Carlos Blanco: Hay que seguir desarrollando La Cuba (+Fotos)

Carlos Blanco: Hay que seguir desarrollando La Cuba (+Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Con Carlos Blanco Sánchez se puede hablar infinidad de horas sin llegar al aburrimiento o a la repetición, aunque él tenga un tema paralelo a su vida, que es la Empresa Agropecuaria La Cuba, entronada sobre la extensa llanura del este de Ciego de Ávila.

Carlos Blanco: Hay que seguir desarrollando La Cuba. Foto: Agustín Borrego Torres
Carlos Blanco: Hay que seguir desarrollando La Cuba. Foto: Agustín Borrego Torres

Es comedido y detallista, perfeccionista de su propia obra, esa que comenzó con los estudios como técnico agrícola, y le valieron para dominar asuntos engorrosos de la sanidad vegetal. Al concluir la universidad, lo mandaron a La Cuba a atender la campaña de papa por tres meses, “y ya llevo 36 años”.

Lo dice con satisfacción. “La tengo en la sangre; desde los 9 años, mi padre fue obrero agrícola; prefiero la agronomía, sigo estudiando para superar los resultados de la empresa, que son los míos”.

Natural de la finca Las Mercedes, vivió en la localidad de Gaspar 52 años hasta mudarse a la ciudad de Ciego de Ávila. Había definido su destino: “Me casaría al terminar la universidad; mi novia aceptó, y en noviembre pasado cumplimos 38 años de matrimonio”.

El currículo de Carlitos La Cuba, nombre que lo populariza, se inició en la antigua empresa Venezuela, después fue jefe de la granja Arnaldo Ramírez. Nelson Paz, quien dirigía La Cuba en ese momento quiso prepararlo para que fuera director, y lo envió a la escuela de dirección de la economía.

Regresó a la sanidad vegetal, hasta que lo nombraron jefe de producción, allí es el subdirector general, según la estructura que mantiene la entidad. Después de cuatro años y el fallecimiento del siguiente director, Carlos simultaneaba su cargo con el de director, por lo que solicitó buscaran a alguien para dirigir La Cuba.

Sin embargo, un día lo llamó el delegado de la Agricultura, y le informó que lo habían aprobado como director. Ripostó, pero el dirigente le dijo: “Espera al ministro mañana”, y le colgó. Al día siguiente, cuando llegaron los visitantes, el delegado le expresó al Ministro señalando a Carlos: ‘Él es el nuevo director’.

“No me dio tiempo a decirle que no, yo me subestimaba, era una empresa muy grande, y me gustaba la producción, lo más técnico.

“La Cuba (fundada en 1976 con 196 caballerías y 103 trabajadores) no era la insignia en aquel momento. Nelson Paz empezó a levantarla: buscó fuerza de trabajo, incluso de otras provincias y construimos viviendas, campamentos…; aquí hay muy buenos suelos y un gran manto freático. Fue el gestor, el de las ideas, que yo seguí y perfeccioné. Soy el quinto director, y ya llevo 24 años en una empresa con estabilidad en su consejo de dirección”.

¡El microjet!, la novedad

El gran enano abre una nueva perspectiva para
la exportación. Foto: Agustín Borrego Torres

“El microjet surgió en La Cuba y la brigada 30 del Blas Roca vino, estudió el proyecto e hicieron la primera plantación de plátanos en Güines. Nelson trajo la tecnología de Nicaragua: cable vía, centro de beneficio, la variedad gran enano, y por idea de ellos y de un ingeniero que había en Riego, montaron el microjet aéreo en 1989. Llegó el período especial, y como el gran enano requiere muchos pesticidas y fertilizantes se sembraron los FIHA; ya quedan pocos, hemos recuperado la variedad original para comercializar con el turismo, la población y una posible exportación”.

La odisea de la recuperación

“La recuperación de la empresa es una historia. Nos quedamos sin petróleo por la crisis económica, estuvimos dos años echándoles aceite mineral a los motores del regadío para salvarla, cuando se agotó el producto, recogimos los motores.

“Asistí al V Congreso del Partido; el ministro de la Industria Básica hizo una intervención sobre el desarrollo eléctrico; de regreso le dije a la gente: hay que montar motores eléctricos, empezamos la inversión y a levantarnos. Instalamos 84 estaciones de bombeo; las cooperativas de nuestro entorno están electrificadas. Somos los mayores consumidores de la provincia, lo que ha llevado a críticas, aunque somos los más productores.

“Se consumían 25 mil litros diarios de petróleo y 3 mil de gasolina; en este momento gastamos unos 2 mil 500 litros de diésel y 600 de gasolina al mes. El microjet se mantiene. Vamos a crecer en 500 hectáreas anuales con gran enano para llegar a 3 mil, más de las mil 800 que hubo”.

Perfeccionamiento y diversificación

Esta fue la primera en aplicar el perfeccionamiento empresarial en la provincia (2001): “Lo que fuimos escribiendo lo hicimos: cambios de estructura, organización de la fuerza de trabajo (clave): las fincas y la vinculación a los resultados productivos; las granjas que hoy son UEB, un taller, los almacenes; centralizamos la economía, incluida la eliminación de 163 plazas de improductivos.

Empresa agropecuaria La Cuba, Ciego de Ávila
Siguen pidiendo y limpiando tierras.
Foto: Agustín Borrego Torres

“La economía cambió. Empezamos a sembrar todo tipo de cultivos, en estos momentos tenemos más de 20 (antes era solo plátano y papa), y a extendernos, las áreas vacías las fuimos incorporando, pedimos 2 mil 600 ha para sembrar granos, y en otra área plantamos mango y aguacate. Tenemos casi 12 mil ha incluidas a las cooperativas, y seguimos pidiendo.

“Hacemos una sola reunión a la semana; si no nos ponemos de acuerdo en algún tema, mando a los directivos a hablar con los trabajadores; el siguiente sábado traen soluciones. Las ideas nunca se matan… hay que estudiarlas.

“Creamos la primera minindustria del país por idea del comercial, quien me propuso hacer encurtidos; después, un amigo vio hacer los tostones prefritos, trajo la tecnología y la montamos”.

Aceitunas en La Cuba

“La etapa de las aceitunas fue muy bonita. El comercial y yo estuvimos en España, compramos las aceitunas baratas, las trajimos para darles el proceso industrial y los sabores; le ahorrábamos al país unos 400 dólares por tonelada. Luego me dijeron que no podía importar y se acabó el negocio. A veces me pregunto por qué las ideas que salen de abajo no se materializan.

“La industria da más que producir, la nuestra vende unos 3 millones de pesos al año, es pequeña, con costos muy bajos; tenemos una ventaja: producimos, elaboramos y comercializamos”.

Salvado en un accidente de avión

Carlos Blanco tiene tantas anécdotas interesantes como vida. Una vez, estaba fumigando las plantaciones de papa, pero la máquina se atascaba en el fango, por lo que solicitó una avioneta. Él subió al avión, que de regreso a la pista, se quedó sin gasolina; se apagó.

“A la derecha había una guardarraya llena de huecos y de fango, y le grité al piloto ¡tírate aquí! ¡tír ate aquí! Le pasamos por encima y casi le damos a un tractor y caímos delante. Yo estaba adaptado a andar en las avionetas. Había un doble mando y cuando levantaba vuelo, yo la manejaba; lo difícil son el aterrizaje y el despegue, nunca lo llegué a aprender. Cuando paró el avión y fuimos a salir, no cabíamos los dos juntos por la puerta…, pensé que iba a morir; al día siguiente vino otra y me monté de nuevo”.

Entre los momentos tensos de su vida, cita a la visita del General de Ejército Raúl Castro Ruz: “Estuvo dos horas en La Cuba, fue impresionante cuando yo era estudiante en Pinar del Río con 13 años, había tenido la oportunidad de darle la mano a Fidel”.

Empresa agropecuaria La Cuba, Ciego de Ávila
Los sembrados de frijoles han crecido, y junto a
la papa ocupan a los trabajadores actualmente. Foto: Agustín Borrego Torres

Y Carlos, quien fue también diputado al Parlamento, vuelve a La Cuba, a enumerar las inversiones, el progreso; al ajetreo de la cosecha de papa y de frijoles. “Todo lo hemos hecho con la idea de producir y desarrollar la empresa. Cuento con el respaldo de un centenar de técnicos e ingenieros, a quienes dejo pensar, buscar iniciativas.

“Me gustaría que quien se quede por mí, siga guapeando por La Cuba; no trabajo por dinero, hay cosas más importantes: el prestigio, la dedicación, uno se enamora… no se me han subido los cargos a la cabeza”.

3 comentarios en Carlos Blanco: Hay que seguir desarrollando La Cuba (+Fotos)

  1. Coincido con Orlando ,Carlito es el mejor director de Cuba, si todas las provincias tu vieran un director como Carlito,la produccion de viandas y vegetales fuera otra cosa

  2. Soy testigo que lo que hace este cubano es digno no es por dinero, es entrega infinita a si obra. Saludos amigo. Muy merecidos estos trabajos. Ejemplos como tu vida son las que debemos imitar.

  3. Ojala hubiera muchos Carlos o Carlitos en la Agricultura y en el pais, para lograr con exito los resultados empresariales, siempre hay que estar enamorado de lo que se hace. Muchas felicidades Carlitos y sigue cosechando exitos.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu