Zafra azucarera: a pesar de los pesares

Zafra azucarera: a pesar de los pesares

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (12 puntos, 3 votos)
Cargando…

Para razonar sobre un asunto tan importante como el de la producción azucarera meditemos ante todo en dos aspectos básicos, uno histórico y otro actual: la caña llegó a Cuba hace más de 500 años y en estos momentos, según cifras oficiales difundidas en Internet en el sitio del Grupo Empresarial AzCuba, una tonelada de crudo tiene un valor en el mercado internacional de 325.18 USD y de refino, 401.10 USD.

 

Ana Agramonte participa y controla cada proceso de reparación de los motores.
Foto: Gretel Díaz Montalvo

 

Por un lado se cuenta con suficiente experiencia para cultivar la materia prima esencial y por otro el aporte financiero por la exportación de azúcar tiene alto significado para la economía del país.

Producirla nunca ha sido fácil. Son muchos los eslabones que intervienen en la siembra, cosecha, molienda y transportación final; y también los recursos requeridos, los cuales, por razones conocidas, han tenido notables afectaciones en los últimos tiempos.

Sin embargo, en la pasada zafra dos provincias: Sancti Spíritus y Cienfuegos evidenciaron que, a pesar de los pesares, el plan puede cumplirse, aunque las cantidades fabricadas estén aún lejos de las potenciales y, sobre todo, de las necesidades.

Cuando esta edición vea la luz, dos centrales cienfuegueros, los eficientes 14 de Julio y Ciudad Caracas, deben haber comenzado las operaciones de zafra con algo de atraso de acuerdo con el cronograma, por la presencia de abundantes lluvias, la demorada maduración de la caña y el mal estado de los caminos, según explicó Arnaldo Costa Delgado, director de la Empresa Azucarera de esa provincia. El central Antonio Sánchez será el tercero en incorporarse e iniciará la molienda en la primera decena de enero próximo.

“Las afectaciones no impedirán que cumplamos de nuevo el plan de producción. En esta ocasión será en saludo al VIII Congreso del Partido”, afirmó. Los azucareros de Cienfuegos tienen el propósito de producir no menos de 90 mil toneladas. Evidentemente será una zafra tensa en todo el país a causa del comportamiento del clima, la pandemia por la COVID-19 y la disponibilidad de recursos.

 

Mejor servicio

Tal vez con un rol menos visible, pero con igual entrega laboral de quienes se desempeñan en los pelotones de corte o en los centrales, los trabajadores de la unidad empresarial de base (UEB) de servicios a trabajadores (EsAzúcar), de Sancti Spíritus, garantizan la alimentación y el esparcimiento de los hombres y mujeres que ejecutan las complejas tareas de la zafra.

Aunque las ofertas son estables durante todo el año, la ya cercana arrancada de la próxima zafra en los ingenios Uruguay y Melanio Hernández supone horas añadidas a las faenas de los casi 300 trabajadores de EsAzúcar.

De jornadas extendidas y esfuerzo multiplicado conocen bien los encargados del pequeño centro de elaboración ubicado en la sede central de la UEB. “Nos corresponde ser exquisitos en la calidad y la inocuidad e higiene de los alimentos, pero también debemos incrementar las ofertas y acercar los productos a los obreros”, sostuvo Elvis Dueñas Peralta, uno de los responsables.

La unidad espirituana fomenta la producción agropecuaria, y en ese sentido se ha fortalecido la actividad porcina con el crecimiento de los cebaderos, la creación de un centro reproductor y la incursión en la cría de cerdos de capa oscura.

“El compromiso de garantizar los alimentos, principalmente en los comedores obreros, nos ha obligado a desarrollar otros frentes, como la cría cunícula, de codornices y pollos criollos, así como de cultivos varios y ajonjolí para extraer aceite en una planta instalada en la propia UEB”, argumentó Eugenio Venegas Perdomo, su director.

“Con anterioridad lo comprábamos todo, y aunque con lo que tenemos aún no respondemos a la demanda, hemos dado los primeros pasos hacia el autoabastecimiento, ya consolidado en la producción porcina, renglón con aportes estables al balance nacional”, acotó el directivo.

La entidad avanza en el desarrollo de inversiones, como la remodelación de comedores y las casas de los técnicos; asimismo trabaja en el montaje de una fábrica de pienso alternativo a partir de elementos derivados de la caña, y dirigido a sostener la masa animal.

 

El motor de los motores

Desde el central Harlem, en Artemisa, hasta el Argeo Martínez, en Guantánamo, se extiende la fama de los hombres y mujeres de la UEB División Talleres Lenin, de Camagüey, entidad perteneciente a la Empresa Azutecnia, del Grupo AzCuba, la primera que recibe el aviso cuando se rompe algún equipo de corte o de tiro de caña.

Durante 60 años han sido sostén seguro de la zafra, pues se encargan de la reparación de motores de cosechadoras de caña, tractores y camiones, y también de algunos medios de construcción. Pero van más allá, como aseguró Guillermo Peña Hernández, director de la entidad. “Nos enfocamos también en la reparación de los sistemas hidrostáticos de las combinadas CASE y KTP, equipos más modernos y que se encuentran en todo el país.

“Tenemos un área de fundición, donde fabricamos piezas y partes de equipos agrícolas, como los arados, de los que tienen que ver con la recuperación cañera, e incluso la alimentaria, pues igual brindamos nuestro apoyo al Ministerio de la Agricultura.

“Pero si es necesario nos aventuramos a construir equipos completos, como lo hicimos una vez con una sembradora de caña totalmente mecanizada y con todo el sistema integral”.

Ana Agramonte Agüero es la técnica de calidad de la planta de motores, pero por años laboró en centrales y se fue adentrando en el mundo de la mecánica. “Trabajé en Tranzmec, y como conozco bien el proceso, sé la importancia de que todo salga con los parámetros requeridos y se realicen las pruebas pertinentes”.

Pero un año tan complejo económicamente ha impedido que puedan hacer todo lo que desean. “Del plan anual quizás solo lleguemos al 90 %”, manifestó Peña Hernández, aunque habrá que destacar la entrega de los innovadores y de los demás trabajadores, quienes se enfrascaron en recuperar todo lo posible.

Acerca del autor

Graduado de Profesor de Educación General en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela, de Villa Clara, Cuba (1979). Ha laborado en la Revista Juventud Técnica, semanario En Guardia, órgano del Ejército Central, periódicos Escambray, CINCO de Septiembre y Granma. Desde el año 2007 es corresponsal de Trabajadores en la provincia de Cienfuegos. Está especializado en temas económicos y agropecuarios. En 1999 acompañó en funciones periodísticas a la segunda Brigada Médica Cubana que llegó a Honduras después del paso del huracán Mitch. Publicó el libro Verdades sin puerto (Editorial cubana MECENAS). Ha estado en otras tres ocasiones en esa nación centroamericana, en funciones periodísticas, impartiendo conferencias a estudiantes universitarios, asesorando medios de comunicación e impartiendo cursos-talleres sobre actualización periodística a periodistas y comunicadores. Multipremiado en premios y concursos internacionales, nacionales y provinciales de Periodismo. Fue merecedor del Premio Provincial Periodístico Manuel Hurtado del Valle (Cienfuegos) por la Obra de la Vida – 2012. Le fue conferido el Sello de Laureado, otorgado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTC). Mantiene evaluación profesional de Excepcional.

11 comentarios en Zafra azucarera: a pesar de los pesares

  1. Estamos convencidos que los trabajadores azucareros harán su mayor esfuerzo para cumplir los planes propuestos en la actual zafra y así contribuir al desarrollo económico del país.

  2. Es muy importante el artículo sobre todo en este proceso de inicio de zafra, la atención al hombre, muy vital, y en los temas de calidad y efciencia que se fortalezcan en los procesos productivos para garantizar una zafra eficiente.

  3. Realmente producir el azúcar no es tarea fácil y nunca ha sido fácil. Son muchos los eslabones que intervienen en la siembra, cosecha, molienda y transportación final; y también los recursos requeridos, los cuales, por razones conocidas, han tenido notables afectaciones en los últimos tiempos.

  4. Los trabajadores azucareros sabrán sobreponerse a las notables afectaciones que han estado presente en los últimos tiempos y cumpliremos nuestro compromiso productivo y con ello el aporte financiero que tiene un alto significado para la economía del país.

  5. La zafra es importante económicamente y es también la vida de comunidades y bateyes, es cultura e identidad, es orgullo patrio. El cumplimiento de la zafra hay que defenderlo y lucharlo en cada territorio. Las dificultades son muchas pero la vergüenza de los azucareros tiene que elevarse como las torres de las chimeneas.

  6. #Azucareros. El cumplimiento de la zafra azucarera es uno de los indicadores principales para incidir mejorablemente en el mejoramniento económico del país. Adelante los trabajadoers azucareros de Santiago y Granma con tan importante labor. Excelente artículo. #ZetiUnaGranEmpresa

  7. Muy buen artículo, sin lugar a dudas la agroindustria azucarera en nuestro país es necesaria y no solo por su importancia en la economía cubana, sino además porque es cultura, tradición…..

  8. » Zafra azucarera: a pesar de los pesares»
    Más de quinientos (500) años acumulando experiencia azucarera; primero con trapiches tirados por fuerza animal, luego dominando procesos industriales cada vez más complejos en el uso de vapor, carbón para mover locomotoras, y el uso de otros carburantes, incluyendo la energía del bagazo, los molinos de vientos hasta el manejo de la energía solar.
    Venimos de ver a un obrero calificado que con un cristal y el tacto de sus dedos podía identificar el grado de terminación y la formación del grano del azucar. Con el progreso científico ese obrero fue sustituido por más de un químico, capaces desde el laboratorio garantizar la formación y pureza de ese grano de azúcar.

    Si reflexionamos, desde sus inicios son los mismos eslabones que intervienen en la siembra, cosecha, molienda y transportación final y los recursos requeridos para hacer zafras en tiempos de vacas gordas y vacas flacas; precios del mercado internacional alto y precios a la baja; lluvias y secas; ciclones y tormentas; mas y menos frío.

    Todas, razones conocidas, que han tenido la notable afectación de ser vecinos demasiado cercanos de un Imperio en expansión, que succionaba nuestras ganancias e imponía aranceles pecaminosos, imponía tecnología y monopolizaba nuestro mercado, nos imponía una agricultura monocultora y sostuvo por largos períodos regímenes y ejércitos de desempleados para que el sudor y la mala paga pudiera endulzar las compotas de albaricoque y manzana en otras tierras.

    Hoy, nuestra producción tiene a ese mismo imperio por vecino, a él fuimos entregados, nuestros mambises traicionados en época de reinos y colonias para que nuestra isla quedara transformada con su caña en una neocolonia.

    Nuestra caña de azucar, siempre verde como se hace notar, denuncia el cerco del bloqueo; pero no se queja, prefiere hacer su «zafra azucarera: a pesar de los pesares» y ver fuera de su perímetro a ese vecino imperial, siempre será mejor asi que tenerlo nuevamente de dueño y capataz rondando los campos.

    Qunientos años, suficientes para no quejarnos más de lo que otros antes ya se han quejado, Toca ordenar, aprender de tanta experiencia, toca hacer simplemente una zafra mejor porque ya nos quejamos y sabemos como hacerla una vez más.

    Gracias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu