Victoria de Girón: estocada a la soberbia del imperio (+ Fotos)

Victoria de Girón: estocada a la soberbia del imperio (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

La silueta que representa el mar de fu­siles y machetes levantados por los bra­zos vigorosos del pueblo, contenida en el logotipo del Partido Comunista de Cuba, simboliza el momento fundacional de nuestra or­ganización de vanguardia.

 

 

Y es que el 16 de abril de 1961, cuando Fidel declaró el carácter socialista de la Revolución en las honras fúnebres de las víctimas de la agresión militar a los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba, fue adoptada como fecha de constitución del Partido. Había surgido de la integración de las tres orga­nizaciones que protagonizaron la última batalla por la emancipación, y con el decursar de los años adoptó el nombre de Comunista.

Fidel le habla a los alumnos de la Escuela Nacional de Responsables de las Milicias, previo a la invasión mercenaria por Playa Girón, el 16 de abril de 1961. Foto: Sitio Fidel Soldado de las Ideas.
Fidel le habla a los alumnos de la Escuela Nacional de Responsables de las Milicias, previo a la invasión mercenaria por Playa Girón, el 16 de abril de 1961. Foto: Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

 

Tan cardinal paso, el anuncio del rumbo so­cialista de la nación cubana y la derrota de la in­vasión por Playa Girón, que en este abril arriban a su aniversario 60, representan una estocada a fondo a la soberbia del imperio, al que la Mayor de las Antillas le demostró que se había convertido en un poderoso valladar contra sus aspiraciones de reconquista.

 

Patria o Muerte en la ONU

La primera contraofensiva ante la agresión a los aeropuertos cubanos la dieron el 15 de abril los artilleros antiaéreos que hicieron fracasar el propósito de destruir nuestros aviones en tierra. En aquella ocasión fue herido de muerte por un rocket el Profe, como le decían sus compañeros a Eduardo García Delgado.

“Él que siempre nos estaba hablando de la importancia de seguir las ideas del Comandante en Jefe —narró uno de los artilleros— escribió antes de morir, sobre una puerta y con su propia sangre, el nombre de Fidel. Fue la mejor lección que pudo darnos como ins­tructor revolucionario, de lealtad y confianza en la Revolución”.

 

Illustración Malagón

 

La segunda contraofensiva la dio el Canciller de la Dignidad, Raúl Roa, en la ONU, cuando des­mintió la falacia de que los aviones agresores eran tripulados por pilotos cubanos desertores, acusó a Estados Unidos como el Estado responsable de la acción y desenmascaró los planes intervencionis­tas de ese Gobierno.

Antes de retirarse, Roa expresó: “Un clamor unánime estremece hoy a toda Cuba, resuena en nuestra América y repercute en Asia, África y Eu­ropa. Mi pequeña y heroica patria está reeditando la clásica pugna entre David y Goliat. Soldado de la noble causa en el frente de batalla de las relacio­nes internacionales, permitidme que yo difunda ese clamor en el severo areópago de las Naciones Unidas: ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!”.

 

¡Al combate…!

Enardecidos por las palabras de Fidel, ante quien juraron defender hasta la última gota de sangre la Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, aquellos obreros y campesinos, hombres y mujeres reunidos en compacta multi­tud a pocos metros del cementerio de Colón el 16 de abril, partieron, tras entonar el himno nacio­nal, a ocupar sus puestos de combate.

 

Si el 17 de abril los mercenarios pensaron que desembarcar en Cuba resultaría un paseo, se en­contraron con una lluvia de metralla seguida de una consigna que les perseguiría como una pesa­dilla: ¡Patria o Muerte! Brotaba en todas partes, de las gargantas de los milicianos, los miembros del Ejército Rebelde y de la Policía, integrantes de los batallones que vencieron a los invasores.

Foto: Archivo periódico Granma
Foto: Archivo periódico Granma

Fidel llegó a la zona de operaciones en la tar­de de ese día, se ubicó en el puesto de mando del central Australia, y se mantuvo dando órdenes sin descanso. Curiosamente la Ciénaga de Zapata, es­cenario escogido por el enemigo para el desem­barco, era uno de los lugares que mejor conocía por los recorridos que recién había hecho. En todo momento dirigió personalmente las acciones de la infantería, los tanques y la aviación.

La fuerza aérea contaba con un número redu­cidísimo de aviones y pilotos, carecían de piezas de repuesto, por lo que dependían de la pericia y la inventiva de los mecánicos para salir a las mi­siones combativas. Aun en esas condiciones pro­tagonizaron verdaderas proezas, hundieron em­barcaciones enemigas, derribaron varios de sus aviones y le brindaron apoyo aéreo a la infantería. En ese empeño murió en combate el 17 de abril el piloto Luis Silva Tablada, el Abuelo, como lo co­nocían sus compañeros.

La agresión mercenaria sorprendió a los bi­soños tanquistas sin terminar su preparación, al punto de que tiraron su primer cañonazo en Gi­rón. Pero suplieron la inexperiencia con coraje y determinación. El 19 de abril Fidel les ordenó: “Que no se detengan los tanques hasta que las esteras se mojen con el agua de la playa, porque cada minuto que esos mercenarios estén sobre nuestro suelo entraña una afrenta para nuestra patria”. Desde el cañón autopropulsado SAU-100, calibre 100 mm, el Comandante en Jefe logró im­pactar al buque norteamericano Houston.

En el comunicado no. 4 fechado ese día y con la firma de Fidel, se informaba al pueblo de la aplastante derrota de la operación militar mer­cenaria preparada por la CIA, que sufrió más de 110 bajas mortales y le capturaron cerca de mil 200 hombres.

 

Compromiso con los héroes

Estados Unidos sufrió un gran descalabro tanto en el terreno político como militar, no sin un costo de vidas valiosas para los cubanos: 176 muertos y más de 300 heridos, entre ellos vecinos de la zona ametrallados por la aviación mercenaria.

La celebración del 8vo. Congreso del Partido por estos días, en los que hace 60 años el pueblo con su hazaña despertó la admiración del mun­do, es la mejor demostración de que el socialismo defendido en el campo de batalla tiene su con­tinuidad en los patriotas de hoy.

 

 

Girón en la cultura del coleccionismo

La importante efeméride ha tenido un amplio reflejo con la concreción de una Orden por parte del Estado cubano, la impresión de una moneda en el universo de la numismática y varias emisiones de sellos. Cortesía de Roberto Arango Sales
La importante efeméride ha tenido un amplio reflejo con la concreción de una Orden por parte del Estado cubano, la impresión de una moneda en el universo de la numismática y varias emisiones de sellos. Cortesía de Roberto Arango Sales

2 comentarios en Victoria de Girón: estocada a la soberbia del imperio (+ Fotos)

  1. No nos perdonan, pero aquí estamos. Sesenta años después aquí continuamos, trazando el rumbo de nuestro destino. Muchas dificultades transitamos, mucho ha sufrido el pueblo cubano por haber decidido tener las riendas de su destino, pero aquí estamos, y con la frente bien en alto, seguros de que vamos por el camino que decidimos. Nos equivocamos y rectificamos todas las veces que haya que hacerlo, pero a nuestro modo, con nuestras ideas, con nuestra inspiración, sin imposiciones ni injerencias externas. No, nos entendemos.

  2. Emocionante descripción de aquellos pocos días de la invasión mercenaria en la Ciénaga de Zapata, las palabras de nuestro siempre invicto Comandante en Jefe, la denuncia en la ONU por nuestro Canciller de la Dignidad, la victoría merecida de un pueblo valiente y dispuesto a tener y no soltar las riendas de su destino, que en una hija de un miliciano movilizado por aquellos días pone brillo de lágrimas. ¡Gloria eterna a nuestros héroes y mártires! ¡Viva la invencible Revolución Cubana! ¡Viva el heróico pueblo cubano! ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu