Mantua, orgullosa de su historia

Mantua, orgullosa de su historia

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 puntos, 2 votos)
Cargando…

Los habitantes de Mantua, la villa situada al extremo noroccidental de Pinar del Río, viven orgullosos de sus orígenes asociados al naufragio de una nave italiana, de los dones de bailarines de sus descendientes, probados en cuantía en el Ballet Nacional de Cuba; también los envanecen sus vegas y paisajes marinos, pero todo ello palidece ante la honrosa memoria del 22 de enero de 1896.

 

En la zona conocida como Mangos de Roque, a las afueras del poblado de Mantua se erige un monumento en recordación a la presencia de Maceo en el año 1896, al concluir, en este territorio, con la invasión de oriente a occidente.Foto: Pedro Paredes Hernández

Descrito por el General José Miró Argenter como “¡Hermoso y memorable día!”, la última jornada de la invasión de Oriente a Occidente. Iba al frente de la columna el legendario guerrero Antonio de la Caridad Maceo y Grajales; sin pausa recorrieron la distancia desde Guane, al llegar les esperaba el pueblo, cuyos vítores fueron acompañados por el repicar de las campanas de la iglesia.

 

“…únicamente él, batallador audaz, capitán intrépido, soldado infatigable, siempre delantero, podía abrir el camino de la victoria…” José Miró Argenter. Foto: Pedro Paredes Hernández

La firma del acta capitular, el baile, el nombre de la joven que le concedió todas las danzas: Nieve Catá; el de la mulata que lo hospedó en su casa por una noche: Idelfonsa Izquierdo; son detalles resguardados con celo por los nativos del lugar.

Donde acamparon las tropas se erige un monumento en evocación al suceso, y hasta allí cada año llega una columna con jóvenes y niños del pueblo que reeditan la entrada de la tropa del Ejército Libertador; a 125 años la tradición perdura como talismán contra la desmemoria.

Es un pretexto al amparo del cual se juntan varias generaciones para conmemorar la liberación del dominio español, el paso del Titán de Bronce por esos predios y el fin de una epopeya militar ejecutada en apenas 90 días, 14 de ellos invertidos en atravesar Pinar del Río.

 

La figura de Antonio Maceo es venerada por los mantuanos, a 125 años de su arribo a esos lares, sigue siendo motivo de orgullo para los residentes en la localidad. Foto: Pedro Paredes

Fue Mantua el último de los 22 poblados tomados por Maceo en su paso arrollador desde el Oriente; al resumir la gesta Argenter lo define como “el primer soldado de América, nuestro Aníbal sin competidor”; batallaron contra un ejército regular al que le fueron arrebatando armas y pertrechos para sustentar su avance.

No es baladí la presunción con que los mantuanos atesoran su participación en la hazaña, por eso cada 22 de enero vuelve a entrar la tropa, como expresión de relevo y continuidad en una lucha donde cambian los enemigos y propósitos de cada combate, pero siguen siendo inspiración los versos del Himno Invasor que entonaban al liberar cada pueblo, “cada marcha será una victoria: la victoria del Bien sobre el Mal.”

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu