¡Alto!, la zona está en cuarentena (+ Fotos)

¡Alto!, la zona está en cuarentena (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Adolfina Valera Cerezo sabe que debe esperar. Se sienta; pone sus pensamientos en orden e invoca a la calma. Días atrás era más simple: salía de casa de su hermana, caminaba unas cuadras y visitaba a su hija y nietos, quienes le oxigenaban el alma tras la muerte de uno de sus primogénitos; pero desde la mañana del 10 de abril el Consejo Popular Argentina, en Florida, se declaró en cuarentena. Nadie pasa, nadie entra.

En cada punto de chequeo en la frontera que separa Argentina del resto de Florida, policías controlan que no salga ni pase nadie no autorizado. Foto: Leandro Armando Pérez Pérez
En cada punto de chequeo en la frontera que separa Argentina del resto de Florida, policías controlan que no salga ni pase nadie no autorizado. Foto: Leandro Armando Pérez Pérez

Ella sigue sentada. Sabe que su hija se acercará hasta la línea del ferrocarril, que delimita el perímetro, le fumigarán la maleta, se lavará las manos y le dará la ropa que aún tenía por allá. Y se verán. Y se darán fuerzas. “Esto del coronavirus no has cambiado la vida, hay que cuidarse”, dice.

Pero como su hija, más de 12 mil personas que viven en esa zona se quedarán en sus casas, no irán más allá del portal o de la cuadra y, mucho menos, trabajarán como de costumbre. En esos predios apareció un evento de transmisión local de la Covid-19 y el Consejo de Defensa Provincial (CDP) restringió el movimiento para cortar la cadena de contagios y proteger a las personas a través de la cuarentena.

Cercar al virus

Se encontró al paciente cero de Florida. Se contagiaron, luego, la esposa y una hija. Y más tarde una amiga, y otro hombre. Había que hacer algo, y mucho, ya que entre esos cinco casos positivos a la Covid-19 sumaban un total de 634 contactos en el municipio. Demasiados posibles.

Los carros encargados de la distribución de alimentos y otros insumos reciben previamente una desinfección. Foto: Bárbara Suárez Ávalo
Los carros encargados de la distribución de alimentos y otros insumos reciben previamente una desinfección. Foto: Bárbara Suárez Ávalo

Las medidas se reforzaron, comenzó el desvelo y la cuarentena debía ser la solución. Para el Consejo de Defensa Municipal (CDM) esto es algo nunca visto, que los ha guiado a pensar cada estrategia, a dialogar con dirigentes en otras zonas del país que están en iguales condiciones y a escribir, porque “para el mañana es buena la experiencia”.

Según comentó Beatriz Rodríguez Fernández, presidenta de la Defensa Civil, “la tarea se complejiza, porque esta área, devenida zona de defensa 300901, además, es la más poblada del territorio. Solamente allí viven más de dos mil adultos mayores de 60 años, de los cuales 600 viven solos; y más de tres mil 500 personas trabajan en diferentes áreas económicas que se despliegan por todo el municipio. Esto nos obligó a reorganizar y pensar en muchas cosas”.

Lo primero sería cerrar la zona sin afectar la economía. El Consejo Popular reúne varios objetivos socioeconómicos fundamentales para el territorio, tales como la batería de grupo electrógenos, el centro de acueducto, el hospital pediátrico Leopoldo Rey Sampayo, la sala de hemodiálisis, el Policlínico Norte, tres bases productivas agropecuarias, la sede universitaria y siete centros educacionales.

José Antonio Ballate González, presidente del CDM,  precisó que el diálogo con los vecinos fue esencial para hacerles comprender la importancia de cumplir las medidas. “Las organizaciones de masa jugaron un buen papel en ese sentido. Pero también se hizo un aseguramiento diferenciado de los recursos desde la alimentación y la salud, hasta los servicios imprescindibles para mantener la vitalidad de la zona”.

En cada una de las más de tres mil 900 viviendas se responsabilizó a una persona para que sea el encargado de buscar los insumos que se distribuirán en las 11 carpas que se diseminaron por el área. “Fueron ubicadas en diferentes lugares para que de manera organizada las personas adquieran producciones sin necesidad de alejarse mucho y de manera organizada”, acotó Rodríguez Fernández, vicepresidenta del CDM.

También se tomaron decisiones como reforzar el personal médico dentro de la zona, quienes son alojados en un albergue para que los consultorios médicos permanezcan abiertos 24 horas y en el cuerpo de guardia del policlínico puedan contar con determinados especialistas que contribuyen a la atención hospitalaria.

En el caso de pacientes que requieran acudir al pediátrico y a la sala de hemodiálisis, la cual cuenta con 16 riñones artificiales, ya que su servicio es territorial, se permitió el paso de personas, pero de manera controlada. Por ejemplo, si un niño tiene algún problema es atendido en un puesto médico que queda en el límite de la zona y de ser necesario continúa hacia el hospital, pero con medidas sanitarias específicas. Mientras, que los que necesitan hemodiálisis se trasladan en carros específicos que se encuentran dentro del área y también cumpliendo con ciertos protocolos sanitarios.

Tarea de todos

Raquel Roque Rodríguez es la directora municipal de la Dirección Integral de Supervisión y vive en Argentina. De allí no podrá salir hasta que mejore la situación así que designó al segundo para que asuma las responsabilidades del cargo. Pero, mientras dure la cuarentena ella, junto a otros cuadros que también son vecinos, como el de educación, salud, de la industria azucarera, otros del Partido, se unieron en un grupo para controlar todo lo que suceda. “Las personas necesitan tener calma y estar confiados y con nosotros supervisando que todo se cumple, es mejor. Yo salgo de la casa y doy vueltas para ver que los tres carretilleros que aún está prestando servicio aquí estén haciendo lo correcto. También ayudo a los policías en su trabajo”.

El control del trasiego de personas evitará la posible transmisión del nuevo coronavirus. Foto: Leandro Armando Pérez
El control del trasiego de personas evitará la posible transmisión del nuevo coronavirus. Foto: Leandro Armando Pérez

“Todos esos cuadros se reunieron en un equipo y logran que los vecinos tengan la dirección del municipio más cerca. Trabajan directamente con el Consejo de Defensa y están capacitados para enfrentar cualquier dificultad”, aseguró Ballate González.

En Argentina también viven cerca del 80% de los trabajadores de los pelotones cañeros, quienes, al estar en zafra, se les permitió salir de la zona para que continúen su labor; solo que no podrán volver a casa hasta que concluya la normativa.

La totalidad de los vecinos recibirán el tratamiento homeopático Prevengho-vir, se les aplicará pruebas de test rápido para el diagnóstico de la Covid-19  y diariamente serán pesquisados para darle seguimiento a cualquier padecimiento de infecciones respiratorias agudas.

Son 14 los puntos de entradas a la zona, delimitados en su mayoría por la línea del ferrocarril central. En cada uno de ellos se habilitaron puntos de chequeo y vigilancia para impedir la entrada o salida de personas. Y es que el trasiego innecesario evitará la propagación del virus.

Además, como señala la diputada Rodríguez Fernández, “es un reto grande, una experiencia nueva, pero si todos en Argentina cumplimos con las tareas concretas que nos corresponde todo pasará rápido”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu