Pulsando la Tarea

Pulsando la Tarea

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (14 puntos, 3 votos)
Cargando…

Precios, la palabra del año

Acelgas, col china, rábanos y espinaca era el contenido de las dos jabas que Pedro puso sobre la mesa, mientras decía: “Todo eso es hierba y costó 110 pesos”. Era su primer “encuentro” con el ordenamiento monetario.

Foto: Heriberto González
Foto: Heriberto González

Yaima decidió ir a pie a tra­bajar, no está preocupada por la salud, sino por la economía fami­liar; las rutas que debe emplear vienen desde puntos lejanos de la ciudad y la tarifa única que apli­can es de tres pesos, aunque sus recorridos están dentro del perí­metro urbano.

Con 83 años, Mario es el sos­tén de él y su esposa —quien nun­ca trabajó— aunque posee dos pensiones, como jubilado y com­batiente; saca cuentas y siempre queda en números rojos.

Y son muchas las inconformi­dades, acrecentadas por el hecho de que, ante los cuestionamientos, los análisis posteriores que con­llevan la adecuación de precios dejan ver premura, superficiali­dad y arbitrariedad.

Por largo tiempo escucha­mos hablar del Día Cero y la preparación para ese momento, y cualquier desacierto en la im­plementación tendrá un alto cos­to político y social. Ello lastra la confianza de la población, pues son decisiones que impactan ne­gativamente sobre las finanzas familiares y son acatadas por la comprensión de su necesidad, no sin resquemores e incertidumbre.

Marino Murillo Jorge, miem­bro del Buró Político y jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, alertó: “La clave será cómo con­trolar un proceso inflacionario indeseado en magnitudes superio­res al estimado por la Tarea Orde­namiento”.

Lograrlo dependerá no solo de restringir y controlar los precios a los bienes y servicios del sector privado; lo cual será más difícil si el orden no empieza por el estatal.

Se requiere avanzar con pasos seguros, que exista una relación, al menos proporcional, con el in­cremento salarial; que permita mantener los estándares de ca­lidad de vida alcanzados, máxi­me cuando las redes comerciales muestran una notable disminu­ción de las ofertas. Rectificar es de sabios. ¿Cómo escaparon esos “deslices” a los ojos de expertos en el tema? Coherencia entre polí­ticas e implementación reducirán al mínimo los tropiezos en el pro­ceso de fortalecimiento económi­co que ya está en marcha. (Yolan­da Molina Pérez)

Atornillar lo que anda flojo

Ella se enteró del monto de su salario reformado tres días antes de que lo depositaran en la tarjeta. Aquel reclamó por el pre­cio de los jabones para personas postradas e incontinentes, corres­pondiente al mes de diciembre, vendido por un monto superior al que debía ser.

Hechos reales, dislates tota­les. Cuestiones en las que muchos santiagueros, tal vez de otras pro­vincias también, se han visto in­volucrados en estos días iniciales de un mes que deviene punto de partida de transformaciones radi­cales.

Ya se sabe que el ordenamiento monetario y cambiario, la reforma integral de salarios, pensiones y prestaciones de la asistencia so­cial, la eliminación o reducción de subsidios, así como de gratui­dades indebidas, no tienen prece­dentes en la historia de la nación.

La mencionada Tarea, que si la ponemos en el plano académico es más bien un ejercicio de culmi­nación de doctorado, con investi­gación previa y discusión de tesis incluida, ha sido, a no dudarlo, un parteaguas en la vida de los cuba­nos, de la sociedad toda.

Y si bien el tiempo es joven to­davía, los pocos días transcurri­dos dejan en claro determinadas cuestiones en las que será nece­sario enfocarse más y mejor en lo adelante.

Una de ellas, los problemas que existen en la preparación y capa­citación de quienes deben formar precios, otra, el desconocimiento de quienes tienen la obligación de revisarlos y aprobarlos.

Es cierto que errar es de huma­nos, pero ¡en tantos sectores a la vez!

No obstante, resta mucho por enmendar. A medida que avanzan las horas, que enero deja correr las hojas del almanaque y se acceden a los más variados productos y ser­vicios, el asombro, y hasta la inco­modidad, se muestran sin medias tintas.

Urge entonces zanjar fisuras, poner el punto en la i, ajustar ama­rras, y atornillar bien lo que anda flojo, pero con mano firme, con precisión y, sobre todo, con previ­sión. (Betty Beatón Ruiz)

Ponerle la tapa al pomo

Alegría y preocupación. Cálcu­los y más cálculos. Los pri­meros días del año han estado signados por la alegría debido al aumento salarial y también por la incertidumbre lógica que ha cau­sado la elevación de la mayoría de los precios, algunos muy incre­mentados.

Como se ha explicado, la in­tención es evitar o disminuir en todo lo posible una inflación que podría originarse con motivo de que la oferta de bienes y servicios no se corresponde con la cantidad de dinero en manos de la pobla­ción.

No obstante, hay cifras que alarman y han agudizado la in­quietud, como sucedió con la tari­fa eléctrica, a la cual le redujeron un porcentaje en relación con la propuesta inicial, a partir de las muchas opiniones vertidas al res­pecto.

Cierto es que los gobiernos lo­cales han establecido precios fi­jos que deben ser cumplidos, pero igualmente es verdad que, como se ha manifestado a través del tiem­po, del dicho al hecho hay un gran trecho, pues resultan violados con regularidad. Una muestra de ello es que hay quienes ponen un costo a determinado producto en la pi­zarra y al comprador le dicen otro, siempre por encima del fijado ofi­cialmente.

Se insiste hoy en el papel de los inspectores y las autoridades, pero evidentemente no es posible que estén en todas partes todo el tiempo, por lo que las administra­ciones deben adoptar una actitud más consciente y exigente.

Hay precios que asombran. Por ejemplo, un conito de churros que anteriormente valía 5 pesos, ahora cuesta 15, y la calidad sigue siendo la misma. Además parece inade­cuado que un trencito que recorre la ciudad y constituye una atrac­ción singular, en especial para los niños, se cobre ahora en MLC. Esa decisión pudiera rectificarse para el beneficio de muchos.

La dirección del país ha de­mostrado que escucha las opi­niones y actúa en consecuencia, porque el proceso revolucionario se ha caracterizado siempre por tener a los seres humanos en una posición prioritaria. Y esa actitud reconforta.

Entonces, es preciso seguir el análisis y la atención a las opinio­nes, multiplicadas enormemente por estos días. (Ramón Barreras Ferrán)

Acerca del autor

Graduado de Profesor de Educación General en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela, de Villa Clara, Cuba (1979). Ha laborado en la Revista Juventud Técnica, semanario En Guardia, órgano del Ejército Central, periódicos Escambray, CINCO de Septiembre y Granma. Desde el año 2007 es corresponsal de Trabajadores en la provincia de Cienfuegos. Está especializado en temas económicos y agropecuarios. En 1999 acompañó en funciones periodísticas a la segunda Brigada Médica Cubana que llegó a Honduras después del paso del huracán Mitch. Publicó el libro Verdades sin puerto (Editorial cubana MECENAS). Ha estado en otras tres ocasiones en esa nación centroamericana, en funciones periodísticas, impartiendo conferencias a estudiantes universitarios, asesorando medios de comunicación e impartiendo cursos-talleres sobre actualización periodística a periodistas y comunicadores. Multipremiado en premios y concursos internacionales, nacionales y provinciales de Periodismo. Fue merecedor del Premio Provincial Periodístico Manuel Hurtado del Valle (Cienfuegos) por la Obra de la Vida – 2012. Le fue conferido el Sello de Laureado, otorgado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTC). Mantiene evaluación profesional de Excepcional.

5 comentarios en Pulsando la Tarea

  1. Excelente Articulo, tengo un padre de 85 años y una madre de 83 años que nunca trabajó, la pensión de mi papá es de 1558.00 pesos, estamos anotando todo lo que se compra para sacar nuestras propias conclusiones al final, pues nos parece que esto no alcanza para dos personas mayores,eso sin contar por ejemplo comprar carne de cerdo y otras cosas que hay que obtenerlas en la calle porque por otra vía no llegan, aquí en la Ciudad de Holguín hay una carnicería especializada de cerdo que tenía varios precios ejemplo la carne de pernil era a 23.00 pesos, ahora es a 65.00. ENTONCES PODRÁ UN PENSIONADO COMPRAR UN PEDACITO DE CARNE CON UNA CHEQUERA PARA DOS. Reflejo esto pues una de las cosas que más nos golpea es el plato fuerte para llevar a la mesa, las ensaladas que no manera que bajen de precio y las frutas.

  2. Muy buenos los tres articulo enmarcados en un mismo titulo,resumiendo con mucha claridad las opiniones de la gran mayoría del pueblo (para no ser absolutos) Lo mejor es que en mayor o menor medida los 3 periodistas estan de acuerdo en que en la tarea ordenamiento han ocurrido buena cantidad de deslices y que hubo tiempo suficiente para tenerlos en cuenta y enmendarlos antes de llegar al pueblo. Además sigo pensando que los precios de las entidades mayoristas HAY QUE REVISARLOS porque inciden negativamente en los precios de los minoristas que inciden a su vez en los bolsillos del pueblo ¿Y entonces?.

  3. La tan anunciada y esperada culminación de la dualidad monetaria llegó como parte integrante de la tarea ordenamiento; que como profunda y necesaria reforma económica, aparte de la igualmente esperada reforma salarial, ha tenido impacto en el incremento de los precios. Todo este aumento de precios desaforado que estamos viendo sobre todos los relacionados con el sector estatal, y dentro de este sobre todo los de Gastronomia y Comercio, no son porque la tarea este mal implementada, si no, todo lo contrario, lo que sucede es que al ponerse una tasa de cambio CUP contra USD de 24 por 1, y acabarse el famoso 1 a 1, los costos de las empresas han aumentado y han pasado esos costos a los precios, y esos precios son tan altos por la ineficiencia de muchas de estas empresas, que ya tenían esa ineficacia desde hace mucho pero la tasa 1*1 la enmascaraba, las empresas eficientes son las que subsidiaban a las que no. Entonces el único camino es que la empresa sea eficiente o sea que la empresa estatal socialista, sostén de nuestra economía, tiene que reestructurarse profundamente, tendrá que reducir gastos en todo lo necesario para poder sostenerse pues con solo aumentar los precios no lo logrará, ya que no podrá ser rentable porque esos precios tan altos no encontrarán clientes suficientes, en fin tendrán que ser eficientes a costa de aumentar en número y calidad la producción, mejorar costos operacionales, no sólo de vender más caro. El estado tendrá que ir manejando todo esto con cautela pero sin paternalismo, porque no se puede seguir subsidiado la ineficiencia. La empresa de gastronomía creo que es el ejemplo más notable de ineficiencia, por eso todo ese aumento salvaje de precios que no son efectivos y le traerán pérdidas rápidamente, pero también hay empresas que estarán mucho más cómodas y con más ingresos sobre todo las que exportan bienes y servicios, dígase nickel, tabaco o ron, turismo, ZEDM, etc, y estas verán mucho beneficio en aumentar su producción y por supuesto mejores salarios y aporte al país. Las CNA y algunos TCP perderán toda la burbuja de eficiencia que habían logrado al comprar bienes y servicios en CUP y venderlos en CUC. Hoy muchas empresas están buscando, no eficiencia, pues no son capaces de hacer un análisis económico, están buscando indicadores de supervivencia, de antipánico, a partir de un incremento desmesurado de sus precios de venta. La contraparte del análisis es que la otra organización empresarial, compradora habitual de estos bienes y servicios, acepte los nuevos y sobrevalorados precios. A mi entidad han llegado propuestas prácticamente inaceptables. Hay que ponerse los pantalones y discutir, sino te trasladan su ineficiencia y los subvencionas.

  4. Buenos dias:Excelente comentario Profesor Barreara.mis respetos para usted.Pero me gustaria que despues de un mes de aplicada la tarea ordenamiento los Ministros visitaran las Provincias en Visitas de Gobierno a las Provincia para chequear en vivo como se desenvuelve el rompecabezas tan complejo.Un Saludo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu