Cortar el mal de raíz (+ Fotos)

Cortar el mal de raíz (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 puntos, 1 votos)
Cargando…

Tal y como ha sido reconocido por las au­toridades sanitarias del país, en los últi­mos tiempos han aumentado los eventos institucionales a causa de los contagios por la COVID-19. Por este motivo la Central de Trabajadores de Cuba hace un llamamiento a las administraciones y organizaciones sindicales a incremen­tar el combate y a fortalecer las medidas higiénico-sanitarias, entre otras, para evitar que un gran número de trabaja­dores se enfermen, con las consiguientes consecuencias que ello implica para la economía.

La UEB Camilo Cienfuegos dejó de ingresar 5 millones 172 mil pesos a la economía debido al cierre de la fábrica durante 17 días por el gran número de trabajadores contagiados. Foto: Agustín Borrego
La UEB Camilo Cienfuegos dejó de ingresar 5 millones 172 mil pesos a la economía debido al cierre de la fábrica durante 17 días por el gran número de trabajadores contagiados. Foto: Agustín Borrego

La Empresa de Tabaco Torcido Miguel Fernández Roig, La Corona (perteneciente al Grupo Empresarial de Tabaco de Cuba) y la unidad empresarial de base (UEB) Empacadora Camilo Cienfuegos (de la Empresa Cárnica de La Habana), fueron dos entidades afectadas en este sentido. La primera cerró sus puertas durante una se­mana en febrero, en tanto la segunda estu­vo 17 días sin producir embutidos para la canasta básica y el consumo social, aunque según comentó su director, Juan Antonio Miralles Carvajal, otros establecimientos asumieron ese déficit.

Lo primero que hicimos fue aislar a los miembros del consejo de dirección que estuvieron en contacto con la jefa de Recursos Humanos, quien resultó po­sitiva al PCR —expresó Miralles—. Ese día tan pronto se conoció la noticia los compañeros que quedaron al frente de la fábrica contactaron con el policlínico de Capdevila (en el municipio capitalino de Boyeros) que nos atiende, así como con la Dirección de Salud e Higiene y Epide­miología del territorio.

Foto: Agustín Borrego
Foto: Agustín Borrego

 

Foto: Agustín Borrego
Foto: Agustín Borrego

 

Foto: Agustín Borrego
Foto: Agustín Borrego

No tuvimos la certeza de cómo ocu­rrió el contagio, pero ya cuando apare­cieron más casos (18 en total) la decisión fue cerrar la fábrica, aunque en el centro quedó un mínimo de personal para fac­turar la producción terminada.

Esa interrupción, continuó Miralles, significó que no se produjeron 150 tonela­das de embutido para la canasta básica y el consumo social, y se dejaron de ingresar 5 millones 172 mil pesos a la economía.

Por otra parte, Isbel García Fernán­dez, directora adjunta de la fábrica de ta­bacos anteriormente mencionada, señaló que esta cerró en la última semana de fe­brero, pues alrededor de 20 trabajadores se enfermaron con la COVID-19, fundamen­talmente por los vínculos familiares que muchos de ellos tienen con integrantes del colectivo laboral de Brascuba, donde tam­bién hubo un evento institucional. Solo en ese mes, La Corona dejó de producir 400 mil unidades físicas de tabaco, con un va­lor de 23 millones de pesos.

Ambos directivos reconocieron que desde el inicio de la pandemia, en mar­zo del pasado año, en sus centros se to­maron las medidas indicadas, las que se han incrementado luego de las ex­periencias negativas afrontadas. En­tre estas se mantienen con un estricto control la toma de la temperatura a la entrada de la institución, la ubicación de los pasos podálicos, el cumplimien­to del distanciamiento físico, y otras.

No obstante, Miralles acotó que en la UEB Camilo Cienfuegos es un requeri­miento cumplir con las normas higiénico-sanitarias establecidas en las fábricas de alimentos, como el lavado constante de las manos. “No es algo impuesto por la pan­demia, sino que forma parte de las buenas prácticas que se exigen en la industria ali­mentaria”.

Foto: Agustín Borrego

 

Foto: Agustín Borrego
Foto: Agustín Borrego

 

Foto: Agustín Borrego

Al margen de la desinfección y la limpieza de áreas y locales con solucio­nes cloradas, en la fábrica La Corona se tomó también la medida de separar lo más posible a los trabajadores en el área de la galera (donde se realiza el torcido) y se organizaron dos turnos de trabajo, en días alternos.

“Ahora, alrededor de 40 torcedores serán reubicados en otra entidad de este tipo y nosotros nos quedaremos con 190 de ellos. De esta forma garan­tizaremos el necesario distanciamien­to físico; no se afectarán los trabajado­res desde el punto de vista económico ni tampoco el país, en relación con un renglón tan importante como el taba­co”, enfatizó Isbel.

Para el secretario general del buró sindical en la fábrica La Corona, José Miguel Álvarez Borges”, “ajustarse a lo establecido es la mejor medida para cortar el mal de raíz y evitar males mayores”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu