¡Vamos, pues, a la victoria!

¡Vamos, pues, a la victoria!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
Es de enorme trascendencia el legado político, integracionista, estratégico y cultural de Chávez.
Es de enorme trascendencia el legado político, integracionista, estratégico y cultural de Chávez.

Con la Revolución Bolivariana, Venezuela ha obtenido logros nunca antes vistos. Las transformaciones económicas y sociales emprendidas por el gobierno de Hugo Chávez hicieron posible que el país alcanzara anticipadamente seis de las ocho metas del milenio, cuyo cumplimiento fijó la ONU para el año 2015.

En poco más de una década la nación suramericana hizo descender la pobreza extrema en casi 18 %; logró que estudien en la enseñanza primaria el 95 % de los niños en edad para ello; avanzó en la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer; amplió la asistencia sanitaria a todos los barrios humildes a través de la Misión Barrio Adentro, con la colaboración de miles de médicos cubanos; combatió eficazmente el paludismo, el sida y otras enfermedades; garantiza hoy la sostenibilidad del medio ambiente e integra y fomenta una Alianza Mundial para el Desarrollo.

Venezuela tiene uno de los menores índices Gini (de desigualdad) en América Latina. Además, el bolivarianismo ha reintegrado a los trabajadores las prestaciones sociales confiscadas por los gobiernos de derecha y la oligarquía socialcristiana. Dentro de los muchos beneficios proporcionados a la población, creó un sistema de pensiones que cubre a todos los ancianos y garantiza a estos el transporte público gratuito.

La administración bolivariana rescató para la nación la riqueza petrolera; implantó un control de cambios que frena la fuga de divisas y recuperó la propiedad de otras empresas estratégicas, como las de la electricidad, la telefónica, la siderúrgica y el aluminio. Al mismo tiempo, ha expropiado latifundios y fomentado cooperativas, empresas recuperadas y comunas como unidades productivas de propiedad social.

Desmitificador de fórmulas falaces

Es de enorme trascendencia el legado político, integracionista, estratégico y cultural de Chávez. En lo político, demuestra una vez más que es posible la vía pacífica al socialismo, sin dejar de tener conciencia de que ese camino tratará de cerrarlo siempre la derecha con intentos de golpe de Estado de distinto género, magnicidio, acoso mediático y sabotaje económico. También derrumba el mito según el cual las masas no quieren el socialismo, y las falacias postmodernas que vaticinan el fin de la historia.

El instrumento puesto en práctica por el líder bolivariano es la conversión de la democracia representativa en participativa, mediante una Carta Magna aprobada en referendo por el 71,8 % de los votantes. En cumplimiento de ella se han desarrollado en 15 años 19 consultas electorales inobjetables.

Chávez frenó el proceso de descentralización y federalización extremas y vetó una Ley que en nombre de estas permitía privatizar ríos, lagos y lagunas. Desautorizó, asimismo, el estigma de la incompatibilidad de los militares con la democracia. De hecho, inició su vida política con una rebelión patriótica en los cuarteles, y una vez en el poder por la vía del voto reavivó la conciencia nacionalista castrense, y puso en marcha un proyecto socialista sin el costo de una desgarradora guerra civil.

En plena afirmación de la soberanía, impidió en 1999 que los marines pisaran el suelo venezolano con el pretexto de ayudar en la catástrofe ocurrida en Vargas y expulsó la misión militar estadounidense. Paralelamente, incrementó la seguridad ciudadana con la creación de una Policía Nacional y de una Universidad de la Seguridad.

Forjador de alianzas integradoras

A partir de la inspiración de Bolívar en el Congreso Anfictiónico de Panamá, Chávez inició una diplomacia latinoamericanista que se tradujo en la derrota del Alca, el impulso del Alba, de Unasur y de la Celac —el proyecto integrador más ambicioso de la historia de nuestra región— y el ingreso de Venezuela al Mercosur. En su empeño solidario, abrió puertas a la colaboración energética con otras naciones del área a través de Petrocaribe. De estas nuevas alianzas están excluidos Estados Unidos y Canadá, que tan funesto peso ejercen sobre la caduca OEA.

Repotenció con su dinámico accionar la declinante Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que volvió a ser factor mundial de poder. Igualmente, coadyuvó en el proceso de paz de Colombia y denunció los tratados que subordinaban la soberanía del país a entes como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias sobre las Inversiones (CIADI) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Esta política independiente contribuyó, a su vez, al paso de un mundo unipolar a otro multipolar, con una diplomacia orientada hacia las naciones asiáticas y el continente africano, las potencias emergentes y los países no alineados.

Hacedor de cultura y saber

Venezuela erradicó el analfabetismo mediante la Misión Robinson, lo cual le valió el reconocimiento de la Unesco. El 82 % de los venezolanos sabe leer hoy; una de cada tres personas está estudiando; una de cada nueve cursa la educación superior, en instituciones en su inmensa mayoría públicas y gratuitas.

Es fundamental también la reorientación de las políticas culturales. Durante décadas se había excluido de la enseñanza primaria el estudio de la Geografía, la Historia y la Educación Cívica. En la actualidad están presentes en los programas de todos los niveles y hay una vuelta hacia la reinterpretación clasista del pasado nacional.

El bolivarianismo ha creado cinco diarios y seis televisoras de servicio público, ampliado la radiodifusión dentro de este perfil y propiciado un sector de centenares de medios comunitarios, que difunden una imagen real y crítica del pueblo venezolano ante la avalancha de mentiras de la prensa privada. Para que estos nuevos instrumentos contribuyan de la mejor manera a la integración, lanzó dos satélites de comunicaciones y creó Telesur, una televisora dedicada a las problemáticas de la región.

De este modo, la obra transformadora de Chávez es un legado esencial, no solo para Venezuela, sino para todos los pueblos y naciones que aspiren a una existencia social más justa, donde la riqueza se distribuya con mayor equidad y el pan llegue a cada mesa. Para la elaboración de este trabajo se han utilizado textos del intelectual e investigador venezolano, profesor Luis Britto, e informes de la Cepal y otras organizaciones de Naciones Unidas.

Para la elaboración de este trabajo se han utilizado textos del intelectual e investigador venezolano, profesor Luis Britto, e informes de la Cepal y otras organizaciones de Naciones Unidas.

Un comentario en ¡Vamos, pues, a la victoria!

  1. Quizás no me recuerdes, estoy convencido de que no me recuerdas, aquel veintiuno de junio cuando entre la multitud nos fundimos en un abrazo, en la inauguracion del ambulatorio de Puerto Cruz en la Parrquia Carayaca, estado vargas, te desvolví el saludo de Fidel y escribiste en aquella foto que conservo, frases de agradecimientos por el cumplimiento de nuestro deber,quien ha dicho que estas muerto,un gigante de tu estatura sobrepasa los limites del universo, y esta allí donde no llegan las pupilas llorosas del ojo humano,donde el corcel del viento infinito conduce tu andar ,al fin libre. No lleva espada, pero lleva tu crucifijo y tus ideas alimentadas del pensamiento mas noble del hombre vivo,sabes, te amo, como a Martí, como a Fidel, como al mismo Cristo,gracias por tu sacrificio, no demore mucho.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu