Recibe Demetrio Presilla título de Héroe del Trabajo

Recibe Demetrio Presilla título de Héroe del Trabajo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

El aporte del ingeniero Demetrio Presilla López al rescate y desarrollo de la industria del níquel nacional durante décadas fue reconocido con la entrega del título de Héroe del Trabajo de la República de Cuba.

En Nicaro, poblado minero-metalúrgico del municipio holguinero de Mayarí, cuna del eminente tecnólogo y de la producción niquelífera cubana, recibió la Estrella Dorada representativa de manos de Pedro Ross Leal, secretario general de la CTC.

Graduado de ingeniero químico en Georgia, Estados Unidos, estuvo en el año 1940 entre los constructores de la primera planta en la antigua península de Lengua de Pájaro y después pasó a formar parte del personal de operaciones metalúrgicas en el área de hornos de reducción.

Su rica hoja de servicio se enriquece a partir del triunfo de la Revolución, cuando rechaza varias ofertas de compañías norteamericanas para abandonar el país y da un paso al frente ante el llamado del Comandante Ernesto Che Guevara para echar a andar la nueva industria edificada en Moa.

Con la ayuda de algunos constructores, mucho tesón e inteligencia logró en sólo siete meses de labor (de enero a julio de 1961) algo que parecía imposible: poner en explotación la moderna planta, de tecnología única en ese entonces, sin los planos requeridos.

La valía de este hombre consagrado al trabajo y la creación, con numerosos aportes e investigaciones, estuvo a prueba nuevamente a los 73 años de edad, en que al frente de un grupo de especialistas activos y jubilados de Nicaro vuelve a Moa a poner en marcha otra fábrica de níquel, la Che Guevara.

Los años y la emoción apenas le permitieron articular palabras en momento tan especial, pero la franca sonrisa y el fuerte apretón de mano al máximo dirigente del movimiento sindical cubano denotaron el agradecimiento profundo por el reconocimiento recibido.

Escribir una respuesta