Mueren 600 mil niños cada año por aire contaminado

Mueren 600 mil niños cada año por aire contaminado

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 puntos, 1 votos)
Cargando…

Es necesario actuar con decisión para resolver el grave problema de la contaminación ambiental que padece la Tierra, porque este nocivo fenómeno obliga a nueve de cada diez habitantes del planeta a respirar aire contaminado y ocasiona cada año alrededor de 7 millones de muertes prematuras, entre ellas las de 600 mil niños, además de que amenaza con duplicar la cifra de fallecidos para el año 2050.

De los aproximadamente 7 millones de muertes ocasionadas cada año por la contaminación ambiental, la mayoría ocurre en los países de ingresos bajos y medios, y en los barrios más pobres de las naciones más ricas, afirma la ONU. Foto: Tomada de Pulzo
De los aproximadamente 7 millones de muertes ocasionadas cada año por la contaminación ambiental, la mayoría ocurre en los países de ingresos bajos y medios, y en los barrios más pobres de las naciones más ricas, afirma la ONU. Foto: Tomada de Pulzo

La advertencia es formulada por el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, en su mensaje a todos los países del mundo al conmemorarse el pasado martes 7 el Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul, instaurado por la ONU en el 2019 y celebrado este año bajo el lema «Aire saludable, planeta saludable», que resalta los efectos de la contaminación del aire en la salud, y particulariza durante la pandemia de la COVID-19 que azota a la humanidad.

En el documento, Guterres recordó que la contaminación de la atmósfera representa un “claro reflejo de las desigualdades mundiales”, ya que la mayoría de las muertes relacionadas con la contaminación ambiental ocurren en los países de ingresos bajos y medios, y en los barrios más pobres de las naciones más ricas.

Al respecto, apuntó que “la pobreza obliga a las personas a vivir cerca de fuentes de contaminación, como fábricas y carreteras” y también provoca “que tres mil millones de personas sigan quemando combustibles sólidos o queroseno para cocinar y para la calefacción y el alumbrado”.

La polución no solo daña nuestra salud, sino que también contribuye a incrementar la crisis climática, precisó el alto funcionario; y recordó además que actualmente se dispone de soluciones que servirían para afrontar este desafío existencial.

“En el Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul, exhorto a todos los países a que hagan más por mejorar la calidad del aire. Con un mejor control se pueden determinar cuáles son las fuentes de contaminación atmosférica. Una legislación nacional con base empírica puede contribuir a hacer cumplir las directrices sobre la calidad del aire marcadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, destacó Guterres.

En este sentido, el titular de la ONU pidió el establecimiento de normas más estrictas para las emisiones contaminantes de los vehículos, de las centrales eléctricas, en la construcción y en las industrias, la eliminación del uso del carbón e invertir en energías renovables en vez de hacerlo en las fósiles.

Cabe apuntar aquí que el Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA)  alertó este propio mes que un tercio de los países del mundo carece de leyes relativas a la calidad del aire, y que las naciones que sí disponen de ellas presentan grandes diferencias y a menudo no se ajustan a las directrices de la OMS.

Asimismo, la Organización Meteorológica Mundial afirma en su Boletín sobre la calidad del aire y el clima, divulgado este septiembre, que la pandemia de la COVID-19 mejoró temporalmente la emisión a la atmósfera de sustancias contaminantes, pero sin embargo los fenómenos meteorológicos provocados por el cambio climático y medioambiental afectaron la calidad del aire a nivel global.

El drástico pero efímero descenso en el 2020 de las principales emisiones que contaminan el aire, especialmente en las zonas urbanas, se debió a las restricciones a la circulación y los cierres provocados por la pandemia, aunque esa disminución no fue homogénea en todas las regiones ni en todos los tipos de sustancias contaminantes, señala la agencia meteorológica de la ONU.

Uno de cada tres países carece de normas obligatorias sobre la calidad del aire, y las naciones que sí disponen de ellas presentan grandes diferencias y a menudo no se ajustan a las directrices de la Organización Mundial de la Salud, alerta la agencia de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA). Foto: Tomada de Cultura Colectiva News
Uno de cada tres países carece de normas obligatorias sobre la calidad del aire, y las naciones que sí disponen de ellas presentan grandes diferencias y a menudo no se ajustan a las directrices de la Organización Mundial de la Salud, alerta la agencia de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA). Foto: Tomada de Cultura Colectiva News

Más recientemente, al presentar este último viernes ante la Asamblea General de la ONU un informe sobre una agenda común y cómo responder a los desafíos globales, Guterres expuso su visión sobre las cuatro principales áreas de acción que debe establecer el máximo organismo mundial para su labor durante los próximos 25 años, entre los cuales incluye salvar la naturaleza del planeta.

Priorizar este vital objetivo se corresponde con los resultados de una consulta realizada por las Naciones Unidas durante el último año donde opinaron cerca 1,5 millones de personas y en la que, según lo informado ahora por el Secretario General del organismo, los participantes identificaron el cambio climático y los problemas medioambientales como el principal reto mundial a largo plazo.

Solo salvando la naturaleza del planeta, como demanda mayoritariamente la opinión pública internacional, dejará de ser noticia de cada año la muerte de tantos miles de niños, que nunca llegarán a ser adultos porque sus vidas las trunca el incontrolado y mortífero aire que hoy respira la casi totalidad de la población de la Tierra.

(Con información de sitios web del PNUMA y Noticias ONU)

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu