Números más que rojos

Números más que rojos

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 puntos, 3 votos)
Cargando…

La doctora Vanesa ha entrado más ve­ces a la zona roja que los pocos años que lleva de graduada; Tahymiris, al frente del laboratorio de biología molecular de la provincia, ya ni cuenta las pocas horas que pasa en casa; a Marelys le duele la cantidad de muestras posi­tivas que detecta en cada turno…

Algunas de las principales calles comerciales de la ciudad de Camagüey por casi tres meses han permanecido cerradas para evitar aglomeraciones, sin embargo, en los barrios y en las casas se ha diseminado el virus. Foto: Alejandro Rodríguez Leiva
Algunas de las principales calles comerciales de la ciudad de Camagüey por casi tres meses han permanecido cerradas para evitar aglomeraciones, sin embargo, en los barrios y en las casas se ha diseminado el virus. Foto: Alejandro Rodríguez Leiva

La situación epidemio­lógica en Camagüey pasa de castaño oscuro: los po­sitivos rebasan cálculos estimados por los peores pronósticos; los centros de aislamiento parecen quedar cortos, y se abren otros, incluso, hospitales de campaña para que na­die quede sin atención médica.

Pero entre la población aún no todos piensan qué sucedería de seguir el terri­torio con los índices de los últimos días, cuando, en una jornada, se superan los 400 casos.

Las autoridades dictaron nuevas me­didas restrictivas. Entre todas, la más significativa es la que prohíbe el libre tránsito de vehículos y personas entre la 1:00 p. m. y las seis de la mañana, para lograr un cierre casi total por 17 horas al día.

Sin embargo, no han faltado quie­nes obvian lo establecido para visitar al vecino con motivos baladíes, se reúnen a celebrar cumpleaños o hasta alquilan una piscina de casa para adelantar su “agosto”.

Esos, que no se creen indisciplina­dos, son los responsables mayores de los números rojos que obligan al cierre pro­vincial. Las demoras en recibir resulta­dos de PCR o en ingresar sospechosos y contactos directos —y sus potenciales costos en vidas humanas— son también consecuencia de sus actos.

Vivir bajo números rojos es difícil. Todos los agramontinos podemos ha­blar de la incomodidad que generan los cierres de tiendas y bancos antes del mediodía, o de las tantas gestiones aplazadas debido a la suspensión del transporte público.

Con la intervención vacunal, que se inicia este lunes, muchos verán la luz al final del túnel y, quizás, el pretex­to para relajar precauciones. Nada más equivocado, pues quedan grupos etarios como los menores de 18 años y otros sin vacunar. El riesgo continúa, solo la res­ponsabilidad y el cumplimiento de las medidas serán la única posibilidad para eliminar estos números.

 

La suerte de la Isla

Por Alexander Pupo

Vivir en una isla suele ser pro­blemático. Generalmente no hay carreteras que la unan a otra tierra; solo las vías marítima y aérea. Lo que entra o sale está con­dicionado por la situación meteorológica. Sin em­bargo, al parecer, la CO­VID-19 nos muestra a los habitantes de este territo­rio que, por esa razón, de­bemos estar distanciados físicamente del resto del archipiélago cubano.

Este municipio no ha reportado casos positivos consecutivamente hace más de una semana, como sucede en otros lugares del país. Nos miran asombra­dos. ¿Qué misterios hay en la Isla?, preguntan. La fórmula de la tranquilidad —sin obviar el cierre de fronteras— es el cumpli­miento de las medidas epi­demiológicas que hace más de un año repite cada día el doctor Francisco Durán García.

Aunque es cierto que se han cometido indiscipli­nas y la violación de proto­colos nos ha pasado factu­ra, en Isla de la Juventud se respira un ambiente de calma, sobre todo tras la intervención a miles de pi­neros de las tres dosis del candidato vacunal Abdala que llegó a todas sus co­munidades.

Durante esta semana se inmunizará al resto de la población seleccionada que no ha podido concluir el esquema de las tres do­sis. El alto porciento de eficacia de Abdala (92,28) representa una esperanza.

Ahora nos corresponde a los pineros actuar res­ponsablemente. No con­fiarnos. La pandemia está aún lejos de terminar; en cambio, llegan los meses de julio y agosto, cuando las temperaturas son más altas y deseamos ir a las playas, piscinas y otros lugares recreativos. Este será, como el anterior, un verano diferente.

De este lado del gol­fo de Batabanó continúan los desvelos de las auto­ridades políticas, guber­namentales y sanitarias para evitar la aparición de casos de COVID-19. Hace unas pocas horas concluyó la cuarentena en la última zona roja del Municipio Especial. Más de 10 días han transcurrido sin nue­vos contagios.

Si bien las 60 millas de distancia entre las costas de esta isla pequeña y de la grande ha evitado una mayor transmisión de la enfermedad, es el actuar responsable de los pine­ros lo que ha cerrado el paso al SARS-CoV-2, ese ya no tan nuevo coronavi­rus que nos ha cambiado la vida.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu