Homenaje macabro e intenciones perversas

Homenaje macabro e intenciones perversas

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

por Orlando Ruiz Ruiz y Georgina Camacho Leyva

Las enormes fotografías del Fhürer en muros y fachadas de Kiev revelan los ideales de los supuestos “salvadores de Ucrania”.
Las enormes fotografías del Fhürer en muros y fachadas de Kiev revelan los ideales de los supuestos “salvadores de Ucrania”.
Imágenes del asalto a la sede del Partido Comunista en Lutsk, una de las ciudades más antiguas de la región occidental de Volinia.
Imágenes del asalto a la sede del Partido Comunista en Lutsk, una de las ciudades más antiguas de la región occidental de Volinia.

Al ver los acontecimientos en Ucrania, alguien comentó: “Tal parece que la historia, de repente, ha retrocedido 70 años”. Bandas fascistas han aparecido en las calles tras la búsqueda de comunistas y judíos, como si se tratara del Berlín de los años 30.

A finales de febrero, el representante de los rabinos ucranianos, Moshe Reuven Azman, hizo un llamamiento a los judíos de Kiev para que salieran de  la ciudad y, si les fuera posible, del país. El temor a que vuelvan a ser víctimas de la ultraderecha nazi  ha provocado que esta comunidad se haya visto obligada  a cerrar sus  escuelas y que  muchas personas empiecen a  abandonar sus hogares.

Tras la ilegal destitución por la fuerza del presidente Víctor Yanukóvich, la imagen de Adolfo Hitler ha sido  colocada en edificios  de la  capital, en homenaje macabro a quien acabó con la vida  de más de 20 millones de soviéticos.

En medio de una situación tan grave, resulta insólito no solo el silencio que rodea a todo el aparato mediático de Europa occidental —lo cual podría “comprenderse” si se tienen en cuenta los intereses económicos y geopolíticos  que  están en juego en Ucrania—, sino también la ausencia de pronunciamientos por  parte de los Gobiernos.

Con su vasto territorio, la actual nación del oriente europeo es el segundo país más grande del continente, poblado por más de 44 millones de habitantes y dotado  de una agricultura que desde  hace mucho tiempo la distinguió como “el granero de  Europa”. Estas virtudes de  Ucrania ofrecen a la Unión  Europea (UE) un mercado  potencial enorme para sus  mercancías, hoy varadas a  causa de la superproducción  y la reducción del consumo  interno. Pero más allá de estas ventajas se oculta la aspiración de los Estados miembros de la Organización del  Tratado del Atlántico Norte  (OTAN) y la (UE) de ir sumando Estados de naciones de Europa oriental —muchas de las cuales eran parte de la URSS— a la alianza atlántica, e influir así en el debilitamiento de Rusia.

Origen e historia

Entre los siglos VII, VIII y IX, en la época de la formación del antiguo Estado  ruso, los eslavos orientales  se dividieron en varias tribus y aparecieron las ciudades rusas más importantes:  Kiev, Chernígov, Smolensk y  Nóvgorod.

Los primeros intentos de agrupar a los eslavos orientales para estructurar su Estado datan de los siglos VI y  VII, con la formación de la  Rus (la Tierra Rusa). En el  siglo IX, los rusos ya figuran como una gran fuerza dotada de organización política,  con príncipes al frente, conocidos fuera de las tierras  que habitaban. El territorio  que ocuparon entre los siglos VI y IX fue la zona del  curso medio del Dniéper y  sus afluentes, limitada en  el sur por las estepas del litoral septentrional del Mar  Negro, con centro en Kiev,  que fue designada capital  de la Rus.

Alrededor del año 1015 se enmarca el término del primer período de la historia del antiguo Estado ruso.  Las referencias originales a  Moscú se remontan al 1147.  Para el siglo XIV la ubicación geográfica de esta urbe  la había convertido en una ciudad más segura que Kiev ante los ataques enemigos.

Crimea tiene también una larga historia. Tras ser conquistada y colonizada en numerosas ocasiones a lo largo de varios siglos, en 1954,  por decreto del Presidium del  Consejo Supremo de la Unión  de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), la región fue  transferida de la República  Socialista Federativa Soviética de Rusia a la República  Socialista Soviética de Ucrania, integrante hasta 1991 de  la URSS. Así, tras la desaparición del bloque, formó parte  de la jurisdicción ucraniana.

La República Autónoma de Crimea alberga una población cercana a los 2 millones  de habitantes, de los cuales el 58 % son rusos y el 24 % ucranianos, a los que se suman en proporciones menores  tátaros, bielorrusos, armenios, judíos y otros.

Los orígenes del conflicto

Ucrania arribó al  año 2013 al borde de la bancarrota. En medio de esta enorme crisis financiera, el Gobierno de Víctor Yanukóvich tenía de un lado la propuesta de vincularse a un tratado de asociación con la Unión Europea  que le proporcionaba entre  600 y 700 millones de euros  —ínfima cifra para enfrentar  su abultado déficit financiero,  además de llevar implícitas  las condiciones de la UE— y del otro, la posibilidad ofrecida por Rusia de un préstamo  de 15 mil millones de euros y la reducción considerable del  precio de los productos energéticos que le suministra, sin  contar de la potencial inclusión en el acuerdo aduanero  existente entre esta nación,  Bielorrusia y Kasajistan.  Ante tales opciones, Yanukóvich opta por el ofrecimiento  ruso.

Ucrania: puente de una aspiración

Tras las violentas revueltas, caracterizadas por acciones de corte fascista, y la avalancha de falaz propaganda antirrusa, el Gobierno de  Vladimir Putin ha adoptado  posiciones firmes en defensa  de sus ciudadanos residentes  en Crimea. Ante esta reacción, occidente trata ahora  de satanizar las posturas del  Kremlin.

No debe olvidarse que en Ucrania se instaló un Gobierno ilegítimo por la fuerza y que en esta nación con fronteras en el Mar Negro Rusia  tiene importantes enclaves  militares para su defensa,  amparados en un acuerdo soberano con las autoridades  establecidas legalmente en el  país.

Es precisamente esta barrera defensiva el factor de  contención frente a las aspiraciones de las potencias interesadas en posesionar a la  OTAN en el estratégico Mar  Negro.

Ante estas complejas realidades cabe pensar que la  verdadera crisis apenas ha  comenzado. Un delicado juego de intereses se ha puesto  en marcha y aunque trate de  ocultarse, el camino de las  intenciones perversas de occidente tiene el rumbo de su  brújula orientado especialmente a la desestabilización y el debilitamiento de la Federación de Rusia, sin que medie  para ello una confrontación  directa con esta potencia  nuclear.

3 comentarios en Homenaje macabro e intenciones perversas

  1. Felicitaciones Orlando, hace tiempo extrano tus articulos en la Seccion Internacional, que ya no se publica. Espero la restablezcan pronto.

    Jose Antonio.

  2. Q, bochorno para un Pueblo caer en esa situación, hacer de su Historia verdaderos despojos, su futuro será muy penoso, q, podrán enseñar a sus hijos en el futuro, cuando decidan regresar de ese vegonzoso viaje será tarde habrán perdido mucho especialmente valores humanos y morales. No debe un Pueblo Culto y Educado jamás permitir a sus hijos actitudes como esas.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu