Fidel: Uno de los artífices del ballet cubano (+ Fotos)

Fidel: Uno de los artífices del ballet cubano (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

La intensa relación con Alicia y Fernando Alonso, el apoyo decidido a la consolidación de nuestra más importante compañía de ballet, la preocupación por la formación de bailarines y por la promoción de la danza como derecho de todos, hicieron de Fidel Castro Ruz uno de los principales impulsores, sin ser artista, del gran empeño que forjó la escuela cubana de ballet

Foto: Cortesía del Museo Nacional de la Danza

Aunque confesaba que no sabía bailar, a Fidel Castro Ruz le gustaba la danza. De hecho, a lo largo de su vida siempre encontró tiempo para asistir a funciones del Ballet Nacional de Cuba, una compañía que, gracias en buena medida a su apoyo, se convirtió en singular embajadora de la Revolución en el extranjero.

Setenta años ha cumplido el ballet que fundaron Alicia, Fernando y Alberto Alonso. Casi seis décadas de ese itinerario han transcurrido después de la refundación que significó el triunfo de enero de 1959.

Alicia y Fernando lo contaron muchas veces: en los primeros meses de la gesta Fidel personalmente se reunió con ellos y les ofreció los recursos para consolidar al Ballet Nacional de Cuba, para convertirlo en una compañía de referencia internacional.

Parecía un sueño… o hasta una locura. Como tantas cosas en esos años míticos. Pero Fidel cumplió con creces lo que prometió.

Que Cuba, una pequeña nación del Caribe, pudiera contar con una agrupación que emulara con las grandes compañías del mundo (casi todas en Europa o en los Estados Unidos), no se le ocurrió a ningún gobernante anterior.

En este país había nacido una de las más grandes bailarinas del siglo XX, Alicia Alonso, que ya por esos años encabezaba elencos en los más importantes teatros. Quizás haya sido obra de la casualidad. Y de la perseverancia o el talento de unos pocos.

Con Alicia, Fernando y otras figuras de la cultura cubana. Foto: Cortesía del Museo Nacional de la Danza

Pero para fundar un ballet no basta el talento (y se sabe que el cubano es un pueblo que danza, casi por naturaleza); hace falta también voluntad institucional.

Eso lo sabía Fidel. Gracias a él se concretaron las aspiraciones de los fundadores del ballet en Cuba.

Las relaciones de la compañía con la gesta libertaria nacional tenían larga data. Alicia fue acusada de comunista y el Gobierno de Batista le había retirado el escaso apoyo monetario a su compañía en 1956, después de que Alicia y Fernando se negaran a formar parte de su aparato propagandístico.

Todavía estaba fresco el recuerdo de la gran función de desagravio que le ofreció la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) a la gran bailarina en el Estadio Universitario.

Foto: Cortesía del Museo Nacional de la Danza

Pero más que un agradecimiento por la historia compartida, el gesto de Fidel hacia el Ballet formaba parte de un nuevo proyecto de país, que privilegió el rol del arte en la defensa de la identidad y la libertad nacionales.

Porque la agrupación cultivaba lo mejor del legado universal de la danza, ¡pero era un ballet cubano! Nunca le dio la espalda al acto fundacional de su pueblo.

Y no solo el ballet. La Revolución naciente fundó en esos años otras dos compañías: Danza Nacional de Cuba (que después sería Danza Contemporánea de Cuba), y el Conjunto Folclórico Nacional. Y para garantizar la existencia de un entramado artístico estable, se creó la Escuela Nacional de Arte.

En medio de las complejidades de la vida política, económica y social de la nación, Fidel Castro nunca descuidó la atención a las escuelas formadoras de bailarines.

En el año 2000 el líder de la Revolución cubana le impuso a Alicia Alonso la Orden José Martí, la más alta condecoración del Estado cubano. Foto: Cortesía del Museo Nacional de la Danza

Por su empeño, ya a finales de los años 90 se abrió una nueva sede de la Escuela Nacional de Ballet, una edificación monumental que llama la atención de bailarines y maestros de todo el mundo. Y se instituyeron talleres vocacionales en los que participaron cientos de niños.

Fidel era un soñador. Creía que cada provincia podía contar con una compañía profesional de ballet… Y si no era posible, al menos que todos los que tuvieran las condiciones pudieran estudiar, vivieran donde vivieran.

Eso último, ahora mismo, no es un sueño. Algunos de nuestros mejores bailarines, de todas las expresiones de la danza, nacieron en pequeños pueblos, lejos de los tradicionales centros culturales. Muchas de las estrellas internacionales, que han causado admiración en todo el mundo, provienen de hogares muy humildes… y nadie les preguntó, a la hora de entrar en una escuela, cuánto podían pagar.

Bastó con la capacidad y el empeño.

Fidel Castro expresó muchas veces su gran orgullo por los logros inmensos del Ballet Nacional de Cuba, por los resultados de otras figuras… Le complacían sus encuentros con Alicia, a la que consideraba, con justicia, una de las más grandes artistas de todos los tiempos. La bailarina le correspondió siempre con un aprecio, una admiración y una fidelidad que no conoció nunca puntos muertos.

Sin Alicia, sin Alberto, sin Fernando, probablemente no habría ballet en Cuba. Pero sin el impulso de Fidel Castro Ruz (y esto lo han reconocido muchos) el ballet no sería lo que es hoy: patrimonio indiscutible de todo un pueblo.

En Viñales, en 1960. Foto: Cortesía del Museo Nacional de la Danza

Sobre Fidel ha dicho Alicia Alonso: “El pensamiento y la acción del Comandante en Jefe Fidel Castro supusieron un impulso especial a nuestro trabajo. Desde el primer momento, en 1959, decidió ofrecernos todas las facilidades para reorganizar y desarrollar la compañía, así como la escuela, el centro para formar a los bailarines. Mucho de lo que hemos conseguido los cubanos en el ballet, durante la etapa revolucionaria, tiene que ver con la sensibilidad de Fidel hacia la cultura, a su apoyo decidido a nuestros proyectos”.


Descargue aquí:  Separata Lunes 19 de noviembre de 2018 Aprendimos a saberte eterno (8585 descargas)

3 comentarios en Fidel: Uno de los artífices del ballet cubano (+ Fotos)

  1. Favor entregar a Yurys Noridos

    Teatro Nacional Fidel: Alicia Alonso
    Como les decia anteriormante, casi todas las madrugadas yo recibía llamdas telefónicas de la Compañera Celia Sánchez Manduley: llego el momento que ella me llamaba con tanta frecuencia, con su voz lenta y pausada y ella me preguntaba; ¿Robertico que estás haciendo?
    Mi respuesta; Celia, esperando su llamada.
    Normalmente casi a diario, yo la recogía en calle 11 y comenzábamos recorrido por las principales obras en ejecución para la Conferencia de los No Alineados: ella las recorría chequeaba al detalle y cogía defectos e indicaba e impartía nuevas ideas y tareas. En otras ocasiones me decía que el Comandante quería hablarme y me orientaba donde verlo. Este día; como 7 meses antes de realizarse la Conferencia Cumbre de los Países no Alineados en Cuba, una madrugada recibo una de las habituales llamadas y Celia me indica que fuese para calle 11, que el Comandante quería verme.
    Yo no paraba un minuto, dormía muy pocas horas, ya que eran múltiples obras y las tareas, mas los problemas internos con hombres, falta de obreros calificados, equipos, materiales de construcción y los problema de la Capital y sus obras: viviendas, Obras Industriales; salud, etc……. Explico todo esto para que se tenga en cuenta el porqué no debía, ni quería agregar más obras a todo lo que hacíamos en aquellos momentos, con tan poco tiempo para ejecutarlas.
    Comenzamos aquel encuentro con múltiples preguntas que Fidel normalmente hacia y él me explicaba ideas, me sugería e indicaba que hacer en alguno de los lugares y obras asignadas o que me reuniera con algún dirigente, etc. Fidel me dice; Robertico; te mande a buscar porque quiero que me complazcas en una tarea un poco fuerte en estos momentos, pero tienes que resolver el asunto.
    ¿De qué se trata Comandante? Le pregunte.
    Quiero que Alicia le baile a los Jefes de Estado en el Teatro Nacional cuando inauguremos la Conferencia de Los no Alineados.
    Nota sobre el Teatro Nacional: Con motivos referentes a la Construcción del Palacio de los Congresos, que primero iba a construirse en la Plaza de la Revolución (historia larga que posteriormente la detallare en el Libro ¨El Fidel que yo Conocí¨) le dije a Fidel; Comandante; recientemente yo explore al detalle el Teatro Nacional y eso es prácticamente imposible.
    Fidel me reitero; Robertico, yo quiero que ALICIA le baile a los Jefes de Estado en el Teatro Nacional: te imaginas que honor tendrán esos Jefes de Estado; el poder ver directamente a Alicia bailando para ellos; recuerda que lo imposible no existe y mucho menos para los Constructores Cubanos; y tú me complacerás, me dijo con voz fuerte, acompañada de una alegre sonrisa; yo se que tu lo lograras.
    También sonreí; anqué lo real era que tenia deseos de llorar.
    Le dije; Fidel….Fidel…: Comandante; es que tenemos múltiples obras, grandes problemas y estamos contra la pared, no debemos incorporar nuevas complicaciones; lo que le expuse fue en aras de poner múltiples trabas y de no meternos a hacer aquel monstruo; comencé a explicarle y detallarle los problemas que tendríamos para poder reconstruir aquel gran teatro.
    Fidel; el Teatro Nacional, ahora es una carpintería; está llena de Bichos de todo tipo; sin asientos, sin alfombras, los grandes cristales que dan a la plaza, los han pintado en múltiples ocasiones, con imágenes y carteles para diferentes actos de la plaza y abría que sustituirlos a todos; las cortinas son gigantescas y están destruidas, no existen equipos de proyección, ni de luces, ni de sonido, ni funcionan los aires acondicionados, las áreas de servicios están destruidas, existe otra gran sala en su parte posterior, también destruida; el bar, cafetería, cocina; todo esta destruido: Fidel eso sería una locura, le dije.
    El Comandante Fidel me dijo; locura como las que te gustan hacer a ti, y se sonrió y me dijo; Robertico, todavía no te has enterado el porqué te trajimos para La Habana para Dirigir todas estas complicadas Obras para la conferencia de los No Alineados: lo hicimos porque conocemos que tu resolverías todos los problemas y este sencillamente es uno más y recuerdaaa; Yo quiero que Alicia le baile a los Jefes de estado en el teatro Nacional y tu lo lograras.
    Comandante; le hablo del poco tiempo que nos queda para ejecutar todas las obras; para esta hay que comprar e importar múltiples Equipos y materiales fuera, algunos de Países están muy distantes de Cuba; hay que proyectarlo todo nuevamente, y continué poniendo trabas y más trabas.
    Fidel me dijo: Robertico, como tienes problemas que resolver y sonrío.
    Comandante, como el tema es tan urgente y tan complejo, tendré que dirigir la obra personalmente, ya que son múltiples dificultades; así que tendré que poner el puesto de mando de los No Alineados en el propio teatro y dirigir yo personalmente la obra.
    Fidel; que bueno así te tendré bien cerquita de Palacio en la Plaza y así te doy una vueltecita a Cada rato y sonrío nuevamente.
    La historia de esta obra y de esa gran reconstrucción es larga y la detallare en otro libro que estoy desarrollando. ¨Lo que vi y lo que me Contaron¨
    Fin: se cumplió la tarea y Álica bailo a los Jefes de Estado acompañada por la Bella Compañía del Ballet Nacional de Cuba.
    Así era el Fidel que yo Conocí.

  2. Favor entregar Periodista Yuris Nórido
    Transcripción de la Carta de Alicia Alonso dirigida al General Robertico Valdés (ya que la publicada se ve mal)en Faceboock.
    https://www.facebook.com/robertoj.valdesmartinez

    Periódico TRABAJADORES
    11. FESTIVAL Internacional de BALLET de la Habana.
    Ciudad de la Habana, 21 Noviembre de 1988: Año XXX DE LA REVOLUCION.
    General Roberto Valdés
    Delegado del Ministerio del Interior Santiago de Cuba.
    Estimado General:
    Recientemente visite Santiago de Cuba atendiendo una invitación de la Filial de la Unión de Escritores y Artistas, la estancia fue muy agradable, sin embargo, a pesar del entusiasmo de los compañeros de àlla por la creación de la Compañía de Ballet de Santiago de Cuba, no pude precisar nada al respecto.
    Lamentablemente tampoco pudimos anunciar ese importante acontecimiento en el marco del XI Festival y como es de interés del comandante en Jefe, como usted me manifestó, nos resulta preocupante el no cumplir con ese deseo, o al menos el conocer los pormenores de la proyección de esa tarea para apoyarla en consecuencia.
    No pretendemos exceder nuestro entusiasmo al suyo, pero hemos asumido este asunto con tanta responsabilidad, que necesitamos definir todo lo referente a ello, puesto que ya cumplimos los compromisos que nos correspondían hasta ahora, necesitamos conocer cuáles serán los próximos pasos.
    Agradecemos su apoyo a la realización del XI Festival y le reiteramos nuestra consideración.
    Fraternalmente
    Alicia Alonso
    Directora General
    Ballet Nacional de Cuba.

  3. Abrir esta pagina https://www.facebook.com/robertoj.valdesmartinez Partiendo de este articulo suyo, prepare este argumento que tiene relacion con el mismo: favor abrir este Faceboock. Robertico Valdes Martinez.No es necesario su publicacion.
    Abrir esta pagina periódico trabajadores; Fidel en el Ballet Cubano.
    http://www.trabajadores.cu/20181120/uno-de-los-artifices-del-ballet-cubano-fotos/
    Relatos relacionados con Fidel, Alicia Alonso; el Ballet de Camagüey y el de Santiago de Cuba.
    Como yo tenía y tengo gran amistad con la Familia Martínez en Camagüey: Vicentina de la Torre, Humberto Martínez; Hilda, María Elena, Minita, Lila; Leslie: todos(as) pertenecían al Ballet de Camagüey; Vicentina de la Torre, que fue su fundadora.
    En un momento dado; designan a Fernando Alonso como nuevo Director del Ballet de Camagüey y él me invito al local donde estaba situado el Ballet, en un edificio y parte de una escuela Primaria, donde a cada rato se producía mucha bulla y ruido de los muchachos, lo que interrumpía las clases y desviaba la atención de los alumnos. A partir de ese día me comprometí con Fernando en buscarle un local y preparar una buena sede del Ballet de Camagüey: eso lo logramos, apoyados por el PCC, Comp. Raúl Curbelo y el Gobierno de la Provincia: Adquirimos bella instalación, que se doto todos sus locales y salones y de todo el equipamiento necesario y además se apoyo con múltiples recursos: barbería, peluquería; salones de espejos, vestuarios, etc. Hace muchos años lo dirige la Compañera Regina Balaguer y hoy día se mantiene como la sede del mismo.
    Todo esto lo cuento porque de esa experiencia, surgió lo que les contare a continuación, relacionado con nuestro Fidel; Alicia Alonso y el Ballet de Santiago de Cuba.
    Con la experiencia obtenida en el apoyo a los sectores de la Cultura de Camagüey; en Santiago, propusimos y aplicamos las mismas en todo su territorio; ahora con mas experiencias; muchos más recursos y dentro de la Gran idea Cultural que estábamos desarrollando: el Parque Nacional Baconao; se creó la Comisión de Apoyo a la Cultura; que la presidia la Compañera María Elena Castiñeiras, jefa Provincial de Cultura y los compañeros del PCC Provincial que atendían los frentes culturales, etc. Coordinamos con los diferentes organismos Santiagueros y desde esa comisión, atendíamos las casas de la Cultura, agrupaciones culturales de todas las especialidades, las congas, la organización nacional de las charangas en Palma Soriano, los museos, agrupaciones musicales, escultores, AHS, estudios de grabación; museos y todo lo relacionadas con la cultura de la provincia. Ya estábamos trabajando en la obra y se creó la compañía del Cabaret Tropicana en los locales de la Placita de Santo Tomas. En varias ocasiones, en las reuniones le plantee a los compañeros, la necesidad de crear un Ballet para Santiago de Cuba; los que siempre apoyaron la idea.
    Posteriormente y en varias ocasiones, por fuera de la comisión surgieron comentarios detractores, sobre si un Ballet tendría éxito y triunfaría en Santiago que era la tierra del Son y la Conga. Esto trajo aparejado algunas trabas, ya que para crear y fundar la compañía de Ballet, tendríamos que tocar múltiples puertas: ya faltaban todo tipos de recursos, incluyendo local de la sede; dirección de la Compañía, vivienda (alojamiento-edificio de apartamento para traer Bailarines y profesores); vestuario y muchos otros medios de decoración y ambientación. Comenzamos a trabajar las ideas y buscamos apoyo en los diferentes organismos Nacionales, los que en gran mayoría apoyaron con recursos las gestiones.
    Solicitamos apoyo a la Compañera Vilma Espín G. presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas; santiaguera que siempre nos apoyaba en todo lo que se relacionaba con el desarrollo de Santiago de Cuba; también buscamos apoyo en los organismos de la Cultura Nacional. Pero como existieron algunos detractores, opuestos a dicha idea, comenzaron a surgir algunas trabas que frenaban las ideas principales.
    Un día aprovechando una visita del Comandante en Jefe, Fidel Castro R. Le explique la idea de crear el Ballet de Santiago de Cuba, los pasos que habíamos dado múltiples compañeros para lograr su creación y algunas trabas sin solución hasta ese momento. Desde el primer momento a Fidel le entusiasmo la idea y nos apoyo.
    Fidel me dijo; Robertico, ve para la Habana y habla tu directamente con Alicia Alonso, dile de mi parte que le solicitamos apoyo y ayuda en esta magnífica idea. Dile a Alicia que esto será lo que necesita el Ballet Cubano, para estar representado como se merece, en todo el país: si existe alguna sugerencia de parte de ella, me lo informas de inmediato; además cuando tengan funcionando el Ballet me lo informas.
    Buscamos ayuda con el Ballet de Camagüey y con la Familia Martínez; trajimos como Directora de la nueva Compañía a la Profesora María Elena Martínez, nos apoyaron con alumnos recién graduados de la escuela de Ballet Nacional: (Alicia Alonso) la mayoría eran los residentes en Camagüey y de las provincias Orientales. Tiempo después, se mantenían algunos problemas internos en la provincia y se demoraron un poco algunos temas: un día recibí una carta personal de Alicia Alonso, señalándome que ella había cumplido todo lo acordado conmigo y por orientación del Comandante en Jefe, referente el Ballet Santiaguero y que estaba por mí lo que faltaba: después se arreglaron los temas y pudimos poner en funcionamiento aquella bella compañía de Ballet, que desde hace años la dirige con gran capacidad y organización, la Comp. Suria Salomón. Tratare de publicar la carta de Alicia Reclamandome.
    Así era el Fidel que yo conocí.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu