Miedo al contagio por absurda orden de su director

Miedo al contagio por absurda orden de su director

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (16 puntos, 4 votos)
Cargando…

Trabajo en la UEB Cárnico Wajay, de la Empresa Cárnica Habana. Soy especialista de Producción y Máster en Ciencias de la Direc­ción; me dirijo a ustedes para de­nunciar una orden administrativa dictada por el director de esa en­tidad, con la cual se me obliga a ir todos los días a la UEB, lo que me impide el trabajo a distancia, justo cuando la dirección del país pide aumentar esa modalidad de empleo en todos los lugares en que sea posible.

cartaMi nombre es Lucía Mangue­la Díaz, tengo 61 años, padezco enfermedades complejas que en tiempo de pandemia me imposi­bilitan permanecer fuera de mi casa. Pero poseo toda la capaci­dad intelectual y condiciones ma­teriales para trabajar desde esta.

Mi labor habitual consistía en analizar los datos de produc­ción, mantener actualizados los registros y confeccionar el balance de producción del matadero. Pero desde enero la compañera técnica de producción, encargada de en­viar el parte de producción del matadero a la empresa, tuvo que acogerse a la licencia del 60 % por tener una niña pequeña en su casa y sin las condiciones allí para continuar sus responsabili­dades. Entonces yo asumí su tra­bajo, lo que hago desde mi vivien­da. Utilizo mi teléfono privado, y por tanto, mi dinero, para enviar esos partes diarios.

La computadora de mi área en la UEB está rota y no tiene tecla­do. El teléfono también está roto desde noviembre.

El pasado miércoles fui a la UEB ―como dicta la orden del di­rector de la empresa― y no me de­jaron entrar, pues ya sumaban tres los casos positivos a la COVID-19 y tenía que hacerme un PCR. ¡Hasta ahora he tenido suerte! ¿Será igual mañana o pasado?

Necesito ayuda y comprensión, pues esta situación se torna peli­grosa para mi integridad física y mi trabajo. Tengo mucho miedo a resultar contagiada por una orden descabellada, absurda.

8 comentarios en Miedo al contagio por absurda orden de su director

  1. Hay mucha tela por dónde cortar, los interés de la compañera y la opinión dura de Fermín, en esencia la administración decide quién se va a distancia en dependencia del cargo, no es una cuestión de querer, es ver la realidad, ¿tiene contenido para trabajar en el hogar?, porque no se trata de regalar el dinero.

  2. ¡Fuerte el comentario de Fermín! más que opinión es una denuncia, lástima que sea oportunista, por utilizar un medio de comunicación para ello. Cuando esto sucede muchas veces en el trasfondo hay tela por donde cortar. Al menos Lucía tuvo el valor de realizar su denuncia utilizando su identificación.

  3. Conozco bastante bien a la compañera Lucía, y puedo asegurar que lo que plantea es parte de la verdad. La compañera, con todos los títulos que tiene, no tiene tareas de mayor importancia, por qué es incapaz de hacerlas bien, de hecho las informaciones que elabora, hay que estarselas rectificando, porque muchas veces contienen errores, errores que pueden distorsionar las informaciones que se le envía a los organismos superiores. La compañera, está trabajando por capricho, ya que se le ha dicho que debe retirarse por su edad, y darle paso a las nuevas generaciones, y no quiere. Además, que en el barrio, conocen a su casa, como la carnicería, porque vende productos cárnicos, de duda procedencia.

    • Fermin por su comentario puedo decir que usted es el jefe inmediato de la trabajdora y considero un oportunismo de su parte hacer publico las criticas referentes al trabajo de ella, si ella tiene tan mal trabajo porque no la han analizado en el comite de experto para determinar la idoneidad para seguir ocupando la plaza en la que ella se desempeña.

    • Con todo respeto Fermin, si esto que usted expone de Lucía Mangue­la Díaz: «Además, que en el barrio, conocen a su casa, como la carnicería, porque vende productos cárnicos, de dudosa procedencia», es cierto, yo le pregunto que está haciendo usted que no combate lo mal hecho?, o realiza las denuncias pertinentes en los lugares que corresponde.

  4. Toda verdad tiene dos caras y se deben oir todas las partes antes de dictar un veredicto o emitir una opinion, hay muchos compañeros trabajando para alimentar al pueblo capitalino y por versiones sin justicia ni imparcialidad pueden verse afectado. Cuanta razon tiene nuestro Presidente en decir que debemos pensar como pais y buscar soluciones antes de criticar y emitir opiniones sin tener todas las pruebas.

  5. Lamentablemente este no es el único caso que posiblemente esté sucediendo en este momento a nivel del país y todo ocurre por diferentes causas siendo algunas de ellas, la no existencia de una adecuada percepción del riesgo, el omitir que esta orientación dada como voluntad política del país no seamos capaces de asumirlas y hacerlas realidad con el interés de evitar nuevos contagios y mantener los niveles productivos. Realmente es difícil pero eso es hasta que le toque la puerta ese pequeño virus en cualquiera de su modalidad. No se debe permitir que acciones probadas para evitar el contagio se dejen de aplicar e incluso cuando se pone por encima de los intereses personales los laborales.
    No obstante tiene otras posibilidades desde el punto de vista jurídico; de poder accionar en caso que sea necesario con el interés de la protección al trabajador y más aún cuando existe un miedo que pudiera llegar a ser insuperable.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu