Precios ¿y sensibilidad?

Precios ¿y sensibilidad?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

El pro­pósito de estas líneas no es hacer llover sobre lo mojado en el muy complejo tema de los precios y su alza desme­dida que parece no tener punto final. Eso es como el pan de cada día, porque forma parte de la cotidianidad.

Lo más oportuno es reflexionar y señalar —así corresponde a la prensa— algunas aris­tas que pudieran influir para transitar por un camino menos escabroso. Y algunas de ellas las aquilaté en uno de los mejores intercam­bios de ideas a los que he asistido en mi vida profesional.

Lógicamente fueron criticados los precios excesivos, no solo los que establecen los traba­jadores por cuenta propia, sino también los de entidades estatales, y los que fijan los reven­dedores, quienes andan a pululu, actúan con total impunidad y han crecido como la espu­ma, sobre todo después del surgimiento de las tiendas en MLC.

Señalaron un ejemplo muy claro. Una en­tidad cienfueguera fabrica un excelente gel antibacteriano, ideal para el enfrentamien­to a la pandemia de la COVID-19. Cuando lo pusieron en la red minorista de comercio su valor de venta fue —nada más y nada menos— de 130 pesos un frasco. Las críticas y protes­tas de la población surgieron de inmediato.

Entonces apareció el análisis adecuado, con la participación de productores, comer­cializadores, vendedores y, por supuesto, di­rectivos y especialistas de la Dirección de Finanzas y Precios (DFP) en Cienfuegos. Se examinó la ficha de costo, la tasa de margen comercial, el aporte tributario…, y tras mu­chas valoraciones determinaron que era facti­ble venderlo a 56 pesos, o sea, a 74 menos.

Sobre la base de ese ejemplo Glenia Cris­tina Díaz González, directora de la DFP en esa provincia, hizo una afirmación medular: “Los empresarios deben ejercer la función que les corresponde en cuanto a los precios”. Y argumentó que la descentralización preci­sa de gran responsabilidad, conocimientos y conciencia.

No obstante, lo que más me agradó del análisis fue su insistencia en que el estable­cimiento de los precios requiere de mucha sensibilidad. Entiendo que a la hora de deter­minarlo no debe actuarse de forma mecánica, sino sobre la base de esa facultad de los seres humanos de sentir como propios los asuntos y problemas de los demás.

Tengo la apreciación de que esa justa actitud ha estado y está bastante ausente, y que para hacerla tangible, como tanto se necesita, queda aún un largo trecho por recorrer, porque el conocimiento reflexivo de las cosas (acepción del vocablo conciencia) no siempre hace acto de presencia cuando de dinero y ganancias se trata.

8 comentarios en Precios ¿y sensibilidad?

  1. «Precios ¿y sensibilidad?». (Por Ramón Barreras Ferrán •Publicado el 29 julio, 2021 • 10:00).

    La arquitectura a la que achacamos los crecimientos de precios del Estado, asumidos al galope de forma, maximalista por empresarios tanto privados así como estatales; a lo cual se añaden los precios a veces «disminuidos» de productos sustraidos ilegalmente de la red de distribución subsidiada por el Estado; los que también por ser llevados a escena oculta alteran y complejizan la economía con su oferta paralela en subida junto a las tendencias alcistas globales.

    Dicha apropiación desleal añade deformaciónes incalculable a la ley del valor por trabajo, o cualquiera de los métodos matemáticos u otros tan debatidos durante el desarrollo histórico.

    De no encontrar nosotros, bajo nuestra realidad, las erramientas que buscamos intesamente para incrementar la producción y distribuir prioridades, todo indica que nos seguiremos viendo azotados por la complejidad que una y otra vez argumentamos para explicar parte de nuestros problemas que oscilan entre la utiludad social de la producción y la (in)satisfacciones siempre crecientes que se nos manifiestan en formas ficticias y que ceden a fórmulas torcidas de llegar a la ganancia por precios internos o en el exterior, los que nunca corresponderán totalmente con la distribución anhelada en nuestra actual edificación socio-económica de justeza y racionalidad, realidad objetiva de nuevas leyes socialistas cubanas.

    Gracias.

  2. La peor pérdida que ha sufrido Cuba es disciplina y la solidaridad inter nos. Lo demuestra el alza de contagios de la covid. No importa a muchos (ya no es minoría) si el vecino, amigo o familar sr contagia y muere. O él mismo. Hay que hacer lo que se condidera beneficio propio.
    Conocí el caso de unos vecinos cuyo trabajo es viajar para traer productos con precios explotadores. Poseen gran vivienda, no les caben los alimentos en casa y poseen dos vehiculos modernos. Una de las hermanas viajó a Rusia y regresó contagiada. Contagio a su esposo que falleció. Entonces la otra hermana viajó también a Rusia, regresot contagiada y fallecio, contagiando antes a una veintena de personas.
    Los empresarios hacen lo que en ganas le vienen sin tener que responder por sus desaguisados. Los revendedores hoy dirigen la economía doméstica sin siquiera contribuir al fisco y con total impunidad. ¿Qué le ha pasado al pueblo de Marti y Fidel? Al que dio sus mejores hijos para darle a Liborio la dignidad que merece, al que fue al Africa a derrotar al apatheid con el solo beneficio del honor recibido.

  3. Hola
    Cada vez que se hable de precios el principal responsable sigue siendo el estado y esa es nuestra triste realidad,los revendedores seguirán existiendo y ellos parten del precio establecido por el estado,cada vez que se incremente los precios estatales automáticamente subirán los particulares pq en cuba se vive de bolsa negra..
    Ej…la cerveza cristal el estado en su nuevo ordenamiento la vende a…
    1.50 USD x 65.00=97.50
    Y así son todos los nuevos precios de todo lo q se vende entonces mientras más caro venda el estado más caro seran los precios para el pueblo

  4. Por qué no se multan a las empresas, empezando por su director.
    Puede un cepillo de dientes que se debe cambiar cada tres meses valer 10-15 pesos?
    Hay que eliminar muchos intermediarios estatales, sobre todo en la venta de productos agrícolas (ACOPIO, FRUTASELECTAS)

  5. Aqui en la habana sea aprobo a principio de año una resolucion sobr los precios de los productos del agro eje. Malanga 8 pesos boniatos 4 pesos. En todos los lugares la malanga se esta vendiendo a 25 y 30 pesos y el boniato a 15 y 20 pesos son estos 2 ejemplos donde esta el control y los inspetores.

  6. El tema precios no tiene fin a partir de ls reformas realizadas por el estado ha habido un disloque total que parece que nadie le va a poner fin , usted sale hoy y los productos de los cuentapropista tienen un precio si vaas mañana ya le subieron un 10 o un 20 % y es asi todos los dias , el salario aunque tuvo un pequeño aumento ya no representa nada hoy mi esposa y yo nos riamos un queso goda que por cierto muy caro en la tienda en dolares lo estaba ofertando una persona en redes sociales multiplicado por 5 el famoso queso sale en mas de 120 dolares , un paquetico de palitroque hasta ayer a 25 MN hoy de la noche de ayer para aca subio a 30 pesos , es un problema de no acabar y un grupo de personas inecrupulosa se estan aprovechando de la escases para hacer dinero y enriquecerse, Toca al estado hacer algo para resolver esta situacion

  7. Muy bueno el analisis del MFP en Cienfuegos pero lo mas sorprendente es que se permita por ley a una Empresa formar y establecer precios, para luego si se efectua una queja revisar, eso es insolito.
    Considero que el mejor mecanismo seria que las Empresas antes de sacar los productos a la comercializacion consultaran con el MFP los precio a aplicar.
    SE EVITARIAN TANTOS DISPARATES.

  8. Bueno pero el MFP, no. Puede seguir como poncio pilatos, Tiene que ejercer su función de regulador y No. Permitir a los empresarios que impongan los precios a su libre adverdrio, que después contribuyen al incremento injustificado de las utilidades de la entidad y de sus bolsillos

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu