Out 27: ¿Estructura nueva? ¡Y se armó el debate!

Out 27: ¿Estructura nueva? ¡Y se armó el debate!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Desde la primera línea confieso que llegar a un consenso en el béisbol es bien difícil en Cuba. Quizás en otros países pase igual, pero lo desconozco. Hace solo unas horas, en un encuentro de trabajo con el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez y el Primer Ministro Manuel Marrero, se informó de una nueva estructura para la Serie Nacional, que bien resumida solo agrega un cambio: 30 juegos más en la etapa clasificatoria, mientras crece una montaña de preguntas sobre otras ideas que estaban en el tintero, salieron en la consulta popular, pero finalmente no quedaron contenidas en el proyecto.

Pelota cubana, siempre habrá criterios. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda
Pelota cubana, siempre habrá criterios. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

Todos conocemos de sobra que un proceso tan amplio salen tantas propuestas como caracoles hay en la arena de una playa. Sin embargo, más allá de la sabiduría popular y del criterio de especialistas, incluso de la prensa especializada, lo más importante y decisivo en este punto es escuchar a los peloteros que juegan en la Serie Nacional y a los cuerpos técnicos que los dirigen. Y al menos en decenas de entrevistas o declaraciones formales e informales hechas por este redactor o publicadas en otros medios, más de un 80 % de esos actores (para ser conservador) no abogó por esta estructura, tal y como se presenta ahora.

Una vez más se impone reconocer con autocrítica que en la primera década de este siglo XXI, los medios de comunicación impulsamos cambiar – quizás erróneamente mirándolo desde la distancia— la estructura de la Serie Nacional que mayor durabilidad y criterios favorables por parte de peloteros y entrenadores ha tenido: 90 juegos en la ronda preliminar y luego cuartos de final, semifinal y final. Eso se traducía en un solitario campeón, puro y a partir de sus propias fuerzas.

Y dicho de una vez, con ese concepto o formato se llenaban igual los estadios, sobre todo en los play off, que eran  fiestas de aproximadamente un mes. Es decir, lo sucedido en cuanto a la efervescencia y el estallido de público en la pasada temporada no es directamente proporcional a que la estructura aplicada sea excelente o ideal, sino a la identidad de los aficionados con el equipo de su territorio, a lo cual se suman conceptos de espectáculo como pantallas gigantes, ofertas culturales y de otros productos, no siempre igual en todas las provincias.

No descubrimos el agua tibia tampoco si revelamos (a partir de las mencionadas entrevistas publicadas en los dos últimos años en prensa impresa, televisión, radio o medios digitales) que la mayoría de los actores de nuestro pasatiempo nacional reiteraban que prefieren un conjunto monarca sin llamar a sus filas a integrantes de otras provincias, al tiempo que sí abogaban por más desafíos y no dejar sin béisbol de la Serie Nacional a más de diez territorios del país tras los primeros 45 desafíos, como empezó a ocurrir desde la 52 Serie, aunque en un principio avanzaban ocho y no seis escuadras a la segunda fase.

También más de una ocasión, peloteros solicitados como refuerzos alegaban problemas médicos, indisposición personal y hasta negativas para jugar con otros conjuntos, aunque por detrás de esas excusas hay una idea central: no quieren estar alejados de sus familias y casas por tanto tiempo, en tanto las atenciones y apoyo en todas las provincias no son iguales y eso afecta o ayuda al rendimiento del incorporado con ese uniforme.

A fuerza de sinceridad, la afición se adaptó más rápido a los refuerzos —con no poca resistencia inicial—, que los propios agregados a las nóminas y los mentores de los respectivos equipos. La vida demostró que esos nombres sumados sí decidieron campeonatos, del mismo modo que aumentaban la calidad competitiva de la segunda fase. Era, al mismo tiempo, dolor sangrante y cura efectiva, castigo para algunos y esperanza de otros. Parecía un parche que algún día se quitaría, sin embargo, ahora se pretende extender con tintes de eternidad cuando muchos deseaban ver un campeón nacional made in provincial 100 %.

Aunque la reunión entre las autoridades deportivas y la máxima dirección del país acordó, según el reporte periodístico, llevar nuevamente el tema a la base, para “seguir buscando consenso entre todos”, solo expondré algunos argumentos y comentarios (propios y llegados ya a nuestra redacción) sobre aspectos a tener en cuenta para esta segunda vuelta de consulta y la pertinencia o no de quedarnos con un solo torneo en lugar de dos, tal y como se concebía en el proyecto inicial de estructura que fue consultado incluso en todo el recorrido por provincias y con la prensa especializada: Serie Nacional con 75 juegos y su campeón sin refuerzos, y posteriormente una Liga Cubana en la que serían diferentes algunas cosas, en particular, la remuneración económica de sus participantes, que ahora es la misma tanto para quien se mantiene activo como para los que se retiran a sus casas luego de la primera etapa.

IDEAS, ARGUMENTOS, COMENTARIOS, PROPUESTAS

– Con 75 partidos se jugará más pelota y podrán desarrollarse más peloteros, pero celebrarse de abril a julio, detenerse un mes o mes y medio, y luego volver a comenzar en septiembre hasta diciembre hará que los refuerzos escogidos a partir del rendimiento en la primera etapa sea una incógnita en la fase siguiente, dado el amplio tiempo que separa la continuidad de la Serie. Además, será un desafío para los entrenadores mantener tanto tiempo la forma física de los jugadores, si tomamos en cuenta que serán casi nueve meses de un mismo torneo, con posibilidad máxima de jugar 139 choques: 75 etapa regular + 5 de comodín +45 segunda fase + 14 play off.

– Los liderazgos individuales seguirán siendo para los que clasifiquen solo a la segunda etapa porque todavía se asume esta como una etapa de todos contra todos, tal y como estable el Reglamento. Es decir, casi el 60% de los jugadores de la Serie Nacional se privarán de esos liderazgos al quedar fuera de la segunda fase y no necesariamente ser solicitados como refuerzos. Recordemos que desde la 52 a la 59 varios líderes jonroneros de la primera vuelta perdieron la posibilidad de defender esa condición al no ser solicitados para el segundo momento.

– La fecha de la primera fase tiene la amenaza perenne del período más lluvioso y se jugará sin alrededor de los 20 mejores peloteros del país por contratos internacionales. ¿Volverá a quedar a la voluntad y no al cumplimiento de un contrato que esos nombres participen en la segunda etapa si su equipo natal no está involucrado? ¿No sería diferente si una vez terminada la Serie Nacional con un campeón, se organiza un segundo evento que agrupe desde octubre (ya para esa fecha terminó la Liga Profesional de Japón) a los mejores peloteros cubanos, contratados o no, y la afición los pueda ver con sus conjuntos provinciales o en los que sean solicitados como refuerzos?

– Un segundo torneo con los mismos nombres de equipos de la Serie Nacional (6 u 8 primeros) para mantener la identidad de la afición y con una cuota de refuerzos (de 5 a 7) resultó, a la luz pública, de los temas más debatidos. No obstante, consideramos que no puede sembrar temores sobre si pegará o no en el gusto popular ese nuevo certamen, pues el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz, demostró al eliminar la liga profesional y crear las Series Nacionales que los cambios más trascendentales no estaban en los nombres, sino en las esencias. ¿Acaso la esencia de una hipotética Liga Cubana no estaría en elevar el techo de la pelota cubana, con mente abierta incluso para jugadores cubanos que se han desempeñado en ligas profesionales y decidan retornar cumpliendo los reglamentos establecidos? Las Selectivas pegaron desde el inicio y era un segundo torneo. Su muerte, debemos recordarlo una vez más, fue por el poco apoyo que se brindaba a los equipos al ser de varias provincias y no ser de nadie. No sucedió así con la Súper Liga, en el que la identidad de las escuadras no contribuía a fomentar el interés de los aficionados.

– La fatiga extrema de un pelotero, según estudios científicos, sucede entre seis y ocho meses de juegos continuos, de ahí la propuesta inicial de algunos en la consulta popular de separar dos torneos con al menos par de meses entre ellos, lo cual evitaría lesiones y otros trastornos físicos que disminuyen el rendimiento y conspiran contra el espectáculo.

– ¿Qué espacio le queda en esta propuesta de estructura a las Series Provinciales y Sub-23? ¿Enero y febrero para la primera y agosto para la segunda? ¿No son precisamente esos eventos los más demandados de crece en número de juegos en función de aumentar la búsqueda de talentos? Sería bueno conocer los pasos que se darán para fortalecer esos eslabones en la Estrategia aprobada por el Inder y enunciada en el propio encuentro de trabajo con el Presidente de la República.

Sea cual sea la decisión final, el pueblo, los aficionados y este periodista continuaremos apoyando al béisbol cubano. Pero todos aspiramos a una estructura duradera que complazca a la mayoría y no tener que enmendarla a corto plazo o que nazca con más detractores que seguidores.

Doy el voto de confianza a los peloteros y a las direcciones de los 16 equipos de la Serie Nacional que están ya preparándose. Si ellos la aprueban, a pesar de lo que apreciamos y describimos a partir de la teoría y de los criterios que recogimos de muchos de ellos en los últimos meses, tocará acatarla por disciplina. Ya sabemos que para los gustos están las flores. Y en la pelota, hermano, siempre habrá un debate armado de ideas. Por suerte.

 

 

Acerca del autor

Máster en Ciencias de la Comunicación. Subdirector Editorial del Periódico Trabajadores desde el 2019. Editor-jefe de la Redacción Deportiva desde 2007. Ha participado en coberturas periodísticas de Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos, Copa Intercontinental de Béisbol, Clásico Mundial de Béisbol, Campeonatos Mundiales de Judo, entre otras. Profesor del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, en La Habana, Cuba.

11 comentarios en Out 27: ¿Estructura nueva? ¡Y se armó el debate!

  1. Yo no estoy de acuerdo con que existan dos torneos diferentes. La serie nacional tiene que ser una sola liga, sino va a existir dos campeones nacionales. Creo que como está consebido es lógico y bien pensado, con siete refuerzos no se va a quedar ningún atleta con calidad fuera, como ha sucedido en otras ocaciones. Y a la afición si le gusta este formato sino los estadios no se llenaran. Ahora pueden jugar más los 16 equipos al aumentar a 75 juegos la primera face, lo que garantiza en mayor medida que antes, el desarroyo en estas provincias que no logren clasificar. En las estadística mi opinión es que lo que más interesa son las individuales y los mejores peloteros estarán jugando. Ahora hubiese sido mejor que la primera parte fuera 60 juegos al igual que la segunda. Saludos, gracias.

  2. Sencillamente se teme al cambio, la propuesta de una primera serie con 16 equipos y un campeón nacional y una segunda unificando provincias cercanas para integrar equipos de ambos territorios con otros nombres ya sea de animales o productivos, sería lo más sensato. En ese caso la nacional llevaría los nombres que identifican a las provincias, como es actualmente (excepto Industriales que debía ser La Habana) y en la otra serie unificar las provincias (Pinar-Artemisa/Tabacaleros; La Habana-Isla de la Juventud/Capitalinos; Mayabeque-Matanzas/Citricultores; Cienfuegos-Villa Clara/Azucareros; Santi Spiritus-Ciego de Avila/Arroceros; Camaguey-Las Tunas/Ganaderos; Holguín-Granma/Mineros y Santiago-Guantánamo/Serranos.
    De lo contrario con nombres de animales y mascotas: Lobos, Leones, Elefantes, Leopardos, Tigres, Búfalos, Jaguares y Panteras, por el mismo orden. Pienso que no solo sería más atractivo, hay muchas más razones que tributarán a la calidad de los protagonistas para ofrecer un espectáculo digno a la afición.

  3. Joel he tenido la DICHA de intercambiar con usted desde el 2014 a pesar de tener criterios diferentes en algunos aspectos NUNCA trato de INFLUENCIAR sus CRITERIOS desde su alta posición sobre los míos al contrario se dedicó a investigar con atletas, directores, árbitros, aficionados y glorias deportivas los principales actores del PASATIEMPO NACIONAL, con su autocrítica demuestra su gran crecimiento profesional. Cuanta falta hace que el trio que lideras los sábados en Haciendo Radio junto a Luis Izquierdo y Magdiel Pérez Labrada se fusionen con Panorama Deportiva y Deportivamente para que SIRVAN DE PUENTE entre la DNB y AFICIONADOS recogiendo todas nuestras inquietudes y propuestas debatiéndose y dándonos respuestas una vez al mes por Radio Rebelde, también pudiera ser por televisión pero sería más costoso. La hipótesis de glorificar la actual estructura con el lleno de los estadios es banal la apoteosis que se vivió dentro y fuera de los estadios en la postemporada 59 fue porque todas las provincias Involucradas copiaron el GRAN LEGADO aparte de la DISCIPLINA que DEJO VÍCTOR MESA al béisbol Matancero, HACER DEL PASATIEMPO NACIONAL UN CARNAVAL involucrando a todos los factores de provincia.
    Los estadios siempre se han a llenado y se van a llenar porque nuestros atletas juegan con GARRA y DEJAN LA PIEL EN EL TERRENO. De haber existido en los 80 las pantallas gigantes ¿Cuántos aficionados hubiesen estado en la afueras del Latinoamericano cuando Marqueti le dio el cuadrangular a Rogelio?

    ¿No quedan vídeos de los campeonatos que ganó la aplanadora Santiaguera, los de Pedro Jova con Villa Clara, los Industriales de Anglada y Germán, los de Pinar del Río de Urquiola y Fuentes, los cachorros de Holguín ó de los cuadrangulares de Marqueti y Cheito a Rogelio García en el Latinoamericano?

  4. Otro desastre sería ese tipo de serie, imagine las estad´siticas se van a volver locas, quién garantiza que los 6 equipos de un año repitan el otro, así que yo sigo diciendo que la solución es crear 6 equipos regionalizados tomando como base los equipos de las 6 provincias anteriores, VEGUEROS Con peloteros de Pinar y Artemisa, AGROPECUARIOS con peloteros de Mayabeque, la Isla e Industriales, CITRICULTORES con peloteros de Matanzas y Cienfuegos, AZUCAREROS con peloteros de Villa Clara y Sancti Spiritus, GRANJEROS con Peloteros de Ciego de Ávila, Camagüey y Las Tunas y SERRANOS con peloteros de Holguín, Granma, Santiago y Guantánamo. Y así sería una liga más competitiva y de mayor calidad

  5. Que dificil se esta haciendo,hacer las cosas bien,en la pelota en Cuba,yo me pregunto a quien le cuadra este desorden,hasta la pelota a llegado ,la ineficiencia y la superficialidad en el analisis de un problema que hace sentir mal al pueblo,esto es producto de la corruccion ,donde el deporte no esta ajeno.El Campeonato Nacional o Ser ie Nacional,debe ser de 6 Equipos,2 por cada zona,Occiental,Central y Oriental.Cada provincia,ocuparse de toda la mecanica del baseboll en su territorio,desentralisarlo nacionalmente y dar mas beneficios,economicos y materiales.

  6. Ya que no van a participar en la Serie del Caribe deben comenzar la Serie 60 en SEPTIEMBRE.
    La nueva propuesta de estructura es la MISMA que la actual sólo aumentan 30 partidos en la etapa clasificatoria y siete REFUERZOS a la 2 Fase (2F). Quisieron quedar bien con TODOS complaciendo a más del 90% de los aficionados, atletas, entrenadores y periodistas con 75 partidos en la clasificatoria y con el reducido grupo de periodistas que les ENCANTA la FATÍDICA ESTRUCTURA establecida desde la Serie Nacional (SN) 52 realizando un SOLO TORNEO sin ponerse analizar LOS PRINCIPALES PROBLEMAS QUE ESTA A DEJADO:

    – PRIVAN ALREDEDOR DEL 56 % DE LOS PELOTEROS de poder aspirar a los LIDERATOS INDIVIDUALES .
    En todas las ligas serias del mundo los líderes individuales salen del TODOS CONTRA TODOS, en la recién finalizada Serie del Caribe los líderes lo sacaron al terminar la etapa clasificatoria cuando cada equipo participante finalizó su quinto juego. Revisen el REGLAMENTO DE LA SERIE NACIONAL ARTÍCULO N° 6, Regla 10.22 (a) y 10.22 (b)

    – MÁS DE 20 PARTICIPANTES EN LOS JUEGOS DE LAS ESTRELLAS han tenido que marcharse a casa sin poder jugar la 2 fase, esto JAMÁS OCURRIÓ NI con un UN SOLO ATLETA en las primeras 51SN

    – Más de 300 PELOTEROS con GRAN RENDIMIENTO tuvieron que decir a Dios mientras que otros con UN SOLO TURNO AL BATE DISFRUTARON DE TODO EL CAMPEONATO y HASTA TUVIERON PARTICIPACIÓN en los PLAYOFFS

    -EXCLUYERON a dos hombres que se encontraban al FRENTE de los CUADRANGULARES Dary Bartolomé en la 53 y Yariel Duque en la 56
    -Robert Luis Delgado es la cara más visible de tamaña injusticia
    -Yasniel González jardinero TODOS  ESTRELLAS de la 59 PRODUCTOR DE CARRERAS NATO por fin pudo jugar una etapa regular completa GRACIAS a la lesión de Saavedra
    – La DNB no le puede GARANTIZAR JUGAR LA ETAPA ÉLITE NI A LOS MIEMBROS DEL EQUIPO NACIONAL como Yunior Ibarra en la SN 59 y Yoelquis Guibert en la 58

    – Es súper injusto para los directores no les permite ver si fue correcta su planificación del entrenamiento deportivo no pueden ver cómo llegan sus atletas al punto clímax de la competencia porque se han tenido que marchar cuando sus equipos comienzan a coger la forma deportiva muchos con average por encima de 500, un ejemplo José Raúl Delgado tercer lugar en la 58 en la 59 donde ganó lo mismo que el campeón Nacional, Industriales y Granma 26 y 19 para promedio de .578 y lo SUSTITUYEN para la SN 60. Si le hubiesen dado la oportunidad de dirigir la Serie completa con Yamichel Pérez en el montículo tal vez hoy sería el hombre más feliz del mundo.

    -Gastos excesivos en trajes al pasar los atletas por tres equipos diferentes.

    Joel hay que buscar una fórmula para que los que narran el béisbol por radio y televisión Nacional NO sean los MISMOS que hagan los programas de mayor AUDIENCIA E INTERACCIÓN con el pueblo. Los que estén en esos programas tienen que primero emitir el criterio y estado de opinión del pueblo para luego emitir la suya particular. Hay que CUIDAR al nuevo comisionado para que no le pase lo mismo que a Heriberto y Aragón

    Para mi tienen que realizar DOS TORNEOS DIFERENTES cómo lo TENÍAN PREVISTO, la SN de 75 juegos con los playoffs para buscar el campeón. Si deciden que son seis equipos en la segunda fase llevo ocho equipos a los playoffs para que queden los seis primeros, hací hay más peloteros demostrando si pueden jugar bajo PRESIÓN y quito el comodín. 15 días después comenzaría la Liga Cubana con LOS MEJORES 100 PELOTEROS que estén alto para participar en Cuba repartidos en Cuatro equipos para que prime la CALIDAD y DESAPAREZCAN para siempre los cuatro errores físicos, cuatro mentales y 10 bases por bola por desafíos que para colmó persistió hasta en la final. Si queremos que lleguen los triunfos en la arena internacional NO PUEDEN SEGUIR PARTICIPANDO EN LA ETAPA ÉLITE ATLETAS SIN CALIDAD sólo porque sus equipos queden entre los primeros. De tomarse los nombres y los estadios de los cuatro primeros equipos de la Serie Nacional SÓLO DEBEN ESCOGER A SU CUERPO DE DIRECCIÓN Y LOS CINCO MEJORES PELOTEROS DE ESOS CONJUNTOS, los otros atletas deben escogerse de cualquier zona del país de una bolsa confeccionada por la DNB y los medios de prensa.

  7. La serie nacional a 75 juegos permitirá un mayor desarrollo de mayor numero de peloteros pues con la estructura actual solo seis equipos jugaban mas de 45 juegos, por tanto es el primer paso positivo para crecer en cantidad de jugadores con posibilidad de desarrollar sus potencialidades, pero considero un error continuar con los mismos equipos reforzados al segundo torneo de invierno a 45 juegos por dos razones: Primero necesitamos concentrar la calidad en solo 4 equipos Orientales, Centrales Occidentales y Habana, pues así podremos especializar el picheo y aplicar los fundamentos técnicos del béisbol moderno, teniendo un torneo al nivel del Torneo profesional de invierno de Puerto Rico o la liga profesional Nicaragüense y segundo: Si Industriales no clasifica para el torneo de 45 estarán mas de 2 millones de cubanos sin ver béisbol, sin un equipo de la capital un segundo torneo es un fracaso y créanme que eso puede suceder y en mas de una ocasión. si vamos hacer bien las cosas comencemos ahora, porque seguir improvisando, nuestro segundo torneo debe ser modelado para buscar una calidad superior no para que sea el segundo rollo de la película de la serie nacional. otra variante que me gustaría para el torneo de 45 juegos incluiría 6 equipos: Occidentales, Habana, Azucareros, Ganaderos, Mineros y Serranos si no es posible el formato de 4 equipos.

  8. Para desarrollar el béisbol no necesariamente tenemos que copiarlo todo, no obstante la decisión la respeto y podrá tener resultado, pero no creo que sea de la aceptación de la mayoría de la afición que al final es la destinataria.
    En primer lugar con esa segunda parte se pierden las estadísticas.
    – No se podrá saber quienes son los atletas que realmente se destacan porque no habrá estabilidad en esos seis equipos que continúan.
    – No se continúa el desarrollo, pues en esa segunda etapa solo jugarán 42 atletas escogidos por los equipos que continúan, se quedarán muchos sin jugar, como ha pasado hasta ahora.
    – No habrá un campeón nacional que demuestre haber desarrollado el béisbol territorial, pues para lograrlo tuvo que siete atletas de otras provincias (casi un equipo completo).
    – Persiste la diferencia o no es parejo para los 16 equipos lo referente a juegos como Home Club y Visitador.
    Considero que lo más justo es que salga un campeón de la Serie Nacional, que es la primera parte, cada cual con los atletas que integren los respectivos equipos y luego una liga superior con seis u ocho equipos unificando provincias cercanas, lo cual garantiza la territorialidad, el seguimiento de la afición y la pugna de atletas y provincias por integrar o representar esos equipos y ser sedes principales, lo cual se definiría por el papel desempeñado en la campaña anterior. De aquí saldría un campeón que tendría en apoyo tanto en el desarrollo de la serie como en el estímulo a los atletas. A mi modo de ver esa serie superior es necesaria, por cuanto afición, atletas y CNB la verían con el principal medidor de calidad para luego integrar el equipo Cuba, al principio podrá haber equipos más fuertes que otros, pero estoy convencido que la integrarán los mejores y nadie quedará sin jugar.
    Si estamos a tiempo de rectificar, por qué seguir improvisando o dilatando la estructura anterior, pues realmente la diferencia con la campaña precedente son 30 juegos más, pero seguirán 10 estadios cerrados, enyerbándose, sin generar ingresos al presupuesto del mayor espectáculo cubano y una gran cifra de atletas destacados o en desarrollo para sus casas que tendrán que buscarse la vida de otro modo hasta que comience de nuevo la contienda o tomar otro rumbo.
    Los argumentos de este trabajo periodístico son sumamente sólidos y se pueden añadir muchos más que lo fundamentan, entonces porque seguimos empeñados en seguir haciendo lo mismo buscando resultados diferentes…

  9. Sin animo de ser tomado en cuenta, solo para estar con la conciencia tranquila, en lugar de seguir inventando disparates ( parchos) vuelvan a la estructura que demostro su valia: serie nacional con equipos de cada provincia y selectivas con equipos regionales, no mas de 6 a lo sumo 8, de los mejores atletas. Dos torneos independiente. Los refuerzos ocultan insuficiencias!

  10. En mi opinión volvemos a equivocarmos, un toneo y otro nada deben tener que ver, imaginen una parada de 2 meses en medio del campeonato, en ningun sitio del planeta se hace esto, creo que la Serie de 75 juegos debe ser la Serie Nacional y con un campeón nacional sin refuerzos y la otra pueden ponerle cualquier nombre y esta bien con 6 o 8 equipos y con refuerzos escogidos de una sola vez al iniciar, esa competencia no es la Serie Nacional es otra cosa. De mantenerse la estructura que proponen si bien se juega más se pierde el hilo de la competencia con una parada tan prolongada … este tema deben llevarlo a propuesta popular, a referendum o como quieran decirlo pero no así, como lo proyectan no me parece nada bueno. Hace falta escuchar a los aficionados y la mayoría no comparte esta propuesta que hacen ahora. Sigo abogando por un Serie Nacional de 75 juegos en línea con un campeón, lo otro es una nueva competencia … esperemos que escuchen al pueblo

  11. por favor estan a tiempo de hacer las cosas bién , eviten seguir disgustando a los aficionados y seguir haciendo las cosas mal , no hicieron nada con esta nueva estructura solo aumentar unos juegos , es que acaso allí nadie piensa , esto de dos fases no sirve por favor , para qué recogieron opiniones de todo el mundo si no hicieron nada , la gente quiere una serie nacional de 75 juegos pero sin refuerzos , con sus play off y que salga el campeón de esa provincia con sus peloteros , después la selectiva con los ocho primeros bién reforzados con los equipos que queden , por favor esto es tan difícil de entender o es que estos especialistas no piensan , estas desiciones no pueden ser un capricho de ustedes y deberían hacer una encuesta y contar con el pueblo que es a lo que se deben ustedes , por favor compañero Díaz Canel sugiereles que piensen bién antes de seguir cometiendo los mismos errores , esta estructura es más de lo mismo , no hicieron nada , esto solo empeorará las cosas en nuetro béisbol y si no , vivir para ver.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu