RETRATOS: Un habanero de pura cepa

RETRATOS: Un habanero de pura cepa

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 puntos, 1 votos)
Cargando…

Andrés César Nogueras es un habanero de pura cepa. Lo dice con orgullo: “soy natural del barrio de Luyanó. Recuerdo que mi padre, Fernando, conducía un tranvía que llegaba hasta el Parque Central. Me gustaba viajar ahí, pero no siempre podía porque me faltaba el níquel para pagar el pasaje”.

 

Foto: Agustín Borrego Torres

El pasado acude con nitidez a su memoria. Aunque era hijo único la familia no podía darse lujos. “A veces solo comíamos harina y boniato y éramos privilegiados. A los once años ya yo estaba de mandadero en una bodega y después comencé de aprendiz en un taller de chapistería. De noche, estudiaba mecánica en la escuela de Artes y Oficios. Ahí participábamos en las manifestaciones estudiantiles contra la dictadura de Fulgencio Batista”.

Habla con respeto y admiración del líder sindical Agapito Figueroa. “Vivía en mi barrio, se sentaba en el portal de su casa y hablaba con las personas que pasaban. Le gustaba escuchar a los trabajadores, conocer sus criterios. Fue dirigente del sector metalúrgico y electo como segundo secretario de la CTC en el XIII Congreso Obrero. A él me dirigí para ver si me ayudaba a conseguir un trabajo. Me envío para la antigua fábrica Sergio González, (El Curita), ahí empecé a pulir piezas y posteriormente me hice tornero. Después, por necesidad, pasé a control de la producción”.

Otros centros de trabajo pondrían a prueba su profesionalidad, incluso, llegó a laborar en el ministerio de Industrias, pero sería en la empresa Varona, a donde llegó en 1979, la que dejaría en su alma un sello especial. A esa entidad se ha dedicado en cuerpo y alma.

“La entidad estaba empezando a crearse. El Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz la visitó en varias ocasiones. La empresa tuvo un impacto grande en las construcciones del Polo Científico, entre otras grandes producciones”, alega.

Al reflexionar sobre la capacidad industrial del Varona, Nogueras manifiesta que por suerte se han vuelto a retomar producciones que antiguamente hacían y la ejecución de proyectos de alto impacto económico que benefician al país por concepto de sustitución de importaciones y exportaciones a la economía cubana.  Varona ha sobresalido por su participación en la implementación de minindustrias para el procesamiento de frutas y vegetales, tanques refrigerados para la recolección de leche y cisternas para camiones destinados a programas del Instituto de Recursos Hidráulicos, entre otros.

A sus 83 años, este hombre, siente que el taller es como su otra casa. “Me jubilé hace tres años, pero al mes retorné y estoy como asesor del director para el Control Interno. Me gusta este lugar, estar cerca de los trabajadores que crean para orgullo del país”.

A su lado está Maydelis Estévez, una joven que bebe de sus saberes. “Preparar a los jóvenes es un deber”, afirma, mientras insiste en que ahora con la COVID-19 viene solo una vez a la semana, pues ejerce el teletrabajo. “Me cuido, cumplo con todas las medidas de protección. No puedo vivir sin este pedacito”.

 

Ver más RETRATOS

Acerca del autor

Graduada en Licenciatura en Periodismo en la Facultad de Filología, en la Universidad de La Habana en 1984. Edita la separata EconoMía y aborda además temas relacionados con la sociedad. Ha realizado Diplomados y Postgrados en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. En su blog Nieves.cu trata con regularidad asuntos vinculados a la familia y el medio ambiente.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu