Con Filo: Crisis y soluciones

Con Filo: Crisis y soluciones

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Con el anuncio de la progresiva reapertura de la vida económica y social en nuestro país, parecería que comienza la superación del tenso escenario que caracterizó estos dos últimos años de enfrentamiento a la Covid-19.

 

 

No son nuevas las circunstancias extremas para la sociedad cubana, que en su empeño por construir una alternativa al capitalismo tuvo que enfrentar por más de 60 años no pocas situaciones límite, incluso por tiempos muy prolongados.

No obstante, si algo ha caracterizado esta combinación de pandemia y recrudecimiento del bloqueo ha sido lo intenso y diverso de los problemas que surgieron en un periodo de tiempo relativamente muy breve.

En ese contexto, pudiéramos tener numerosas insatisfacciones y hasta críticas que hacer, pero creo que nadie sería capaz de negar la inmensa cantidad de variantes, propuestas y soluciones que se concibieron, probaron y aplicaron en este corto intervalo de nuestras vidas.

Desde innovaciones científicas de avanzada, como las vacunas contra el nuevo coronavirus que ya en este momento nos permiten comenzar a remontar la crisis, hasta formas de organizarnos socialmente en función de redistribuir los escasos recursos existentes de la manera más equitativa posible, son infinitas las acciones que el país ha puesto en práctica con la participación conjunta de las instituciones y la ciudadanía.

Sería muy injusto pretender y exigir la perfección en un entorno tan cambiante y hostil. Por supuesto que no siempre todo lo hicimos bien, y por ello hubo que rectificar o afinar el tiro en no pocas ocasiones. A veces se logró enmendar determinadas actuaciones con relativa facilidad, pero también existieron respuestas tardías o aprendizajes que nos costaron caro.

No podemos atribuir tales inexactitudes solo a la voluntad o descuido de las personas, sino a las propias condiciones en que ocurrieron los hechos.

Recordemos si no cómo evolucionaron las propias medidas para el control de la Covid-19, en dependencia del conocimiento que se adquiría sobre la enfermedad, las modificaciones que sufrió el virus, y el arsenal de respuestas médicas y organizativas que tuvimos a mano durante cada pico pandémico.

Lo que sí sería difícil de negar es la capacidad creativa que despertó la propia severidad del momento. La gestión de la crisis no quedó solo en manos institucionales sino que la ciudadanía también ha contribuido notablemente con iniciativas locales y específicas para cada lugar.

En otro ámbito muy polémico y sensible, la economía, no se detuvieron las transformaciones, incluyendo algunas que quizás en etapas anteriores habríamos considerado demasiado arriesgadas, o hasta imposibles ahora, en medio de un panorama tan desfavorable. Pero ahí están los cambios ya en curso, para respaldar una posible y ansiada reactivación económica.

Entonces, hay que persistir en ese espíritu renovador que nuevamente nos tocó asumir por necesidad, y debemos mantener por convicción. Aprendamos, pues, de estos casi dos años de pandemia, que nos han demostrado como los tiempos de crisis son también tiempo de soluciones.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu