Un pinchazo con muchos nombres

Un pinchazo con muchos nombres

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 puntos, 2 votos)
Cargando…

El bulbo, la dosis, la aguja, la piel, la enfermera, el protocolo, la ciencia, el ser humano, la vida. Así de justa y certera es la intervención sanitaria que se lleva a cabo estos días en la geografía nacional con uno de nuestros candidatos vacunales. Pero detrás de un pinchazo hay muchos nombres, y la COVID-19 tendrá que aceptarlos sí o sí.

 

Foto: Heriberto González Brito
Foto: Joaquín Hernández Mena

Están los científicos que no durmieron o que soñaron con este momento contra el reloj de la impaciencia, para que los enfermos sean menos y las muertes disminuyan. Están los doctores y todo el personal médico, en zona roja o en el fragor diario, que han sido los primeros en po­ner sus hombros para seguir salvando a niños, adultos y ancianos; al trabajador y a la ama de casa; al campesino y al artista; a Cuba y a otros pueblos hermanos.

Abdala y Soberana, es cierto, no son vacunas todavía. Lo serán cuando todo lo probado cumpla el rigor internacional. Pero lo serán. Nadie tiene dudas de que el potencial biotecnológico creado por la Revolución, ideado por su Líder Histórico Fidel Castro Ruz, y materializado en decenas de vacunas nos salvará otra vez.

Sin embargo, no podemos quedar huérfanos después de más de un año batallando contra una pandemia. Uno, dos y hasta tres dosis no serán su­ficientes para volver a la normalidad si al mismo tiempo se desata la indisciplina y olvidamos que nasobucos, distanciamiento físico y medidas hi­giénicas rigurosas en casas y centros laborales son complementos que no pasan por una aguja, sino por la mente de cada persona.

Para que los números de enfermos bajen, para que regresen abrazos y saludos sin codos ni puños, para que un país recupere su vita­lidad educacional y su alegría en parques y playas, por solo citar dos ejemplos, necesita­mos ese pinchazo de estos días. Es la fuerza de un país, diría el cantautor. Es la esperanza de muchos, rezan abuelas y madres. Es la verdad convertida en patria, escuché decir a una joven en televisión.

Lo más humano de esta intervención sani­taria y nueva fase de lucha contra la COVID-19 sigue estando también en las horas de insom­nio e inteligencia de miles de trabajadores que transportan o producen esos candidatos vacu­nales; cargan, distribuyen y aseguran las jerin­guillas y demás materiales. De nosotros queda la confianza y el agradecimiento. Y una imagen más: el aplauso anticipado por tanto amor en un soberano pinchazo.

Acerca del autor

Máster en Ciencias de la Comunicación. Subdirector Editorial del Periódico Trabajadores desde el 2019. Editor-jefe de la Redacción Deportiva desde 2007. Ha participado en coberturas periodísticas de Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos, Copa Intercontinental de Béisbol, Clásico Mundial de Béisbol, Campeonatos Mundiales de Judo, entre otras. Profesor del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, en La Habana, Cuba.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu