Asalto al Palacio Presidencial: una batalla por la patria

Asalto al Palacio Presidencial: una batalla por la patria

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 puntos, 2 votos)
Cargando…

“Esta acción envuelve grandes riesgos para todos nosotros y lo sabemos. No desconozco el peligro. No lo busco. Pero tampoco lo rehúyo. Trato sencillamente de cumplir con mi deber”.

 

Foto: Tomada de Alma Mater

 

Así expresó José Antonio Echeverría en su Testamento Político el 13 de marzo de 1957 pocas horas antes de caer en desigual combate. Ese día en La Habana un grupo de jóvenes revolucionarios protagonizó uno de los episodios más audaces durante la lucha insurreccional contra la dictadura de Fulgencio Batista: el asalto al Palacio Presidencial.

La épica jornada del 13 de marzo hace 64 años no fue un hecho aislado. Formaba parte del compromiso suscrito en agosto de 1956 por José Antonio, como presidente de la Federación Estudiantil Universitaria y máximo representante del Directorio Revolucionario, y  Fidel Castro Ruz, jefe del Movimiento 26 de Julio, documento conocido como la Carta de México en el que ambas organizaciones patentizaron sus posiciones  afines y orientadas hacia el empeño común de convertirlas en  poderosa trinchera  para  combatir a la tiranía.

Un análisis minucioso llevó a cabo la jefatura del Directorio para emprender una acción que derrocara al gobierno de turno. Los objetivos principales fueron: asalto al Palacio Presidencial, toma de la emisora Radio Reloj para convocar al pueblo a la insurrección popular armada y la ocupación de la Universidad de La Habana como sede de ese propósito.

Tras varios días de intensa y secreta actividad clandestina que incluyó el acuartelamiento de los futuros combatientes y el chequeo a la mansión palatina, se puso en marcha el plan previsto

Poco antes de las tres y treinta minutos de la tarde, dos autos y un camión con el sugerente rótulo Fast Delivery  se detuvieron al unísono frente a una de las postas de Palacio y a fuego limpio no solo irrumpieron  en el interior del recinto sino que mantuvieron en jaque a la guarnición militar que se replegó hacia los pisos superiores ante el empuje de los revolucionarios.

Batista logró huir raudo hacia la azotea de Palacio.  La superioridad de la soldadesca en hombres y armas, junto a la no entrada en acción de un grupo de combatientes que apoyaría el asalto, fueron factores que impidieron el éxito.

 

Foto: Radio Reloj

 

En el momento en que tenía lugar el intenso tiroteo, José Antonio y sus compañeros de lucha ocupaban los micrófonos de Radio Reloj para anunciar el ajusticiamiento del tirano y convocar a la insurrección popular. Su vibrante alocución quedó inconclusa porque el régimen de turno sacó la emisora del aire. Minutos después cayó, pistola en mano, al enfrentarse a los sicarios de un carro patrullero junto a los muros de la Universidad de La Habana.

Aun cuando la heroica jornada no tuvo el éxito esperado, le demostró al régimen la grandeza y el sacrificio de hombres hermanados en un ideal común frente a la explotación, el abuso y la ignominia y fue, asimismo, expresión de lealtad al pueblo y a la Revolución lidereada por Fidel Castro.

Con la impronta de los héroes y mártires del 13 de marzo de 1957, los jóvenes revolucionarios de hoy cumplen honrosas y solidarias tareas en el enfrentamiento a la compleja situación epidemiológica que vive el país y desde sus compromisos tributan homenaje de recordación a aquellos combatientes.

 

Acerca del autor

Graduado de Licenciatura en Periodismo, en 1976, en la Universidad de La Habana. Hizo el servicio social en el periódico Victoria, del municipio especial isla de la Juventud, durante dos años.
Desde 1978 labora en el periódico Trabajadores como reportero y atiende, desde 1981 temas relacionados con la industria sideromecánica. Obtuvo premio en el concurso Primero de Mayo en 1999 y en la edición de 2009. Es coautor del libro Madera de Héroes.

4 comentarios en Asalto al Palacio Presidencial: una batalla por la patria

  1. Nunca he entendido el porqué de los disparos a la cabina donde se encontraban los locutores de Radio Reloj. Ahí había civiles desarmados, haciendo su trabajo. No militares armados y en actitud agresiva parapetados detrás de un muro. Nadie se protegería ni escondería de las balas detrás de un cristal.

  2. Otro homenaje en décimas a José Antonio y sus compañeros héroes de aquel 13 de marzo, esta vez de la autoría de Ronel González Sánchez, reconocido escritor cubano que ostenta, entre otros muchos reconocimientos, el Premio Iberoamericano Cucalambé:

    ¡RADIO RELOJ REPORTANDO!

    13 de marzo. La Habana.
    La metralla. Las sirenas.
    Jóvenes versus obscenas
    décadas de inopia. Anciana
    la República espartana
    instaba a no ser proscrita.
    Bajo la noche infinita
    del sometimiento roto,
    metáforas, y una foto:
    la sangre de Manzanita.

  3. En el aniversario 64 del heroico asalto al Palacio Presidencial y la emisora Radio Reloj por el Directorio Revolucionario, encabezado por su líder José Antonio Echeverría, un poema de tributo, de la autoría del poeta José Ramón Rodríguez Espinosa, uno de los integrantes de la peña semanal sede del Grupo Ala Décima, trabajador jubilado del sector de la Gastronomía.

    ALMA MATER

    Lleva en su pecho pudicia,
    civismo en el subconsciente,
    un alegato en la frente
    para develar justicia.
    Sumergido en la leticia
    de ignoto accionar arcano,
    un estudiante cubano
    en patriótica actitud,
    convoca a la juventud
    a ajusticiar al tirano.

    Suena el timbre de su voz.
    Radio Reloj atesora
    el discurso de la aurora
    emancipado por los
    jóvenes, que están en pos
    de un levantamiento fuerte,
    y puso a rodar la suerte
    en rieles de la verdad.
    Legado de dignidad
    Alma Mater… PATRIA O MUERTE.

    José Ramón Rodríguez Espinosa

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu