La huelga de marzo de 1930: preámbulo de la insurrección popular

La huelga de marzo de 1930: preámbulo de la insurrección popular

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Marzo de 1930.  Imperaba en Cuba el régimen despótico de Gerardo Machado y Morales en su segunda etapa  presidencial, resultado de una fraudulenta “prórroga de poderes”  decretada  tres años antes mediante una reforma constitucional, que le permitía extender el mandato iniciado en 1925.

La maniobra  politiquera encontró la repulsa popular fundamentalmente del estudiantado universitario, los trabajadores, intelectuales e incluyó a partidos tradicionales de la burguesía.

Caracterizado por su entrega al imperialismo norteamericano, Machado recrudeció la tenebrosa senda de su gobierno con asesinatos a sus opositores y la brutal represión contra las protestas obreras motivadas por la rebaja de los sueldos de los empleados públicos, el aumento de la jornada laboral, la corrupción política y administrativa  y otros males que agravaban el deteriorado panorama  general en la Isla  en medio de los efectos de la crisis económica mundial de 1929.

El desarrollo de la organización del proletariado en un solo núcleo atemorizaba al tirano. La Confederación Nacional Obrera de Cuba (CNOC), por su influencia,  prestigio y carácter unitario, resultaba peligrosa para el régimen aún más en la situación antes mencionada.

Al llamado de la Confederación Sindical Latinoamericana (CSLA) para celebrar una jornada continental en favor de los desocupados, se sumó la CNOC. De inmediato, Machado  la declaró fuera de la Ley, al igual que a la Federación Obrera de La Habana.

El jueves 20 de marzo fue la fecha acordada.  Rubén Martínez Villena, destacado  intelectual revolucionario, asesor legal de la CNOC y miembro del primer Partido marxista-leninista en Cuba,  orientó a los dirigentes sindicales preparar  una huelga general de 24 horas para ese día como respuesta a la ilegalización.

La víspera, participó en mitin preparatorio en la sede del Centro Obrero, en la capital.  Esbirros de la tiranía trataron de arrestarlo, lo cual fue frustrado por la valiente protección de los allí reunidos quienes lograron ocultarlo y sacarlo del lugar.

Aquel movimiento popular  liderado por  Villena agrupó a unos 200 mil trabajadores de diversos sectores. Entre las principales demandas estuvieron la revocación inmediata de la suspensión de las dos organizaciones ilegalizadas arbitrariamente por el gobierno, la excarcelación de los obreros presos acusados promover la huelga, la libertad de reunión de los trabajadores y  la no intervención de la policía en los sindicatos.

Si bien el escenario principal fue La Habana –donde quedaron paralizadas actividades comerciales, industrias y servicios- la movilización también aconteció  en localidades del oriente y el centro del país.

Por su magnitud y combatividad,  la huelga de marzo de 1930 trascendió  como la primera gran expresión de lucha frontal  contra el Machadato, un nefasto período en la historia de Cuba que se extendió hasta el 12 de agosto de 1933 cuando fue derrocado por otro pujante movimiento revolucionario.

 

Acerca del autor

Graduado de Licenciatura en Periodismo, en 1976, en la Universidad de La Habana. Hizo el servicio social en el periódico Victoria, del municipio especial isla de la Juventud, durante dos años.
Desde 1978 labora en el periódico Trabajadores como reportero y atiende, desde 1981 temas relacionados con la industria sideromecánica. Obtuvo premio en el concurso Primero de Mayo en 1999 y en la edición de 2009. Es coautor del libro Madera de Héroes.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu