La vulnerabilidad del vulnerable

La vulnerabilidad del vulnerable

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 puntos, 2 votos)
Cargando…

La pandemia puso de moda una pala­bra que apenas se utilizaba. Ahora forma parte del vo­cabulario emplea­do, casi a diario, para bien y para mal, especialmente en las colas.

Para bien cuando ser vulne­rable, o impedido, o con posibili­dades mayores de contraer enfer­medades, le permite a la persona cierta consideración de los jefes de las colas, otro término actual.

Un colega me decía, hace años, que uno de los problemas de los cubanos es que cuando se le da responsabilidad a una per­sona se convierte, de inmediato, en jefe.

Puede ser el por­tero de cualquier cen­tro, o el que opere un elevador, o conduc­tor de un vehículo, en fin, cualquier activi­dad humana en la que el jefe determinará quién pasa, o entra, o se monta.

Pero cuando us­ted es vulnerable, con certificado mé­dico, debe tener cier­ta facilidad, porque no cuenta con salud, además de tener ma­yor probabilidad de contagiarse.

Y por otra parte, el término es empleado para mal, cuando vemos en esas colas gente que lle­gan con bastón y corren sin nece­sidad de él cuando van a repartir turnos. Los “vivos” de siempre, que son vulnerables y cobran por conseguir el turno para comprar. O los viejitos que hacen los man­dados para el resto de la familia que está en casa.

Llegué un día al mercado de 3.a y 70 y marqué en la cola de los vul­nerables. Abrió el comercio y orga­nizadamente dejaban entrar a un grupo de la cola y dos vulnerables. ¡Qué bien!

En el mismo lugar, vuelvo a marcar y el jefe de la cola, tan jo­ven y de buenas maneras como el anterior, informa: “Aquí no hay colas para vulnerables”.

Vivo cerca del almacén de Tri­magen, ubicado en Ayestarán, casi esquina a 19 de Mayo. Marqué en la cola de vulnerables a las cin­co de la mañana. Dieron números a las 7:30 u 8:00 a.m. A partir de esa hora, aunque el que llegara lo hiciera en silla de ruedas no tenía derecho. ¿Es que se es vulnerable solo de cinco a siete?

El tema no es fácil de tratar. La sensibilidad debe guiar las de­cisiones de los jefes de las colas. Hablamos de ancianos o de per­sonas enfermas y no de coleros y farsantes. Existe de todo, pero los jefes de las colas deben valorar cada caso.

Solo conté experiencias per­sonales y no todas. Ojalá llegue el mensaje a los jefes de las colas y a quienes los designan.

3 comentarios en La vulnerabilidad del vulnerable

  1. Cuando uno ve lo que nosotros los cubanos hacemos con el comercio en Cuba y lo comparamos con elmundo nos damos cuenta de que las cosas las hacemos muy distintas y a lo mejor por eso tenemos todas la sinconformidades que tenemos:
    . Los vulnerables y los discapacitados se atienden diferenciados, una cola solo para ellos.
    . No hay guardabolsos en las tiendas (pagar un salario por cuidar bolsos???)
    . No se revisan las jabas a la salida de las tiendas, ni a la entrada.
    . Los productos se escogen, no existen mostradores para casi nada.
    . Las tenderas no se sientan, todo el tiempo estan paradas y trabajando.
    . No se interrumpe una venta ni un servicio para horario de almuerzo de los empleados.
    . No se cierra un establecimiento en horario de trabajo para un inventario,ni para abastecer el establecimiento, etc.
    . No se cierra una tienda a las 4pm.
    . Portero en una tienda de 4×4 que solo abre la puerta y revisa el papelito cuando sales????.

    Todas esas barbaridades para nosotros ya son habituales pero van en contra de la satisfaccion del cliente y ademas de la rentabilidad de las empresa.

  2. Manden lo que le toca al vulnerable para su bodega para que disminuya el riesgo que corren con la covid y con las calles y aceras.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu