el debate del documento —previo a su aprobación por el plenario— intervino Ania Lastres Morera, dirigente administrativa y diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, quien sugirió cambios de redacción en algunos postulados para una mejor interpretación por parte de los militantes y para que el trabajo de los cuadros sea medible y controlable.

Gladys Bejerano Portela, contralora General de la República, destacó como una gran virtud que los principios de la Estrategia para la implementación de la Política de Cuadros den continuidad a lo planteado en el 1er Congreso del Partido y su contextualización a los momentos actuales.

Sugirió así, sin embargo, incorporar al concepto de cuadros y la política hacia ellos, y de forma más explícita —porque no está omitido—, el Concepto de Revolución del Comandante en Jefe, por ser —subrayó— el significado más concreto, profundo y real de qué es Revolución.

Los pronunciamientos éticos de este concepto —añadió— expresan las convicciones y el consecuente accionar que deben tener los cuadros, como la modestia, la sencillez, el no mentir jamás, defender valores en los que se cree al precio que sea necesario…

Al valorar la pertinencia de los aportes de ambas integrantes del Comité Central, Morales Ojeda señaló que estos le dan mayor integralidad al tono de la Estrategia en el contexto actual, y enfatizó que la implementación de la misma es una prioridad para todas las estructuras del Partido, el Gobierno, las organizaciones de masas y la UJC.

Ponderó la valía de la Estrategia para la transformación que se requiere en los niveles de base, como los comités municipales del PCC, que en breve iniciarán sus asambleas de balance.

Tenemos que seguir buscándole soluciones a cada uno de los problemas que afectan a nuestro pueblo, y en eso es fundamental la sensibilidad de los cuadros, y hay que evaluarlos por ello, subrayó Morales Ojeda.

A la Política de cuadros hay que seguir prestándole toda la atención en cada nivel, fuera de formalidades y buscando una estructura que represente a nuestra sociedad, que haya una representatividad de nuestro pueblo en todas las estructuras de la Revolución, enfatizó el miembro del Buró Político, que insistió en continuar dándole más responsabilidad a los jóvenes.

 

Foto: Estudios Revolución


Comisiones permanentes

Previó al debate sobre Política de Cuadros, en el II Pleno del Comité Central se presentaron para su análisis y aprobación las Normas para el funcionamiento de sus comisiones permanentes y la estructura e integración de las mismas.

Las comisiones permanentes del Comité Central del Partido serán tres: Económica, de Ciencia e Innovación, e Ideológica. Fueron actualizadas teniendo en cuenta que inicialmente se aprobaron en enero de 2017, y que en el 8vo Congreso se definió «que ciencia e innovación se refuerzan en el trabajo del Partido como un elemento necesario en las presentes circunstancias».

Entre las premisas de las mismas, se expresa que su «creación debe responder a propósitos bien definidos y constituyen un mecanismo complementario de asesoramiento al trabajo que desarrollan los organismos del Partido en aspectos o sectores específicos e inherentes a sus responsabilidades de dirección».

Sumisión principal «estará vinculada a la realización de estudios, análisis y elaboración de propuestas sobre las problemáticas u otros asuntos, que por interés del Secretariado del Comité Central del Partido les sean asignadas en el ámbito de su competencia».

Las comisiones son aprobadas por el Buró Político y atendidas en su trabajo por el Secretariado del Comité Central. Sus integrantes fueron presentados por Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros.

Las tres comisiones, que fueron aprobadas por el plenario, están integradas en conjunto por 65 compañeras y compañeros.

La comisión Económica será presida por Carlos César Torres Páez, miembro del Comité Central y director del Centro de Estudios de Dirección, Desarrollo Local, Turismo y Cooperativismo, de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca.

La comisión de Ciencia e Innovación está presidida por Alexander Miranda Caballero, miembro del Comité Central y director general del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA) del Ministerio de Educación Superior.

La comisión Ideológica será liderada por Yoerky Sánchez Cuellar, miembro del Comité Central y director del periódico Juventud Rebelde.

Como en toda la jornada, encabezaron la primera sesión del II Pleno del Comité Central del PCC, además, Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; Manuel Marrero Cruz, primer ministro; y Salvador Valdés Mesa, vicepresidente de la República, entre otros miembros del Buró Político.

(Tomado de granma.cu)

____________________________________________________________________

Ningún tema es ajeno al accionar del Partido

Por: Yaima Puig Meneses, René Tamayo León y Alina Perera Robbio

Mucho se ha trabajado desde las diferentes estructuras del Partido durante los últimos seis meses para dar continuidad y llevar a vías de hecho los acuerdos aprobados en el 8vo. Congreso y que se expresan en el documento Ideas, Conceptos y Directrices.

 

Foto: Estudios Revolución

 

Teniendo en cuenta el papel que corresponde desempeñar al Buró Político en ese sentido, otro de los temas evaluados por el II Pleno del Comité Central que inició este sábado en el Palacio de Convenciones, en La Habana, correspondió a la rendición de cuentas sobre el trabajo realizado por ese órgano, tras concluir el 8vo. Congreso.

Foto: Estudios Revolución

 

Al presentar el tema, el secretario de Organización y Política de Cuadros, Roberto Morales Ojeda, comentó que el trabajo llevado a cabo por el Buró Político en el periodo ratifica que solo el sistema Socialista, basado en la justicia social, la unidad del pueblo entorno al Partido y la defensa del país, permitirá dar continuidad a la Revolución.

Las acciones, dijo, estuvieron encaminadas esencialmente a la implementación de los acuerdos aprobados en el 8vo. Congreso. Doce fueron las reuniones que se realizaron en esos meses y en ellas se adoptaron 64 acuerdos; 39 ya se han cumplido.

En ese escenario, detalló el también miembro del Buró Político, han sido amplios y enriquecedores los debates, encaminados fundamentalmente a evaluar problemas políticos, ideológicos, económicos y sociales que gravitan en el bienestar del pueblo e influyen en el clima sociopolítico de la nación.

Asimismo, sus análisis se centraron en los aseguramientos políticos a sectores y tareas de importancia estratégica para el desarrollo económico y social del país, entre las cuales destacó el Plan de medidas para enfrentar la situación actual; la Tarea Ordenamiento y sus implicaciones; así como la necesidad de elevar la capacidad del sistema empresarial para dar respuesta a las demandas de la economía.

De especial interés en el trabajo del Buró Político fue, además, la implementación de las 63 medidas aprobadas para potenciar la producción de alimentos y su comercialización; la atención a los actores económicos, tanto del sector estatal como no estatal; el reinicio del curso escolar 2021-2022; los procesos de consulta popular y referendo del Código de las Familias; así como las elecciones municipales y nacionales del Poder Popular.

Morales Ojeda comentó que en relación con el funcionamiento del Partido, la actividad ideológica y el fortalecimiento y perfeccionamiento de las organizaciones de masas, los temas debatidos se centraron en la evaluación de la organización y funcionamiento del Buró Político; los preparativos y aseguramientos al proceso asambleario en los comités distritales, municipales y provinciales a desarrollarse próximamente; el perfeccionamiento del Sistema de Escuelas del Partido, entre otros.

Foto: Estudios Revolución

De igual manera, el Buró Político aprobó las prioridades, precisiones y acciones surgidas a partir de los principales planteamientos que se han hecho en los encuentros del Presidente de la República con diversos sectores de la sociedad cubana.

Detalló el Secretario de Organización y Política de Cuadros que la tendencia de los planteamientos formulados en esos espacios se refieren fundamentalmente a desconocimiento y demoras en la implementación de las políticas aprobadas en las estructuras de base; la existencia de trabas y lentitud en los procesos de implementación de las medidas para potenciar la producción de alimentos; lograr condiciones similares para los actores económicos; y dar una mayor atención a los jóvenes, escucharlos e involucrarlos en todas las tareas económicas, sociales y de impacto.

Precisamente porque ningún tema le es ajeno al Partido, uno de los asuntos que motivó mayores intervenciones de los miembros del Comité Central, durante el análisis de este punto, estuvo relacionado con la producción de alimentos y la necesidad de aprovechar las potencialidades que para ello existen en muchos lugares del país.

En tal sentido, Iliana Vielza Mejías, de la provincia de Holguín, comentó que los pasos dados en este sentido aún son insuficientes y tomó como ejemplo lo que sucede en su provincia. Allí, explicó, a partir de las obras del trasvase Este-Oeste, se encuentran bajo riego más de 3 mil hectáreas y todavía los resultados no son lo que realmente se espera.

Si bien se ha logrado dar valor de uso a las obras en acciones como el abasto de agua, tanto a la población como a los polos turísticos del territorio, y la generación de electricidad; en lo referido a la producción agrícola solo se logran los rendimientos esperados en la caña, el tabaco y el arroz, no así en los cultivos varios.

«Existen problemas organizativos en las empresas y problemas objetivos que hemos analizado», destacó, pero necesitamos un compromiso muy grande de la agricultura para lograr que la población se sienta satisfecha con los resultados.

Asociado a este tema, la viceprimera ministra Inés María Chapman Waugh acotó que en ese territorio se ha implementado un sistema de trabajo permanente para dar seguimiento a las obras y usos del trasvase. Allí, dijo, se constatan problemas con la fuerza productiva y se requiere de soluciones más ágiles para trabajar dentro de los campos de la agricultura. «Ya tenemos un resultado constructivo y ahora tenemos que ser capaces de darle el adecuado valor de uso».

En consecuencia, el viceprimer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca evaluó que el principal problema está en el municipio de Mayarí y en la Empresa Agropecuaria, porque lo que está faltando es que se use la infraestructura existente. Igualmente, llamó la atención sobre la importancia de preparar más a los trabajadores en la ciencia para obtener mejores resultados.

Se aprecia, aseveró, que «los trabajadores y productores no conocen en su totalidad las 63 medidas aprobadas, y para lograrlo se requiere de un intercambio constante con ellos, de manera que entiendan en qué consisten; para que así sea tienen que explicarse y divulgarse».

Ernesto Santiesteban Velázquez, primer Secretario del Comité Provincial del Partido en Holguín, aseguró al Pleno que en el territorio se conocen bien las causas y dónde centrar los esfuerzos; en consecuencia a esa realidad se han adoptado decisiones que deben repercutir en un incremento de las producciones.

Si bien no es un comportamiento que prime en todas las áreas, abundó, en algunas ya se aprecian resultados aunque todavía de manera incipiente. El principal problema que tenemos allí, aseguró, está asociado con la política de cuadros, y las principales acciones están encaminadas a fortalecerla.

Los problemas objetivos presentes, puntualizó, son los mismos que ha tenido el país, pero no hemos sabido aprovechar las potencialidades de esta obra. «Los resultados, más que buscarlos hacia arriba, tenemos que buscarlos hacia abajo, con lo que nos corresponde hacer desde la base».

Tras el provechoso debate generado, el Secretario de Organización y Política de Cuadros propuso al II Pleno del Comité Central que en el próximo encuentro de este tipo se informara más ampliamente sobre el tema asociado a esta inversión, de gran importancia para la nación.

Es misión del Partido, consideró, encauzar también estos asuntos y seguir potenciando la producción de alimentos en Holguín.

Por otra parte, se hizo referencia al rol que corresponde desempeñar a la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). Para su perfeccionamiento se han adoptado decisiones en las cuales se ha tenido en cuenta el criterio de los trabajadores. «Es necesario e imprescindible cambiar el actuar de la CTC y los sindicatos», se coincidió en el debate.

Estatutos del Partido a debate

Otro de los temas analizados por el II Pleno del Comité Central del Partido fue el relacionado con las modificaciones de los Estatutos de la Organización. Ello se sustenta en la decisión aprobada durante el 8vo. Congreso de perfeccionar dichos documentos, un asunto en el cual se venía trabajando mucho antes del mes de abril.

 

Foto: Estudios Revolución

 

Las 248 propuestas analizadas por los miembros del Comité Central, refirió el Secretario de Organización y Política de Cuadros, fueron evaluadas con anterioridad por los miembros del Secretariado y del Buró Político. De ellas, precisó, se aceptaron 57 que modifican 16 artículos, así como varios incisos de otros.

Detalló, además, que más adelante se tendrán en cuenta otras, en tanto no fueron aceptadas 143 por diversas causas. Asimismo, en la propuesta de modificación se actualizaron varios párrafos y artículos de los Estatutos en correspondencia con la Constitución de la República.

La propuesta realizada, dijo, ratifica los principios fundamentales del Partido como fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado; se introducen conceptos sobre crecimiento y estructura del Partido y se plasma de forma explícita la responsabilidad de la Organización en el enfrentamiento a la subversión político – ideológica.

 

(Tomado de granma.cu)

Reconoce Díaz-Canel trabajo social del Partido Comunista de Cuba
 El primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), Miguel Díaz-Canel, reconoció hoy la labor social de esa organización política y los esfuerzos para la implementación de los acuerdos del 8vo Congreso, celebrado en abril último.

 

Foto: Estudios Revolución

 

Al intervenir en el II Pleno del Comité Central del PCC, el también presidente de la República elogió el diálogo permanente establecido desde el Partido con diferentes sectores de la sociedad y aseguró que estas maneras de hacer deben permanecer en el tiempo.

De igual forma, destacó el ejemplo dado por Cuba en el enfrentamiento a la pandemia de Covid-19, pues fue capaz de elaborar vacunas nacionales contra esa enfermedad y disminuir los índices de contagio en medio del recrudecimiento de las medidas coercitivas del Gobierno de Estados Unidos.

De acuerdo con la televisión local, el miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros del Comité Central, Roberto Morales, presentó el informe central sobre la implementación de los acuerdos del 8vo Congreso del PCC.

El documento enfatiza en el perfeccionamiento del trabajo del Partido, su vínculo con el poder popular y los trabajadores, el intercambio permanente de la militancia con el pueblo sobre los procesos de la economía cubana, el avance de las medidas para la empresa estatal socialista y otros actores en el sector.

Otro punto en la agenda fue el progreso en el uso de la comunicación social para todas las actividades de la organización.

El II Pleno, compuesto por 114 miembros, sesionará hoy y mañana en el Palacio de Convenciones de esta capital.

El foro partidista rindió tributo al general de División Agustín Peña, miembro del Comité Central elegido en el 8vo Congreso y fallecido a causa de la Covid-19.

Según la actual Constitución, aprobada en referendo popular por más del 86 por ciento de los votantes, el PCC único, ‘vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado’.

Para ello, ‘orienta los esfuerzos comunes en la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista. Trabaja por preservar y fortalecer la unidad patriótica de los cubanos y por desarrollar valores éticos, morales y cívicos’.  (Tomado de PL)

 

Sesiona II Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba
Por: Yaima Puig Meneses, René Tamayo León y Alina Perera Robbio

Bajo la presidencia del Primer Secretario del Comité Central y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a las 9:00 de la mañana de este sábado comenzó la primera jornada de trabajo del II Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), con sede en el Palacio de las Convenciones.

 

Foto: Estudios Revolución

Encabezan la sesión, además, Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder; Manuel Marrero Cruz, primer ministro; Salvador Valdés Mesa, vicepresidente de la República, y otros miembros del Buró Político.

En las palabras introductorias de la reunión, Roberto Morales Ojeda, también miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros del Comité Central, señaló que el II Pleno comienza el día en que 60 años antes, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz informó al pueblo sobre la situación creada con la llamada Crisis de Octubre.

 

Foto: Estudios Revolución

Entonces —agregó— Fidel afirmaría que Cuba no claudicaría ante las amenazas de Estados Unidos, y esos hechos —recordó— fueron expresión de la más alta valentía del pueblo cubano.

Al II Pleno del Comité Central, compuesto por 114 miembros, asisten 112 militantes —el 98,2 por ciento—, los no presentes están en funciones de trabajo en el exterior.

 

Foto: Estudios Revolución

El plenario rindió tributo, con un minuto de silencio, al general de División Agustín Peña Torres, miembro del Comité Central elegido en el 8vo. Congreso y fallecido a causa de la COVID-19; a su muerte se desempeñaba como jefe del Ejercito Oriental.

 

Foto: Estudios Revolución

El foro partidista analiza temas fundamentales para la vida del país y la organización; la agenda incluye entre sus primeros puntos el análisis de la implementación de los acuerdos derivados del 8vo. Congreso del PCC, que sesionó en abril pasado, además de otros vinculados a la vida del Partido y la sociedad.

El Artículo 5 de la Constitución de la República, aprobada en referendo popular por más del 86 por ciento de los votantes, establece que:

«El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado».

 

Foto: Estudios Revolución

El PCC, mandata la Carta Magna que nos dimos cubanas y cubanos, «Organiza y orienta los esfuerzos comunes en la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista. Trabaja por preservar y fortalecer la unidad patriótica de los cubanos y por desarrollar valores éticos, morales y cívicos».

Un comentario en ¿Cuánto más hacer desde la militancia? (Cobertura especial)

  1. «¿Cuánto más hacer desde la militancia?»(…)
    Lo más admirable en el debate es que no hay un eslogan, ni consigna vacía, no hay un cabo suelto. Cada idea se hace acompañar de una fórmula de trabajo y seguimiento para lograr el resultado concreto que espera el ciudadano cubano. Cada concepto queda atrapado en un plan para la acción, la valoración, la participación y el perfeccionamiento.
    La otra cosa que a priori nos alienta es la solidez y justeza de los valores establecidos, que nos sigue confirmando la garantía de contar con la mayoría del pueblo que apuesta más por la importancia o utilidad de una idea claramente enunciada que por los antivalores minoritarios, espurios y llenos de mentiras y falsas promesas que esgrimen con odio los lacayos del imperio.
    Gracias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu