Las mil y una motorinas

Las mil y una motorinas

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 puntos, 2 votos)
Cargando…

Desde hace alrededor de un quinquenio un nuevo medio de transporte se ha hecho muy po­pular en las calles cubanas: las motorinas. Sin gasto de combus­tible y como solución práctica y económica para trasladarnos a corta y mediana distancias el aumento de motos eléctricas ha disparado, desgraciadamente, otros temas: incendios, acciden­tes, robos, explosiones e impru­dencias, por solo enumerar al­gunos.

Si bien comprar esas mo­tos eléctricas no es privilegio de muchos, la opción crece con la importación privada, en su mayoría, desde Panamá; pues la producción nacional todavía es poca. Los precios para ad­quirirlas andan por las nubes para el trabajador medio y oja­lá pueda disminuirse hacia el futuro con nuestra Minerva u otros modelos. No obstante, se calcula en alrededor de 300 mil las que ruedan hoy, de ellas un tercio en la capital cubana.

Desde el año 2019 las explo­siones de baterías van crecien­do y no siempre por problemas técnicos, sino por incorrecta manipulación o exceso de car­ga. Muertos, casas destrozadas y pérdidas económicas son da­tos elocuentes. Solo en el 2020 casi 500 motorinas se convir­tieron en auténticas bombas al estallar en parqueos, salas de vivienda o garajes.

En cuanto a la accidentali­dad vial, como es lógico, tam­bién ha aumentado. La diferen­cia estriba en que en la mayoría de los casos los culpables no son otros vehículos, sino los pro­pios conductores de las motos eléctricas, quienes intentan ser “Fangio sobre dos ruedas”, y se burlan semáforos, atraviesan el paso entre dos carros o simple­mente arriesgan velocidad con­tra tiempo de llegada.

Otro fenómeno reciente, sin alarmas aún, pero muy peligro­so, es el número de robos, tan­to en la vía pública (con ame­nazas incluidas), o mientras duermen en casa. No bastan ya las alarmas, se impone pensar en desarticular a ladronzuelos con modus operandi conocidos y que intentan acabar con la tranquilidad ciudadana.

Una disminución de lo co­mentado hasta aquí solo se lo­grará cuando se interiorice que las motorinas no son los famo­sos cuentos de uno de los libros más leídos y famosos: Las mil y una noches. Aquí no hace falta venganza, locuras ni arrebatos. Todo lo contrario, y así podre­mos llegar sanos, salvos y feli­ces a nuestros destinos.

Acerca del autor

Máster en Ciencias de la Comunicación. Subdirector Editorial del Periódico Trabajadores desde el 2019. Editor-jefe de la Redacción Deportiva desde 2007. Ha participado en coberturas periodísticas de Juegos Centroamericanos y del Caribe, Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos, Copa Intercontinental de Béisbol, Clásico Mundial de Béisbol, Campeonatos Mundiales de Judo, entre otras. Profesor del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, en La Habana, Cuba.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu