Chávez, gigante nuestro

Chávez, gigante nuestro

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

04aem_hugo-chavez

Por Hassan Pérez Casabona

Desde que los pueblos de América lo escucharon por vez primera, provocó un impacto que aún nos sobrecoge. Aquella frase pronunciada con ecuanimidad y firmeza –el “Por ahora” que trascendió para los revolucionarios del continente como conducta de vida-  reveló la esencia más profunda de su corazón (no doblegarse ante las dificultades, por grandes que estas fueran) en la misma medida que, desde la fuerza premonitoria de esa aseveración, colocó sobre el tapete la hondura de las raíces que nutrían su espíritu.

Aquel joven teniente coronel, que no había cumplido los 38 años de edad, puso ante las cámaras su alma al descubierto, sin remilgo alguno, para explicar a sus compatriotas que en lo adelante la lucha seguiría mediante diversas formas, con independencia de que no se hubieran alcanzado los objetivos planteados con la acción cívico-militar.

Algunos pensaron entonces que la jornada del 4 de febrero era un hecho aislado, desconociendo que aquella sublevación era una respuesta sentida de los sectores populares, históricamente vilipendiados, frente a la embestida neoliberal ejecutada por los gobiernos de turno.

Claro que los procesos sociales tienen su punto de ebullición –ese instante en que cuecen factores de toda índole- y en el caso de Venezuela el detonante llegó con el “Caracazo” desatado el 27 de febrero de1989, bajo el mandato entreguista de Carlos Andrés Pérez.

Pero siempre, más allá de la imbricación de los imaginarios con las cuestiones objetivas, hace falta –es algo que no debemos obviar- la figura que logre capitalizar los sentimientos que fluyen en el sustrato de los pueblos, dotando a la lucha de su dimensión más abarcadora.

6 chavez

La historia latinoamericana y caribeña está preñada de hombres y mujeres que, durante siglos, han sabido interpretar en el momento exacto el clamor que brota desde las entrañas, y  con esa energía telúrica lanzarse a la búsqueda de propósitos estratégicos, desbordando la mayor parte de las veces los contornos de su tiempo.

Ese es uno de nuestros tesoros: contar en nuestro devenir con la savia, entre muchos, de Túpac Amaru, Miranda, Bolívar, San Martín, Artigas, Hidalgo, Morelos, Manuelita Sáenz, Martí, Gómez, Maceo, Duarte, Luperón, Alfaro, Hostos, Betances, Sandino, Mella, Farabundo, el Che, Allende, Bishop o Fidel.

De esa estirpe, de principio a fin; de Sabaneta al Cuartel de la Montaña (o de la gorra a los spikes como le habría gustado decir a él, por su amor hacia el béisbol y el deporte en general) está esculpido Hugo Rafael Chávez Frías.

Su estatura moral emanó primero desde las enseñanzas aprehendidas junto a la abuela Rosa Inés y toda su familia humilde (es imposible una obra perdurable si no se cuenta con cimientos sólidos)  y se fue agigantando más tarde con disímiles experiencias de vida.

Todo en él fue genuino, desde su sueño de actuar en el montículo de los Navegantes del Magallanes como Isaías el “Látigo” Chávez, hasta la convicción de que Nuestra América debía refundarse, porque estaba pendiente el sueño bicentenario de la integración.

La Academia Militar, en el Fuerte Tiuna, resultó su Alma Mater. En sus aulas se adentró en la historia de nuestros próceres y en las campañas épicas que libraron. Con un estilo irrepetible, en su voz adquirían connotación especial las batallas de Maipú, Chacabuco, Rancagua, Boyacá, Pichincha, Carabobo o Ayacucho y las leyendas de sus héroes.

Fidel Castro y Hugo Chávez

Ese fue otro rasgo que lo distinguió: la extraordinaria capacidad de llevar adelante el magisterio social, contando historias que nos acercaban a los protagonistas, dibujados en carne y hueso, precisamente desde su condición humana.

Antes de  abrir con su llegada a Miraflores, el 2 de febrero de 1999, ese “cambio de época” que relanzó al continente hacia los ideales postergados durante centurias, asumió con intensidad cada fase, de lo que él definió, conversando con Ignacio Ramonet, como “mi primera vida”.

Después, con los tintes propios de cada cual e inspirados en Mariátegui y su sabia concepción de que “el socialismo no puede ser copia y calco sino creación heroica”, su peregrinar al frente de una Venezuela que Martí definió como la “Jerusalén de América”, se multiplicó en Néstor y Cristina, Evo, Correa y Lugo, e insufló renovados bríos a veteranos luchadores de la talla de Lula y Daniel.

El prestigio ganado en cada contacto directo junto al pueblo (al que nadie allí le brindó antes un cálido `Aló´ para comunicarse) rebasó con creces las fronteras hemisféricas, e imantó también a tierras lejas de Europa, África, Medio Oriente y Asia.

Con esa valentía estrechó las manos de Hussein, Kadafi, Lukashenko, Admadineyad, o Bashad Al Assad, admirando la riqueza colosal de Bagdad, Trípoli, Minsk, Teherán y Damasco, al tiempo que denunció la demencia de Bush, en el mismísimo podio neoyorquino de las Naciones Unidas. “Ayer estuvo por aquí el diablo. Todavía huele a azufre”, expresó ante el auditorio que estalló en risas por lo original y certero de su afirmación.

Chávez junto al presidente de Belarus Alexander Lukashenko.
Chávez junto al presidente de Belarus Alexander Lukashenko.

 

Consciente de que los adversarios temen a los pueblos unidos, no escatimó esfuerzos ni recursos para fomentar la compenetración que nos dotara de una coraza infranqueable, ante las amenazas futuras. No es posible entender el Alba, Petrocaribe, la Operación Milagro, Unasur o la Celac sin la impronta chavista, cada una de ellas testimonio hermoso de cuánto se puede avanzar, si somos conducidos por hombres que sienten tan hondo como él los reclamos de los desvalidos.

A lo interno se propuso sacar a los olvidados de las tinieblas, entregándoles lo que les pertenecía.  Le gustaba exponer que la mejor manera de acabar con la pobreza era dándole poder a los pobres. Y eso hizo mediante múltiples misiones, confiriéndole a dichos programas (De la Robinson, Sucre, Barrio Adentro o Rivas, hasta la Gran Misión Vivienda Venezuela) el largo aliento de enfocarse, integralmente, hacia la emancipación social. Como Martí, quiso que la dignidad plena fuera la brújula de la República Bolivariana, que fundó con el respaldo de sus compatriotas.

En las urnas desbancó una y otra vez a los escuálidos, que no se resignaban a perder sus privilegios. Ellos emplearon las más inverosímiles estratagemas, para intentar escamotearle el cariño que desde los cerros y llanos  la población le otorgó como manantial puro.

No pudieron doblegarlo, ni secuestrándolo (el “¡Volvió, volvió, volvió… Chávez volvió!” de la madrugada del 13 de abril del 2002 es un himno de combate imperecedero) ni aprovechando, en su última incursión en las urnas, que bregaba contra un terrible enfermedad. La clave, que aquellos nunca entenderán, es que desde su nacimiento el 28 de julio de 1954, Hugo Chávez estuvo indisolublemente vinculado con el “corazón del pueblo”.

Tenía claro además que esas personajillos disfrazados de demócratas, representaban los intereses del gran capital, y principalmente  la voluntad de los inquilinos de Wall Street, que prosiguen delirando por instaurar el Consenso de Washington y el Alca. Por ello, encaró en todo momento a los verdaderos amos de los acólitos -a estos últimos les asignan el papel sucio- y a aquellos también los derrotó aplastantemente.

Es imposible atrapar su figura cautivante en pocas líneas, pero no quiero prescindir de evocar ese monumento mayúsculo de la hermandad revolucionaria, que significa la inquebrantable amistad entre Chávez y Fidel.

1 chavez-junto-con-el-pueblo1-1

El hijo de Bolívar admiró al discípulo martiano, mucho antes de que ambos se fundieran en el abrazo que cambió definitivamente a la región, con su primera visita a Cuba el 14 de diciembre de 1994.

El héroe rebelde (aclamado por el pueblo morocho como jamás se vio con otro líder foráneo, ni antes ni después de que llegara a esa tierra el 23 de enero de 1959, enfundado en su uniforme verde olivo y con el fusil Fal que los patriotas locales le enviaron a la Sierra Maestra) se percató antes que nadie de la importancia de Chávez para el mundo, y de que era el mejor amigo que conoció el pueblo cubano.

Cada encuentro de los dos (son inmortales, entre muchas, las imágenes dentro de los diamantes beisboleros, conversando con pacientes de “La Pradera”, navegando por un río o encontrándose en las reuniones internacionales, en las que contribuyeron a que dejáramos de ir de “abismos en abismos”) fue una demostración sin par de cariño y compromiso por la causa común y legado excepcional para las venideras generaciones; llamadas a no permitir que se reviertan las conquistas de este período, ahora que los imperialistas hablan de dejar atrás la historia, y los cipayos del momento se envalentonan con triunfos pírricos.

Chávez disertó en diversas ocasiones sobre el paso de grandes hombres por su tierra, sin reparar que su presencia entre nosotros iba más allá de lo físico. “Uno no se va, se queda siempre por ahí”, dijo en uno de los momentos finales, con la convicción de que la lucha no fue en vano, ni que aró en el océano, como sintió Bolívar en el epílogo de su vida.

Para los que sabemos que otro mundo mejor es posible (cómo olvidar su rostro escuchando a Silvio cantar en una fría mañana, en el estadio de fútbol de Mar del Plata, que `solo el amor engendra la maravilla´ o reunido con jóvenes en Porto Alegre, durante el Foro Social Mundial) el “Arañero de Sabaneta” nos acompañará en cada desafío y, especialmente, en el júbilo que surja de las nuevas victorias.

Ese será el mejor tributo a quien, entonando joropos tradicionales, lanzando su `rabo de cochino´ en juegos amistosos o firmando decretos presidenciales, lo dio todo por los humildes. En lo adelante, de manera acendrada porque `viviremos y venceremos´, Chávez crecerá en su siembra como gigante de nuestros pueblos.

Chávez y Maradona en la Cumbre de Mar del Plata 2005
Chávez y Maradona en la Cumbre de Mar del Plata 2005.

Un comentario en Chávez, gigante nuestro

  1. Gigante, Inmenso este hijo de América, este Comandante eterno de todos los latinoamericanos….le respeto mucho, lo admiro por su valor, por su sencillez y por esos deseos de darle a su pueblo todo, lo máximo, la vida…..

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu