Tag Archives: caña

Se precisan días más dulces para el azúcar

foto: Roberto Carlos Medina
foto: Roberto Carlos Medina

Poco a poco la zafra va destilando algo del aroma y sabor de las zafras de antaño; un ambiente que contagia en los campos, en los ingenios, en los bateyes y hasta en la forma en que se comunican para elogiar, alertar o incitar. Despierta el espíritu competitivo que estaba dormido entre los agroindustriales y hace diferentes los pitazos, el baile de las cañas, el paso de las combinadas, los arcoíris en el agua del regadío.

Poco a poco, y como resultado del esfuerzo de los hombres, las inversiones, nuevas estrategias productivas y la constancia científica, el sector recobra un lugar en la economía nacional, en la credibilidad de sus trabajadores, de la gente. Incentivos morales y materiales, dígase un precio superior para la caña, pago por resultados y mejores condiciones de trabajo, rinden frutos que trascienden a la vida familiar y social.

La zafra no es perfecta. Todos los centrales no tienen molidas estables, debido esencialmente a las roturas (la norma potencial se aprovecha al 68 % en el país), y el tiempo perdido de la cosecha es alto (6,93 %), lo que necesariamente hay que resolver en cada entidad con mejor organización y disciplina tanto en el corte como en la transportación, los dos factores que inciden en ese indicador. Estas causales determinan el incumplimiento del 8 % de la producción de azúcar, la cual es vital recuperar en los días que quedan de marzo y abril, porque el resto de la campaña ya no será segura para tal empeño.

Las provincias de Camagüey, Artemisa, Holguín, Villa Clara y Granma tienen que ajustar los eslabones de la cadena de corte y tiro de la caña para revertir el ritmo de entrega de materia prima a los basculadores, mientras se precisan mejores resultados fabriles en el Héctor Molina, México, Mario Muñoz, José María Pérez, 5 de Septiembre, Amancio Rodríguez, Ramón López Peña, Arquímedes Colina y Grito de Yara.

Hay que buscar incentivos para los macheteros, quienes sienten el cansancio por tantos días de labor, han menguado la productividad y ponen en riesgo el cumplimiento de la molida en Artemisa, Santiago de Cuba, Granma y Guantánamo, donde la geografía hace imposible la entrada de las combinadas y es imprescindible el aporte de los del corte manual (representa el 8 % en el país).

Marzo es decisivo para la agroindustria azucarera, pero la intensa sequía y la desidia de los hombres están conspirando contra ella: los incendios son la causa esencial de que cerca del 20 % de la caña llegue atrasada y quemada a los basculadores, con las consiguientes afectaciones que ello provoca a las cepas, a la inhibición del efecto residual de los fertilizantes y a los ecosistemas locales. Esos altos volúmenes de caña —se planifica el mínimo en lugares donde la pica-pica impide la entrada de los hombres— atentan contra el rendimiento industrial y pueden descompensar el ritmo de la campaña azucarera, al imposibilitar el seguimiento de la estrategia de corte por darle prioridad a la cosecha en las zonas afectadas. El fuego incide en todos los territorios, pero es menos significativo en Matanzas, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Holguín; ¿cómo pueden atajar este mal en unas provincias y en otras no?

Aunque existen factores negativos en el cumplimento del plan de producción hasta la fecha, hay otros muy positivos que sostienen a los azucareros en la creencia de que es posible llegar a la cifra pactada para esta zafra: se incorporaron dos ingenios más al proceso fabril (50 en total), hay más caña y logran un rendimiento industrial de 10,29 %, cifra que supera a la planificada y a la alcanzada en igual período del año anterior.

Sin crear falsas expectativas, es válido reconocer que hasta el momento la mayoría de los indicadores de la zafra superan a lo alcanzado hasta el 20 de marzo del año anterior: mayores producciones de alcohol y de alimentos para los animales, la generación de electricidad y el aporte a la red nacional es superior, y se ha obtenido 27 % más de azúcar y con mejor calidad.

Las lumbreras siguen siendo las provincias de Ciego de Ávila, Cienfuegos y Sancti Spíritus (muelen al 79, 78 y 74 %, respectivamente, cuando la media nacional es de 68). Sus claves y estrategias deben irradiarse al resto de los territorios, donde pueden sacar partido también a una mejor organización de las operaciones y al buen clima que acompaña a esta zafra.

Faltan por venir jornadas decisivas. Urge la respuesta de aquellas provincias, centrales y productores que están obstaculizando un mejor desempeño de los indicadores nacionales. Se precisan días más dulces para el azúcar, para aliviar las tensiones del final.

Hay campesinos millonarios en Las Tunas

El pelotón de corte mecanizado de la Cooperativa de Producción Agropecuaria Julio Díaz González, de Las Tunas, se convirtió en el primero del sector campesino y cooperativista que alcanza la condición de millonario en este territorioContinue Reading

La otra cara del campo

Un ejemplo fehaciente de que es posible explotar al máximo la tierra y producir cantidades aceptables de caña está en la unidad básica de producción cooperativa (UBPC) Vietnam, perteneciente a la centro meridional provincia de CienfuegosContinue Reading

El pitazo de la arrancada

Hacer una zafra eficiente y 18 % superior a la anterior es el propósito de los azucareros para esta contienda que tiene como abridor al central
Manuel Fajardo. Mayor disponibilidad de recursos para las reparaciones. La capacitación y la labor de los innovadores serán decisivas.Continue Reading

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu