Otro comienzo, ahora desde la tierra (+ Fotos)

Otro comienzo, ahora desde la tierra (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

José Antonio Sixto Morales reside en Viñales, Pinar del Río, junto a su familia; llegó a la edad de jubilación como profesor de Matemáticas, y luego de retirarse incursionó en el trabajo no estatal, arrendando dos habitaciones para turistas.

 

Antonio utiliza postes y cajas plásticas para multiplicar la capacidad de producción de su patio. Foto: Pedro Paredes Hernández

El cierre de los aeropuertos y la ausencia de visitantes foráneos lo llevó a un reencuentro con prácticas aprendidas en su niñez junto al padre; ahora trasmite las enseñanzas a su hijo y nieto cultivando el patio de la casa para el autoabastecimiento familiar.

 

La adaptación

A la capacidad de adaptación del hombre a cada nueva circunstancia se le atribuye, entre otras cosas, el éxito de la especie; y Sixto Morales apostó por producir para que la compra de alimentos no incidiera negativamente sobre los ahorros: “Así no gastamos lo poco que nos va quedando”, acota.

 

Al fondo el ranchón donde habitualmente funciona el restaurante ahora cerrado, al frente el organopónico en plena producción. Foto: Pedro Paredes Hernández

De forma artesanal improvisó un cultivo semi protegido, con postes rústicos y tela para tapado de tabaco; ante la reducida superficie utiliza cajas plásticas donde también siembra y de esa forma el pasillo entre canteros se torna área de cultivo.

Con el ánimo de aprovechar todo, las orquídeas cuelgan de los pilotes que sostienen la cobertura y un poco más allá matas de mango y plátanos aseguran disponibilidad de frutas y vianda.

Además, comenzaron a criar conejos y gallinas ponedoras. El alimento de los animales lo elaboran ellos mismos con los restos de comida y cosecha, y asegura que los productos se autoabastecen en su casa y la del hijo.

El matemático aflora en el sistema de control implementado para mantener la pureza genética en la masa cunícola, Cada jaula tiene una tabla donde constan los progenitores, fecha de monta, parto y destete de la camada, todo ello con el propósito es evitar la reproducción endogámica.

Para Tony, como le llaman sus conocidos, el secreto está en mantener la higiene de la nave, y en tal sentido afirma que tienen un plan de trabajo diario para mantenerla. Asimismo, subraya que para reducir la mortalidad en el crecimiento es indispensable dosificar la cantidad de alimento que se les da en cada comida.

 

Antes y después

Orlando Dopico Sánchez es propietario de un restaurante que ahora permanece cerrado por la poca afluencia de turistas a Viñales, pero desde antes de que llegara la COVID-19, él ya soñaba con un órganopónico para disponer de verduras frescas que ofertarles a sus clientes y abaratar los costos de la elaboración de alimentos.

 

La cría cunícola además de la alta capacidad reproductiva tiene como ventaja que demanda de poco espacio. Foto: Pedro Paredes Hernández

La pandemia motivó la preponderancia de este proyecto, al que se sumaron dos de los trabajadores que tenía contratados para prestar servicios gastronómicos.

Las proporciones de la parcela de tierra que posee le permiten el autoabastecimiento familiar y tributar a la granja urbana; sus producciones están destinadas mayoritariamente al consumo social con entregas para el hogar de ancianos y el círculo infantil. Si tiene excedentes los comercializan en los distintos puntos de ventas existentes en el municipio, de ahí que lo que aquello que comenzó como un sostén de ingreso terminó convirtiéndose en sustento de la familia.

Las capacidades instaladas en el restaurante las utiliza para la conservación, aprovechando los picos de cosecha de tomate, pepino y col, elaboran puré y encurtidos.

 

Para el futuro

Si en algo coinciden Antonio y Orlando es en convertir en práctica cotidiana aquello a lo que llegaron como alternativa. Ya lo asimilan como aporte a la eficiencia de sus actividades no estatales, y que conste, ellos no son los únicos del sector que encontraron en la tierra la respuesta ante la contracción del turismo.

 

El control de plagas con métodos agroecológicos es una de las alternativas a que recurren estos productores para mitigar la poca disponibilidad de recursos. Foto: Pedro Paredes Hernández

La producción de alimentos en pequeña escala, con métodos ecológicos, tributa a la conservación y sostén del entorno paradisíaco que es Viñales y será un pilar para la diversificación y calidad de las ofertas que expendan en casas de huéspedes, restaurantes y cafeterías.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu