Una crónica inevitable

Una crónica inevitable

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

cuba-educacion-580x392Por: Yasel Toledo Garnache

Confieso que comencé a escribir sobre otro tema. Luego pensé en La China, Amparo, Eduardo, Rafael, Adita, Xiomara, Petra, Mirtha, Anido y los cientos de personas que, tiza en manos, guían a los más jóvenes entre fórmulas, ecuaciones, batallas en la historia o peculiaridades de la contemporaneidad, entre los pedregosos caminos de la gramática, las ingenierías y la vida diaria.

Quizás por eso tecleaba con tanta lentitud el texto anterior. Las ideas no fluían. Muy dentro sentía algo inexplicable. Había hasta temor para redactar sobre lo que tanto respeto, en parte porque hace algún tiempo agoté metáforas en una crónica, con el título Maestras y maestros.

Casi es 22 de diciembre, y las imágenes de varios profes vuelven a rebotar en mi mente, como recuerdos intranquilos, pruebas de cuanto admiro a quienes, con voz de padres, comparten en aulas y pasillos.

Este es un acto de agradecimiento a ustedes, que van cada día para la escuela, aunque se graduaron hace mucho, a los que comienzan o apenas sueñan con ser educadores, desde un pupitre o juegos de niños.

A unos los queremos más  que a otros, porque desarrollamos relaciones de amistad que se trasladan a parques, paradas de guaguas u otros lugares. Casi todos son vitales en cada recuento de nuestras vidas.

Algunos me confiesan que lo esencial es percibir el brillo agradecido en los ojos de sus alumnos, verlos a ellos como profesionales, tiempo después, y escuchar el “hola profe”, muestra ineludible del recuerdo. Entonces brota la emoción y hasta el orgullo.

Educar es dar la mano a los alumnos, llenarles la mochila de conocimientos para el presente y futuro, montarlos en el tren de los sueños individuales y colectivos, con deseos permanentes de superación y cultivadores de la belleza, entendida como bondad y pasión por el trabajo, la historia y el país.

Es entusiasmo y generosidad, conocer a los discípulos y su evolución personal, proponerles metas, es leer, estudiar, estar al día en casi todo, transmitir serenidad, buen ánimo en momentos difíciles, consejos ante dudas, alegría cuando sea necesario, intercambiar experiencias con los compañeros…, porque no se es maestro durante horas, sino siempre.

Ahora mismo, cuando usted lee este texto, quizás recuerde uno  o a varios de quienes le impartieron clases, algún gesto, el tono de voz, un regaño o el abrazo alentador. Ellos son indispensables en nuestras evocaciones.

Si es profe o lo fue, tal vez vengan a su mente momentos singulares en el aula. Así, unos y otros, crean lazos que, a veces, terminan con cada curso escolar o se convierten en amistades duraderas.

Ojalá este 22 de diciembre sea motivo para agradecer, para festejar y seguir soñando en grupo. Si ve a un educador en la calle o el barrio, en la cola para el pan o frente a una escuela, no dude en felicitarlo. Seguramente, ese será uno de sus mejores regalos.

3 comentarios en Una crónica inevitable

  1. Sí Yasel, sin dudas, hubo maestros que me marcaron con una mezcla de exigencia, cariño y ternura. Sobre todo la exigencia era para sacar todo mi potencial para demostrame que yo podía hacer cosas, la ternura y el cariño la expresaron en su preocupación por mi familia, en los elogios, en la confianza que siempre tuvieron en mi. A mi mente, sin esfuerzo de la memoria porque siempre los tengo presentes, vienen nombres como Idalmis, Aleida, Martha e Iliana.

  2. Gracias amigo Yasel por esta muestra de amor y respeto por los educadores . Hoy no solo me has hecho recordar a mis mejores maestros sino al que nos dejo su legado el mas grande de todos ; El mas universal de todos los hombres . FELICIDADES para ti que te considero como educador mas porque sabes reconocer lo que es un educador y es lo que se necesita en momentos importantes como los que estamos viviendo ahora , personas sencibles , honestas y que saben reconocer el valor de los demas con tanta naturalidad .siento mucha admiracion y respeto por tu bonita labor que es bella tambien y ofrecer tu aporte a una bella causa .FELICIDADES Y GRACIAS

  3. Muy bonito su crónica, soy maestra, aunque en estos momentos no me desempeño como tal, es cierto, cuando alguien al que en algún momento le impartí clases, me saluda, y me rcuerda como su profe, brotan de mi los más bellos recuerdos.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu