A falta de sal, disgustos

A falta de sal, disgustos

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
Muchas pieles extraviaron el camino útil hacia las tenerías y fueron enterradas.
Muchas pieles extraviaron el camino útil hacia las tenerías y fueron enterradas.

Es cierto que la labor de preservar pieles de forma artesanal está signada por olores tan fuertes que son casi insoportables, pero si esas rutinas se ven alteradas por la intermitencia en los abastecimientos de sal y la lentitud en la toma de decisiones en torno a las pieles podridas, entonces las cosas se complican más.

Eso lo saben bien, aunque les sepa mal, los 19 trabajadores de la Unidad Empresarial de Base de Tenería y Pieles 122-Las Tunas, tanto los que laboran en el almacén central como los diseminados en los restantes tres saladeros pertenecientes a esta unidad, pues “las malas condiciones se reiteran en los municipios de Puerto Padre, Manatí y Colombia”, lamenta Edilberto Alguacil Quesada, jefe de Producción de esta UEB subordinada a la provincia de Holguín, donde radica la dirección general de la región oriental (desde Las Tunas hasta Guantánamo).

¡¿Misión imposible?!

Cualquiera de los integrantes del colectivo está en condiciones de enunciar la misión de la entidad: Acopiar y preservar pieles con destino a las tenerías de Caibarién (Villa Clara) y Camagüey para la fabricación de calzado.

Así de sencilla es la explicación, pero este encargo estatal transita por un mar de dificultades que pone en tensión a los responsables del cumplimiento de los compromisos productivos.

“Nosotros tenemos la obligación de recoger las pieles en los establecimientos ubicados en Manatí, Puerto Padre y Colombia, y suministrarles sal al igual que a la Empresa Pecuaria, uno de nuestros proveedores”, dice Oslay Pavón, secretario general de la sección sindical y apunta que no pueden asumir esas tareas, porque solo disponen de un camión Zil-131en pésimas condiciones de chapistería y sin los documentos requeridos para la circulación, “desde el 9 de febrero está parqueado a la intemperie”, enfatiza.

Y como si ese mal fuera poco, “el 8 de septiembre del 2008, hizo ya cinco años, el huracán Ike devastó los techos de los saladeros municipales y las pieles mojadas fueron trasladadas hasta aquí, de donde supuestamente debían salir con destino a las tenerías, que también sufrieron afectaciones, por lo que no pudo cumplirse el empeño y comenzaron a pudrirse. “Agua de lluvia y cuero son enemigos mortales”, sentencia Carlos Milanés, técnico en la actividad de pieles.

Pese al estado de putrefacción que acusaban en  diciembre del 2012  fue autorizado darles de baja y el enterramiento solo fue posible comenzarlo en septiembre de este año, previa autorización del Citma por la carencia de medios técnicos para hacerlo, sin reparar en la amenaza que significaba para la salud de los trabajadores, quienes carecen de filtros y los guantes que poseen son de tela.

Causas y consecuencias

Si a esos imponderables les agregamos las filtraciones y los problemas de drenaje que tiene el inmueble las cosas empeoran y como consecuencia 10 mil 50 pieles perdieron su valor de uso con un daño  económico ascendente a 91 mil 900 pesos.

Las causas están claras: “La transportación es nuestra estrella negra. Estas cargas son sucias y muy agresivas e implican estados de cuarentena, por lo que requieren de medios propios para el trasiego. A raíz del reordenamiento UDECAM (Empresa de Camiones)  recibió el encargo de trasladarlas, pero argumentan que no están en condiciones de hacerlo porque le faltan carros, pues su misión principal es distribuir la canasta básica”, explica Ramiro González, jefe de brigada.

Esta situación se torna más difícil por la poca capacidad de almacenamiento: “Si tenemos 500 cueros y solo sacamos 100 hay 400 que quedan, y luego encima de estos situamos los nuevos que acopiamos, porque  vamos dándoles salidas a los de arriba. Tenemos pieles con más de cuatro años almacenadas, pueden permanecer hasta cinco, pero en buenas condiciones de almacenaje, no así”, se quejan los trabajadores.

Argumentan que en los años 90 tenían tres rastras y un camión que daban respuestas a esas exigencias, pero comenzó el reordenamiento y han sido objetos de cambios de nombres y nomenclaturas, “pero los problemas son los mismos”,  asegura Carlos Milanés.

“No tenemos transporte ni para los obreros –la unidad está situada en las afueras de la ciudad-, laboramos de 8:00 de la mañana a 5:00 de la tarde y desde agosto del 2012 no tenemos almuerzo, ni recibimos, como otros colectivos el estipendio. No hay agua potable, ni electricidad, ni baños donde asearse después de las faenas diarias”, denuncia el secretario general de la sección sindical.

Según afirma Edilberto Alguacil Quesada, el jefe de producción, en vías de solución están muchos de esos contratiempos: “Está planificada la electrificación y la reparación general, que incluye cerca perimetral, rehabilitación de la fosa -está derrumbada-, las instalaciones hidráulicas, la acometida del agua y los baños.”

¿Cómo responder  entonces con eficiencia a la misión sin disponer de medios de transporte? Si la actualización del modelo económico busca la eficiencia y la eficacia de la empresa estatal socialista, ¿por qué dejar resquicios por los que escapan esos atributos?, ¿por qué falta objetividad en las proyecciones estratégicas?…

Están claros y bien definidos los objetivos del proceso de actualización del modelo económico y social, y su implementación, sin prisa pero sin pausa, es la convocatoria para evitar esos desatinos que atentan contra el mejor funcionamiento empresarial.

4 comentarios en A falta de sal, disgustos

  1. Que falta de respeto, enterradas y echadas a perder entre hongos, moho y putrefacción. Si me pudieran otorgar un permiso a mi y a otros colegas para poder tener acceso a estas pieles y buscarlas por nuestros propios medios y sin restricciones, esto no pasaría. Cordiales saludos y gracias por tan interesante reporte.

  2. Que clase de falta de respeto, se entierra y se hecha a perder y nosotros los trabajadores por cuenta propia no tenemos casi ningun acceso a ellas a no ser por amigos del fondo de bienes culturales que nos resuelven algo. Pero bueno seguiremos confeccionando con pocos recursos los mejores calzados artesanales. Saludos

  3. Conozco muy bien ese tema por el echo de que yo soy uno de los compradores de cueros salados de Cuba. Desde el año 1993 primera vez en que llegue’ a Cuba nada ha cambiado. Los saladeros de la Isla explotan de cueros almacenados desde muchos años (la situacion mas grave s’encuentra en la parte oriental de la Isla de Las Tunas hasta Santiago debido a problemas de transporte y lejania desde La Habana) aunque nadie autoriza la exportacion hacia otros paises que quiere decir entrada de moneda fuerte para el Pais. Mi opinion es que de las 400 mil pieles que se almacenan en cuba cada año solo unas 100/150 mil realmente se aprovechan en parte para las tenerias de camaguey,caibarien y guanajay y otra parte para la exportacion en salado mientras las demas se quedan en los saladeros esperando para su destino que es el entierro. De esa manera se echa a perder muchisima plata que podria servir para renovar las tenerias y tambien las fabricas de calcado de cuba asi como reparar los saladeros quienes no tienes condiciones sino construir nuevos saladeros quienes den mas condiciones igienicas y de seguridad a los trabajadores. Desde 20 años repito esas mismas palabras al los dirigentes de la Empresa Teneria y Pieles pero nadie me escucha al final. Queda claro que la piel es un sus-producto del animal pero la piel tambien tiene un valor aunque de pocos Dolares que multiplicados para el numero de pieles que se echan a perder al final sale como unos cuantos 100 y 100 mil de Dolares.
    Que lastima…….pero es asi y nada cambiara’ durante los proximos 10 años.

  4. Y donde estan los responsables de las perdidas? y quien paga todo esto, es decir que se haya podrido el cuero por negligencia?. Otro asuntp que salta a la vista es el tratamiento a los trabajadores..La Seccion Sindical dice algo, pero y hasta ahora que han hecho???. Porque faltan los materiales imprescindibles?. Yo creo, disculpen los trabajadores que ha habido de todo, y cuando digo de todo, las responsabilidades han de estar compartidas. Porque eso es desidia y abandono, es convivir con cualquier cosa y es confiormismo y todo queda asi porque al final es el Estado el que lo paga todo.

    Es una tremenda negligencia e irresponsabilidad que no haya lugares habilitados para el aseo y banos. Lo que cuentan se me parece a un reciente reportaje, que para los pelos de punta de trabajadores en Bangla Desh que en condiciones infraumas procesan las pieles, por unos miseros centavos, seria bueno que si alguien tiene el valor de hacerlo, les pusiese a los trabajadores ese documental que aparecio en la TV «Russia Today», Mirando esta tragedia que enfrentan os trabajadores de estas entidades me doy cuenta de cuanto d desamparo puedere tener un tryabajador y en el caso que se explica, no estan muyy lejos de esos que aparecen en el documental sobee el trabajo y funcionamiento de una teenria en ese pais, donde practicamente todo eel trrabaj oes meetido el dia enteero entrre pestilencias yy agua sucia, rrecibiendo toda la humedad que se desprende en ese ambiente. Tengan lla seguridad queridos trabajadores que les considero, pero son uds. los mayores culpables que han permitido a la entidad que lesaplaste y no les deje trabajar como humanamente es posible.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu