La Guagua: Ser trabajador es un derecho

La Guagua: Ser trabajador es un derecho

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Un usuario de redes sociales, el proletario, afirma:

Han pasado los años y todavía me entristece haber visto a mi padre trabajar de sol a sol y por eso recibir un salario que estuvimos creyendo bueno solo porque nos permitía no pasar hambre y poder darnos algunos gustos que la mayoría de los vecinos no podían.

Cuenta el comentarista digital en un extenso texto que tras estudiar en cursos de las escuelas de instrucción revolucionaria de la década de los años 60 del siglo pasado, y aprender sobre la plusvalía y la enajenación del trabajo, se dio cuenta de que los burgueses se apropiaban de todas las riquezas y le dejaban migajas para la subsistencia.

 

 

Sin dudas, en materia de derechos laborales se ha avanzado un enorme trecho en estas seis décadas, pero queda mucho por perfeccionar, sobre todo en materia reducir los efectos nocivos de las personas que se dedican a actividades como la venta a precios excesivos y el acaparamiento.

Uno de los reclamos más reiterados es que las personas sientan la necesidad de trabajar, y que esta sea la fuente de riquezas con la cual cada miembro de la sociedad resuelva necesidades siempre crecientes y nacientes a través del aumento de la producción y la productividad.

Quizás puedan surgir otros reclamos una vez resuelto ese, pero no existen insatisfacciones en asuntos como la prohibición del trabajo a niños y adolescentes, al descanso tras la jornada de trabajo de ocho horas, el descanso semanal, las vacaciones anuales pagadas y la seguridad social.

También es el caso de la protección a la madre trabajadora y los que sufren accidentes laborales y enfermedades profesionales, pero queda la necesidad de perfeccionar la participación en los procesos de planificación, regulación, gestión y control de la economía.

Se hace imprescindible elevar el ejercicio del derecho a que basados en principios de justicia social, toda la masa empleada intervenga conscientemente en la construcción de una sociedad mejor y posible, diferente totalmente al Capitalismo.

En resumen: Un difícil camino ha transitado Cuba para garantizar un derecho humano como el de nacer vivos al lograr tasas de mortalidad infantil comparables a los de países desarrollados, y aunque se ha andado con dificultades, también el país está encaminado de recuperar el poder adquisitivo del salario, propósito en el cual hay cifradas muchas esperanzas en la Tarea Ordenamiento.

Las Guaguas anteriores pueden accederse desde aquí

 

En una reunión con trabajadores de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959, Fidel dijo: «Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas.»

3 comentarios en La Guagua: Ser trabajador es un derecho

  1. Ser trabajador es un derecho y un honor, pero desafortunadamente hoy el que trabaja su salario no se corresponde con los gastos corrientes para mantener una casa o sea no es suficiente, a pesar de haberse hecho unos cuantos experimentos con sistemas de pago por resultado al trabajo, lo cierto es que ninguno ha sido lo suficientemente eficaz. Se conoce que el salario medio ha ido creciendo muy lentamente pero los precios han subido más que lo que han subido los sueldos.
    Entonces la clase obrera, campesina e intelectuales productiva tiene sobre sus hombros una gran responsabilidad social que es generar riqueza, pero al distribuirla tan igualitariamente todos se benefician, incluyendo los que nada aportan y viven del robo y del negocio ilícito y sus niveles de vida aunque parezca extraño son superiores, pues tienen todo gratis gracias al trabajo creador ajeno, lo que posibilita que adquieran medios de vida en poco tiempo, dígase TV, refrigeradores, casa, ropa, zapato, comida, etc., que para los que trabajan y sudan la gota gorda les cuesta años, muchos años tener.

  2. Considero que nuestra Revolución ha hecho mucho por el bienestar del pueblo cubano y se ha esmerado para asegurar un puesto de trabajo digno a todos los ciudadanos, así como se han creado regímenes de protección (seguridad social, maternidad, accidentes, incapacidades, enfermedades, etc), pero no todos los cubanos han respondido de igual forma y una parte importante, dijo Murillo que alrededor de un millón 300 mil en edad laboral, no trabajan. Sin embargo viven, ¿pero de que?. Bueno de las bondades de la Revolución, de los productos subsididados, de la salud y la educación gratis, incluso pagar para que estudien y también del bisne, la revendera, el invento, las ilegalidades y hasta el robo y la corrupción. Hace falta cortar todo esto por lo sano, pero de una vez y por todas, esto no puede soportarse más. Nadie tiene derecho a no vivir de su trabajo. Yo no los comprendo, tengo 76 años y 60 de trabajo; no me hace falta trabajar, pero no concibo vivir sin el trabajo. Por favor, hay que aplicar aquella máxima «De cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo» y «El que no trabaja, no come».

  3. Siento orgullo de haber pasado por la CUJAE y graduarme de Ingeniero Industrial en 1990, porque lo que demostre con mi tesis aunque no le gusto al presindent del tribunal hoy esuna realidad que estubo simpre presente,pues en mi tesis de tecnico medio industrial en 1981 tambien lo refleje el salario no estimula el crecimiento de la productividad, yse adilatado mucho en el tiempo la solucion.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu