La empresa se mueve

La empresa se mueve

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

El reciente anuncio de un conjunto de nuevas medidas para for­talecer el sistema empresarial cubano no puede pasar por alto en medio de la compleja circunstancia que atraviesa nuestra econo­mía, lo cual es consecuencia del recrudecimiento del bloqueo im­perialista y de la pandemia de la COVID-19.

Lo primero que causa satisfacción es la evidente voluntad polí­tica de continuar con ese proceso de perfeccionamiento aun en medio de esta difícil coyuntura, en respuesta a los planes y progra­mas de desarrollo existentes, y también como un factor dinamiza­dor para intentar salir adelante frente a tales obstáculos.

Un análisis de este conjunto de medidas cuya implementación, se­gún fue dicho, dependerá de normas jurídicas aún en elaboración, apunta hacia tres tipos principales de decisiones: las que procuran profundizar la autonomía empresarial, las de mejoramiento técnico en procedimientos y conceptos, y las que responden a inquietudes y demandas de los trabajadores y del movimiento sindical.

Por supuesto, esta solo es una categorización con fines didác­ticos, para contribuir a la mejor comprensión de este paquete de medidas, porque en la práctica los tres criterios están fuertemente enlazados y presentes de una forma u otra en todas estas decisio­nes.

En el tercer grupo que antes enunciamos hay respuestas a nu­merosos planteamientos de los trabajadores, hechos tanto en las asambleas en la base como en otros foros de sus organizaciones sindicales, entre ellos el XXI Congreso de la CTC.

Sobresale, por ejemplo, la inclusión de dos nuevos destinos para el uso de las utilidades retenidas por las empresas después del pago de sus tributos, que ahora también podrán crear fondos con el fin de financiar la adquisición y la construcción de viviendas, y para la estimulación a trabajadores y colectivos laborales.

En esa misma cuerda de inquietudes podríamos colocar la facul­tad que ahora tendrá el consejo de dirección, o máximo órgano colegiado de cada entidad, para aprobar el pago por distribución de utilidades a trabajadores que durante el año recibieron una san­ción por alguna falta no considerada grave en el reglamento disci­plinario, una posibilidad que antes estaba negada con demasiada rigidez.

La opción de contratar en su mismo cargo a personas ya jubila­das como una decisión colectiva en el nivel empresarial; junto con el reconocimiento mediante la pensión para quienes, con 45 años o más de servicios, laboren otros cinco después de su retiro, satis­face un reclamo bastante necesario en una sociedad envejecida.

En materia de remuneraciones destacan igualmente la genera­lización del pago por alto desempeño, cuando ocurran resultados individuales o colectivos muy relevantes para la eficiencia; o la oportunidad que ahora existirá de contratar a alguien en una mis­ma entidad para realizar un servicio diferente a su labor y fuera de su jornada habitual, sin que ese pago constituya salario y solo tenga el tratamiento impositivo de cualquier ingreso adicional.

Más relacionado con una mayor autonomía empresarial, pero también con impacto en el bolsillo, resulta la supresión del límite de hasta cinco salarios medios al momento de distribuir utilidades entre los trabajadores, sin condicionarlo a indicadores directivos.

Además, estas nuevas disposiciones desatan las manos al em­presariado para flexibilizar el uso de los cargos técnicos, incluido el diseño de puestos específicos, con la excepción de aquellos que cumplen funciones estatales; así como para la descentralización gradual de la facultad de crear, fusionar y extinguir empresas, o aprobar sus objetos sociales, hasta las organizaciones superiores de dirección empresarial (Osde).

Por último, como mejoras más técnicas, hay avances en la com­pactación de criterios para emplear las utilidades, o en la defini­ción más amplia y autónoma de las actividades secundarias que pueden generar ingresos adicionales a una entidad. También la unificación del modo de financiar las Osde, junto al reajuste de las atribuciones y alcances de las unidades empresariales de base, incluida la creación de la categoría de empresa filial son polémicos puntos que será preciso seguir observando.

Los sindicatos, mencionados explícitamente en no pocas de es­tas medidas como parte de su ejecución o para la consulta de las decisiones que inciden directamente en los trabajadores, tienen así una importante misión de representación en el seguimiento y apoyo de estos cambios para fortalecer la empresa estatal socia­lista.

3 comentarios en La empresa se mueve

  1. La empresa se mueve pero la mentalidad de los pocos empresarios que existen continua estancada, asi como la necesidad de la unificacion financiera y monetaria es crucial Ej en dias pasados me comunique con la comercializadora mayorista cimex en s.s con el objetivo de gestionar articulos que tengo aprobado en mi plan de inversiones con financiamiento aprobado que pudiese haber sido por importacion directa, aunque mi entidad estimula la compra de articulos dentro de la produccion nacional entre comillas en este caso comercializadoras mayoristas existentes en el pais que la mayor parte de su surtido es importado en este caso microwaves y 1 televisor, 2 articulos necesarios uno para la coccion de alimentos elaborados en el centro laboral y el otro con el objetivo de mantener informado a los trabajadores,todo este equipamiento principalmente se enecuentra en las dependencias mayoristas de la capital, pero como todo sabemos desde hace 7 meses la capital se encuentra en fase epidemica y es imposible el traslado hacia ella, en las mayoristas territoriales no existen estos surtidos pero como estos equipos se comercializan en las tiendas en MLC, y los mismos existen en grandes cantidades me di a la tarea de ejecutar una gestion que fuese beneficiosa para ambos para cimex por ejecutar una venta y para mi entidad al comprar estos equipos necesarios para la atencion al hombre, que sucedio entonces un comercial de cimex en s.s me planteo que eso era imposible pues las mayorista de cimex solo iban a comercializar en mlc para el sector no estatal,conosco de esta medida y no estoy en contra, pero por favor: 2 variantes propuestas
    1- esa tienda en mlc no me pudiese ofertar en mlc,yo con esa oferta solicitaria el famoso cl y pudiera pagarle a esa entidad esos articulos y ambos resolveriamos el problema
    2- En otro caso esa entidad no posee mecanismos contables que permitan ejecutar una transferencia interna de esa mercancia hacia una dependencia de cimex que comercialice en cuc, pues mi plan de inversiones es en cuc y entonces mi entidad pudiese comprar esos articulos
    3-La tasa de cambio en el mercado mayorista empresarial es a 1 x1 en este caso 1cuc = 1mlc, le emito un cheque o una transferencia en cuc por el valor en mlc y resolveriamos el tema

    Es tan dificil ejecutar una de las 3 variantes, existe alguna ilegalidad en este procedimiento, no la veo y entonces que es lo que pasa que mis trabajadores no pueden calentar sus alimentos , ni tampoco pueden estar informados por la existencia de mecanismos burocraticos o desconocimiento del personal que labora en esas entidades provocando trabas y dejando de vender y obtener ingresos necesarios para el desarrollo del pais a demas de propiciar incumplimiento en las inversiones que se propone el pais.Esto no se corresponde con la estrategia aprobada por el pais.Necesito informacion sobre este tema y si tengo razon o no quien pudiese ayudarme a resolver este tema. Puede contestarme a traves de este comentario

  2. Creo que todo cambió que se haga en busca de elevar la eficiencia y la productividad de la empresa estatal socialista,es bienvenido. Esto traerá beneficios a sus trabajadores, que son el pueblo,asi estaremos en mejores condiciones de llegar a la prosperidad soñada. Solo que los cambios son demasiado lentos, todas estas estrategias están aprobadas hace una década y los cambios son a cuenta gotas.La economía cubana necesita hoy más que nunca poner en marcha todo lo que permita ingresar MLC y dinero al presupuesto del estado para invertir en obras sociales.Una economía que sufre la persecución y bloqueo por la potencia más poderosa del mundo, durante 60 años, no puede permanecer en el inmobilismo,si le sumamos los estragos que a dejando la pandemia, creo que debemos acelerar los grandes cambios sin temores.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu