El acceso universal de los pueblos a vacuna contra COVID-19, es necesario y urgente

El acceso universal de los pueblos a vacuna contra COVID-19, es necesario y urgente

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 puntos, 2 votos)
Cargando…

Es necesario contar con vacunas para todos, una urgencia para acabar con la pandemia. Así lo consideró el Secretario General de la ONU, António Guterres, en relación a los esfuerzos que realizan ya algunos países para inmunizar  a la población contra la COVID- 19.

 

 

En su cuenta oficial en Twitter, Guterres aseguró que el nacionalismo de las vacunas no solo es injusto, sino que resulta contraproducente y recordó que ningún país estará a salvo hasta que todos lo estén, aunque recordó que una vacuna contra el nuevo coronavirus no podrá deshacer el daño que se extenderá durante años – incluso décadas – al hacer referencia a otras epidemias que persisten en el mundo de hoy, como la pobreza extrema que sigue creciendo y la amenaza del hambre, que cada vez aumenta más.

El titular de la ONU dijo también que deben trazase estrategias integrales para una recuperación sólida y aprovechar la oportunidad para cambiar en otras esferas igualmente imprescindibles.

Por su parte, el presidente de la Asamblea General de la ONU, Volkan Bozkir, destacó recientemente que debe verse con esperanza y optimismo el inicio de programas de vacunación en diferentes países pero solo si se vacuna a todas las personas, todos estaremos a salvo.

Según precisa la agencia Prensa Latina, sobre la importancia de acelerar las acciones dirigidas a lograr una distribución equitativa de las vacunas se pronunció también el presidente del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas, Munir Akram, quien abogó por un cambio estructural más amplio para abordar la desigualdad a nivel mundial y que, a pesar del importante déficits de financiamiento existente en todo el orbe debido a la crisis económica global, se priorice la inmunización sin condiciones.

A este llamado a la vacunación para todos y por todos, sin discriminación, se han sumado diversos países y no solo en palabras, también en acciones concretas, pues ya comienzan a apresurar sus pasos e incluso, a vacunar a su población. En la región latinoamericana, por ejemplo, el presidente argentino Alberto Fernández, además de iniciar este proceso ha brindado ayuda a otras naciones que no cuenten con financiamiento para hacerlo, mientras que en Bolivia y Venezuela se han tomado medidas para que al iniciar el nuevo año estén disponibles en el país millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V para ser aplicadas de forma inmediata.

Como si se tratara de un juego en el que no está en peligro la propia vida de la especie humana, otros, como el presidente colombiano Iván Duque ha dicho abiertamente que no vacunará a los venezolanos residentes en su país, con lo cual hace de la frontal arremetida que impulsa contra el gobierno bolivariano de Venezuela, una obsesión irracional y desenfrenada que ahora afectará a los migrantes de ese país al que le unen fuertes lazos históricos y geográficos. Muy parecido, el Jair Bolsonaro de Brasil dice que no cree en vacuna alguna y que él mismo no se vacunará, mientras demerita los esfuerzos realizados por el personal sanitario en su país y en el mundo, critica abiertamente a la OMS, promueve actos públicos masivos y el no uso de la mascarilla.

Por otro lado, organizaciones internacionales como el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla se han sumado a los llamados internacionales para que el gobierno de EE.UU., la Unión Europea (UE) y los países de este bloque,  liberen los activos de miles de millones de dólares que retienen de países como Venezuela y no le permiten garantizar el acceso a la vacuna contra la COVID- 19.

«Llamamos, reclamamos y exigimos al Gobierno de EE.UU., a la UE y a los gobiernos europeos, que retienen activos por miles de millones de dólares del pueblo de Venezuela, que liberen, en la cuantía necesaria, aquellos recursos necesarios para financiar la vacuna de todos los venezolanos y venezolanas, residan donde residan y tengan la condición legal que tengan, lo que sería coordinado y supervisado por la Organización Panamericana de Salud (OPS)», señala el comunicado del Grupo de Pueblo que califica además, la decisión del presidente colombiano de no vacunar a los migrantes irregulares venezolanos como “un cruel atentado a los principios básicos humanitarios y a los derechos humanos».

 

 

Para los políticos, ex presidente, ex cancilleres, intelectuales que integran el Grupo de Puebla,
«jamás se podrá explicar a los venezolanos y venezolanas cualquier actitud que no contribuya a su derecho a la vida, que supone la vacuna frente a la COVID-19″,  algo que “más que inadmisible, es cruel e inhumano».

Recuerdan además, que la salud es un derecho humano esencial y «no hay política, ni ideología, ni estrategia que se pueda anteponer a un acto de justicia vital» y reiteran su llamado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que ningún pueblo quede fuera del acceso a la vacuna por razones financieras.

El mismo llamado internacional se ha realizado ante el bloqueo de fondos por parte de Estados Unidos a la nación islámica de Irán, cuyas autoridades también han denunciado cuánto frustran las sanciones de Washington el inicio de gestiones para acceder a las vacunas disponibles contra la COVID- 19 y comenzar el proceso de inmunización masiva en su país.

El presidente Vladimir Putin, quien ha estado actualizando y brindando detalles de los ensayos clínicos y los resultados de la inmunización con la Sputnik V en su país y en otras regiones del mundo, ha reiterado la necesidad de ampliar el acceso a las vacunas disponibles en el futuro y ha reiterado la ayuda en términos de financiamiento a quienes más lo necesiten, además de ampliar su uso sin condiciones a lo interno de su nación.

El mandatario venezonalo Nicolás Maduro inició el año alertando que la vacuna contra la COVID- 19 no puede ser objeto de una guerra geopolítica  para ver quién domina el mundo. “Desde Venezuela abogamos por el derecho al acceso universal de los pueblos, sobre todo los más vulnerables. Rechazamos la mercantilización de la cura del coronavirus”, recalcó.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu