Trabajadores cubanos retomarán sus labores desde la primera fase post COVID-19

Trabajadores cubanos retomarán sus labores desde la primera fase post COVID-19

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (15 puntos, 6 votos)
Cargando…

Cuando comience la primera fase de las tres establecidas para la recuperación post COVID-19 en Cuba, se inicia la incorporación de manera gradual de los trabajadores a sus labores cotidianas, aseguró hoy Marta Elena Feitó Cabrera, titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

 

Foto: Twitter Presidencia Cuba

En el espacio informativo Mesa Redonda, la titular refirió que desde la actualidad se crean condiciones para asumir este proceso de una manera efectiva, de cara a esa nueva normalidad impuesta por la pandemia.

La ministra mencionó que en las tres fases que se avecinan se mantienen medidas como el sistema de pago por resultados, y cuando ello no sea posible, se aplicaría el salario básico; también se daría de manera íntegra el salario a aquellos empleados que por indicación médica deberán permanecer en aislamiento.

Otro aspecto que permanece es la prórroga de la licencia no retribuida a aquellas madres que se encontraban de licencia de maternidad y que por las condiciones actuales no tienen una persona que les cuide el niño; y el pago adicional de 250 pesos a los trabajadores que operan en hospitales en las labores de higiene.

A los trabajadores que se encontraban en el exterior por problemas personales, y que no se han podido reincorporar al trabajo debido a la crisis sanitaria, se extiende el periodo de licencia no retribuida, pero tienen que enviar la solicitud para poder mantenerle su puesto de trabajo.

En el caso del Trabajo por Cuenta Propia (TCP), cuyo nivel de actividad disminuya, pero continúe prestando servicios, el empleador garantizará una protección salarial a sus contratados en proporción al tiempo real de trabajo y que no puede ser inferior al salario mínimo del país.

También se mantiene que a los arrendadores de viviendas, habitaciones y espacios, que poseen licencia sanitaria, podrán continuar brindando servicios de alimentación.

Aquellos titulares de una actividad por cuenta propia que se encuentran fuera del país por motivos personales y que tienen otra persona encargada de sus funciones, esta última puede seguir cumpliendo sus deberes hasta la reincorporación del titular.

Se mantiene descentralizada la aprobación de las prestaciones monetarias temporales excepcionales de la asistencia social, del MTSS a las direcciones municipales de Trabajo, para garantizar la protección de aquellas familias en las cuales se detecten insuficientes ingresos.

De igual forma, los trabajadores sociales priorizarán la atención diferenciada a los núcleos con personas con discapacidad y adultos mayores que viven solos, algo que hay que mantener en el tiempo y que debe ser tratado con sensibilidad y responsabilidad, indicó la ministra, y se mantienen los servicios de mensajería.

Según Feitó Cabrera, en la primera fase será fomentado el trabajo a distancia -que hoy incluye a más de 600 mil trabajadores, cifra récord en Cuba-, siempre que sea justificado, y las personas tengan las condiciones.

Alertó que las administraciones y el sindicato deben trabajar para que la medida no tenga regresión, definir bien cuáles son los cargos que pueden hacerse desde el teletrabajo, y que este se puede combinar con la presencia en la oficina en determinados momentos.

En este sentido, también señaló que es importante definir un contenido de trabajo, que los resultados sean medibles y se puedan controlar, y dijo que no se debe trabajar a distancia con información clasificada.

El teletrabajo tiene múltiples ventajas, pues se ahorran recursos, hay productividad, es la medida que por excelencia tributa al aislamiento social, se logra una combinación entre la vida laboral y la familiar, solo resta fomentar una cultura del trabajo a distancia, a tono con el proceso de informatización en la sociedad, valoró.

Durante su intervención mencionó que en la primera y la segunda fase se mantiene que los interruptos sean reubicados en otra actividad, ya sea dentro de la misma entidad, el propio territorio, y que se priorizarán tareas como la producción de alimentos, donde podía estar o no ocupando una plaza, y lo paga la entidad para la cual labora.

En la tercera fase se mantiene la medida para los reubicados, pero se elimina el derecho otorgado al empleado de mantener el vínculo laboral si no acepta la reubicación de manera injustificada, lo cual es recogido por el reglamento del Código de Trabajo, apuntó.

En otro punto de su intervención manifestó que se mantiene en la primera y segunda fase que la madre, padre o tutor que sean trabajadores y están encargados del cuidado del menor – se pagaba el 100 por ciento el primer mes y el 60 por ciento de su salario básico luego-; esta garantía, cuando se inicien las actividades escolares, quedará sin efecto.

También, de acuerdo con la titular, la administración de manera puntual evaluará la situación de cada persona y si tiene alguna vulnerabilidad, decidirá que se mantenga en el hogar.

En otro orden ratificó que en la primera fase se mantiene como causa de suspensión temporal del ejercicio de la actividad por cuenta propia la paralización temporal del servicio, la cual se otorga previa solicitud del interesado.

Sin embargo, en la segunda y tercera fase, la paralización temporal del servicio se autoriza de manera excepcional, para aquellas actividades que se determine mantener cerradas por un periodo superior o aquellas que no les es posible reiniciar sus actividades, por ejemplo, los que tienen la licencia para arrendar al turismo.

Se mantienen suspendidos los trámites para la concesión de nuevas autorizaciones para el TPC en la primera fase, y se retomarán en la segunda; en tanto las actividades que hoy están suspendidas, como el programador de cómputo, permanecen así porque son objeto de análisis a nivel de país.

En otro orden se mantiene el pago de subsidios a los enfermos y que no han podido ser evaluados por las comisiones de peritaje, las cuales empezarán a funcionar en la segunda fase; los que ejercen actividades de manera ambulatoria, podrán hacerlo desde sus hogares a partir de la primera fase.

Las instituciones religiosas podrán reiniciar servicio si se garantiza el distanciamiento social y las medidas sanitarias; con el inicio del transporte se retoman las visitas a establecimientos penitenciarios; y, desde la primera fase, se restablecen los pases para todos los reclutas de Servicio Militar Activo.

La ministra destacó además que los servicios gastronómicos en todas las tipologías de unidades funcionarán desde la tercera fase, en dependencia de la capacidad del local y de sus potencialidades para garantizar el distanciamiento físico.

Por una mayor racionalidad y ahorro de recursos en la etapa de recuperación

A una mayor racionalidad y ahorro de los recursos no solo energéticos, en aras de mantener los servicios básicos a la población, de respaldar las actividades imprescindibles en el enfrentamiento a la COVID-19 y de coadyuvar a la paulatina recuperación económica y social del país, llamó hoy Meisi Bolaños Weiss, titular del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP).

 

Meisi Bolaños Weiss, titular del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP). Foto: Twitter Presidencia Cuba

 

Su comparecencia en la mesa redonda Cuba hacia la etapa post COVID-19 permitió ahondar en algunas de las medidas adoptadas de carácter presupuestario, financiero y tributario con vistas al paso gradual y asimétrico a una nueva normalidad, en cada una de sus tres fases y en la cual continuarán las restricciones en los gastos a consecuencia de la propia pandemia y del recrudecimiento del bloqueo norteamericano.

Recordó que Cuba fue de los pocos países que desde un inicio concibió el respaldo financiero para las acciones higiénico-sanitarias y asistenciales dirigidas a salvar al pueblo, de atención a los centros hospitalarios y de aislamiento y también en aras de proteger a las empresas y demás actores económicos, entre ellos los trabajadores estatales y por cuenta propia.

Destacó como medidas generales la necesidad del ahorro energético para evitar afectaciones en el servicio de electricidad, lo cual transita por el nivel de responsabilidad de las empresas y la población especialmente en el horario pico, aunque el ahorro de recursos de todo tipo es esencial, y la reducción de gastos en todos los sectores, especialmente el presupuestario llamado a realizar un ajuste en sus presupuestos, subrayó Bolaños Weiss.

La ministra explicó que se mantiene el principio de que las pérdidas asociadas a la pandemia las entidades las asuman con sus propias reservas destinadas a enfrentar contingencias, y donde no sea posible soliciten ayuda al MFP, y por otra parte se podrán evaluar los casos de aquellas empresas y cooperativas que soliciten el aplazamiento en el pago de impuestos sobre las utilidades principalmente, lo cual será de una manera gradual y sin intereses moratorios.

Precisó que los gastos en que incurran las empresas y las sociedades mercantiles de capital 100 % cubanas, por tareas vinculadas al enfrentamiento a la epidemia, serán resarcidos por los presupuestos municipales.
Informó que la ONAT deberá priorizar la atención diferenciada de los contribuyentes adultos mayores, vía telefónica y mediante correo electrónico para evitar que se trasladen a las oficinas.

Enumeró como medidas con adecuaciones el financiamiento, por el Presupuesto del Estado, a las empresas que requieran recursos para el pago de las garantías salariales a los trabajadores interruptos, lo cual en la segunda y tercera fases lo asumirán esas propias entidades.

Subrayó que se mantiene por ahora el aplazamiento del pago de las cuotas tributarias por las personas naturales, de los impuestos sobre las ventas y los servicios por la utilización de la fuerza de trabajo, la declaración jurada y otros tributos, mientras en la segunda y tercera fases habrá un plazo de hasta tres meses para cumplir tales obligaciones, con un 5 % de bonificación para los contribuyentes que las liquiden en los primeros 60 días.

La ministra de Finanzas y Precios ratificó la facultad de los Consejos de la Administración Municipal de reducir hasta un 50 % las cuotas tributarias mensuales de las actividades que se afecten, además de que se mantiene el impuesto sobre ventas y servicios en correspondencia con la actividad que se ejerce y los ingresos que se generen.

Respecto a los precios, un asunto que en estos meses de enfrentamiento a la epidemia ha suscitado preocupaciones y denuncias por la población allí donde ha habido violaciones en la red de comercio minorista, dijo que para la primera fase se contempla congelarlos de acuerdo con lo establecido a raíz del incremento salarial ocurrido en la segunda mitad del 2019, en tanto los órganos locales establecerán los precios mayoristas de las producciones del propio territorio.

Aunque ahora en las unidades de la Policía u otros lugares se produce el cobro inmediato de multas y otras notificaciones, en la segunda y tercera fases este servicio lo asumirán las oficinas dedicadas a ese fin.

La titular del MFP informó que en la primera fase se mantiene eliminado por el momento el cobro de electricidad, agua y gas, salvo los que puedan realizarse por vía electrónica o por el cobrador a domicilio, pero en la segunda y tercera se reanuda el cobro de estos servicios tambien en las oficinas correspondientes.

Por ultimo dijo que de conjunto con un grupo de organismos se trabajará en la implementación de las medidas, algunas de las cuales tienen que ver con el estricto cumplimiento de las regulaciones sanitarias.

 

(Tomado de ACN)

 

Un comentario en Trabajadores cubanos retomarán sus labores desde la primera fase post COVID-19

  1. Inquietud: Quiero saber como nos trasladaremos los estudiantes y trabajadores de educación que vivimos bastante distante del centro.Tendremos algún recorrido.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu