Porto amó a su país por encima de todo

Porto amó a su país por encima de todo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (11 puntos, 3 votos)
Cargando…

Han pasado varios días desde el fatídico martes de la pasada se­mana y aún entre los cubanos se lamenta la partida de otro gran­de de la escena nacional. Manuel Porto, un cubanísimo y popular actor que alcanzó el éxito y la simpatía de sus coterráneos des­de que muy joven llegó al mundo de las tablas, aunque este acon­tecimiento ocurriera casi por ca­sualidad, y nunca estuvo entre sus intereses vocacionales durante su niñez y adolescencia.

Foto: Abel Padrón
Foto: Abel Padrón

No voy a detenerme en la ca­rrera artística del extraordinario actor de cine, radio, televisión y teatro, venido al mundo en el ca­pitalino barrio de Pogolotti, en el municipio de Marianao, el 28 de septiembre de 1945, fecha en la que, exactamente 76 años después, abandonó este mundo, víctima de la COVID-19. Nos dejó todo un legado de magisterio profesional. Sobre su trascendencia en la es­cena insular mucho se ha hablado en estos días de pesar, así como de sus lauros, entre estos el Premio Actuar por la Obra de la Vida en el 2019, el más reciente.

“Amo a mi país, a su historia, a sus mártires y héroes”, tal me dijo en un largo encuentro que sostuve con él hace poco más de cinco años, en el lobby de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Allí habló con orgullo de sus orígenes, de la firmeza y las enseñanzas de su padre, preso durante la dictadura batistiana y torturado por el temible asesino Esteban Ventura. Y recordó el te­són de su madre por contribuir a la unidad y solidez de la familia. “Ella fue sirvienta de una petu­lante millonaria que detestaba a los niños, motivo por el cual si la acompañaba debía de esconder­me en el sótano de la mansión”, me confesó.

Según Porto, un momento que marcó su vida fue cuando a los 14 años de edad su padre lo llevó a Ciudad Libertad para que cono­ciera a Fidel, el hombre del futu­ro de Cuba. Fue el 8 de enero de 1959, ocasión en que el líder de la Revolución pronunció el históri­co discurso tras su llegada a La Habana. Además, estuvo en la concentración efectuada el 16 de abril de 1961 frente al cementerio de Colón, en las honras fúnebres de las víctimas del bombardeo a distintos puntos de la república. “Me sentí hondamente identifica­do con los ideales de aquel gigan­te que le dijo al pueblo que esta era una Revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes, y que por esta estaba dispuesto a dar la vida. Y nosotros éramos muy pobres, imagínate tú”, enfa­tizó.

Ya en esa época se encontra­ba en el Servicio Militar Obliga­torio (SMO), al que se había in­corporado de forma voluntaria, primero en la antigua provincia de Oriente, donde cinco veces su­bió el Pico Turquino. “Me sentía dueño del mundo entre aquella profusa vegetación… íbamos mi­les de jóvenes en busca del Héroe Nacional, de nuestra historia…; y aunque mi padre fue un pobre inmigrante español que tenía un pedacito de tierra en la que cria­ba animales por allá por Boyeros, realmente éramos muy pobres. Los ideales de Fidel eran nuestra mayor esperanza”.

Después regresó a la capital e ingresó en el primer curso de la escuela tecnológica del Ejército Rebelde. Estando en este cen­tro en 1962 se produjo la Crisis de Octubre. En esa ocasión fue ubicado, con una bazuca, en la azotea del hotel Riviera. “Allí co­menzó mi activa vida como com­batiente de esta gran Revolución en la que mi padre me enseñó a confiar, y a defenderla y querer­la, y así lo haré hasta el final de mis días”.

Luego se fue a concluir sus estudios militares en Holguín, donde también, sin éxito, intentó hacerse agrónomo, y se convirtió en un experimentado cortador de caña. Retornó a la capital y quiso ser electricista, tornero… y has­ta periodista…, pero la vocación no le acompañó. Y se transformó en un simpático carretillero ven­dedor de verduras muy conocido como Manolito, el Centella. Te­nía ya 17 años de edad y se había unido a una muchacha. “No que­ría que el viejo corriera con mis gastos personales, pues ya era un hombre”.

Ante la incertidumbre de qué profesión ejercer, decidió retornar voluntariamente al SMO. “Eran muchas las guardias, el aburri­miento, la soledad…, entonces pensé que si me incorporaba al Movimiento de Artistas Aficio­nados en las FAR, un proyecto naciente y con mucha fuerza en esos años, tal vez podía obtener algunos permisos y pases para los recurrentes ensayos. Y así lo hice. Mi primera obra de teatro fue en San Julián, Pinar del río. En 1968, cuando todavía era ama­teur, el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) realizó una convocatoria para seleccionar seis actores y tuve la suerte de ser es­cogido. De ese modo inicié mi ca­rrera como actor, un desempeño al que me he entregado en alma y vida”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu