LA GUAGUA ¿Fallido quién? (II parte final)

LA GUAGUA ¿Fallido quién? (II parte final)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 puntos, 1 votos)
Cargando…

A bordo de LA GUAGUA: ¿Fallido quién? (Parte I) expusimos unos pocos de los muchos ejemplos en los cuales el gobierno de la nación más poderosa del mundo ha intentado fallidamente desde 1959 derrocar la construcción de un sistema económico social en un pequeño y subdesarrollado país de apenas once millones de habitantes.

 

 

Sin embargo, son las administraciones de ese altamente industrializado estado (Estados Unidos) el que está tratando de imponer la matriz de opinión de que la diminuta república caribeña (Cuba) es la fallida, como si de esa manera pudieran conseguir en las mentes de las personas lo que no logran en la realidad.

No obtienen del todo el propósito porque quienes esperan o creen que al otro día ese territorio amanecerá con el Capitalismo restaurado se encuentran con que su pueblo ha bautizado el nuevo año con un número que parece proclamarse como una constante y fastidiosa recordación de cuál es el año de vida de lo que quieren destruir.

Después de nombrar a 1959 como Año de la Liberación, hasta 1986 las denominaciones correspondieron a tareas prioritarias en el momento o a aniversarios de hechos históricos o eventos trascendentales, hasta que en el duro año del período especial, 1994, se dejó claro que era el Año 36 de la Revolución.

Desde 2007, Año 49 de la Revolución, hasta nuestros días (con la excepción del Año del 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución en 2009) todos los demás se han estado numerando como el nuevo año de vida, 63 el actual, que sin ánimo de burlas a tan enorme enemigo, pareciera ser el año 63 en que falla todo el arsenal contra la construcción del Socialismo en Cuba.

En Estados Unidos y su definición de política ante la Revolución cubana publicado el 30 julio del año 2019, hay un comentario digital escrito el 17 de mayo de 2020:

Jose dice:

La batalla contra la covid-19 la ha ganado el Gobierno, nuestro Sistema de Salud con todo su personal y el Pueblo Cubano, que aplaude cada noche a todos los que participan directamente en la lucha contra la pandemia. Ya solo falta la estocada final a esa enfermedad así que no vengan con cuentecitos ahora de un “barquito” con detergente, jabón, papel sanitario y mascarillas para pretender arrebatarnos el triunfo contra la pandemia con su propaganda dirigida y mantenida desde arriba por el Gobierno de Trump. El pueblo de Cuba no necesita esa ayuda sucia y manipulada por la política. Han pretendido manipular a los cubanos radicados en Miami para que participen en esa campana y a los cubanos de dentro de Cuba para que reciban al “barquito salvador”.

Basta ya de manipular y de creer que el pueblo cubano de un lado y otro es ingenuo, la lucha por su independencia ha sido muy larga y nos ha enseñado mucho de política para no saber lo que se pretende con esta novísima gran idea. Solo pretenden de nuevo anexar Cuba a los Estados Unidos, convertirnos en colonia como a Puerto Rico y eso no lo van a conseguir nunca. La idea real, la que ayudaría siempre debe ser una gran campana y marchas de los cubanos dentro de Estado Unidos para que el Gobierno de Trump o el que este de turno elimine el bloqueo contra Cuba que ha arreciado todas sus medidas con la aprobación del Título 3 de la Ley Helms Burton, eso lo sabe todo el mundo, el bloqueo es real y todo el mundo sabe cómo persiguen todas las transacciones financieras, económicas y contratos con Cuba hasta de compra de equipos médicos y medicamentos y las millonarias multas a bancos, empresas navieras que traen el petróleo y las entidades de todo tipo que comercien con Cuba. Esto sí sería de ayuda al pueblo cubano, la cuestión no es enfrentarnos y crear lucha, odio y derramamiento de sangre entre cubanos. Lo que hay que desarrollar dentro de Estados Unidos es una lucha consecuente y pacífica contra el bloqueo.

En resumen: El contenido del comentario digital de Jose recoge el sentir de la mayoría del pueblo cubano, pero estemos alertas, pues para crear matrices de opinión, el gobierno de EEUU está dispuesto a no cesar sus fallidos intentos que tampoco podemos desconocer, pues no son del todo inofensivas ni inocuas.

Estemos alertas ante la paciente labor de ir formando con el tiempo una especie de troquel donde todos los datos que se le echen (de manera dispersa y con aparente incoherencia) adoptan siempre la misma figura.

Si el molde forma o deforma con que algo o alguien es fallido, bastará con lanzar dentro del recipiente hasta un éxito, pero con una observación de que el triunfo pudo haber sido muchísimo mayor, y el resultado será invariablemente que el fallido o lo fallido no podía dar otro resultado.

¿El antídoto? En vez de aceptar un troquel, debemos cuestionarlo todo, analizar el asunto en su contexto, y estar alertas cuando reciba insistentemente el dato de forma homogénea cual si fuera una acusación sin dar argumentos ni aportar pruebas.

Para que estos intentos sean totalmente fallidos, debemos de estar vigilantes y aprender el método para cuando seamos agredidos, saber cómo responder.

 

Acceda desde aquí a las Guaguas anteriores

 

En una reunión con trabajadores de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959, Fidel dijo: «Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas.»

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu