Celac: unidad necesaria

Celac: unidad necesaria

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

En diciembre del 2011 nacía en Caracas, Venezuela, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) bajo el principio de promover la concertación política, así como los “vínculos efectivos, la cooperación, el crecimiento económico con equidad, justicia social, y en armonía con la naturaleza”, de acuerdo a lo expresado en sus objetivos.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de todo el continente, a excepción de Estados Unidos y Canadá, creaban un mecanismo que poco a poco fue alcanzando mayor protagonismo en el ámbito extrarregional.

Como antecedentes, la Celac tuvo al Grupo de Río y a la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (Calc), o más conocida como Cumbre de la Unidad. Por impulso de estos significativos espacios de diálogo, y del pensamiento de figuras clave en la búsqueda de principios y valores comunes en el área, como el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, la organización ha dado grandes pasos no obstante su corta edad.

Aun cuando la zona ha experimentado en los últimos años acontecimientos que han servido de excusa para quienes hablan del “fin de ciclo progresista o de izquierda”, la Comunidad ha mantenido su compromiso con la unidad en medio de la diversidad y la búsqueda de soluciones propias, sin la injerencia externa.

A pesar de la pérdida de hombres fundamentales a la organización, como los comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez; o la ocurrencia de sucesos que podrían resultar adversos, como el golpe parlamentario a Dilma Rousseff, en Brasil, y la victoria electoral de Mauricio Macri, en Argentina, la Celac no ha sido fracturada.

Lo anterior se explica, en cierta medida, a través de las potencialidades que ofrece la integración más allá de las diferencias: la región contiene la mayor cantidad de materias primas estratégicas del mundo y, de conjunto, sus naciones equivalen a la tercera potencia económica a nivel global. Consciente de ello, el bloque apuesta por construir consensos y lograr relevancia en el entorno internacional.

Hace apenas unos días finalizó en República Dominicana la V Cumbre, en la cual diversos líderes del área reconocieron el valor que ha adquirido la Comunidad como instrumento conciliador e interlocutor reconocido en todo el mundo.

Para Gaston Brown, por ejemplo, el primer ministro de Antigua y Barbuda, la organización “ha emergido como un espacio político y sociocultural exitoso y un activo estratégico importante para nuestros pueblos en el hemisferio”.

El establecimiento del Foro Celac-China, la participación en el mecanismo birregional con la Unión Europea (UE), además de otras herramientas de diálogo político y cooperación con India y Rusia, constituyen pruebas de su impacto en escenarios multilaterales. Asimismo, en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), su voz dialoga con otros países como Japón, Turquía y Corea del Sur.

Durante sus reuniones, los mandatarios debaten temas tan trascendentes como la pobreza, el financiamiento para el desarrollo, la seguridad alimentaria, la migración, las cuestiones de género, el desarme nuclear, los derechos campesinos, entre otros. En la recién finalizada cita, Cuba tuvo una presencia relevante y la Declaración Final pide la devolución a la isla del territorio de Guantánamo ilegalmente ocupado por una base naval, además exige el fin del bloqueo estadounidense al archipiélago.

En el transitar de la Celac, uno de los momentos más notables fue la aprobación de la Proclama de la región como Zona de Paz, resultado de la II Cumbre del bloque en La Habana, en el 2014, pues el documento marca una pauta en el modo de relación entre sus 33 Estados miembros y también con el resto del mundo. El texto define soluciones basadas en el respeto y la cultura del diálogo y prohíbe el uso de la fuerza ante posibles conflictos.

Con tales preceptos y en el nuevo contexto, “es imprescindible establecer cursos de acción comunes y hacer más efectiva la gestión de la Celac”, expresó durante la recién concluida V Cumbre el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la Mayor de las Antillas, pues como aseguró, “nunca ha sido más necesario marchar por el camino de la unidad”.

En esa ocasión el líder cubano reiteró la posición de principios en política exterior sostenida por la Revolución que la coloca del lado del proyecto bolivariano venezolano; de los acuerdos de paz en Colombia; del derecho a la autodeterminación y la independencia en Puerto Rico; de la batalla ecuatoriana contra las transnacionales que dañan la Amazonía; de la lucha contra la manipulación mediática que intenta opacar los éxitos de la Bolivia de Evo Morales; y expresó su permanente solidaridad con los expresidentes brasileños Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva; entre otros pronunciamientos

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu