Nuestras armas químicas son de curación masiva

Nuestras armas químicas son de curación masiva

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 puntos, 4 votos)
Cargando…

La humanidad ha intentado enterrar el fantasma de las armas químicas, porque solo mencionar su utilización en cualquier confrontación armada provoca pánico por los daños que ocasiona al ser humano.

Los alemanes utilizaron armas químicas en los crematorios durante la II Guerra Mundial. Foto: BBC mundo

Mucho antes de la Primera Guerra Mundial se habían utilizado, pero fue en esta confrontación donde más países las aplicaron, fundamentalmente el ejército alemán. Primero fue el gas de cloro, que actúa como un agente sofocante, y aunque creada para incapacitar al contrario, provocó numerosas muertes. Luego surgió el gas mostaza, un abrasivo cuyo efecto quema pulmones, ojos y piel.

Según publicaciones especializadas estas armas fueron empleadas no solo por alemanes, ya que británicos y franceses desarrollaron y lanzaron gases químicos en  trincheras enemigas. Se calcula que durante esa contienda murieron alrededor de 100 mil personas y más de un millón fueron afectados.

La niña vietnamita Kim Puhc sufrió quemaduras provocadas por napalm y solo atinó a quitarse la ropa ante el dolor. Foto: AP
La niña vietnamita Kim Puhc sufrió quemaduras provocadas por napalm y solo atinó a quitarse la ropa ante el dolor. Foto: AP

Ya avanzado el siglo XX, Estados Unidos usó el agente naranja contra Vietnam, un químico que demostró sus efectos nocivos tanto en las personas como en la vegetación, y el napalm, presente en bombas incendiarias. Sus efectos perduraron muchos años después de finalizado el conflicto.

 

Creación de la Convención de Armas Químicas

El uso masivo de las armas químicas se aplicó durante la Primera Guerra Mundial. Foto: La Vanguardia
El uso masivo de las armas químicas se aplicó durante la Primera Guerra Mundial. Foto: La Vanguardia

En 1997 entró en vigor la Convención de Armas Químicas, que prohibía su fabricación, almacenamiento o desarrollo y que fue ratificada por casi todos los miembros de las Naciones Unidas.

A principios de julio del presente año se llevó a cabo la sesión 97 del Comité Ejecutivo de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas ( OPAQ), donde se presentó un informe sobre el estado de las armas químicas en el planeta en el año 2020.

Algunas naciones cuestionan el accionar de esta organización internacional dada su participación al aceptar historias mal contadas con el uso de armas químicas que se consideran simples provocaciones, como el supuesto envenenamiento del ruso Navalny y su hija, sin mostrar nunca las pruebas que exigió la Federación Rusa. Ambos gozan de buena salud.

En el informe de la OPAQ se menciona a los Estados Unidos como la nación con mayores existencias de armas químicas del mundo  y único miembro signatario de la Convención que no ha destruido las que posee.

Ellos alegan que miles de toneladas de agentes tóxicos y químicos, capaces de proporcionar una muerte dolorosa y segura a millones de personas serán “eliminadas gradualmente” y señalan como fecha probable para su final destrucción la del 2023.

 

Historias mal contadas

No se debe olvidar la invasión a Iraq por parte de los Estados Unidos y sus aliados para llevar la “libertad y la democracia a los iraquíes, agresión que solo provocó muerte y destrucción.

La excusa fue la posesión del gobierno iraquí de armas de destrucción masivas. El Pentágono aseguró a la opinión pública internacional que las bombas de fósforo blanco en la guerra contra Iraq eran “solo para la iluminación”.

No demoró mucho que revelaciones del propio ejército estadounidense fueran publicadas en la revista Field Artillery promocionando el fósforo blanco. En ella se contaba como quemaban a los “rebeldes iraquíes”.

Como miembro de la OPAQ,  Cuba ha reiterado “que junto con las nucleares y las biológicas, las armas químicas pertenecen a la categoría de amas de exterminio en masa y ha reafirmado su compromiso con su eliminación total”.

Las “únicas armas biológicas” que existen en Cuba no son de destrucción masiva, como en su momento Estados Unidos intentó confundir a la opinión pública internacional, sino “de curación masiva”.

Contamos con vacunas únicas y tratamientos de avanzada en el campo de los anticuerpos monoclonales y se vacuna a toda su población con las creadas para combatir la COVID-19 lo que beneficiará también a otros pueblos del planeta.

Un comentario en Nuestras armas químicas son de curación masiva

  1. Arsenio, totalmente de acuerdo con su comentario.
    Sólo tengo algo que decirle, la adolescente vietnamita por aquella época, Kim Puhc, es una mujer cristiana que hasta donde se aún está viva y muy avergonzada de que su momento de desesperación por la vida sea esa foto que le ha dado la vuelta al mundo entero. Usted no tiene la culpa, pero no es buena idea continuar exhibiéndola, de esa triste guerra de los EU contra el pueblo de vietnam hay muchas más fotos que evidencian los horrores que cometieron los soldados norteamericanos.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu