Con la ley: Protección al innovador y a su obra creativa (+ PDF)

Con la ley: Protección al innovador y a su obra creativa (+ PDF)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

La Asamblea Nacional del Poder Popular en diciembre de 1982 adoptó la Ley no. 38, cuyo contenido trataremos de resumir.

 

Su objetivo fue definir las innovaciones y racionalizaciones, proteger los derechos de sus autores, regular su utilización y aplicación de conformidad con los principios de nuestra Revolución socialista, y establecer las principales atribuciones de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores.

En el articulado de la Ley se establece que esta última agrupa a los innovadores y racionalizadores, y los representa en Cuba y en el extranjero. Está dirigida y orientada por la Central de Trabajadores de Cuba, se rige por los Estatutos de esta, por las disposiciones de la presente Ley, así como por los reglamentos que se acuerden.

A los efectos de esta Ley, se denomina innovación a la solución técnica que se califica nueva y útil para la entidad en la cual fue presentada y reconocida, que aporta un beneficio técnico, económico, social o para la defensa, la seguridad y el orden interno, y que constituye un cambio en el diseño o la tecnología de producción de un artículo o en la composición del material del producto.

Igualmente se define como racionalización a la solución correcta, nueva y útil de un problema técnico-organizativo o económico-organizativo para la entidad en la cual fue presentada y reconocida, y que su aplicación aporta un beneficio técnico-económico, social o para la defensa, la seguridad y el orden interno.

Esta legislación precisa que el Estado reconoce y protege el derecho del autor, y declara la paternidad de una innovación o racionalización mediante el otorgamiento del certificado correspondiente. Esta paternidad es intransferible.

Establece  que al autor de una innovación o racionalización se le concede el derecho a percibir la remuneración que señale el Reglamento de la presente Ley. Este derecho solo puede ser transmitido por sucesión de acuerdo con la legislación vigente.

Los derechos y obligaciones emanados del registro de las innovaciones y racionalizaciones corresponden a los ciudadanos cubanos y a los extranjeros residentes en Cuba autores de la innovación o racionalización.

Queda establecido que las entidades protegen y apoyan la actividad de innovación y racionalización, y están obligadas a dar respuesta de aceptación o rechazo a las propuestas en el tiempo que se determine en el Reglamento.

En cuanto a las atribuciones de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores, en todos sus niveles, representa y defiende, ante las entidades correspondientes, toda reclamación justa relativa a las innovaciones y racionalizaciones, de acuerdo con lo establecido en la Ley, su Reglamento y disposiciones vigentes, además de gestionar y garantizar la correcta expedición de los certificados de innovación o racionalización.

La Ley establece que la Anir y la Academia de Ciencias de Cuba están facultadas para ejercer la inspección, y gestionar y supervisar la correcta aplicación de las innovaciones y racionalizaciones protegidas por el correspondiente certificado de autor. En los ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y del Interior se realizan por los sistemas que estas instituciones tienen dispuestos.

En el capítulo dedicado a las innovaciones y racionalizaciones se precisa cuándo estas se reconocen como tales y son útiles, se define su aplicación y se especifica a aquellas que por su propósito vinculado a la defensa deben calificarse de secretas.

También se determina el registro de estas, qué procedimiento seguir para su inscripción, cuándo son dadas a la publicidad y el otorgamiento del certificado de Innovación o Racionalización que implica su reconocimiento, la paternidad, la remuneración del autor, y el derecho exclusivo del Estado sobre la innovación o racionalización.

 

Puede descargar aquí: Separata Lunes 7 de octubre de 2019 Economía (3683 descargas)

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu