Cuidados a la Puesta del Sol (+ Fotos)

Cuidados a la Puesta del Sol (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

El Puesta del Sol, perteneciente a la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), se habilitó como centro de aislamiento para la presente contingencia respetando todos los protocolos de epidemiología que se requieren. Hospeda desde el  26 de marzo a 175 personas —hasta el momento asintomáticas— que han tenido contacto con casos positivos o  sospechosos.

La mayoría del personal que realiza hoy la limpieza no desempeña dicha labor como profesión, sino que se brindó al postergar sus obligaciones en otros centros y acudir como apoyo a Puesta del Sol. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda
La mayoría del personal que realiza hoy la limpieza no desempeña dicha labor como profesión, sino
que se brindó al postergar sus obligaciones en otros centros y acudir como apoyo a Puesta del Sol. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

Integrado también por el Centro de Convenciones Lázaro Peña, el complejo posee una capacidad de 190 camas, y cuenta con la dirección del doctor Abel Hidalgo Prieto, especialista en Medicina General Integral.

Los cuidados son extremos al alojar a 22 niños y 37 personas que superan los 60 años. Poseen una enfermera por cada 30 camas y cada persona se halla bajo vigilancia epidemiológica estricta a través de un sistema rotativo que les permite a los galenos abarcar las 24 horas del día. Dichos cuidados son realizados por un equipo médico que trabaja en turnos de 12 horas por 24 de descanso y que, al igual que los pacientes, se encuentra aislado durante 14 días. Destaca la unidad entre ellos y el personal de servicio que labora en ese tipo de institución, y sin los cuales no sería posible combatir esta pandemia.

Hidalgo resaltó el esfuerzo de ese otro equipo de aseguramiento logístico, que suele “quedar en el anonimato: el personal de limpieza, recepcionistas, cocineros y camareros han dado el paso al frente y se encargan de llevar la  alimentación a las habitaciones tres veces al día, para evitar el contacto entre los casos en vigilancia”.

Así, tanto el personal que laboraba en el centro antes de su modificación como muchos compañeros de la CTC y de  otros colectivos que postergaron sus obligaciones para prestar ayuda allí en lo que pudieran, mayoritariamente en  labores de limpieza, han redefinido o ampliado sus funciones en el enfrentamiento sin tregua al coronavirus.

Hoy las recepcionistas no solo reciben a los huéspedes, sino que realizan venta de tarjetas de todo tipo, propiciadas por Etecsa; transfieren llamadas desde y hacia el exterior; transmiten recados a los doctores de parte de los  aislados… y estuvieron cinco días sin dormir durante la llegada de los primeros casos, ayudando para garantizar el aislamiento de las personas.

Foto: José Raúl Rodríguez Robleda
Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

Odalys Rodríguez, subdirectora de Alojamiento de Puesta del Sol, asegura estar más preocupada por aquellos que están afuera y no cumplen las medidas de higiene y prevención. “Aunque me duele no poder ver a mi hijo y a mi  mamá, lo necesita el país y el mundo. Haré lo que sea preciso para cuando salga poderlos besar y abrazar”, declaró  entre lágrimas.

Hay quienes no tienen horario definido, como la camarera María Antonia Reyes Ponce, encargada de la higiene y  saneamiento. Ella y sus compañeros —muchos voluntarios de otros centros laborales— trabajan hasta que terminen de realizar la limpieza; tarea sin final en una contingencia de esta índole, pues en cualquier momento puede  derramarse el contenido de un frasco en una habitación. “Pero esto servirá para adquirir más conciencia de  higienizarnos y de cuidarnos”, aseveró.

Por su parte, el doctor Antonio Ramos Concepción, especialista en Medicina General Integral y jefe médico de la  institución; y la licenciada Mayelín Rangel, en Terapia Intensiva; con 30 y 25 años de experiencia respectivamente, concordaron en que es un trabajo arduo y sacrificado.

A las labores sanitarias de recibir pacientes y organizar los turnos se añaden mediar entre los aislados, dar respuesta a sus inquietudes, calmar los nervios, persuadir a quienes no mantienen la disciplina y explicarles las necesidades de aislamiento para proteger a la población.

Cuando terminen la quincena reglamentaria, ellos estarán otros 14 días en observación, alejados de sus seres queridos y del mundo, puesto que tampoco al personal médico se le permite el intercambio con familiares. Pese a todo, ambos coinciden en que “hay que cuidarnos para así volver a besarnos y abrazarnos”.

“Esta es una experiencia grande”, explicó Ramos, y agradeció los mensajes de apoyo en las redes sociales y los  aplausos diarios que los reconfortan, ya que les confirma que “los aislados se sienten satisfechos con la atención que les estamos brindando y nos hacen sentir orgullosos de haber tomado la decisión voluntaria de venir acá, porque esa es nuestra razón de ser como médicos.

“Si usted se lava las manos, respeta las distancias y cumple con todas las medidas indicadas no tiene ningún tipo de problema. Esta epidemia la vamos a superar con disciplina y conciencia. Los cubanos estamos demostrando al  mundo que la medicina privada nada más resuelve a los que tienen. Uno se hace médico no por dinero, sino por  amor. Por eso si vuelvo a nacer volvería a elegir ser doctor”, culminó Ramos Concepción.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu