LA GUAGUA: Felicitaciones a los lectores

LA GUAGUA: Felicitaciones a los lectores

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

La Guagua, cuyo primer viaje fue el 30 de noviembre del año 2019, ha partido siempre de comentarios digitales escritos por los lectores bajo cada material publicado, y hemos pretendido que se completen con esta sección en un intento por lograr un nuevo producto periodístico nacido al calor de las actuales tecnologías de la información y las comunicaciones.

Sin embargo, al coincidir esta emisión con el 14 de Marzo, Día de la Prensa Cubana, no citaremos ninguna nota redactada por personas que no ejerzan el periodismo como profesión, aunque sí mantendremos la esencia de lo expresado por Fidel en la reunión con trabajadores de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959:

«Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas».

 

 

Si trajéramos hoy a bordo los comentarios digitales es muy probable que predominaran las felicitaciones a los profesionales de la prensa, y, por supuesto, tampoco faltarían sugerencias y hasta críticas para mejorar nuestro periodismo, que ha tenido aciertos y desaciertos.

En esta ocasión, los periodistas a bordo aprovechamos la efeméride de la fundación del periódico Patria el 14 de marzo de 1892 para felicitar a los lectores y desearles que sean protagonistas de buenas noticias en su vida personal, familiar, laboral y social durante este año 2021.

Por supuesto que a los periodistas nos corresponde reportar esas noticias, decir quiénes son los protagonistas, sea cual sea su cantidad, como en el caso de las modificaciones a medidas implementadas en los primeros dos meses de la Tarea Ordenamiento.

Cuando nos referimos al número, lo mismo puede ser una petición de los casi 4 millones de núcleos familiares que hay en Cuba, como de solo los 63 464 que cocinan con keroseno y les fue atendida su inconformidad con el precio de adquisición de ese combustible.

Pero aún hay otra demostración de cómo se atienden las opiniones para modificar una disposición en la cual participaron los más diversos factores durante prolongadas jornadas de estudio y debate, y que los periodistas en general, y La Guagua en particular, tomaremos como ejemplo.

También se rebajó en un 50 por ciento el precio del keroseno a las personas que se sirven de los 822 refrigeradores que funcionan en el país con ese combustible.

Sí, en Cuba hay 822 refrigeradores de keroseno. A los cubanos ya no les sorprende tanto, pero en otras naciones debe parecerles increíble no solo la subsistencia de tal tecnología, sino que el exiguo número de sus usuarios sean capaces de hacer escuchar su voz exigiendo al Gobierno una rebaja de precio.

 

En resumen: Felicitamos a los lectores que emiten comentarios digitales sobre lo que escriben los periodistas porque consideramos valiosos los aportes con nuevos elementos, puntos de vista y opiniones, que pueden ser coincidentes o discrepantes.

Y a los que aún no han enviado sus comentarios digitales también los felicitamos porque ellos, con sus proezas cotidianas protagonizan hechos enormes o muy diminutos, pero que sumados dan la grandeza de una nación soberana.

Les agradecemos por la acogida a la prensa cubana que en estos tiempos se extiende por las redes sociales llevando el mensaje que comenzó a emitirse desde el martiano periódico Patria y que convoca a la vida, a hacer Revolución.

 

Aquí, las guaguas anteriores

 

En una reunión con trabajadores de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959, Fidel dijo: «Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas.»

Un comentario en LA GUAGUA: Felicitaciones a los lectores

  1. Estimado Arturo:
    Aunque respeto su decisión de felicitar a sus lectores, la que agradezco, quiero felicitarlo a Usted y por este medio a todos los periodistas en el Día de la Presnsa Cubana. Recuerdo siempre la frase de una colega suya, de mi provincia: Eres y serás siempre periodista, porque decidiste crecerte frente a la página en blanco para defender hasta el cansancio la justicia. Sabes que entre abrojos y tropiezos, antes de que caiga el telón, el camino también te regalará sus flores» El periodista siempre es y deberá ser testigo de su tiempo y su único compromiso es con la verdad. Pero, en estos tiempos de «periodistas independientes» y «reporteros sin fronteras» el periodista revolucionario se compromete con su Revolución, con su Patria, con su historia, que es también su verdad, aunque muchas veces el hacerlo le provoque enfrentarse a «poderosas fuerzas dominantes internas» a incomprensiones, a rechazos de sietemesinos y de estrechos de mente y de visión. Viene a tema algo sobre lo que comenté en días pasados, sobre estos seudoperiodistas e «influencers» en las redes. ¿Cuáles son las razones del “éxito” de la olaloca, que llega a calificarse como un “influencer” y puede darse el lujo de invitar a sus orgías nada menos que al secretario de colonias yanqui, el Almugre? Parte de ellas son producto de nuestra incompetencia (ocurre cualquier suceso noticioso, pero nuestros medios y nuestros periodistas no lo publicamos o nos demoramos en hacerlo, esperamos por alguna autorización que decida lo que se publica y lo que no se publica, y lo que aguanta, si es un tema candente, alguien veta su publicación, sugiere que abordarlo o airearlo “le hará daño a la Revolución”, y se pierde esa inmediatez y la posibilidad de abordarlo, tal como es y de ser necesario, comentarlo y llamar las cosas por su nombre, como dijo alguien; no se puede tener miedo de la verdad, a los cambios, a asumir responsabilidades, a actuar; no se puede esperar siempre a tener una «autorización», para reconocer y hablar sobre cualquier problema que todos conocemos que existe y esperar a que nos supere, para entonces intentar resolver, por ser precavidos y temerosos de la censura o de la «marca”). Entonces aparecen los olaloca y otros, con escaso bagaje intelectual y mucha menos ética, pero aupados por una poderosa tecnología (no olvidar que la cuna la mece la NED y otras “fundaciones”) y apoyados en toda línea por los recursos de las redes sociales, toman la noticia original, que muchas veces no es ni noticia, tan solo un recurso que le permite un basamento para fabricarla, le agregan algo de humor y choteo criollo para hacer el chisme más atractivo, disfrazan a sus intereses la verdad y le insertan los detalles más escabrosos y pueriles, para el consumo de las inteligencias más borricas, que se aprestan a darle “like” y seguir su rima. Contra ellos, no solo amerita rechazarlos ni obviarlos, pues surgirán otros. Se necesita atacar sus raíces, con nuestra verdad, a tiempo y de forma contundente. Un excelente ejemplo de cómo hacerlo lo brinda su colega Humberto en el Noticiero. Otro es su página habitual. Sobran las razones para la felicitación.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu