Entre tú y yo

Entre tú y yo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Uno de los talones de Aquiles de la Televisión Cubana sigue siendo su estrategia promocional propia. Es como si no acabara de definir un estilo, un estándar de calidad, una identidad gráfica… Buena parte de los programas y mensajes que con ese fin se emiten dejan mucho que desear en cuanto a factura. Entre tú y yo, por ejemplo.

Se supone que sea la vitrina principal de lo que se hace en la radio y la televisión cubanas, pero muchas veces lo que debería motivar, llamar la atención… termina por aburrir.

La entrevista principal a veces no convence. Vamos por pasos: en la televisión, como en la vida, todo el mundo es importante, todo el mundo tiene cosas que contar. Pero hay que buscar para cada uno el espacio, el género, el tiempo. No significa que tenga que haber oportunidades solo para las estrellas, pero es obvio que un actor o un director reconocido interesarán más al público que un funcionario o un técnico.

Claro que eso podría relativizarse si la entrevista fuera buena, bien enfocada… pero ahí está el otro problema. Irela Bravo, la conductora del programa (muy simpática, muy locuaz, muy desenvuelta) ignora reglas elementales del género. Suele interrumpir al entrevistado, se va mucho por las ramas, no encauza bien algunas preguntas… Hay siempre un aire de improvisación en el diálogo… Alguien dirá que esa entrevista es más bien una conversación entre amigos, eso está bien en principio, pero incluso la más distendida de las conversaciones televisivas debe tener una columna vertebral.4

Estamos lejos de sugerir que se reemplace a Irela. Todo lo contrario: ella es el rostro del espacio, le ha aportado su frescura y personalidad. Pero vendría bien preparar mejor los cuestionarios, repensar quizás la jerarquía de la sección.

Al resto del programa le haría falta un poco más de profesionalidad. Hay demasiados conductores haciendo prácticamente lo mismo, muchas veces con resultados cuestionables: entrevistas vagas, imágenes insuficientes, avances mal escogidos, improvisación y cierto mal gusto. Se ha llegado al extremo de sentar a Alden Knight frente a una cámara a evocar momentos históricos, como si estuviera dictando una conferencia… ¿No sería más efectivo elaborar una crónica, musicalizada, con imágenes bien editadas?

Con una frecuencia semanal hay tiempo suficiente para realizar un mejor programa, es inaudito que de cuando en cuando haya que sufrir chapucerías inadmisibles incluso en propuestas diarias y en vivo. Más rigor, más empeño… eso es lo que hace falta

14 comentarios en Entre tú y yo

  1. Uy!! Jajajaa… que bravos se han puesto los que contestaron mi comentario discrepando sobre mis opiniones. Les comento: a Rudiel le digo que falló en el análisis psicológico sobre mi personalidad, interpretó mal mi comentario y estoy de acuerdo con él en cuanto a lo que plantea sobre el respeto a la opinión ajena. En cuanto a Eduardo, Agustín, Roberto, Cleo, Josefa y Fernando, les agradezco sus comentarios, pero les sugiero no tomar tan apasionadamente las cosas porque, de lo que se trata es de mejorar el producto televisivo, no de destacarse en cuanto a criterios, que en eso se quedan, y asumir, los que puedan, la responsabilidad de llevar a efecto las iniciativas correspondientes para lograr el objetivo, eso solo se logra si se habla (o escribe) menos y se actúa más. Yo les reitero mi agradecimiento y les deseo, con toda sinceridad, mucha suerte en la vida y éxitos en su trabajo.

  2. Parece que María es una lectora muy crítica con los demás y muy poco con ella, cito lo dicho por ella Respecto al escrito de Fernando López no tengo mucho que comentar. De hecho, parece que no es cubano o, si lo es, no sabe o tiene dificultades con el idioma español, y usted María escribió telévisión –desmpeña–representan, mal escritos y esta última incorrecta en concordancia, usted bien sabe que por la rapidez de los que teclean a veces se producen errores, acepte con inteligenncia el debate, todo lo dicho aquí que no se ajusta a su opinión puede serle útil a los interesados en el tema, seguro que hasta la misma Irela, a quien respeto por su trabajo y me resulta muy agradable, le sería útiles estos comentarios, no la conozco pero tengo la idea de que es magnífica profesional, y por favor no hagamos de esto un hecho trascendental, es válido el comentario del periodista y saludable si lo asimilan bien
    Muchas gracias

  3. Al parecer, las personas que critican al periodista no tienen una cultura sobre el buen periodismo y, por eso, ven bien el trabajo realizado en Entre tú y yo. El programa televisivo posee carencias y esas son las que Nórido señala, no creo que sea una ensañamiento con la conductora, la cual puede ser muy carismática y dar más cafe que nadie en su programa, pero eso no amerita calificarla de buena entrevistadora…

  4. Felicito al periodista por haber sido tan atinado. Es cierto que Entre tu y yo es un programa popular. No veo que el periodista Yuris diga lo contrario. También es cierto que Entre tu y yo es un programa lleno de chapucerías. Evidentemente, la popularidad no es señal de calidad. El periodista pretende en su comentario que el programa popular también sea un mejor espacio de la tv. En cuanto a Irela, es una maravillosa mujer pero su espontaneidad va a veces en contra de la coherencia. Vamos a ser sinceros. Nuestra televisión está llena de carencias, no sabemos bien las dificultades que enfrentan sus realizadores. Pero la calidad no tiene que ver con la cantidad de recursos. Tiene que ver con el talento de los que laboran. Para hacer una buena entrevista no hace falta miles de pesos, ni un set lleno de butacones caros. Solo un guionista inteligente, más bien un periodista que sepa organizar un cuestionario…Por cierto, he leído siempre a Yuris Nórido y me parece uno de los mejores periodistas que tiene este país en este momento, y es un excelente entrevistador. Ahí están las entrevistas a personalidades de la cultura de la talla de Alicia Alonso, o también a actores, escritores, bailarines, personalidades políticas e intelectuales, que demuestran la valía de Yuris como entrevistador, como periodista. Lo más significativo es que los que han salido aquí en defensa del programa le quitan al periodista su derecho a opinar, a ser crítico contra lo que considera imperfecto, le dicen que no puede hacer su trabajo. Evidentemente, Raysa y María, no son personas que les guste la discusión, por tanto no son personas propensas a la evolución, al desarrollo. Si algo les gusta prefieren dejarlo así y no ven sus defectos. Cuando un periodista señala los problemas que tiene un programa de televisión, como lo ha hecho Yuris Nórido con Entre tu y yo, no lo hace para echar por tierra el trabajo de personas «simpáticas». El periodista cumple con su trabajo cuando revela públicamente algunas faltas de calidad que se permite un colectivo de trabajo que debe tener un compromiso de excelencia con el público, más allá de los recursos. Si los recursos no alcanzan, entonces hay que hacer sólo lo que la calidad nos permita.
    Hacer televisión nunca es fácil. En otros países hay dinero, pero los que hacen televisión tienen que lidiar con otras exigencias que aquí no existen, pero el producto al aire siempre debe tener calidad; bajo ningún concepto pueden salir descuidos al aire, y nada es improvisado, aunque lo parezca. Los descuidos como los que SÍ se ven en Entre tu –y yo y buena parte de nuestra tv– en la televisión capitalista, donde las comisiones de calidad son extremas, cuestan muy caros a los realizadores.
    Repito, no considero que la critica sea desmedida, me parece muy justa porque Yuris nunca le niega el derecho a existir del programa, mucho menos arremete contra Irela a la que califica de muy simpática y desenvuelta, pero esas características personales pueden agradar a buena parte del público pero no quieren decir que Irela esté haciendo un trabajo óptimo, o que los que están detrás de ella escriban y dirigan con pertinencia para que Irela siempre salga airosa. Hay que ver.
    Entre tu y yo, es un programa muy popular, con una conductora popular, pero también y esto es culpa de la dirección del programa y de la TV en general es un programa muy chapucero, por momentos de dudoso gusto, muy viejo en su concepción. La televisión en el mundo ya no es así. En Brasil, existe un programa muy similar, en la Globo. Es cierto que ellos tienen más producción que nosotros y mucho más dinero, pero el programa es diario y lo que sale a pantalla siempre es fresco, con calidad, le sacan el jugo a la televisión por dentro. Muchos realizadores cubanos deberían dejar de mirarse el ombligo y mirar alrededor para que aprendan que la tv es también una cuestión de talento y deseos.
    Irela se puede sentir satisfecha. El pueblo la quiere y la defiende, y el periodista quiere que su trabajo sea mucho mejor.

  5. De acuerdo con María… Yuris Nórido es mejor fotógrafo que crítico. A mí me encanata Entre tú y yo… Si a él no le gusta, que no lo vea, pero que no critique a Irela…

  6. Es buscarse un lío cuando se dicen las cosas como se piensan en aras de mejorar un producto de la televisión, y en este caso con respeto, está claro que Irela Bravo es popular, carismática cito. Estamos lejos de sugerir que se reemplace a Irela. Todo lo contrario: ella es el rostro del espacio, le ha aportado su frescura y personalidad. Pero vendría bien preparar mejor los cuestionarios, repensar quizás la jerarquía de la sección. Solo ha señalado mejorar este espacio que de veras está en lo mismo y necesita tomar en cuenta estas ideas, en mi opinión es pobre, lo veo por las figuras que invitan y que algunas me son interesantes, pero se pierde con frecuencia la posdibilidad de saber más de estas cuando se interrumpen los diálogos con comentarios banales. No exageremos, Yuris hizo muy bien su trabajo, aceptémoslo con el mismo respeto que él lo hizo.

  7. ¡Ahora sí Yuris Nórido se buscará un lío! Hasta ahora criticaba sobre todo las telenovelas, especialmente las extranjeras. Pero ahora se metió con el programa de Irela, que debe ser una de las más populares presentadoras de toda Cuba. Seguro que ahora le enfilan los cañones, jejeje…

  8. Plenamente de acuerdo en el crítico… Ese programa tiene muy mal gusto. Es bueno que alguien en los periódicos se ateva a ponerlo con todas las letras, no abundan los críticos así en Cuba. Felicidades, Trabajadores!

  9. La TV cubana que ha sido y de hecho pionera cuasi en el mundo, ha perdido mucho. Las razones?, pueden ser muchisimas las razones y lo peor del caso es que han ido desapareciendo excelentes directores y los nuevos se reunen en los cliches. Me pregunto si es la propia institucionalidad de la TV, la que limita este accionar?. He oido quejarse mas de una vez a personas sobre tal asunto. Respetar «una linea trazada» desde arriba, no creo que quiera decir que falte la iniciativa, la creacion y todo lo lindo que se puede hacer. «Vivir del cuento», es un repeticion, criticas que ya ni lo son a la libreta de abastecimientos, criticas «veladas» que cada cual interpreta como le viene en ganas y entonces ocurre que los aludidos realmente noi se dan por enterados…Creo que hay que cambiar en sentido general, lo que debe ser cambiado. «Palmas y canas» con ese slogan «Donde nace lo cubano» y porque?, lo cuabano en Cuba nace en muchos lugares y rincones y no tiene ni es de hecho en Palmas y Canas. Las novelas cubanas, yo de verdad ni me molesto en gastar energia electrica, prefiero cualquier otra cosa.

    Como la TV se desgasta en «La Mesa Redonda», porque todos los dias?, la repeticion nocturna, para quien???. La Mesa Redonda aburre, cansa y yo mismo ni pierdo el tiempo viendola, porque a veces mas que ensenar, es repetir mas de lo mismo y de lo mismo.

    Con el educativo dos, se ha transformado en el Canal Telesur. Yo de verdad hubiera puesto una canal solo para Telesur y ya, pero habria dejado las opciones todas que tambien daba este canal.

    No nos damos o no se dan cuenta los que mandan que la gente se busco opciones que vienen importadas desde el vecino del norte, y excepto algunos muy contados programas la gente llega a evadir ver la TV. Los noticieros repiten mas o menos lo mismo. En Cuba y en el mundo cada minuto, cada segundo ocurren cosas. Porque no hacer cortos informativos de cinco minutos, entre programas?. Hacer de los estelares que lleven las noticas mas importantes o las que mas interesa difundir. Dejar el triunfalismo a un lado que suele ser enganoso , y eso es lo que mas de una vez nos hacen ver ya sea de forma subliminal o directa. Gracias

    • En la edición del períodico Trabajadores de hoy lunes he leído el trabajo periodístico de Yuris Nórido sobre el programa televisivo Entre tú y yo y he visitado la página digital del períodico para buscar la posibilidad de hacerle llegar mi criterio sobre el mismo. Aquí me encuentro con el comentario de Fernando López haciendo gala de una irresistible inconformidad con toda o casi toda la programación de la televisión.
      No es menos cierto que la programación televisiva a veces resulta monótona y reiterativa. Aclaro que no soy muy televidente por naturaleza, prefiero escuchar música o leer en mis ratos de descanso.
      Analizando el escrito del periodista, he llegado a la conclusión de que este sujeto, que creo es mejor fotógrafo que crítico, ha escogido un programa de televisión que cuenta con la aceptación de gran parte del público televidente para hacerle una crítica que, a mi entender no se merece. Hay que saber cómo se conforma un programa de telévisión, donde el factor «tiempo» es implacable, sobre todo en donde se hacen preguntas a los entrevistados, que a veces no están acostumbrados a estar frente a cámara y que los nervios traicionan y que el conductor o entrevistador tiene que darles confianza y guiarlos para que salgan airosos en sus intervenciones. No creo justo que se plantee que solamente se entrevistan a «estrellas»; también se han invitado al programa a figuras del medio televisivo como camarógrafos, técnicos de audio y video; productores, críticos de arte, directores, en fin, sería larga la lista si pretendiéramos seguir enumerando.
      Otro aspecto que menciona el periodista, a mi entender de manera irrespetuosa por la ironía que desprende, es su comentario sobre la forma en que la conductora del programa, Irela Bravo, que es actriz, se desmpeña; me gustaría saber si nuestro periodista sería capaz de hacerlo con más profesionalismo y entrega. En cuanto a la estructura del programa, es cierto que quizás se le pudieran hacer algunas modificaciones sin dejar de ser coloquial, ese es tema para dejar a los especialistas. Por último y con relación a la frecuencia del programa, parece que, como el medio en que se desenvuelve este periodista tiene otras características, desconoce las vicisitudes que representan hacer un programa semanal de televisión de 57 minutos.
      Respecto al escrito de Fernando López no tengo mucho que comentar. De hecho, parece que no es cubano o, si lo es, no sabe o tiene dificultades con el idioma español, escribiendo «un repetición»; «una canal» o «la gente busco opciones». La verdad es que lo escrito por este señor deja mucho que desear y no vale la pena dedicarle mucho espacio.

        • Coincido… Creo que María es parte del equipo. Además, no entendió bien: nunca el periodista habló de que solo entrevistaban estrellas, sino que el resto de las entrevistas, a los que no son estrellas, es lógico que no cuenten con el mismo atractivo… María, a ponerle empeño, más empeño…

      • La compañera María no entendió lo que escribió el crítico. Él no pidió que entrevistaran solo a estrellas, pidió más profesionalidad a la hora de entrevistar a la gente, sean o no estrellas. No creo que haya sido irónico con Irela, reconoció sus virtudes, pero señaló problemas que son tan evidentes que no hace falta ser un especialista para darse cuenta: Irela Bravo interrumpe constantemente, se va por las ramas, en fin, habla mucha «bobería». Yo lo digo más descarnadamente, el crítico lo dijo con mucho respeto y elegancia. Lo que pasa es que en este país todo el mundo pide crítica, pero después se asustan cuando critican de verdad. Voy a decirlo con todas las letras: Yuris Nórido —que como reconoce la lectora, es también muy buen fotógrafo— es uno de los mejores críticos de Cuba. No critica desde el capricho o la falta de argumentos, critica con razones atendibles. No anda por las ramas, dice las cosas por su nombre. Y no es para nada irrespetuoso. Y, compañera María, él no tendría que hacer programas. A él le pagan por escribir en un periódico, a otros le pagan por hacer programas, tendrían que hacerlo mejor.

        PD: Por cierto, no siempre estoy de acuerdo con Yuris Nórido, pero ahora estoy de acuerdo 100 por ciento…

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu