Memoria, Verdad y Justicia: El pueblo boliviano tiene la palabra

Memoria, Verdad y Justicia: El pueblo boliviano tiene la palabra

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Justicia, reconciliación, paz, memo­ria y verdad son quizás las palabras que marcan hoy la hoja de ruta del Gobierno boliviano encabezado por Luis Arce y el Movimiento al Socia­lismo (MAS). Contra ellos se enfilan los cañones de la derecha continen­tal y de organismos internacionales en una guerra mediática que no es nueva, pero sí más profunda e ilus­trativa de adónde se pretende llegar.

Foto: Bolivia-TeleSur
Foto: Bolivia-TeleSur

El mandatario boliviano ha re­calcado que la justicia es el único método para la reconciliación nacio­nal, así como para la compensación a las víctimas de las dictaduras y la reconstrucción del país tras el golpe de Estado del 2019.

“No estamos hablando de que simplemente el golpe de Estado dejó un daño económico, dejó una deuda con 38 familias en el país y la única manera de reparar y pacificar esto es con la aplicación de la justicia a la brevedad posible”, expresó Arce hace apenas unos días.

Dijo que el pueblo boliviano no puede soportar ninguna impuni­dad ni pactos de silencio en refe­rencia a la confirmación de culpa­bilidad de Jeanine Áñez, acusada de terrorismo, sedición y conspira­ción; y del reclamo de su libertad por organizaciones nacionales e in­ternacionales tristemente célebres, como la Organización de Estados Americanos (OEA).

Y es que 100 mil hojas de expe­dientes investigativos, judiciales y periciales, y más de 360 entrevistas individuales recogidas en un infor­me del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI-Bo­livia), mostraron que entre el 1.º de septiembre y el 31 de diciembre del 2019 existió vulneración a los dere­chos, racismo, asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad y eje­cuciones extrajudiciales, como las masacres de Sacaba y Senkata.

En respuesta y ratificando el compromiso asumido desde el ini­cio de su mandato, Luis Arce ha reiterado que no habrá impunidad, y anunció la creación de las Casas de la Memoria a lo largo de todo el país, las que permitirán que se co­nozca y se profundice en la lucha por la democracia.

También el vicepresidente bo­liviano, David Choquehuanca, ha reafirmado que nunca estarán im­pulsados por el odio, sino por una pasión por la justicia que les permi­tirá, en lo adelante, superar la divi­sión, el racismo, la discriminación entre compatriotas, para poner fin a la intolerancia, a la violación de los derechos humanos y de la Ma­dre Tierra.

“Los nuevos tiempos deben ser capaces de escuchar el mensaje de los corazones, sanar heridas, re­construir la patria, construir her­mandad, armonía, esperanza, para garantizar la paz y la felicidad para las nuevas generaciones. Solo así po­demos alcanzar la paz para el vivir bien”, considera Choquehuanca.

El propio líder del MAS, el ex­presidente Evo Morales, ha dicho que por justicia y verdad para las 38 víctimas fatales, los más de 800 heridos y más de mil 500 detenidos ilegalmente en el golpe de Estado, se investigará y se sancionará a los au­tores y sus cómplices.

La arremetida mediática, el em­pleo de organismos internaciona­les y la politización del tema de los derechos humanos no faltarán para justificar a quienes dieron la espal­da al pueblo, lo masacraron, lo lle­varon a la miseria, encaminaron el país hacia la desestabilización po­lítica y la más grave crisis social y económica en décadas.

Los que arremeten hoy contra el proceso Memoria, Justicia y Verdad que se profundiza en Bolivia defien­den lo indefendible, no les interesa tanto Jeanine Áñez o cualquiera de sus secuaces. Su verdadero objetivo es evitar a toda costa la profundización del proceso de izquierda y progresista que encabeza Luis Arce, aunque para ello se ensañen contra lo que el pue­blo decidió, defendió y alcanzó luego de haber tocado fondo. No soportan que el MAS siga posicionándose y re­tomando la fuerza, en especial con el liderazgo que representa tener a Evo Morales al frente.

Innumerables son los desafíos, complejos, pero el pueblo bolivia­no ha luchado mucho, merece jus­ticia y tiene ante sí el presente y el futuro de la nación. Es el pueblo quien tiene y tendrá la última pa­labra.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu