Afganistán, las principales víctimas

Afganistán, las principales víctimas

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 puntos, 2 votos)
Cargando…

La primera mujer en ocupar el car­go de alcaldesa en una ciudad de Afganistán, Zarifa Ghafari, tiene apenas 29 años y ha dicho que está esperando que los talibanes “vengan por gente como yo y me maten”. Así lo afirmó en una entrevista al medio británico iNews: “No hay nadie que me ayude a mí o a mi familia. Solo estoy sentada con ellos y con mi ma­rido. Y vendrán por gente como yo y me matarán. No puedo dejar a mi familia. Y de todas formas, ¿a dónde podría ir?”.

En Afganistán subsisten prácticas discriminatorias pretalibanes. Por ejemplo, cuando una mujer se casa, enferma o muere, su nombre no aparece en las invitaciones de boda, las recetas del médico, el certificado de defunción o lápida. La ley solo admite el nombre del padre en el certificado de nacimiento de los hijos. Esta situación inspiró la campaña impulsada por mujeres afganas WhereIsMyName? (¿DóndeEstáMiNombre?) que ahora probablemente sea proscrita. Foto: EFE/ S. Sabawoon
En Afganistán subsisten prácticas discriminatorias pretalibanes. Por ejemplo, cuando una mujer se casa, enferma o muere, su nombre no aparece en las invitaciones de boda, las recetas del médico, el certificado de defunción o lápida. La ley solo admite el nombre del padre en el certificado de nacimiento de los hijos. Esta situación inspiró la campaña impulsada por mujeres afganas WhereIsMyName? (¿DóndeEstáMiNombre?) que ahora probablemente sea proscrita. Foto: EFE/ S. Sabawoon

No es la única en riesgo. Los ta­libanes extenderán a todo el país su interpretación de la sharía, sistema legal islámico cuya traducción lite­ral del árabe es el camino claro ha­cia el agua, y representa un código de conducta que, según los exper­tos, se nutre de diversas fuentes: El Corán (libro sagrado del islam), las enseñanzas del profeta Mahoma, así como las fetuas (dictámenes de valor legal emitidos por los muftíes). Hay muchas versiones de la sharía, y su implementación puede ser muy dife­rente en el mundo islámico.

La interpretación talibana de tales preceptos impacta en la socie­dad, es estricta; impone, por ejem­plo, el uso obligado de la barba en los hombres, y prohíbe el disfrute de productos culturales de occidente (televisión, música, cine…). Las que peor lo llevarán serán las mujeres, quienes ya lo tenían difícil y ahora se les negará todo derecho, incluso el de la identidad, serán la esposa de, la hija de, o la hermana del hombre mayor de la familia.

Luego de su entrada triunfal en Kabul el pasado domingo 15 de agos­to, los jefes talibanes declararon que su postura acerca de los derechos hu­manos había cambiado con respecto al lustro en que ejercieron el poder (1996-2001), sin embargo, las accio­nes durante la más reciente ofensiva han hecho saltar las alarmas.

Hasta el momento el grupo no tiene representación femenina, re­conoce que la educación a las ni­ñas será hasta los 12 años, que las mujeres únicamente trabajarán en casa, y que se reinstaurará la figura del mahram (pariente hombre que debe acompañar a las mujeres a to­das partes). En varias escuelas bajo control talibán se sustituyeron ya las clases de arte y civismo por materias islámicas.

A principios de julio de este año, los talibanes que tomaron el control de las provincias de Badakhshan y Takhar emitieron una orden a los líderes religiosos locales en la que exigían una lista de niñas mayores de 15 años y viudas menores de 45 para casarlas con combatientes. No sabemos el resultado de tal gestión, pero el peligro real de quedar atra­padas en el terrible ciclo de matri­monios forzados y violencia cotidia­na explica por qué gran parte de las 900 mil personas desplazadas en los últimos tres meses en Afganistán son mujeres y niñas. Tales cifras, ofrecidas por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), son an­teriores a la caída de Kabul. Hoy esa estadística podría superar el millón.

Las afganas no solo escapan de la guerra. Desde mediados de julio varias agencias de Naciones Unidas que operaban en el país habían ad­vertido de una crisis humanitaria inminente. Civiles desplazados de­nunciaron, por ejemplo, la extorsión como práctica habitual de grupos armados no estatales que actúan con absoluta impunidad; que los servi­cios básicos padecen interrupciones constantes y que la inseguridad es creciente, entre otras razones, por la cantidad de artefactos explosivos que han quedado en carreteras y ca­minos.

La Acnur ha constatado que la resistencia del pueblo ha sido lleva­da al límite por un conflicto prolon­gado, altos niveles de desplazamien­to, el impacto de la COVID-19, los desastres naturales recurrentes, in­cluida la sequía, y la profundización de la pobreza. Aproximadamente el 65 % de la población afgana, dentro y fuera del país, son niños y jóvenes, pues la mayoría de los adultos han muerto por la guerra, las enferme­dades o la furia de la naturaleza.

Un informe de Oxfam, refería que en el 2002 solo el 5 % de las mujeres afganas sabían leer y escribir, y que el 54 % de las niñas menores de 18 años estaban casadas. Cifras más recien­tes hablan de que más del 25 % de los miembros del Parlamento derroca­do por los talibanes eran mujeres, al igual que casi el 30 % de los emplea­dos en las instituciones de la adminis­tración pública, algunas alcanzaron cargos de alto nivel como ministras y embajadoras de las principales mi­siones extranjeras. Muchas de ellas temen por sus vidas y han realizado desesperados pedidos de auxilio en estos días.

Semanas atrás, el juez talibán del distrito de Balkh, Haji Badruddin, fue entrevistado por medios occiden­tales. Dijo estar complacido con la victoria sobre el enemigo invasor (Es­tados Unidos y las tropas de la Otan) y que en los cuatro meses que lleva en el cargo no ha ordenado ningún castigo corporal, aunque “en nuestra sharía está claro: para quien tiene relaciones sexuales y no está casado, sea chica o chico, el castigo es de 100 latigazos en público (…), pero si están casados hay que apedrearlos hasta la muerte… A los que roban, si se demuestra, hay que cortarles la mano…”.

Denuncias de castigos como esos podrían comenzar a inundar los medios a partir de ahora, cuan­do para las mujeres se reinstaura aquella vieja sentencia local: la mejor es aquella a quien el Sol y la Luna no han visto.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu