Una estación, más cultura

Una estación, más cultura

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Ingentes esfuerzos acometió el Fondo Cubano de Bienes Cultu­rales (FCBC), con el apoyo de la mayoría de los artesanos artistas, para a pesar de las adversidades por la presencia en Cuba de la COVID-19 —que ha limitado las producciones manuales debido a la dificultad de adquirir materias primas— realizar con éxito la Fe­ria Nacional de Artesanía (FNA), que durante el mes de diciembre tuvo como escenario 11 provin­cias del país, aquellas donde las condiciones epidemiológicas lo permitieron.

Estación Cultural de Línea, área estrenada por la FNA.
Estación Cultural de Línea, área estrenada por la FNA.

Como respuesta a la impo­sibilidad de programar —para evitar el contagio del letal vi­rus— la Feria Internacional de Artesanía (Fiart), que tradicio­nalmente moviliza a miles de personas que desean comprar algún obsequio para ocasiones tan significativas como los Días de la Medicina y del Maestro, así como por el advenimiento del nuevo año, el FCBC buscó so­luciones para materializar este valioso regalo para los cubanos con motivo del aniversario 62 del triunfo de la Revolución. Y bajo el eslogan La autenticidad es nuestra diferencia, exitosa­mente lo logró.

El mayor beneficio social y logístico de la FNA —auspicia­da, además, por el Ministerio de Cultura (Mincult), en su edición capitalina— fue la inauguración de un área expositiva en la ave­nida de Línea, entre 18 y 20, en el Vedado habanero, allí el monto de recaudación en pesos cubanos convertibles y en moneda nacio­nal superó, proporcionalmente, las ganancias de la pasada edi­ción de Fiart.

Los anteriores espacios dis­puestos para la Feria Internacio­nal resultaban complicados para el traslado y el movimiento inte­rior del público. En el Pabellón Cuba se producían aglomeracio­nes que dificultaban el tránsito de personas, mientras que los stands se encontraban muy cerca unos de otros. En Pabexpo —la mayo­ría de las veces sede del encuentro y donde igualmente se producían embotellamientos por la masiva concurrencia— y en el Complejo Histórico Militar Morro Caba­ña —en el que los adoquines y las distancias entre pabellones entor­pecían el paso de los ancianos y visitantes con incapacidad loco­motora— era engorroso el acceso, por estar ubicados en zonas aleja­das del centro de la gran urbe.

Instalar este evento en la calle Línea —con subsede en la Feria de Rancho Boyeros—, para aprovechar el mayor paso por allí de ómnibus y otros medios de transporte, fue una decisión agradecible. Mediante inventivas y el reciclaje de materiales, una parte de los artesanos de todo el país llevaron a los 150 stands ha­bilitados en el vetusto inmueble y sus áreas exteriores, numero­sas creaciones en orfebrería, cal­zado, textiles, muebles, metales, cerámica y madera, y disímiles bienes de uso personal o domés­tico.

El área estrenada por la FNA —aún en fase de construcción— se denomina Estación Cultural de Línea, prevista en el Corredor Cultural de Línea, proyecto que desde hace varios años fomenta el Mincult y que aglutina a re­levantes centros e instituciones culturales existentes en la popu­lar arteria. Sus espaciosos perí­metros también servirán de sede a otros importantes encuentros organizados por el FCBC y por distintas instituciones de la ca­pital.

El edificio en el que radica el nuevo recinto expositivo registra valiosos aportes a la historia del transporte en la capital y Cuba. Fue construido a principios del pasado siglo para acoger la Es­tación El Carmelo, donde se ubicaban los tranvías que tran­sitaban por diferentes vías de la ciudad. En 1958 era el paradero de la sociedad Autobuses Mo­dernos S.A., y luego del triunfo de la Revolución, al nacionali­zarse el transporte urbano, pasó a formar parte de la Corpora­ción Nacional del Transporte, de la cual surgió el Ministerio de Transporte. En 1995 se con­virtió en la fábrica de bicicletas Pipián, hasta que en el 2002 un incendio redujo a cenizas el in­mueble.

Ahora, como el ave fénix, esta instalación resurge para bien de la espiritualidad de los cubanos, gracias al interés del Mincult y el FCBC, así como del Partido, el gobierno y demás institucio­nes de la capital, cuyos aportes fueron reconocidos por Arturo Valdés Curbeira, director gene­ral del FCBC, en la apertura de la FNA.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu